Día de la Asunción de la Vírgen

¡Dios me líbre del osado atrevimiento de poner en entredicho un dogma de la Iglesia Católica en un país como el nuestro en el cual una gran cantidad de personas es fundamentalista! Con más razón si se trata de un dogma tan sagrado, aunque difícil de aceptar, como el de la supuesta Asunción en cuerpo y alma de la Vírgen María, la mamá de Jesucristo.
Sin embargo, antes de que me permita valerme de la libertad que nos garantiza la Constitución de la República para expresar mi opinión personal sobre cualquier tema, procurando -¡desde luego!- ser lo más cuidadoso posible para que no vayan a ofenderse quienes dicen ser ?leales al dogma de fe de la Iglesia católica y a los valores con los que fuimos formados por el ejemplo de nuestros padres como cabezas de familia? (¡púchica!), como dice hoy un abogado que es un mediocre aprendiz de columnista.
Pero, para que no caigamos en equívocos y nos entendamos bien, antes de seguir adelante voy a dar a conocer las definiciones que nos dá el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRAE) de cuatro palabras: Asunción, dogma, fundamentalista y fundamentalismo. Nótese bien, por favor, que he escrito con mayúscula inicial la palabra Asunción porque así lo establece el DRAE en este caso.
Veamos: ?Asunción. (Del lat. assumpio, -onis). f. Acción y efecto de asumir: // 2. Por antonomasia, en el catolicismo, hecho de ser elevada al cielo la Vírgen María en cuerpo y alma. ORTOGR. Escr. con may. inicial. // 3. Fiesta con que la Iglesia católica celebra este misterio el día 15 de agosto. ORTOGR. Escr. con may. inicial. // 4. Elevación, generalmente del espíritu. // 5. Acto de ser ascendido a una de las primeras dignidades, como el pontificado, el imperio, etc., por elección o aclamación. // – de deuda. f. Der: Acto de hacerse cargo de una deuda ajena, de acuerdo con el acreedor y liberando al deudor primitivo?.
?Dogma. Proposición que se asienta por firme y cierta y como principio innegable de una ciencia. // 2. Doctrina de Dios revelada por Jesucristo a los hombres y testificada por la Iglesia. 3. // Fundamento o puntos capitales de todo sistema, ciencia, doctrina o religión?. Aunque desde pequeño me enseñaron también algunos de mis mentores religiosos que en la Iglesia católica un dogma es algo que debemos creer por obra de la fe aunque nos sea imposible creer razonablemente.
?Fundamentalista. Adj. Perteneciente o relativo al fundamentalismo. // 2. Partidario o seguidor de cualquier fundamentalismo?. Y, finalmente, ?fundamentalismo. m. Movimiento religioso y político de masasque pretende restaurar la pureza islámica mediante la aplicación estrista de la ley coránicaa la vida social. // 2. Creencia religiosa basada en una interpretación literal de la Biblia, surgida en Norteamérica en coincidencia con la Primera Guerra Mundial. // 3. Exigencia intransigente o sometimiento a una doctrina o práctica establecida?.
Todo esto viene a cuento porque, como es bien sabido, ayer se celebró en esta capital, como se celebra todos los años desde 1773, el «Día de la Asunción de la Vírgen María», declarada por el papa patrona de la ciudad, y hubo feriado oficial, se llevaron a cabo solemnes procesiones multitudinarias por las calles aledañas al templo dedicado al culto de la Vírgen de la Asunción en las que los fieles cargaban esculturas de la Vírgen María, mientras que miles de personas asisten a la Feria de Jocotenango en el llamado Hipódromo del Norte, al final de la avenida Simeón Cañas, en la que abundan golosinas tradicionales como buñuelos, molletes, melcochas, bocadillos de coco, garnachas, helados, elotes cocidos, manzanas caramelizadas, chancaca, algodones de azúcar y muchas otras «chucherías» habituales. Además se suele comer panes con carne de pierna de marrano o chiles rellenos.
Aunque no me lo están preguntando, yo nací hace casi 80 años en la señorial e inusualmente amplia Avenida Simeón Cañas, y viví en el barrio de Jocotenango muchos de mis primeros años en los cuales mi amada y recordada madre y mi querida hermana solían llevarnos a la misa dominical de la iglesia La Asunción, que ahora está a cargo de un pariente mío, el padre Raúl Martínez, pero entonces estaba al cuidado de un cura español de apellido Franco, como el primer apellido del generalísimo Francisco Franco Bahamonde, dictador derechista ampliamente conocido simplemente como Franco, nacido en el Ferrol, La Coruña, el 4 de diciembre de 1892, y muerto en Madrid el 20 de noviembre de 1975, quien fue Jefe del Estado de España desde que, en octubre de 1936, derrocó al Gobierno de la República Española en la Guerra Civil, hasta su muerte en 1975.
Otro que vivía en ese barrio, de hecho enfrente al templo de la Asunción, es mi amigo el licenciado Antonio Pallarés Buonafina, brillante embajador de carrera que se desempeñó excelentemente en la oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, luego en México, en Francia en dos períodos, y también en Brasil, y por eso es que no me explico por qué diablos los últimos dos gobiernos no le han nombrado embajador en algún país, porque aunque le han amputado la pierna derecha, puede movilizarse muy bien con una prótesis.
