MISCELÁNEA

* Un tiro por la culata
La Empresa Eléctrica de Guatemala (EEGSA), propiedad de la empresa española IBERDROLA S.A., se niega obstinadamente a aceptar tener que aceptar una tarifa más baja del Valor Agregado de Distribución (VAD) que, de acuerdo a la Ley General de Electricidad, le exige cobrar la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE) durante el quinquenio que estamos comenzando sus atribuciones, de acuerdo a sus atribuciones contenidas en el artículo 4 inciso c); y, acostumbrada a imponer siempre sus intereses sobre los de los usuarios, la EEGSA llegó al extremo de prepotencia y arrogancia de amenazar con que no va a distribuir las facturas mensuales por el servicio y que va a demandar a Guatemala ante los tribunales internacionales.
Haciéndose eco de esta destemplada actitud, la directora ejecutiva de la American Chamber of Commerce in Guatemala (AMCHAM), Carolina Castellanos, declaró a los noticiarios de televisión que la medida de la CNEE «va a desalentar a los inversionistas extranjeros para venir a invertir en nuestro país», seguramente ignorando lo que dice la ley y sin tomar en consideración las circunstancias que rodean el caso, porque para algunos no existe nada más importante que atraer a inversionistas extranjeros, aunque sea sacrificando la dignidad y los intereses nacionales. Para colmo de servilismo, el presidente del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), Jorge Lavarreda, declaró que «independientemente de quién tenga la razón en este caso, se está generando una mala imagen del país a nivel internacional, en especial ante inversionistas». ¡Qué servilismo! A estas personas no les importa que IBERDROLA, S.A., propietaria de la EEGSA, sea una empresa sumamente avorazada para acumular millones de euros y ahora pretende pasar sobre lo estipulado en las leyes de nuestro país.
Sin embargo, las amenazas de la EEGSA y el descarado apoyo de algunas opiniones a todas luces serviles han sido como un tiro por la culata porque provocó el espíritu nacionalista de los diputados del partido Unionista que, a través del diputado Mariano Rayo Muñoz han dicho que la EEGSA no tiene contrato de exclusividad y si no cumple con la ley debe invitarse a otras compañías a prestar ese servicio. Además, la unanimidad de diputados del pleno aprobaron un punto resolutivo instando a la EEGSA a obedecer lo que dice la ley y a dejar de lanzar amenazas destempladas que probablemente son fruto de la mente tortuosa característica de la «Santa Inquisición» del gerente de IBERDROLA en Guatemala, Luis Maté, quien cobra un excesivo salario de varios miles de dólares a pesar de que ha venido actuando como si fuese un procónsul colonial y ya se ha metido en muchos problemas, al extremo que demandó al ministerio Publico (MP) acusándole de comprar energía a la empresa COMESUR, del multimillonario empresario José Habie, que según Maté no está autorizada para hacerlo, y agregó la impertinencia que por eso es que el MP no atiende sus obligaciones como debe, lo cual hizo que el juez le certificase lo conducente por el delito de calumnia y lo arraigó; y por esa razón es que las autoridades migratorias no le han permitido salir del país.
Para que ustedes vean el enorme poderío económico de la empresa española IBERDROLA S.A., su capital social es de 3.745.306.530,00 euros y está compuesto por 4.993.742.040 acciones de 0,75 euros de valor nominal cada una, hallándose totalmente suscrito y desembolsado.
Es evidente que para la directora de AMCHAM y el presidente de CIEN tiene más importancia lo que piensen los supuestos inversionistas a que se haga estrictamente lo que estipulan las leyes del país. La EEGSA estaba acostumbrada a que quienes en el pasado estuvieron a cargo de la CNEE -con la honrosa excepción de José («Pepo») Toledo Ordóñez-, hacían lo que convenía a los ingresos de la EEGSA en vez de velar por los intereses de los usuarios. No quisiera caer en la tentación de hacer un señalamiento, pero no sería de extrañar que lo hacían por recibir generosas «compensaciones» personales ($$$). Pero ahora es el ingeniero Carlos Colom Bickford quien está a cargo de la CNEE y el ingeniero Carlos Meany Valerio del ministerio de Energía y Minas -a quienes aplaudo y felicito por su actitud- y a ninguno de los dos han podido tentar con prebendas para que favorezcan a la EEGSA y no a los usuarios de los departamentos de Guatemala, Sacatepéquez y Escuintla.
