MISCELÁNEA

* Reto del Alcalde Álvaro Arzú
El ex Presidente de la República (1996-2000) y actual Alcalde Metropolitano reelegido, Álvaro Arzú Irigoyen, envió invitaciones a los directores de los medios de comunicación escritos Prensa Libre, elPeriódico, Siglo Veintiuno y Nuestro Diario para participar con él en un debate televisivo sobre el proyecto de ley para el acceso a la información, el cual tendría lugar esta noche, a partir de las 20 horas, y sería transmitido por Canal 7.
A manera de respuesta, ayer publicó Prensa Libre una pequeña nota acusando al Alcalde Arzú de que ?pretende engañar con foro inexistente? y ?manipular la información, porque siempre ha rehuído sentarse a discutir con sus representantes?. En otra pequeña nota publicó este mismo diario que ?El presidente de elPeriódico, José Rubén Zamora, calificó de un show político el engaño del alcalde, pero aceptó su reto a debatir, con la condición de que sea el próximo martes y con moderadores neutrales?. Asimismo, el Editorial de ayer de elPeriódico se tituló ?Aceptado el reto de Arzú?, y confirma la decisión de Zamora de aceptar el reto, pero con la condición de que sea el martes 8 del mes en curso a las 7 de la noche y con moderadores neutrales.
Hay que dejar claro que el Alcalde Arzú ha declarado en incontables oportunidades a través de los canales de televisión que él no se opone a que sea aprobado por el Congreso de la República el citado proyecto de ley, pero cree que no sólo debe obligar al sector público a proporcionar información, sino también debe obligar al sector privado y particularmente a los medios de comunicación escritos sobre sus manejos de fondos del Estado.
Para llevar a cabo el propuesto debate televisivo, el Alcalde Arzú ha obtenido el tiempo necesario en el Canal 7 para hacerlo la noche de hoy a partir de las 8 y, como se podrá comprender, no podría disponer a su antojo del tiempo cualquier otro día que escoja el presidente de elPeriódico, porque dicho canal de televisión es propiedad privada y tiene compromisos previos en su programación.
Estaremos pendientes para ver qué sucede esta noche a las 20 horas en la transmisión de canal 7. Es probable que si no llegan a la cita los directores de los medios de comunicación escritos, el ex Presidente y actual Alcalde, recientemente reelecto, se dirigirá al público televidente mientras las cámaras enfocarán a las sillas vacías de los ausentes.
——————————————————–
* Un nuevo ícono de libertad
El secuestro por las Fuerzas Armadas Rebeldes de Colombia (FARC) de la ex candidata presidencial de Colombia Íngrid Betancourt Pulecio, su prisión durante más de seis años en la selva y su reciente rescate por elementos del ejército colombiano infiltrados en la guerrilla en la exitosa Operación Jaque, han causado una insólita conmoción mundial, por lo cual ella se ha convertido en un nuevo ícono de libertad en todo el mundo.
Para poder informar con amplitud a mis lectores sobre su biografía, su personalidad, su brillante carrera política que se caracterizó por su lucha valiente contra la corrupción y lo que sufrió en manos de sus secuestradores, hasta su reciente rescate, tomo datos que se encuentran en la Enciclopedia libre Wikipedia de Google.

Nuevo ícono de libertad
Íngrid Betancourt Pulecio nació en Bogotá el 25 de diciembre de 1961. Es una política de nacionalidad colombo-francesa. Durante la década de 1990 se desempeñó primero en la Cámara de Representantes de Colombia, donde alcanzó un alto reconocimiento por su actividad contra la corrupción política, abogando por una salida pacífica del conflicto armado de su país. Después de renunciar al Partido Liberal, tras haberlo denunciado en la crisis conocida como Proceso ochomil, se postuló candidata al Senado en las elecciones legislativas del año 1998, siendo electa con la primera mayoría nacional. Renunció a su escaño en el año 2001 para postularse a la presidencia de su país en las elecciones del año 2002.
