MISCELÁNEA DEL 8/3/17

1.- ¡Feliz Día de la Mujer!

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer, por lo que envío mi más respetuoso saludo a todas las mujeres del mundo, particularmente a todas las mujeres guatemaltecas que, paulatinamente, han venido luchando hasta obtener la posición que actualmente ocupan en las filas de la sociedad de nuestro país, tradicionalmente machista. Me refiero sobre todo a las mujeres ladinas, porque, lamentablemente, la mayoría de las pobres mujeres indígenas todavía viven sometidas a un segundo plano por los hombres que se creen superiores. ¡Y pensar que todavía pretenden imponer la “justicia maya”! Aunque no solo entre nuestros compatriotas originales ocurre este abuso contra las mujeres, porque lo mismo sucede –o peor aún– en otros países de Asia y África, donde la mujer todavía no ha logrado que se la respete como es debido. Ya has quedado atrás los años en que las mujeres eran dedicadas solamente a la cocina y a los oficios domésticos y al uso sexual, ya sea para tener hijos o simplemente como objeto sexual para placer.

2.- LA ABSURDA MANIFESTACIÓN DE AYER

Los medios de comunicación escritos informaron esta mañana de la nutrida manifestación de aproximadamente 35 mil personas, integrada mayoritariamente por indígenas de la organización denominada CODECA, que, entre otras cosas absurdas, pidieron la renuncia del Presidente de la República Jimmy Morales Cabrera. ¿Qué se están creyendo? ¿Qué se cree que son? El Presidente Morales fue electo en dos vueltas electorales por una mayoría de votantes, y no es así nomás exigirle que renuncie solamente porque a ellos les de la gana. ¿Quiénes están detrás de esta costosa manifestación que se calcula que costó aproximadamente 15 millones de quetzales, los cuales habrían sido mejor empleados en medicinas, hospitales, educación, carreteras, etcétera?

Impresionante la cantidad de recursos económicos que la llamada “comunidad internacional”(integrada por unos países europeos, pero principalmente Noruega y Holanda) ha proporcionado a los “dirigentes campesinos”(?) para movilizarse en contra del orden legal establecido y la Constitución de la República, porque el Presidente Morales fue elegido con enorme mayoría de votos en las dos vueltas electorales. El gasto en la contratación de un gran número de camionetas (me han dicho que eran casi un ciento) supera los cinco millones de quetzales, alimentación, viáticos, mantas, banderas, sombreros, equipos de sonido, pago de cobertura a la prensa fafeada que les siguió el rumbo, etcétera. Expertos consultados estiman que el gasto total de esta manifestación supera los quince millones de quetzales. Si la mentada “comunidad internacional” (particularmente Holanda y Noruega) realmente estuviese interesada en ayudar a Guatemala, dedicaría esos fondos en otras cosas. Por el contrario, la municipalidad capitalina tendrá que hacer gastos elevados para hacer la limpieza y reparar los arriates centrales de calzadas recorridas, amén de otras “travesuras” orgánicas y las pérdidas económicas de negocios y transportistas. La expresión espontánea de los guatemaltecos no se manifestó en apoyo de esas exigencias, como pedir al Gobierno la nacionalización de la energía eléctrica. ¡Cómo se ve que son ignorantes de las condiciones del país! Lo que pasa es que como ellos se roban la electricidad en los pueblos, pretenden que también el Gobierno robe las empresas que han comprado legalmente esas fuentes de energía y los demás inversionistas que han invertido en generadores de energía, como las hidroeléctricas que ellos mismos rechazan sin tomar en cuenta que están rechazando lo mismo que exigen. Y lo peor es que hay unos magistrados de la Corte de Constitucionalidad que les siguen el juego al extremo de ordenar que cesen las actividades de dos importantes hidroeléctricas Oxec I y Oxec II, en las Verapaces, que ya estaban en plena construcción, alegando que no habían recibido la aprobación de los pueblos, pero es obvio que esa solicitud corresponde al Gobierno y era de esperarse que antes de otorgar la autorización a las obras, éste ya la había obtenido. Porque sería estúpido que no lo hubiesen hecho previamente.

