Crónica de una espera infructuosa

Los Q82.8 millones del Congreso no volvieron ayer.
Solicitan que se les conceda tres meses más de espera.
Anoche mismo se dictó orden de captura contra directivos de MDF
Hoy reanuda el Congreso un período de sesiones ordinarias
De nada sirvió que los miembros de la Junta Directiva del ?Honorable? Congreso de la República tuviesen cruzados los dedos de las manos y de los pies durante todo el día, como había dicho el presidente en funciones, diputado Arístides Crespo, porque después de haber transcurrido largo tiempo de angustiosa espera, esperanzados en que los representantes de la casa de bolsa Mercado de Futuros (MDF) se presentaran con un cheque de caja por Q82.8 millones de sus ?ahorros?, (más los bajos intereses acordados para obtener una gratificación), a la hora del almuerzo se retiraron a sus casas los miembros de la junta directiva y la todavía guapa y cada día más valiente jefa de la bancada del Partido Patriota (PP) Ingrid Roxana Baldetti Elías, porque creían que la inexplicable demora se debía a que se estaba haciendo el cambio de dólares a quetzales. Pero después comprobaron que les estaban diciendo «¡Aquí están sus millones!», haciéndoles con los dedos de la mano derecha la divina seña del amor.
Pero cuando ya eran altas horas de la noche, finalmente apareció en el Palacio Legislativo el señor Raúl Girón, gerente general de MDF, acompañado de su abogado -¡naturalmente!-, licenciado Fernando Hurtado Prem. Pero les llevaban una sorpresa desagradable.

Girón y su abogado entran sonrientes al Congreso, con un portafolio bajo el brazo en el que no llevaron el tan esperado cheque.
Después de haber tratado en vano de evadir a la prensa, los visitantes se presentaron en la Sala de Juntas de la Presidencia, donde ya estaban presentes unos cuantos diputados y el nuevo Fiscal General de la República y Jefe del Ministerio Público (MP), en sustitución del licenciado Juan Luis Florido, licenciado José Amílcar Velásquez Zárate; el Superintendente de Bancos, licenciado Edgar Baltazar Barquín Durán; el Contralor General de la Nación, licenciado Carlos Enrique Mencos Morales.

Y ?aunque usted no lo crea, como diría Ripley- también se encontraba presente el controvertido doctor Carlos Eduardo Meyer Maldonado, ex presidente de la Junta Directiva del Congreso, comprometido por acción u omisión en este ilegal y maloliente asunto, pero actualmente está retirado provisionalmente con un permiso de ausencia de dos meses sin goce de sueldo mientras se esclarece su situación. Lo cual, lógicamente, mueve a preguntar: ¿es que ya se esclareció su participación como para que tenga derecho a estar presente entre los miembros de la Junta Directiva en esta reunión? ¡Tal parece que en el Congreso de la República hay poca vergüenza!

¿Qué hacía el Dr. Eduardo Meyer sentado junto a los miembros de la Junta Directiva cuando es uno de los implicados en este caso?
(Fotos tomadas de Prensa Libre, Siglo Veintiuno y elPeríodico)
Lamentablemente, Girón informó a los presentes que en el elegante portafolio que llevaba bajo el brazo no se encontraba el esperado cheque porque momentáneamente le es imposible devolver el dinero, como prometió en una carta, porque lo habían invertido en el mercado internacional de commodities y la inesperada baja en el precio del petróleo impidió que otros inversionistas compraran esas acciones y se verán obligados a aguardar hasta que alguien las compre. ¡Qué contrariedad!
Después de haberle esperado en vano durante casi todo el día con todos los 20 dedos cruzados, finalmente se presentó el gerente general del MDF, acompañado de su abogado a informarles de la mala noticia: ?La parte de inversiones nuestras están pendientes de liquidar? y pedimos que nos esperen noventa días más para reintegrar los fondos al Congreso?. ¡Púchica! La sorpresiva noticia cayó a todos los presentes como una guacalada de agua helada. ¡No podían creerlo! Salvo quizás el diputado Ferdy Berganzaafiliado al partido oficial y miembro de la Comisión Permanente, porque ya había manifestado su malestar porque la directiva no les informaba detalladamente de lo que ocurría y agregó que la situación ?le olía mal?.
¿Qué hacer ante semejante situación? La petición fue rechazada de entrada por los miembros de la junta directiva del Congreso en vista de que el MDF se había comprometido a devolverlos el 31 de julio, como consta en un acta que servirá de prueba en una probable demanda que pronto tendrá que presentar ante un tribunal de justicia el nuevo Fiscal General y jefe del Ministerio Público (MP), licenciado Amílcar Velásquez Zárate, pocas horas después de haber sido juramentado y luego abrazado fraternalmente en un hangar del aeropuerto internacional por el presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros pocos minutos antes de abordar el avión oficial de la presidencia panameña que le mandó para llevarlo con él a la Cumbre contra el tráfico de drogas, que en estos momentos se está celebrando en Cartagena, Colombia, su colega y amigo el presidente de la República de Panamá, Martín Torrijos Espino, hijo del extinto general Omar Efraín Torrijos Herrera, autor del los Tratados Torrijos-Carter firmados el 7 de septiembre de 1977 para la devolución de la soberanía del Canal de Panamá, quien acuñó la frase ?De pié o muertos. Nunca de rodillas? y quien el 31 de julio de 1981 tuvo una muerte trágica sumamente misteriosa mientras volaba en un helicóptero DeHavilland Twin Otter (DHC-6) que estalló en el aire después de haber recibido de manos del general Manuel Antonio Noriega ?quien pocos años más tarde le sucedió en el poder- una caja de puros habanos que le envió George Hamilton W. Bush, entonces director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés), después fue vicepresidente de Ronald Reagan durante dos períodos consecutivos y luego fue presidente por un período, pero hoy su hijo George Walker Bush es el 43º presidente, pero el 11 de enero próximo entregará la presidencia a su sucesor que lo más probable es que será el candidato del partido Demócrata, el brillante mulato Barack Hussein Obama, quien lleva todas las de ganarle al candidato Republicano John McCain.
El escritor estadounidense John Perkins publicó el libro titulado Confesiones de un sicario económico, en el que plantea la hipótesis de que su muerte fue un magnicidio planeado por la CIA para impedir que continuara las negociaciones con capitalistas japoneses encabezados por el billonario Shigeo Nagano para construir en Panamá un canal a nivel. Por cierto que sólo un mes antes, el 24 de junio de 1981, tuvo una muerte similar el presidente ecuatoriano Jaime Roldós Aguilera, pero ninguno de los dos ?accidentes? ha sido esclarecido. Estas cosas han sucedido repetidamente en las tristes historias de nuestros países y sus relaciones con el poderoso e implacable Imperio del Norte.


Posted in Sin categoría