El 23 de febrero de 2002, cuando se dirigía a la zona de distención establecida por el entonces presidente Andrés Pastrana con el fin de realizar conversaciones de paz con la guerrilla de las FARC, fue secuestrada junto a su acompañante y asesora Clara Rojas. Su secuestro, que tuvo una duración de seis años, cuatro meses y nueve días, mantuvo en vilo a Colombia, así como a Francia y a muchos otros países. Durante su cautiverio sufrió los rigores de su reclusión en zonas selváticas de Colombia, junto con varios compañeros en su prisión. Su caso ganó crecientes sentimientos de solidaridad, convirtiéndose en una causa célebre. Su situación dio un dramático vuelco el 2 de julio en curso, cuando miembros de las Fuerzas Armadas realizaron una operación de inteligencia militar que tuvo como resultado su liberación junto con tres contratistas estadounidenses y once miembros del Ejército Nacional, que habían permanecido secuestrados algunos por más de diez años. Su liberación por medio de la llamada Operación Jaque constituyó un gran triunfo político para el gobierno de Álvaro Uribe.
Biografía
Hija de Gabriel Betancourt, Ministro de Educación y fundador del ICETEX (Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior) durante el gobierno del General Gustavo Rojas Pinilla y de Yolanda Pulecio, quien fue reina de belleza y Representante a la Cámara por Bogotá. Betancourt cursó sus estudios de secundaria en el Liceo Francés de Bogotá y más tarde ciencias políticas en Francia en el Instituto de Estudios Políticos de París (popularmente conocido como Sciences Po’), se especializó en comercio exterior y relaciones internacionales. Vivió varios años en París donde su padre se desempeñaba como embajador ante la UNESCO. Allí conoció a su primer marido, el diplomático francés Fabrice Delloye, con quien se casó en 1981 y se separó en 1990. De este matrimonio tuvo dos hijos, Melanie y Lorenzo.
Carrera política
Regresó a Colombia en 1989 después del asesinato del líder liberal y candidato presidencial Luis Carlos Galán de quien su madre Yolanda había sido colaboradora y amiga. Se divorció en 1990 y se unió al Partido Liberal inicialmente desempeñándose como asesora del Ministro de Hacienda Rudolf Hommes, y de Comercio Exterior, Juan Manuel Santos, durante el gobierno de César Gaviria.
En 1994 se lanza a la Cámara de Representantes haciendo fórmula con Claudia Blum que aspiraba al Senado, Betancourt obtiene 15.800 votos que le permitieron salir elegida, allí se destacó por sus denuncias en contra de la corrupción. Junto con los parlamentarios María Paulina Espinosa, Guillermo Martínez Guerra y Carlos Alonso Lucio, formaron un bloque que se conoció como «Los cuatro mosqueteros» y que hizo importantes denuncias de corrupción. Betancourt inicialmente apoyó al presidente liberal Ernesto Samper, pero más tarde sería una de sus más fuertes contradictoras al destaparse el escándalo del proceso 8.000, que revelaba la filtración de dineros de las mafias del narcotráfico del Cartel de Cali en la financiación de la campaña política que llevó a Samper a la presidencia. Durante esta época y junto con Guillermo Martínez Guerra realizó una huelga de hambre en el Congreso de la República para protestar por la conformación de la Comisión de Acusaciones de la Cámara que absolvió al presidente Samper dentro del escándalo. Betancourt continuaría denunciando en el Congreso los vínculos entre la clase política y los narcotraficantes, razón por la cual recibió en 1996 varias amenazas de muerte por lo que toma la decisión de enviar a sus hijos Melanie y Lorenzo fuera del país a vivir con su padre en Francia. Igualmente se enfrentó a sus copartidarios cuando en marzo de 1997, en medio de una convención del liberalismo gritó: «En el Partido Liberal hay intereses mafiosos» y continuó: ?Desde hace muchos años el Partido Liberal viene teniendo unas relaciones vergonzosas con los delincuentes del país». Íngrid fue abucheada y sacada del recinto.