Pero esta manifestación que ha de haber llevado muchos días en planeación, puso en evidencia el complot del que habló hace pocos días el Presidente Morales y cuando lo hizo fue tan criticado. Por cierto que  el Presidente Morales hizo bien en dar las espaldas a los bochincheros al haberse ido a Sololá a atender funciones oficiales que estaban programadas. Asimismo, le felicito por su comportamiento en lo relativo al absurdo proceso contra su hijo y su hermano mayor. Porque no ha de haber sido fácil abstenerse totalmente de participar en la defensa de esos seres queridos. Sobre todo por lo absurdo de las acusaciones de algo que ocurrió tres años antes de que asumiera la Presidencia. Así como también por la serena respuesta que dio cuando periodistas probablemente “fafeados” trataron de obligarle a que expresara apoyo a la CICIG y al comisionado Iván Velásquez. ¡Y luego hay quienes creen que es tonto!

Volviendo a la manifestación, es evidente que fue un fracaso, porque habían anunciado que participarían 60,000 y los periódicos afines dijeron que solo fueron 30 mil, pero la verdad es que solamente fueron 10 o 12 mil, si mucho.

img-20170304-wa0014

3.- EL VOTO PARA DECIDIR LA REFORMA CONSTITUCIONAL

El artículo 280 de la Constitución Política de la República, establece que para que el Congreso Legislativo pueda aprobar una reforma constitucional que sea de su competencia, es necesario que se apruebe con el voto afirmativo de las dos terceras partes del total de diputados.

Se exige entonces para la aprobación de una iniciativa de reforma constitucional, lo que se denomina una mayoría calificada, y no una mayoría simple la cual se integraría con la mitad más uno de votos afirmativos del total de diputados.

Esto significa que para rechazar la reforma constitucional, no es necesario el voto negativo de las dos terceras partes, sino que debe entenderse que se rechaza con cualquier número de votos menor a esas dos terceras partes, desde una mayoría simple hasta un voto menos que esa mayoría calificada de dos terceras parte.

Si son ciento cincuenta y ocho los que integran la totalidad de diputados, dos terceras partes son ciento cinco diputados.

Eso significa que si la iniciativa de reforma obtiene entre ochenta y ciento cuatro votos afirmativos, la reforma no fue aprobada.

Del mismo modo, si por lo menos una mayoría simple, es decir, ochenta diputados, emiten un voto negativo, la iniciativa de reforma constitucional también sería rechazada.

Si los diputados se niegan a votar, ya sea absteniéndose en el pleno o no presentándose a la convocatoria correspondiente, eso significa que tampoco existen los votos necesarios para aprobar la reforma constitucional, y el procedimiento parlamentario debe ser suspender la discusión de la iniciativa y ordenar su archivo, por imposibilidad de aprobarla, reprobarla o rechazarla.

En ningún caso resulta admisible la alteración del orden numérico de aprobación de los artículos. La aprobación, tanto como la no aprobación o rechazo de un artículo precedente, podría tener repercusión en el contenido y alcance del resto de los artículos de la iniciativa, los cuales tendrían que adaptarse al artículo que no puede aprobarse, por lo que no resulta lógico, ni aconsejable trasladarlo para su discusión posterior. Esta imposibilidad hace necesaria la suspensión de la discusión y el archivo del expediente.

2.- Excelente artículo 

amilcar-alvarez-columnista-1-1Los dados cargados

Amílcar Álvarez

(Tomado de elPeriódico de ayer)

Al banalizar la aplicación de la justicia, se diluye su esencia y la responsabilidad en la búsqueda de la paz social y del bien común su fin último.

La historia enseña que los dogmas políticos engendran una falsa autoridad en los dirigentes que los vuelve inmunes ante la razón y los obliga a olvidar que es legítima siempre que se apoye en la verdad, por eso el destino nunca se equivoca cuando al final de la jornada los espera con la justicia en la mano castigándolos por mediocres y corruptos, porque cuando no son lodo son polvo. La polarización generada por la reforma Constitucional confirma que el dogmatismo es un espejo en el que se mira el que quiere mirarse y se repite con diferentes actores que coinciden en el propósito de impresionar la imaginación de los ignorantes, aplicando a sus constantes mentiras un barniz que sirve para que los parásitos sociales se multipliquen y consoliden. Al incorporar en las reformas el pluralismo jurídico en lugar de mejorar la convivencia social y aliviar la incertidumbre en que vivimos el país se polarizó y dividió, fijándose solo en el enfermo y no en la enfermedad que nos agobia y carcome el alma: la ignorancia. Al banalizar la aplicación de la justicia, se diluye su esencia y la responsabilidad en la búsqueda de la paz social y del bien común su fin último, provocando una grave crisis institucional desvirtuando el mandato que los gobernantes reciben del pueblo. En las actuales circunstancias es oportuno y necesario avanzar, no retroceder en la construcción de una sociedad diferente en un siglo innovador que ubica al ser humano en una dimensión que jamás soñó alcanzar, sin abstraerse de lo fundamental que es la cohesión social, la coexistencia pacífica, tomando de referente la libertad en una sociedad de leyes que consiste en hacer lo que se debe no lo que se quiere. La realidad virtual ya enfrenta a la real en modelar el pensamiento de la juventud y la indígena no es ajena a ese fenómeno mundial, siendo normal que en su momento no acepte la vigencia de los valores de sus ancestros en una época en que la evolución tecnológica diluye los principios y las costumbres de la sociedad, creando todo tipo de conductas y nuevos delitos que obligan a fortalecer las instituciones. De esa cuenta es absurdo diseñarle el porvenir a las nuevas generaciones fingiendo entender su realidad y subordinarlas a un modo de vida que no digieren, impidiendo que sean arquitectos de su destino. Ese tipo de enajenación les causa risa. Los rasgos de la antigüedad son parte de la historia, la tecnología dará lugar a otro tipo de sincretismo en lo político, religioso, etcétera, facilitando entender la vida en el sentido existencial. Ya lo verán.