Para poder explicar mejor esta situación, voy a reproducir a continuación el artículo que publicó ayer en su acostumbrada columna personal el director general del vespertino La Hora.
El «camote» del ingeniero Carlos Colom
Oscar Clemente Marroquín
Durante muchos años la Comisión Nacional de Energía Eléctrica funcionó como brazo de los inversionistas del sector sin ejercer su responsabilidad para regular todo lo relativo a la electricidad que en materia de distribución constituye un monopolio natural que requiere, por eso mismo, de controles para evitar abusos en perjuicio del usuario. Creo que esa tendencia empezó a cambiar cuando el gobierno anterior nombró a José Toledo para presidir la CNEE y se consolidó totalmente cuando en su lugar fue nombrado el ingeniero Carlos Colom, un joven profesional que es sobrino del actual Presidente pero que fue nombrado en ese puesto por el gobierno de Berger.
Hace pocos días la Comisión cumplió con su función, establecida en el artículo cuarto, inciso «c», de la Ley General de Electricidad, y definió las tarifas de transmisión y distribución sujetas a regulación de conformidad con lo que establece esa ley y al fijar el Valor Agregado de Distribución para la Empresa Eléctrica lo hizo de acuerdo a sus propios estudios técnicos que diferían abismalmente de los de la EEGSA. En casos de controversia, la misma ley establece que una Comisión de peritos se pronunciará sobre las discrepancias, pero no compete a una comisión pericial fijar la tarifa porque esa función es exclusiva de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica y de acuerdo con la Constitución de la República en su artículo 154, la función pública no es delegable. Si fuera cierto que la CNEE tiene que someterse a lo que diga una comisión pericial, sería ésta la que tendría siempre la facultad de fijar tarifas, salvo cuando la Comisión Nacional acepte ciegamente lo que pide el distribuidor.
Siempre nos quejamos de la corrupción y podredumbre que hay en la gestión pública pero hay casos que pasan desapercibidos. Cuando hace cinco años prácticamente se duplicó el Valor Agregado de Distribución, por supuesto que en el sector eléctrico nadie protestó aunque el incremento de la utilidad era de cientos de millones de dólares. ¿Fue una decisión honesta, transparente y técnicamente sustentada la que en aquel momento duplicó el VAD? Eran los tiempos de Portillo, el año 2003, y curiosamente una decisión de tanta importancia y con tanto pisto en juego nunca fue ni siquiera cuestionada ni debatida. Los usuarios sufrieron el incremento y parte sin novedad.
Yo conozco al ingeniero Carlos Colom de hace muchos años por su amistad con mis hijos y por mi vieja amistad con su padre, quien fue mi compañero de colegio. Sé de sus estudios y formación especializada en el área de la regulación y lo considero uno de los jóvenes técnicos más brillantes del país, pero ahora mi idea de él se transforma porque si simplemente hubiera hecho lo mismo que hicieron hace cinco años y acepta la petición de los distribuidores sin objeción alguna, le hubiera dado a la EEGSA ingresos adicionales del orden de los mil trescientos millones de dólares anuales y seguramente que, igual que entonces, dado el carácter tan técnico del tema, nadie hubiera chistado ni alegado. Y hablando de esos montos y con los procedimientos usuales, Carlos pudo convertirse en multimillonario sin ponerse en evidencia ante nadie. En cambio, al actuar honestamente y cumpliendo con su función reguladora, se metió a un camote de cuyas implicaciones seguiré escribiendo en las próximas entregas». (Fin del artículo)

* Larguezas chinas en Beijíng
Niña cantante actuó con playback en la ceremonia de inauguración de los XXIX Juegos Olímpicos. La escogieron por tener mejor presencia que la intérprete original.
