Reconocen doble vida del padre Marcial Maciel

Publican que tuvo una hija con una amante
Nuevas revelaciones sobre su fundador, fallecido hace un año, afectan a la orden de los Legionarios de Cristo, llamados por algunos «los millonarios de Cristo» porque es una de las órdenes cristianas más adineradas, solamente comparable a la orden Opus Dei («Obra de Dios»), del padre español monseñor Escrivá de Balaguer. Se ha sabido que tuvo una hija en relaciones con una amante precisamente mientras él y su congregación eran elogiados por el Papa Juan Pablo II.
Antes de su muerte, el fundador, Marcial Maciel Degollado, se vio obligado por el papa Benedicto XVI a retirarse del ejercicio público de su ministerio, debido a las acusaciones de que había abusado sexualmente de una docena de estudiantes.
La mayoría de los Legionarios salieron a la defensa de su fundador, alegando que las acusaciones no habían sido probadas. Maciel murió en enero de 2007, a los 87 años y fue sepultado en México, país donde nació.
El padre Alvaro Corcuera, actual director general de la congregación, está visitando sus comunidades religiosas y seminarios en los Estados Unidos para informarles que su fundador llevaba una doble vida.
La congregación no ha confirmado públicamente ningún detalle de este escándalo.
Jim Fair, vocero de los Legionarios, se limitó a decir: «Hemos sabido algunas cosas que nos sorprenden sobre la vida de nuestro fundador y nos son difíciles de entender. Sí podemos confirmar que hay algunos aspectos de su vida que no eran apropiados para un sacerdote católico». Algunos ex legionarios esperan que la congregación desconozca a Maciel, pero el señor Fair dijo: «Es y siempre será el fundador de la congregación. Esto es uno de los misterios que todos vemos en la vida: que, algunas veces, cosas buenas salgan de seres humanos que son menos que perfectos».
En las congregaciones católicas, a sus miembros se les enseña a identificarse con los principios y valores del fundador. Esto fue estrictamente acatado por los Legionarios, señala el Padre Stephen Fichter, sacerdote de Nueva Jersey que dejó la congregación hace 14 años.
«El Padre Maciel era un héroe mítico que fue puesto en un pedestal y tenía todas las respuestas, comenta el padre Fichter. «Cuando uno entra en la Legión tiene que leer cada carta que escribió Maciel, como 15 ó 16 volúmenes. Ahora que se oye que llevaba una doble vida no sé qué van a hacer». El padre Fichter, que fue jefe de las finanzas de la congregación, dice que hace tres años informó al Vaticano que cada vez que el padre Maciel salía de Roma «yo tenía que darle 10,000 dólares en efectivo: 5,000 en dólares americanos y 5,000 en la moneda del país al que iba?.
«Como Legionarios nos enseñaron una pobreza estricta ?añade? si yo salía de viaje y compraba una pluma Bic o una barra de chocolate, tenía que entregar los recibos», agregó. «Sin embargo, al padre Maciel nunca se le pedían cuentas. Siempre era dinero en efectivo, sin papel que dejara rastro. Y como él era para nosotros un héroe, no lo cuestionábamos».
El señor Fair, por su parte, manifestó que no tenía ningún comentario qué hacer sobre si el padre Maciel hizo mal uso del dinero, si tuvo un hijo o si fue culpable de abusos sexuales a jóvenes.
Los Legionarios, fundados en 1941, han crecido mientras la Iglesia retrocedía en muchos países. La congregación tiene hoy 800 sacerdotes en 22 países y 70,000 miembros en el mundo, muchos de ellos en su afiliada Regnum Christi (Reino de Cristo)
Tom Hoopes, editor gerente de The National Catholic Register, que está afiliado a los Legionarios de Cristo, puso ayer en su página Web (internet) una disculpa por haber rechazado las acusaciones de abuso sexual: «Lo siento por las víctimas, que han sido dos veces víctimas».
En la ciudad de México, el periódico Reforma publicó la noticia en la primera plana de su edición de ayer con el siguiente título: «Adjudican una hija al padre Maciel».
El diario Reforma acredita la noticia a The New York Times, que la publicó en su edición de ayer. Todas las agencias informativas también difundieron la noticia atribuyéndosela a ese mismo diario neoyorkino.
Finalmente, después de haberlo negado o disimulado durante muchos años, la orden de Legionarios de Cristo ha reconocido que su controvertido fundador, nacido en México, tuvo una amante con quien tuvieron una hija y cometió abusos sexuales con niños menores que estudiaban en su colegio «Cumbres» en la ciudad de México, de lo cual desde 1997 venía siendo acusado públicamente por sus víctimas. Sin embargo, unos legionarios y otros fanáticos católicos salieron en su defensa y condenaron a sus acusadores acusándoles de ser «enemigos del catolicismo en general y de la orden de Legionarios de Cristo en particular».
Mientras tanto, el padre Maciel vivió en el Vaticano durante muchos años, donde ocupaba una elevada posición, y fue uno de los colaboradores más cercanos del papa Juan Pablo II, quien siempre salió en su defensa, porque, según se decía, esa orden es una de las más adineradas que hay, solo comparable a la orden Opus Dei que fundó el español monseñor Escrivá de Balaguer. Pero desde que murió Juan Pablo II y asumió el trono del Vaticano el actual papa, Maciel recibió instrucciones de «retirarse a meditar» y se le prohibió oficiar misa.