Mientras otras sociedades se enfocan en el futuro aquí lo hacemos en el pasado, creando crisis innecesarias sin bastar la provocada por la incapacidad y la corrupción de los políticos que se robaron la democracia. Sin una visión moderna de la realidad la reforma Constitucional se desvió a un tema que permite tergiversar la problemática social y política, incorporando un elemento perturbador que nos polariza: el pluralismo jurídico, siendo difícil imaginar las consecuencias de implementarlo. Las etnias indígenas son diversas como sus costumbres y en esa dimensión aplican la justicia ancestral sin lesionar el sistema jurídico vigente ni caer en el etnocentrismo, por lo que alterar lo que funciona bien no admite justificación, poniendo en evidencia la manipulación a ese valor intangible, de los seudolíderes que persiguen fines oscuros dividiéndonos ad eternum. Si nos descuidamos pronto asistiremos al funeral anticipado del proceso democrático que no logramos entender ni asimilar y que lejos de mitigar las discrepancias las incrementa, al tener vocación de esclavos y no la fortaleza de espíritu de reconocer y defender la grandeza de la libertad. Se magnifica por la ausencia de ética y moral en la dirigencia nacional, que con torpeza desnuda su debilidad por los vicios de la democracia, enseñando puntualmente lo que es: farsante, corrupta y mediocre. (Fin del artículo).

Mi comentario: ¡Felicitaciones mi estimado Amílcar!

3.- INMUNIDAD E IMPUNIDAD

Cuando se firmó el Convenio que dio vida a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG),entre la Organización de Naciones Unidas (ONU) y el Estado de Guatemala se le otorgó al Comisionado Jefe de esta entidad, las calidades y prerrogativas de un diplomático, y en la literal b) de su artículo 10, se le confirió “inmunidad de jurisdicción penal, civil y administrativa de conformidad con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.”

El artículo 204 de la Constitución Política de la República, se refiere a las condiciones esenciales de la administración de justicia, y establece que “Los tribunales de justicia en toda resolución o sentencia observarán obligadamente el principio de que la Constitución de la República prevalece sobre cualquier ley o tratado”.

Esa disposición está en consonancia con el segundo párrafo de su artículo 44 que deja sin efecto jurídico alguno las disposiciones de cualquier orden que limiten los derechos de los guatemaltecos, incluyendo las contenidas en convenios o tratados internaciones. Este artículo prescribe: “Serán nulas ipso jure las leyes y las disposiciones gubernativas o de cualquier otro orden que disminuyan, restrinjan o tergiversen los derechos que la Constitución garantiza.”

Dado que el artículo 153 del texto constitucional, establece que “El imperio de la ley se extiende a todas las personas que se encuentren en el territorio de la República”, esto significa que TODOS aquellos, nacionales o extranjeros, que con su conducta tipifiquen la comisión de un delito, deben ser sometidos a proceso penal, y todos los ciudadanos tenemos el derecho de exigirlo y el Ministerio Público la obligación de ejercer la acción penal y velar por el estricto cumplimiento de la ley, como se lo ordena el artículo 251 de la misma Constitución.

Precisamente por esa razón guardan prisión los antes Presidente y Vicepresidente de la República, algunos ministros de Estado, algunos diputados y otros funcionarios de alto rango, ya que, como lo establece el artículo 154 constitucional, los funcionarios (no hay excepción para extranjeros que lo sean) son responsables legalmente por su conducta oficial, sujetos a ley y jamás superiores a ella.

