Proceso de renovación

Imagen de previsualización de YouTube
Hagan click en la flecha del centro de la pantalla. Les invito a escuchar la narración en portugués y leer la traducción al español al mismo tiempo que van viendo el video.

Una vez más, la naturaleza nos revela toda su sabiduría. Fuimos a buscar inspiración en uno de los animales más majestuosos que Dios fue capaz de crear: el águila.
Entre todas las aves, el águila es la que tiene mayor longevidad. Puede llegar a vivir 70 años, pero, para poder llegar a esa edad, a la mitad de su vida tiene que tomar una seria y difícil decisión, porque en esa edad sus uñas están ya muy largas y flexibles y no le permiten agarrar con facilidad a las presas de las cuales se alimenta. Su pico se ha vuelto alargado y puntiagudo y se ha curvado, sus plumas están envejecidas y pesadas por el transcurso del tiempo y dificultan su vuelo, transformando el don natural de volar en una tarea casi imposible.
En ese momento, el águila solamente tiene dos alternativas: aceptar la muerte o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 largos días. En el caso que escoja la segunda alternativa, tendrá que encontrar todas las fuerzas del mundo para volar hasta la montaña más alta y resguardarse en un nido próximo a un peñasco donde no necesite volar.
Vencido ese primer desafío, el águila comienza a golpear con su pico el peñasco hasta lograr arrancarlo por completo. Después de ese grande y doloroso sacrificio, espera pacientemente que su pico renazca nuevamente, pues con él va a arrancar todas sus viejas plumas.
Cuando sus nuevas uñas comienzan a nacer, el águila continúa su proceso de renovación, arrancando todas sus viejas y pesadas plumas. Pasados cinco meses, sale para alzar el tan esperado vuelo de renovación, dispuesta a vivir la segunda parte de su existencia.
En nuestras vidas, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo para que también podamos comenzar un difícil proceso de renovación. Para que continuemos volando a través de nuevos y diferentes desafíos, debemos de desprendernos por completo de nuestros recuerdos, costumbres, vicios y tradiciones conscientes del dolor y del sacrificio que tenemos que hacer. Solamente libres del inmenso peso de las glorias y victorias del pasado podemos disfrutar del valioso significado de la renovación.
La historia de las águilas y de los hombres son muy, muy parecidas, ambos tienen que hacer difíciles escogencias a lo largo de sus vidas. Ambos tienen que tomar decisiones que irán a determinar la altura y la grandeza de sus metas.
La libertad es una conquista, un éxito, un premio, y la renovación es el único, el único camino para alcanzar nuestros objetivos. (Fin de la traducción de la narración)
Les invito a pensar en la profunda sabiduría que encierran estas palabras y a hacer el firme propósito de imitar a las águilas para hacer, en algún momento de sus vidas, un proceso de renovación para reanudar fuerzas para seguir viviendo con renovado entusiasmo. Les deseo un feliz domingo.

Posted in Sin categoría