CANDIDATOS PRESIDENCIALES (5)

Eduardo SugerDoctor José Eduardo Suger Cofiño

El doctor en física-matemática José Eduardo Suger Cofiño es otro de los candidatos presidenciales que podría constituir la anhelada “tercera opción” para muchos guatemaltecos que no son partidarios del candidato del partido denominado Patriota (PP), general retirado Otto Pérez Molina, ni tampoco de la señora Sandra Torres de Colom, candidata del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), aunque no se le puede catalogar como un político activo permanente, porque solamente actúa como tal cuando se van a celebrar elecciones presidenciales. Ya ha competido en dos ocasiones para el cargo de Presidente de la República: en 2003 por la alianza entre el Desarrollo Integral Auténtico (DIA) y el Partido Libertador Progresista (PLP) y en 2007 por el Centro de Acción Social (CASA), alcanzando en su última participación el cuarto lugar con mas de 220,000 votos y obteniendo algunas diputaciones en el Congreso de la República. En las elecciones generales que tendrán lugar en el 2011 será postulado candidato por el partido Compromiso, Renovación y Orden (CREO), de reciente creación, integrado en su mayoría por personas que no han tenido participación política previa. Se le atribuye ideología de derecha o del centro derecha.

Nació en Zúrich (Suiza) el 29 de noviembre de 1938, de padre suizo y madre guatemalteca. Vivió su primer año en Suiza y gran parte de su infancia en Guatemala, pues su madre decidió regresar con él por desarrollarse en Europa la Segunda Guerra Mundial. En 1956 regresó a Suiza, donde estudió la carrera de Física-Matemática en el Instituto Tecnológico Federal de Zúrich, y obtuvo el grado de Licenciado, y después la Maestría. Posteriormente, alcanzó el grado de Doctor (Ph.D.) en Física-matemática en la Universidad de Texas, en la ciudad de Austin, capital del Estado de Texas.

Desde que regresó a nuestro país ha ocupado diversos cargos docentes en distintas universidades, tanto en la Universidad San Carlos de Borromeo de Guatemala (USAC), como en la Universidad Francisco Marroquín y otras instituciones privadas de educación superior. Primero fue fundador del Instituto Suger-Montano y posteriormente de la Universidad Galileo, de la cual sigue siendo el Rector. Para que el propio doctor Suger pueda explicar mejor que yo de qué se trata dicho centro de estudios superiores, voy a permitirme reproducir el YouTube promocional de esa universidad.

Imagen de previsualización de YouTube

Independientemente de su comprobada calidad profesional, el doctor José Eduardo Suger ha demostrado en el transcurso de toda su vida que tiene una calidad humana excepcional y si se hubiese dedicado un poco más permanentemente a la actividad política y no sólo cada vez que se le antoja ser candidato a la Presidencia, indudablemente sería una excelente tercera opción. Durante sus dos campañas electorales anteriores el doctor Suger ha recorrido la mayor parte del territorio nacional explicando cuidadosamente, docentemente, cuáles son sus propósitos si llega a ejercer la Presidencia de la República, pero después de cada una de las elecciones que ha perdido no ha participado activamente en la vida política nacional dando a conocer sus opiniones acerca de las medidas tomadas por los respectivos gobiernos y sobre las actividades parlamentarias, para dar a conocer al pueblo cuáles son sus puntos de vista. Lo que, lamentablemente, le identifica como un político oportunista, estrictamente electoral. Por lo demás, es indudable que el doctor Suger goza de buena reputación personal, aunque hace algunos años trascendió que durante varios años dejó a su esposa y su hogar para hacer vida común con otra señora. Lo cual se podría calificar como “vida privada”, que un periodista no tendría por qué divulgar de no ser porque él tiene el propósito de desempeñar la primera magistratura de la Nación y es indispensable que los votantes conozcamos antes de las elecciones todas las facetas de la vida de los candidatos; tanto pública como privada. Porque como bien dice el ex presidente de la República y actual alcalde metropolitano, Álvaro Arzú Irigoyen, hacer la equis en una papeleta toma sólo pocos minutos, pero el resultado es algo que tiene cuatro años de duración. Por eso hay que saber muy bien por quién se vota.