Si el Comisionado tiene la calidad de diplomático, la misma Convención de Viena le prohíbe inmiscuirse en los asuntos internos de Guatemala, pero siendo que no podría ejercer las funciones que le asigna el Convenio sin violar la referida Convención, resulta que ese carácter de diplomático es incompatible con su función, o él realmente no tiene el carácter de diplomático como antojadizamente se le quiso conferir.

En otras palabras: si el Comisionado de la CICIG es diplomático, no tiene derecho a ejercer las funciones que le asigna el convenio, y si las puede ejercer significa que realmente no es diplomático y está sujeto a la ley como cualquier persona que no lo es.

Dado que la Constitución Política de la República prevalece sobre cualquier ley o tratado, resulta que la inmunidad que el convenio confiere al Comisionado de la CICIG es nula ipso jure, porque el imperio de ley se extiende a su persona por el sólo hecho de encontrarse en el territorio nacional.

Sea como fuere, lo único que ha impedido que el Comisionado responda de las sindicaciones de comisión de delito que se le han formulado en los tribunales, es la cooptación y sometimiento al Comisionado, del Ministerio Público y los jueces y magistrados que han conocido de tales planteamientos y que han ignorado los mandatos constitucionales.

4.- La “justicia” ancestral

Con sus propias palabras.

Imagen de previsualización de YouTube

img-20170228-wa0001

¿Es esta la clase de “justicia que quieren?

5.- Evidencia de un país ocupado

unnamed-6-1024x768Fotografía publicada en la portada de elPeriódico de ayer en la que aparecen de derecha a izquierda el comisionado de la CICIG Iván Velásquez, el Secretario de Estado adjunto  de la Oficina de Asuntos Narcóticos Internacionales y Aplicación de la Ley de de Estados Unidos de América, William Brownfield,  la licenciada Thelma Aldana, Fiscal General de Guatemala y el embajador Todd Robinson, atrás de quien se ven una pintura y una escultura de la Vírgen María. Obsérvese que el lábaro patrio se encuentra en un lugar secundario, mientras que la bandera de los EE.UU. está en el sitio principal. No cabe duda de que los protagonistas creen que somos un país ocupado por el Imperio estadounidense.

Esto mereció que el señor Luis Miguel Ortiz enviara por Facebook el siguiente mensaje: “Por Dios Santo, qué soba levas, no tiene nombre, yo le hubiera levantado acta al encargado de Protocolo que colocó la Bandera Nacional y lo pongo hacer planas del Decreto 104-97 del Congreso de la República. LA BANDERA NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA 2NUNCA SEDE SU SITIAL DE HONOR”. ¡Felicitaciones señor Ortiz!

Por otra parte, hoy se publicó en las páginas de Opinión de elPeriódico el siguiente artículo referente a este mismo tema:

Afrenta a nuestra bandera

Por Carlos Molina Mencos

En su edición del 7 de marzo de 2017 en la foto de la portada bajo el titular “Brownfield anuncia estrategia para combatir el narcotráfico” en la parte posterior de la fotografía están las banderas de Guatemala, Estados Unidos y Naciones Unidas.

De acuerdo con lo establecido por la Ley Normativa de la Bandera Nacional y del Escudo de Armas, “La Bandera de Guatemala es la insignia suprema de la Patria. No saluda, no rinde honores ni ostenta ninguna leyenda o inscripción adicional”. “En cuanto a la colocación, la Bandera Nacional irá siempre a la derecha si son dos, y en el centro si son más. Queda prohibida cualquier actuación que contraríe lo dispuesto en este Artículo y en el anterior, así como colocar bandera, pabellón o gallardete alguno a una altura mayor que la Bandera Nacional”.

En la foto aparece la bandera de los Estados Unidos en el lugar de honor que corresponde a nuestra Bandera, a la derecha (se toma a la derecha de quien preside) está la bandera de Naciones Unidas y a la izquierda, en el lugar de menor jerarquía está la Insignia Suprema de nuestra Patria, la Bandera de Guatemala. O sea que la Insignia Suprema de la Patria, que no rinde honores está honrando a las otras dos insignias.

Esto es un insulto a nuestros símbolos patrios el otorgar honores mayores a otros símbolos. No podemos seguir perdiendo valores. Por favor, respeten a nuestra Bandera.

El responsable de esa afrenta debiera de ser debidamente sancionado. (Fin del artículo)

Mi comentario: ¡Felicitaciones, licenciado Molina Mencos!

Twitter@jorgepalmieri.com