Otro que nació en la avenida Simeón Cañas, donde vivió durante su niñez y adolescencia, fue Álvaro Arzú Irigoyen, quien en 1978 fue nombrado Director del Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) cargo que desempeñó hasta 1981, cuando ganó la elección para alcalde de la ciudad de Guatemala postulado por el Partido Nacional Renovador (PNR), y con el apoyo del partido Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG), pero por el golpe de Estado perpetrado en marzo de 1982 por un grupo de militares jóvenes y luego asumió la presidencia de facto el general retirado Efraín Ríos Montt, fue anulado el resultado de los comicios. El Gobierno militar le ofreció entonces el puesto de Intendente municipal, pero él lo rechazó.
En 1985, con el retorno del orden constitucional, a insistentes instancias del último Jefe de Estado militar, general Óscar Humberto Mejía Víctores, Arzú y otros empresarios y profesionales liberales formaron el Comité Cívico Plan de Avanzada Nacional con el objetivo de ganar las elecciones municipales en la capital del país en noviembre. La candidatura de Arzú aventajó por 76,000 votos a la de su inmediato competidor, permitiéndole tomar posesión de la Alcaldía en enero de 1986 con un mandato de cinco años, al tiempo que asumía la Presidencia de la República el líder demócrata cristiano, licenciado Marco Vinicio Cerezo Arévalo.
El 11 de mayo de 1989, el Comité Cívico de Arzú se inscribió como partido político propiamente dicho. El Partido de Avanzada Nacional (PAN) procuró hacerse con un espacio en un panorama político ya dominado por los partidos conservadores, presentándose como una fuerza de derecha moderada y responsable, capaz de integrar en su discurso cuestiones candentes del momento como eran la defensa de los Derechos Humanos y la consolidación de las instituciones democráticas, pero sin renunciar a los postulados tradicionales de patria, ley y orden. Desde el primer momento se identificó al PAN como una fuerza ligada a los intereses del empresariado, colectivo destinado a incrementar su poder e influencia en el país y agrupado en el Comité Coordinador de Asociaciones Comerciales, Agrícolas, Industriales y Financieras (CACIF).
Luego de darse de baja voluntariamente en la Alcaldía, Arzú compitió en las elecciones presidenciales del 11 de noviembre de 1990 y quedó en cuarto lugar con el 17,3% de los votos. El vencedor de aquella elección fue el ingeniero Jorge Antonio Serrano Elías, del también derechista Movimiento de Acción Solidaria (MAS), quien asumió la Presidencia de la República el 14 de enero de 1991 para integrar un gobierno de unión nacional y nombró a Arzú ministro de Relaciones Exteriores; pero el 21 de septiembre del mismo año Arzú presentó su renuncia a manera de protesta por la decisión presidencial de normalizar relaciones con Belice.
En las elecciones del 12 de noviembre de 1995, Arzú superó con el 36,5% de los votos a Alfonso Antonio Portillo Cabrera, candidato del partido Frente Republicano Guatemalteco (FRG), fundado por el ex dictador fundamentalista evangélico Efraín Ríos Montt, a quien la ley impidió postularse a la Presidencia, y le batió definitivamente con el 51,2% en la segunda vuelta que tuvo lugar el 7 de enero de 1996.
El 14 de enero tomó posesión de la Presidencia de la República con un mandato de cuatro años, en sustitución del licenciado Ramiro de León Carpio, quien en 1993, a raíz del fallido autogolpe de Serrano Elías, por votación mayoritaria fue nombrado Presidente de la República por el Congreso de la República al que después él traicionó, y obligó a «depurarse» a los mismo diputados que le hicieron presidente.
En la recta inicial de la presidencia de Arzú, como mandatario electo, antes de tomar posesión, había mantenido contactos con la comandancia guerrillera integrada en la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), que coordinaba a las tres organizaciones insurgentes (FAR, ORPA y Ejército Guerrillero de los Pobres), y había hecho de la conclusión del proceso de negociaciones un eje de su campaña electoral, se firmaron los históricos Acuerdos de Paz que pusieron fin a 36 años de guerra fratricida, globalmente conocido como «conflicto armado interno», que había costado ya mucha destrucción de la infraestructura nacional y muchos miles de muertos y heridos.
Deseoso de concluir de una vez por todas las negociaciones conducidas por la Comisión de Paz (Copaz) y desarrolladas con lentitud exasperante desde el comienzo formal de las mismas desde el Acuerdo de Oslo de marzo de 1990, el 25 de febrero de 1996 Arzú realizó un viaje secreto a México para reunirse, en un hecho sin precedentes, con representantes de la guerrilla y conferir un impulso decisivo al proceso negociador, en el que la ONU y varios países latinoamericanos y europeos venían jugando un papel mediador.