Después de que la grandiosa ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Beijing del viernes pasado fuera aclamada con toda clase de elogios, empiezan a surgir detalles mucho menos glamorosos como que la niña «cantante» que apareció en la pantalla no era realmente la que cantaba y que se emitieron imágenes trucadas de fuegos artificiales.
Nadie podrá negar que el espectáculo creado por Zhang Yimou para dar la bienvenida a los Juegos Olímpicos chinos, desmesurado y mágico, era de lo más impresionante.
Pero poco a poco empiezan a descubrirse pequeños secretos que podrían empañar un poco más la imagen de una China que es la campeona de la falsificación.
El director musical de la ceremonia acaba de admitir que la niña que supuestamente cantó la Oda a la Patria en realidad cantaba haciendo playback porque la verdadera intérprete no era lo bastante bonita como para representar a su país ante todo el mundo.
«Queríamos dar una imagen perfecta y pensamos en lo que sería mejor para la nación», declaró Chen Qigang a la televisión china en una entrevista de la que se hacía eco el portal Sina.com, antes de que sus palabras desaparecieran.
El martes por la mañana, varios medios de comunicación chinos alababan con fotografías incluidas a Lin Miaoke, de nueve años, como «una estrella en ascenso». Pero no decían ni una palabra de Yang Peiyi, una niña gordita de siete años de edad con los dientes desordenados, pero con una linda voz.
«Era una cuestión de interés nacional. La niña tenía que aparecer ante las cámaras y debía ser expresiva», justificaba Chen, célebre compositor chino. «Lin Miaoke es excelente para todo eso. Pero en cuanto a la voz Yang Peiyi es perfecta. Todo el equipo estaba de acuerdo», declaró el director musical.
Chen añadió que la decisión final para que Lin cantara en playback se tomó tras un ensayo al que asistía uno de los máximos dirigentes del Partido Comunista Chino (PCC).
«Nos dijeron que había un problema y que había que resolverlo. Lo resolvimos», declaró el músico sin dar más detalles sobre esa orden ni sobre quién la dio.
Miaoke actuó el viernes por la noche durante la ceremonia de apertura de los XXIX Juegos Olímpicos de Beijng ante las 91 mil personas que colmaron el estadio del Nido de Pájaro de la capital china y ante los miles de millones de telespectadores de todo el mundo.
El asunto no interesó demasiado a la prensa china pero sí dio que hablar a los internautas, que critican esa maniobra. «Es insultar a la verdadera cantante y a la gente que le escuchó», decía uno en la web Netease.
Algunos periódicos sí se hicieron eco en cambio de otra polémica en torno al acto, cuyos ensayos ya habían tenido distintos problemas que la prensa china silenció.
Los organizadores tuvieron que admitir que el programa televisado de la ceremonia incluía algunas imágenes de fuegos artificiales grabadas de antemano y editadas.
La ceremonia empezaba con una escena espectacular en la que aparecían en pleno cielo unas gigantescas huellas de pies trazadas por cohetes que, en teoría, eran filmadas en directo desde un helicóptero.
Aunque sí se dispararon los fuegos artificiales, en realidad no eran visibles debido a la bruma reinante en la capital china.
«Puede que se utilizaran imágenes de pies grabadas con anterioridad debido a la mala visibilidad», admitió el vicepresidente del Comité Organizador de Beijing 2008, Wang Wei.
Según el periódico Beijing Times, las imágenes fueron editadas gracias al costoso trabajo de una firma informática especializada que simuló los movimientos del helicóptero.
Para Xiao Qiang, un disidente afincado en Estados Unidos, todo esto demuestra que «se hace todo por la imagen de China, sin el menor respeto por el público».

Posted in Sin categoría