Es indudable que el doctor José Eduardo (“Eddie”) Suger es una persona muy inteligente, muy estudiosa y sumamente ilustrada. Sobre todo en estas cosas de la física-matemática, pero no así en el campo de las letras. Habla español, inglés y alemán, a diferencia del actual mandatario que hasta el español nos cuesta entenderle. Y es un caballero a carta cabal. Yo le conocí personalmente hace muchos años -muchos- por el hecho de que conocí a su mamá, la señora Stella Cofiño (qepd), y a su segundo esposo, el ingeniero Enrique Castañeda Rubio (qepd), porque fui muy amigo de sus ya desaparecidos tíos “Chema” y “Chiflido” (Cofiño) y, principalmente, porque está casado con la señora Regina Castillo Rodríguez, hija de mis muy queridos amigos Adolfo (“El Pato“) Castillo Menocal (qepd) y la dama de origen nicaraguense Margarita Rodríguez Blen, razón por la cual hablé muchas veces con él en la casa de sus suegros y nuestras conversaciones siempre me fueron gratas. Nunca le ví comportarse mal, o hablar mal de alguien, y siempre le sentí pro positivo. Durante su primera campaña me visitó en dos o tres oportunidades para escuchar mis opiniones, pero tal parece que dije o escribí algo que no fue de su agrado; y por eso nunca volví a saber nada de él, hasta que volvió a presentarse por segunda vez como candidato a la Presidencia de la República. Y en esa nueva oportunidad no volvió a visitarme, ni se comunicó conmigo de ninguna manera. Solamente uno de sus más cercanos colaboradores y seguidores, que fue mi amigo muchos años, aunque cuando le conocí usaba el nombre de Emilio y ahora usa el de Miguel, publicó un par de veces en la Sección de Cartas de elPeriódico que me parecieron impertinentes e irrespetuosas por algo sobre lo que opiné de esta candidatura. Por otra parte, algunas personas que le conocen mejor que yo le catalogan como un hombre extremadamente vanidoso y con un exagerado culto a su personalidad. Además, aunque no dudo que él sabe todo lo que hay que saber sobre física matemática, y otras ciencias por el estilo, estoy convencido de que no es mucho lo que sabe de política, a juzgar por sus campañas anteriores.

En base a mi experiencia política de tantos años, en mi opinión, el doctor Suger no tiene la menor posibilidad de ganar esta elección. A lo mejor podría llegar a ser un buen Presidente de la República, no lo dudo, pero, lamentablemente, no es un buen candidato; a diferencia del ex presidente Alfonso Portillo Cabrera, a quien no se discute que fue un excelente candidato, por su carisma y capacidad de oratoria, pero fue un pésimo gobernante que hoy está guartdando prisión en un cuartel militar y está siendo juzgado por el delito de peculado en Guatemala y por lavado de dinero en Nueva York y en París. Y ya se sabe que las elecciones no siempre las ganan quien podría ser mejor Presidente, sino quien sea mejor candidato. No dudo que Suger sea buena persona y muy inteligente. Ni creo que si estuviese en el poder podría ser capaz de caer en la inveterada corrupción de otros gobernantes. Sin embargo, le sugiero que si en verdad quiere hacer algo para impedir que pueda ganar la elección la señora Sandra Torres de Colom… si es que, como se sospecha, los próximos nuevos magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC), que no son tan “nuevos” que digamos porque han sido re electos, como el caso del abogado Alejandro Maldonado Aguirre, nombrado otra vez magistrado propietario, a quien parece que le tocará la “pacaya” de opinar si la participación de doña Sandra viola la Constitución de la República, de acuerdo a lo que estipula el artículo 186 de la Carta Magna; porque él fue quien redactó la opinión negativa a que pudiese participar en una elección como candidata a la Presidencia la licenciada Raquel Blandón de Cerezo, ex esposa del ex Presidente Marco Vinicio Cerezo Arévalo, por lo que creo que sería más valioso para quienes no desean ver a Sandra de Colom en Casa Presidencial en sustitución de su marido, imitando el caso de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, que pida a sus seguidores que mejor sumen sus votos a los de otro candidato suficientemente fuerte para ganarle a la candidata oficial, como podría ser el caso del general Pérez Molina. Porque vemos que mientras las diferentes fuerzas de izquierda se unifican y se definen por apoyar la candidatura de la actualmente llamada “primera dama”, la derecha y el centro derecha se divide con tantos candidatos, la mayoría de los cuales no tienen ninguna posibilidad de ser electos. Y él que sabe tanto de matemáticas debería saberlo. De lo contrario, temo que sus votantes van a desperdiciar su voto, lastimosamente. O por lo menos no le van a dar el valor que podría tener si lo sumaran a los votos de otro de los candidatos con mejores posibilidades de ganar que Suger. Porque no creo que ni siquiera por una desmedida vanidad enfermiza y un Ego monumental, él pueda creer que en verdad va a ganarles . Que me disculpe la franqueza, porque no lo digo con mala voluntad, ni por ganas de fregar, ni tengo el propósito de descalificarle, ni menospreciarle, ni molestarle en lo más mínimo, ni, mucho menos, deseo causarle perjuicio o problemas de manera alguna. Si acaso le molesta lo que opino, lo siento mucho, que me disculpe, pero esta es mi sincera opinión. (Continuará)