AMIGOS INOLVIDABLES

Imagen de previsualización de YouTube. Felíz día.

Una de las mayores riquezas que se puede llegar a obtener en todas las etapas de nuestra vida es tener queridos amigos y llevarles permanentemente en el corazón. En mi caso particular, siempre he dicho que esa ha sido mi mayor fortuna. Así como otras personas tienen la afición a coleccionar estampillas postales, joyas, obras de arte, automóviles, etcétera, yo he tenido la suerte de tener numerosos queridos amigos en muchas partes del mundo. Y me satisface recordarles permanentemente, aunque vivamos en lugares muy distantes. Muchos de estos queridos amigos han sido notables personajes en diferentes actividades y países, tales como el inolvidable abogado, escritor, periodista y diplomático Miguel Ángel Asturias (“El Gran Moyas“), el primero en tener en Guatemala un noticiario de radio denominado “Diario del Aire”, posteriormente recibió el Premio Lenin de la Paz (1965) y Premio Nobel de Literatura (1967), autor de numerosas novelas entre ellas “Leyendas de Guatemala” (1930); “El señor Presidente” (1946); “Hombres de maíz” (1949); “Viento fuerte” (1950), “El “Papa verde” (1954); “Week-end en Guatemala (1956); “Los ojos de los enterrados” (1960); “El alhajadito” (1961); “Mulata de tal” (1963); “Cuentos y leyendas” (1965); “Clarivigilia primaveral” (poesía,1965); “El espejo de Lida Sal” (1967); “Maladrón” (1969); “Viernes de Dolores (1972); “Torotumbo” (1962); “La Audiencia de los Confines” (teatro, 1957); “El hombre que lo tenía todo todo todo (1981); “Anoche, 10 de marzo de 1543 (poesía) 1943. “Comiendo en Hungría”, relato de viajes co-escrito con el gran poeta chileno Pablo Neruda (1969); “Tres de cuatro soles” (1943); “El árbol bajo la cruz” (1993). También llegamos a ser buenos amigos hasta su muerte con el ex Presidente Constitucional de Guatemala, general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes, a pesar de que cuando nos conocimos teníamos fuertes diferencias políticas, porque mientras él hacía su campaña política para la Presidencia de la República, yo hacía la campaña con el candidato del partido Revolucionario (PR), que era el licenciado Mario Méndez Montenegro. El escritor Carlos Samayoa Chinchilla, autor de “El Dictador y yo” y de “Madre Milpa”. El genial poeta y periodista guatemalteco Francisco “Paco” Méndez fue mi gran amigo. Me honró con su amistad y me invitó a ir a Paris a la inauguración de la Exposición Maya en el Grand Palais el fecundo escritor y filósofo revolucionario francés André Malraux, ex ministro de Cultura en el gobierno de la V República del general DeGaulle y autor de numerosas obras ampliamente reconocidas entre las que sobresale “Antimemorias”. Fuimos como hermanos hasta su muerte con el genial cómico mexicano Mario Moreno (“Cantinflas”), sin duda uno de mis mejores amigos en México. Fui amigo también del prolífico periodista escritor y novelista Luis Spota, autor entre muchas novelas de tinte político como “El primer día”, “Casi un paraíso”, “Retrato hablado” y muchas otras. También fui amigo del genial escritor Juan Rulfo, autor de novelas como “Pedro Páramo” y “El Llano en llamas”. Fui amigo de los fecundos compositores mexicanos Agustín Lara (a quien sus amigos de confianza llamábamos “El Flaco de Oro”), autor de tantas canciones populares cuya lista no podría recordar; y del compositor de música folclórica José Alfredo Jiménez, autor de innumerables canciones, de quien se dice que obtenía su inspiración de sus propias vivencias, las cuales plasmaba en sus letras con sencillez y claridad y que su principal inclinación al escribir eran las desventuras amorosas. No sabía solfa ni, mucho menos, escribía música, aunque tocaba guitarra. Hay muchas canciones que dedicó a las mujeres quienes fueron sus compañeras sentimentales y a su esposa, de nombre Paloma, para