El mentado fin del mundo

Para quienes están muriendo trágicamente en el transcurso de estos días como consecuencia de las constantes y torrenciales lluvias y el crecimiento incontrolado de los ríos y las consiguientes inundaciones de tierras aledañas, así como tembién quienes mueren soterrados por los aludes o deslices de tierras producidas por las intensas lluvias, como los 12 miembros de la familia Hernández, entre ellos 9 niños, uno de ellos de 5 meses de nacido, quienes durante la noche del domingo murieron soterrados al producirse un alud sobre su casa en la aldea El Campanario, Unión, Zacapa, eso es el fin del mundo. Todos murieron soterrados bajo los escoimbros de su humilde vivienda cuando se deslizó un alud causado por las lluvias. Asimismo, otro deslave dejó sin vivienda a 12 familias en la comunidad Barrio Nuevo, a corta distancia de la Unión, pero aunque todas las casas quedaron sepultadas bajo lodo y piedras, afortunadamente no hubo muertos. ?Tengo 42 años de edad y toda mi vida he residido aquí y nunca había visto que pasara algo igual?, declaró el propietario de una de las viviendas que fueron soterradas y desaparecieron de la calle en la que se encontraban. Otro de los habitantes informó que a eso de las 6:15 horas comenzaron a escuchar retumbos y la tierra empezó a temblar: ?Se oía como que eran bombas las que había abajo de la tierra y al poco rato se vino el derrumbe que acabó con todo?.
El alcalde de La Unión informó que las familias residentes salieron huyendo de sus casas cuando fueron a decirles que las evacuaran y ayer habilitaron tres albergues en los salones parroquial y municipal y el instituto de educación básica, a donde fueron llevados más de cien damnificados.
También fueron afectadas las comunidades de Guaranja, Lampocoy, El Roblarcito, Chichipate, Pasharpé, La Jigua, El Corozal, Cumbre Alta, El Campanario, Peña Blanca y Volcancito, donde además se han detectado condiciones de extrema pobreza y desnutrición. Un representante de la Fundación Castillo Córdova que atiende casos de desnutrición, declaró: ?Conocemos casos como estos desde hace un año, cuando empezó la crisis de desnutrición, y sabemos que hay gentes con estos problemas en todos los lugares?. Agregó que la mayoría de la población infantil de 10 aldeas en La Unión padece de desnutrición, y en agosto del 2007 esa fundación informó que cerca de cinco mil habitantes de 53 comunidades sufrían crisis alimentaria. Once comunidades afectadas por la desnutrición están en riesgo, o tienen familias damnificadas por las lluvias. En 7 comunidades se encontraron 230 familias con graves problemas de alimentación el año pasado. El índice de desarrollo humano de La Unión es de 0.542 es el más bajo del departamento de Zacapa. El índice nacional es de 0-640. El 37.4 por ciento de sus habitantes vive en pobreza; el 39% de mayores de 7 años es analfabeto; el año pasado, 5 mil habitantes de La Unión sufrieron crisis alimentaria.
Y tal parece que también podría ser el fin del mundo para unos compatriotas en igualdad de condiciones en Huehuetenango, Chimaltenango, Alta Verapaz, Quiché y Zacapa que durante las últimas 72 horas están en peligro de muerte como consecuencia de la tormenta tropical Dolly y están sufriendo el impacto del mismo fenómeno natural. No es necesario que aparezcan señales espectaculares en el cielo, como los cuatro jinetes del Apocalipsis, ni que ya esté oficialmente programado el llamado ?Juicio Universal? en el que se dice que todas las almas habidas y por haber van a ser juzgadas por Dios para determinar quiénes merecen ir a compartir el Cielo y quiénes deberán ir a sufrir los eternos martirios del Infierno. No. El fin del mundo al que me refiero es, ni más ni menos, lo están viviendo quienes son víctimas de las constantes y torrenciales lluvias que han producido derrumbes por las incontroladas inundaciones de los ríos como la que causó el famoso diluvio que inspiró a Noé para construír su célebre Arca, que se dice que fue en el Monte Arafat.
No es necesario invocar las predicciones de Nostradamus, o cosa parecida, para comprender que desde hace cierto tiempo a esta parte el planeta que habitamos está padeciendo las consecuencias de nuestros abusos y descuidos ambientales que han dado como frutos fatales los fenómenos naturales como ?el Niño? y ?la Niña? y el tantas veces mencionado ?calentamiento global? que se cree que va a causar que eventualmente se deshielen los polos y se crezcan los mares que inundarán algunas partes del planeta que habitamos.
La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) envió ayer un equipo que llevó la primera ayuda, mientras que 40 soldados de la brigada de apoyo ayudaron para las primeras evacuaciones. Esta institución debería tratar de prevenir los desastres, en vez de actuar únicamente después de que estos han ocurrido. Es preferible prevenir que lamentar. Es urgente e impostergable que se draguen los ríos para evitar que cuando llueva se crezcan e inunden las tierras aledañas.

El Calentamiento Global
Vean lo que estamos haciendo a nuestro planeta Tierra. Hagan clic sobre la flecha para comenzar a ver y escuchar este interesantísimo YouTube sobre el temible Calentamiento Global.
Imagen de previsualización de YouTube

Posted in Sin categoría