«Son aspectos impropios de la vida de un sacerdote», dice el vocero de la orden en el Vaticano
Fue «una falla» que no confirma ni desmiente las acusaciones de pederastia, señal el portavoz en México, Después de las escandalosas revelaciones del The New York Times en torno a que Maciel tuvo relaciones íntimas con una mujer con quien procreó una hija, el portavoz de la congregación en el Vaticano, Paolo Scarafoni, aceptó: ?no podemos negar la existencia de esos hechos?. Y puntualizó: «Recientemente hemos conocido algunos aspectos de su vida que son muy difíciles de entender; aspectos de su vida que no eran apropiados para un sacerdote».
En la ciudad de México, el vocero de la orden, Javier Bravo, refirió que Maciel «tuvo una falla, como cualquier persona», al reconocer que las revelaciones sobre la doble vida del fundador de la orden afectan a la agrupación religiosa y a todos sus centros educativos. En una entrevista con el diario La Jornada, sostuvo que más allá de estos señalamientos humanos contra Maciel, hay un gran reconocimiento a su persona por haber sido «usado por Dios» para formar esa congregación y promover obras en más de 40 países.
Maciel murió el año pasado, a los 87 años, luego de que el actual papa, Benedicto XVI, le ordenó en el año 2006 que se retirara a meditar y a llevar una vida de «oración y penitencia», tras haber sido acusado, desde 1997, de cometer abusos sexuales contra varios seminaristas menores de edad.
Objeto de investigaciones, en el año 2004 Maciel dimitió como líder de los Legionarios de Cristo, luego de décadas de haber negado las acusaciones de pederastia, hasta que el Vaticano decidió que éstas eran verídicas y lo sometió a su disciplina. En consecuencia, se le prohibió oficiar misas en público.
En sus escandalosas revelaciones, The New York Times destacó que Maciel sostuvo amoríos con una mujer con quien procreó una hija en la misma época en que él y su movimiento recibían constantes elogios del papa Juan Pablo II.
Scarafoni reconoció los hechos que implican al sacerdote, pero dijo no poder entrar en detalles por respeto a la privacidad de las personas implicadas. El importante diario de Nueva York también dio a conocer que el reverendo Álvaro Corcuera, actual director general de los Legionarios, está visitando discretamente sus comunidades religiosas, universidades, colegios y seminarios en Estados Unidos para informar a sus miembros que su fundador llevaba una doble vida.
Sobre los señalamientos de pederastia, el portavoz de la orden en la ciudad de México dijo que hubo algunas exposiciones en los años 1997 y 2000 respecto al padre Maciel y, tras su muerte, hubo un comunicado del Vaticano, el cual ha dado una declaración este día en el sentido de que el caso está cerrado.
«Nosotros no podemos emitir un juicio sobre el caso. Los hechos que encontramos de manera sorpresiva en la vida del fundador no tienen que ver con lo otro (las denuncias de pederastia). Ni corroboran ni afirman ni niegan lo anterior. No estamos en facultad de juzgar. Tanto los logros, la vida, el desarrollo y contribución del padre Maciel a la Iglesia y sus posibles fallas humanas quedan en manos de Dios», subrayó.
Además de ser acusado de pederasta, el fundador de los Legionarios de Cristo tuvo descendencia con su amante, han dicho numerosos medios de comunicación en todo el mundo. La penitencia del sacerdote mexicano fundador de esta organización católica de extrema ortodoxia, no acabó con su fallecimiento, el año pasado, porque siguió siendo acusado de haber cometido abusos sexuales durante décadas con seminaristas. La sombra de la duda acerca de su doble personalidad se alarga ahora al hacerse público que el padre Maciel tuvo una amante, de la que de momento no hay dato alguno, con la que engendró una hija.
«No podemos negar la existencia de esos hechos», respondió ayer a la agencia Efe Paolo Scarafoni, portavoz de la orden en Roma. La noticia, que la congregación no se atreve a negar, fue un secreto a voces durante los últimos días en algunos portales de internet hasta que el martes el National Catholic Reporter obtuvo una confirmación por parte de responsables de la congregación. Ahora, los Legionarios confiesan sentirse «sorprendidos, entristecidos y desconcertados», en palabras de Scarafoni. Aunque insisten en que están «agradecidos por los calores que nos ha transmitido y por su carisma», y por ello piden a los fieles que recen por los Legionarios en un momento «de dolor como el actual».
El Vaticano no juzgó a Maciel tras las acusaciones de abusos sexuales y ahora los Legionarios tampoco lo harán. «No queremos juzgarlo», aseguran. Los Legionarios de Cristo es una de las congregaciones más conservadoras de la Iglesia católica. Fue fundada en México por Marcial Maciel en 1941, cuando el sacerdote contaba 20 años. Su objetivo ha sido desde los inicios la formación de líderes. «Líderes, padre Maciel, tenemos que formar y ganar para Cristo a los líderes de América Latina y del mundo», le dijo el Papa Pío XII. Los primeros pasos del polémico sacerdote mexicano en España los dio como seminarista en Comillas. Ahora los Legionarios de Cristo es una congregación con 850 sacerdotes y 3.000 seminaristas en varios países, a los que hay que sumar los 70.000 «legionarios laicos» de la asociación Regnum Christi.

Posted in Sin categoría