quien compuso “Paloma Querida”, la cual estrenó llevándosela como serenata el 17 de diciembre de 1949 según sus propias palabras. Este tema fue uno de los cuatro de su producción que grabó el actor y cantante Jorge Negrete. La canción “Amanecí en tus Brazos” la escribió para la entonces guapa cantante Lucha Villa, “El Rey” la compuso para una enamorada que no le hizo caso, de nombre Alicia Juárez; y, finalmente, José Alfredo compuso “Ella” para una novia de su juventud llamada Cristina Fernández, aunque erróneamente se ha dicho que se la dedicó a María Félix.”Si Nos Dejan” la escribió para la actriz cinematográfica Columba Dominguez, quien durante algún tiempo fue la mujer de mi recordado y querido amigo el director de cine y actor Emilio (“Indio”) Fernández.  Fue mi amigo el compositor e intérprete Roberto Cantoral, autor de canciones tan populares como “El Reloj”, “Regálame esta noche”, “La Barca”, “El preso número nueve”, y “El triste”, entre otras; y también fue mi buen amigo José del Refugio (“Cuco”) Sánchez, autor de “No soy monedita de oro”, “Fallaste Corazón”, “La Cama de Piedra”, “Anillo de Compromiso”, “Arrieros Somos”, “Qué Manera de Perder”, “El Mil Amores”, “Grítenme Piedras del Campo” y “Te Amaré Vida Mía”. Mi querido amigo y compatriota el productor y director guatemalteco de cine Manuel (“El Gordo”) Zeceña Diéguez, de quien tengo muy gratos recuerdos. También me honró con su amistad el laureado escritor y poeta mexicano Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura, autor de muchas obras tanto en prosa como en verso, entre ellas “El laberinto de la Soledad”, quien al principio fue simpatizante de los comunistas y de algunos movimientos de izquierda, pero eventualmente se decepcionó de ellos hasta convertirse en un decidido crítico, opositor y hasta enemigo de estos. Fue muy buen amigo mío el magnate hotelero y restaurantero César Balsa, nacido en Barcelona (España), hijo de un humilde peluquero, quien llegó a México como mesero a trabajar en el restaurante Tampico, y al cabo de los años llegó a ser el fundador y principal propietario de los mejores restaurantes del Distrito Federal como “El Focolare”, la boite “Jacaranda” y el teatro-café “Can-Can”, y también fue el creador de la cadena de hoteles Presidente. Durante un tiempo llegó a ser el concesionario del elegante hotel St. Regis de Manhattan, situado en la 55 calle y 5a. avenida de la ciudad de Nueva York. Fue mi gran amigo el medico y siquiatra mexicano Salvador Roquet, creador del sistema terapéutico llamado Psicosíntesis, en base al uso clínico de drogas alucinógenas, como peyote, hongos alucinógenos, LSD y otros. ¡Todos esos alucinógenos los probé! También fue mi querido amigo el famoso actor del cine mexicano Pedro Armendáriz. Fue mi amigo muy querido el gran torero Silverio Pérez, por quien Agustín Lara escribió uno de los más emotivos pasodobles que desde entonces invariablemente se escucha en todas las corridas de toros. Mi mejor amigo actualmente es el simpático empresario Sigfrido Miracle, nacido en Barcelona pero nacionalizado mexicano desde hace muchos años porque su familia era Republicana y llegó exiliada cuando la Guerra Civil Española; es un gran amigo y generoso anfitrión con quien he compartido muchas sabrosas comidas y muchos tragos. También fue mi buen amigo el mundialmente famoso cantante popular mexicano Pedro Vargas, llamado internacionalmente “el tenor continental”. Todavía es mi amigo el popular cantante chileno Lucho Gatica, quien originalmente era mecánico dental en su país natal pero vino a triunfar a México y en una época llegó a ser el más popular intérprete de habla hispana. Así mismo, fui amigo del gran compositor romántico Vicente Garrido, autor, entre muchas canciones de “No me platiques más” y “Te me olvidas”. Me han honrado con su amistad los más famosos periodistas