El activismo de Arzú operó como un catalizador del proceso. El 20 de marzo de 1996 el Gobierno y la URNG proclamaron sendos «altos al fuego» y en los meses sucesivos fueron alcanzando los acuerdos sectoriales. El 6 de mayo se firmó en México uno sobre Aspectos Socioeconómicos y Situación Agraria, y el 20 de septiembre el mismo escenario produjo otro sobre acuerdo dobre el Fortalecimiento del Poder Civil y la Función del Ejército en una Sociedad Democrática. En octubre culminó el proceso de desarme y desmantelamiento de los Comités Voluntarios de Defensa Civil (CVDC), última denominación de las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC), que habían sustituído a los temibles Comisionados militares.
En diciembre de 1996 se registró la recta final del proceso: fueron firmados el día 4 el Acuerdo sobre el Definitivo Cese al Fuego en Oslo, el el día 7 en Estocolmo el Acuerdo sobre Reformas Constitucionales y Régimen Electoral, y el Acuerdo sobre las Bases para la Incorporación de la URNG a la Legalidad en Madrid, el día 12. El 18, el Congreso de la República aprobó la denominada Ley de Reconciliación Nacional , que establecía una amnistía limitada a los combatientes, y el 29 de diciembre los representantes de las dos partes rubricaron en el Palacio Nacional de la ciudad de Guatemala ante una nutrida distinguida representación internacionallos acuerdos de Paz Firme y Duradera y sobre el Cronograma para la Implementación, Cumplimiento y Verificación de los Acuerdos de Paz. En 1998, la Universidad DePaul, de Chicago, otorgó a Arzú un doctorado honoris causa.
Arzú impulsó un nuevo movimiento político de centro-derecha que terminó articulándose como Partido Unionista (PU), el cual tramitó su inscripción el 23 de septiembre de 2002. El primer secretario general del PU fue Gustavo Porras Castejón, quien había sido insurrecto y fue coordinador gubernamental de la COPAZ, pero en la Asamblea Nacional celebrada por los unionistas el 9 de febrero de 2003 fue desplazado por el ingeniero Fritz García-Gallont, antiguo ministro de Comunicaciones y Obras Públicas y posteriormente Alcalde de la ciudad de Guatemala, hombre de toda la confianza del ex Alcalde y ex presidente Álvaro Arzú.
En las elecciones generales del 9 de noviembre de 2003, para relevar en la Alcaldía capitalina a Fritz García-Gallont, quien se postulaba para la Presidencia de la República, Arzú se postuló otra vez y, tal como lo vaticinaban todas las encuestas, recobró su vieja oficina municipal con 142,000 votos, aventajando holgadamente al ferretero Jorge Briz Abularach, futuro ministro de Exteriores del partido denominado Gran Alianza Nacional (GANA) que llevó a la Presidencia al licenciado Óscar Berger Perdomo, ex Alcalde apoyado entonces por Arzú, su mentor.
El 15 de enero de 2004 Arzú tomó posesión del Palacio Municipal con un mandato de cuatro años hasta 2008. En 2005 la organización City Majors, con sede en Londres, le otorgó el tercer puesto en su certamen anual de mejores alcaldes del mundo.
Pero perdónenme la distracción y perítanme regresar al tema original. Lo que quería decir es que hay muchos católicos que protestan siempre que hay una manifestación callejera de sindicalistas y trabajadores que interrumpen el tránsito para pedir a las autoridades que les mejoren sus malas condiciones de vida; sin embargo cuando hay una procesión religiosa ellos también interrumpen el tránsito por muchas calles y avenidas pero alegan que lo hacen porque las procesiones callejeras católicas son ?tradicionales?, cargando las más variades esculturas de Jesucristo, de la Vírgen María y de todos los santos de la Corte Celestial habidos y por haber. Lo cual, francamente, me trae a la memoria que en los tiempos pretéritos se practicaba la idolatría.
Para terminar, solamente quiero decir -con el debido respeto por las creencias religiosas de las personas que se mantienen «leales al dogma de fe de la Iglesia católica y los valores con los que fueron formados por el ejemplo de sus padres como cabezas de familia», como dice hoy un aprendiz de columnista cuyo nombre no recuerdo-, que me parece que a estas alturas del Siglo XXI los sabios que hay en el Vaticano deberían revisar el dogma que dice que la Vírgen María fue «ascendida al cielo en cuerpo y alma», porque los avances en el conocimiento de la astronomía y los viajes espaciales indican que no es muy probable que el tan anunciado Cielo de Dios esté en las alturas del infinito universo, más arriba de todas las galaxias que hay en el poblado firmamento; pero si acaso lo está, no me explico para qué iban a ascender a la Vírgen María «en cuerpo y alma», porque si fue así tuvo que haber sido con todo y la ropa que vestía. Eso me suena excesivamente material y me imagino que esa no era la intención de Dios padre, ni tampoco la de su hijo, Jesucristo, ni mucho menos la del Espíritu Santo.
Eso es lo que yo creo, pero tengo que confesar que soy muy ignorante en estas cosas y probablemente estoy totalmente equivocado. ¡Quien sabe! Sólo Dios lo sabe, y prometo que, para salir de dudas, en la primera oportunidad que se me presente se lo voy a preguntar.

Posted in Sin categoría