Para las elecciones de 1998 dejó el Partido Liberal y fundó el Partido Verde Oxígeno, afín a los partidos verdes europeos aunque su principal bandera fue la lucha contra la corrupción.
En 1998 logra llegar al Senado de la República con la votación más alta del país, más de 150.000 votos. Durante su gestión parlamentaria fue líder del referendo contra la corrupción con el objetivo de realizar una Reforma Política anticlientelista. Sin embargo, esta posibilidad se frustró después de que más de 500 mil firmas fueron anuladas por la Registraduría. Para esta época decide respaldar la candidatura presidencial de Andrés Pastrana con el compromiso de que éste realice la Reforma Política una vez que alcance el poder. Pastrana no cumplió su promesa e Íngrid dijo haberse sentido traicionada.
Íngrid contrajo matrimonio por segunda vez, ahora con el publicista colombiano Juan Carlos Lecompte. Durante este período escribió el libro La Rage au cœur («La rabia en el corazón»), originalmente publicado en francés, sobre su visión de la corrupción durante el gobierno de Samper. El libro fue un bestseller en Francia, mientras que en Colombia fue muy criticado. El ex presidente Samper demandó a la editora del libro en Francia por considerar que presentaba acusaciones sin fundamento en su contra buscando que el libro fuera retirado del mercado. Un tribunal de París resolvió que el libro incluyera la nota de protesta de Samper pero no prohibió su publicación.
En las elecciones regionales de 1999, el Partido Verde Oxígeno obtuvo su mayor logro con la alcaldía del municipio de San Vicente del Caguán en Caquetá, parte de la Zona de Distensión en la cual el gobierno celebraba diálogos con la guerrilla de las FARC.
Durante su carrera política, Íngrid despertó el interés en la opinión pública por su lenguaje directo e irreverente denunciando la corrupción de los grandes caciques políticos del país, y por su forma simbólica de hacer política, desligada de la clase política tradicional, además de la huelga de hambre que realizó en el Congreso, también son recordados los episodios en los que repartió condones en las calles argumentando que «la corrupción es el sida de la política en Colombia» y Viagra para «parar a los corruptos», así como el momento en que daba a conocer su programa montada en una Chiva y cuando inició su campaña a la presidencia dándole tres besos a la estatua del «Libertador», Simón Bolivar, en la Plaza Bolívar de Bogotá
Aspiración presidencial
En 2001 renunció a su escaño en el Senado aduciendo que era un «nido de ratas» y presentó su aspiración para llegar a la presidencia en la campaña de 2002 por el partido Verde Oxígeno. En dicha campaña, con su acostumbrado estilo polémico, no ahorró calificativos contra sus adversarios Horacio Serpa y Álvaro Uribe Vélez, del primero cuestionó el haber estado involucrado en el escándalo de corrupción del Proceso Ochomil «¿Cómo una persona que estuvo alcahueteando lo que estaba sucediendo en el gobierno de Samper puede hoy en día decir que quiere luchar contra la corrupción?» dijo. Mientras del segundo cuestionó sus supuestos vínculos con el paramilitarismo: «Yo diría que Alvaro Uribe tolera los asesinatos en Colombia como un método de enfrentar la guerrilla». De igual forma a la candidata Noemí Sanín le reclamaba el presentarse como candidata independiente mientras hacía alianzas con políticos tradicionales como Fabio Valencia Cossio. No obstante, Íngrid presentaba un respaldo muy bajo en las encuestas. Antes de ser secuestrada aparecía sólo con un 0,8% de intención de voto, en parte debido a que la publicación de su libro La rabia en el corazón que había tenido gran acogida en Francia, había generado polémica en Colombia en detrimento de la imagen de Betancourt, puesto que según los sus críticos afectaba la «buena imagen» del país en el exterior. A la vez que se imponía Uribe, el candidato considerado de mano dura frente a la guerrilla tras los evidentes fracasos de los diálogos de paz del Caguán del Gobierno Pastrana.