mexicanos, José (“Pepe”) Pagés Llergo, fundador y director de la importante revista política “Siempre!” y el licenciado Jacobo Zabludovsky, quien durante muchos años fue la voz periodística más importante de la televisión y hoy se dedica a difundir un excelente programa de radio de varias horas de duración y de mucha audiencia nacional, para quien tuve la satisfacción de trabajar varios años en su noticiario “24 Horas” difundido por la empresa Televisa. Me siento muy honrado con la amistad del distingido abogado Diego Valadés Ríos, ex director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) , autor de varios libros como “La Dictadura Constitucional en América Latina”, “La UNAM, Formación, Estructura y Funciones”, “La Constitución Reformada”, “El Derecho Académico en México”, “Constitución y Política”, “Derecho de la Educación”, “El Control del Poder”, “Constitución y Democracia”, “Problemas constitucionales del Estado de Derecho”, “Derechos Humanos, Aborto y Eutanasia”; fue Procurador General de la Nación y, además, un brillante diplomatico cuando fue embajador en Guatemala. Fue mi buen amigo el ex presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado José López Portillo Pacheco, con quien tuve el honor y la gran satisfacción de hacer una excelente relación amistosa mientras fui embajador de Guatemala en México. Es mi amigo el licenciado Guillermo Cosío Vidaurre, destacado político que durante muchos años ha militado activamente en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y entre muchos cargos que ha desempeñado ha sido Presidente Municipal de Guadalajara, Gobernador del Estado de Jalisco, embajador de México en Guatemala. Fui amigo del escritor español y miembro destacado de la Academia de la Lengua Española (RAE) Camilo José Cela, quien a pesar de que tenía fama de tener un carácter insoportable, conmigo siempre se llevó muy bien y le recuerdo con simpatía y afecto. Es muy probable que involuntariamente haya olvidado algunos nombres de queridos amigos, aunque el recuerdo de todos ellos lo seguire llevando en mi corazón mientras tenga vida. Que me perdonen el olvido involuntario comprendiendo que ya estoy muy viejo y algunas veces me falla la memoria. Pero a todos les recuerdo afectuosamente. Y les agradezco que me hayan otorgado su amistad. Como verán, creo que he tenido más amigos inolvidables en México que en Guatemala. Pero es que los mexicanos saben ser buenos amigos y excelentes anfitriones. De hecho, confieso que de los mexicanos aprendí el culto a la amistad y a cómo ser un buen anfitrión.

Pues bien, recuerdo siempre a todos esos viejos y muy queridos amigos inolvidables que he tenido la fortuna de tener durante los muchos años que he vivido -que he vivido intensamente, gracias a Dios-, pero especialmente les recuerdo hoy por este profundo mensaje que recibí por correo electrónico de parte de otro querido amigo que me conoce bien y sabe que siempre me he esmerado en cultivar a mis amigos, pero, al mismo tiempo, he querido a mis perros, como a una bella Samoyeda que se llamaba “Nube”, a la “Belleza”, una auténtica belleza de la raza Pastora Alemana, y hasta hace poco quise a la “Puchis”, y actualmente quiero a mi querida “Lola”, una linda perra de raza Cocker. Porque no soy como el genial humorista irlandés George Bernard Shaw que un día dijo irónicamente: “mientras más conozco a los hombres más quiero a los perros”. Yo no digo lo mismo, porque he tenido amigos entrañables –como estos que he mencionado– y de todas maneras quiero mucho a los perros. Espero que a ustedes les guste ver este slideshare. Les invito a verlo y leer atentamente los textos.


LES DESEO UN FELIZ DOMINGO Y LES SUGIERO QUE LO GOCEN TODO LO QUE LES SEA POSIBLE PORQUE OTRO EXACTAMENTE COMO ÉSTE JAMAS SE VA A REPETIR, YA QUE TODO ES CAMBIANTE EN EL TRANSCURRIR DEL TIEMPO.