Como aspirante a la presidencia asistió a una reunión con los jefes guerrilleros de las FARC en una sesión especial con los candidatos por invitación del gobierno en la zona de distensión, allí sentada frente a algunos de los principales miembros del secretariado les increpó por la práctica del secuestro y pidió que acabaran definitivamente con dicho método. Que liberaran a todos los secuestrados. Que sin ese paso, la paz y la reconciliación entre los colombianos no era posible.
Secuestro
Al suspenderse los diálogos con las FARC en febrero de 2002 el gobierno de Pastrana ordena la toma de la llamada Zona de Distensión por parte del ejército.
Para el 23 de febrero, el presidente Pastrana viaja a San Vicente del Caguán con el objetivo de reconocer la presencia de la fuerza pública nuevamente en el municipio. Íngrid Betancourt, en medio de su propia campaña presidencial, decide hacer acto de presencia, según dijo, para solidarizarse con el pueblo de San Vicente y acompañar a su alcalde quien había sido elegido por el partido de Betancourt y a quien había prometido acompañar en las buenas y en las malas.
Íngrid parte hacia San Vicente del Caguán, por tierra desde Florencia, ya que no se le había permitido viajar en un helicóptero militar que se desplazaba hacia aquel lugar, en contra de las advertencias realizadas por el gobierno ante la presencia de guerrilleros y los combates en la zona. Cuando los detuvieron dos retenes del Ejército, uno regular y un segundo al mando de un general colombiano, éste le advierte sobre la presencia de la guerrilla kilómetros más adelante. Íngrid le dice a su conductor que siga su trayecto. Después de avanzar varios kilómetros, Íngrid y su jefe de debate Clara Rojas son detenidas y secuestradas por las FARC, Rojas es subida a un vehículo diferente. Los entonces ministros de Justicia e Interior declararon ante los medios que la candidata era responsable de su secuestro, el Partido Verde Oxígeno se declaró sorprendido por estas afirmaciones y respondió en un comunicado: «Reclamamos al Gobierno que asuma su responsabilidad en la búsqueda de la liberación de Íngrid, no sólo porque es su obligación garantizar el ejercicio de la democracia, sino también porque fue por su negligencia que la candidata tuvo que transportarse por tierra hacia San Vicente del Caguán».
Desde el cautiverio, Betancourt se referiría así a las afirmaciones que la señalaban como responsable de su secuestro:
?Se le ha dicho a la opinión pública que fuimos irresponsables, que fuimos imprudentes y que por lo tanto somos culpables de estar aquí secuestradas. Eso es mucha crueldad o mucha ignorancia. Añadir a lo que hemos vivido ese tipo de comentarios?.
Junto con otros congresistas y políticos secuestrados por las FARC, el secuestro de Betancourt y Rojas fue catalogado como político. Junto con varios militares secuestrados desde el gobierno de Samper, las FARC esperan canjear estos secuestrados por guerrilleros detenidos en prisiones colombianas, en lo que se ha denominado un «Acuerdo Humanitario».
Debe aclararse que los políticos y militares canjeables en diciembre de 2007 eran 46 según la Fundación País Libre, de los cuales 20 eran policías, 14 militares, nueve políticos y tres estadounidenses algunos de ellos liberados a inicios del año 2008 (Operación Emmanuel) y otros que fueron rescatados junto con Betancourt en julio del mismo año (Operación Jaque); sin embargo, estos no son los únicos secuestrados por las FARC. Dicha organización también realizan secuestro extorsivo por dinero, siendo mucho mayor el número de estos secuestrados que el de secuestrados canjeables. Según cifras del año 2006 de la ONG Fundación Nueva Esperanza, las FARC retienen secuestrados a 1.100 personas de diversas nacionalidades de todo tipo de condición social reclamando dinero a cambio de su devolución.
Primeras pruebas de supervivencia
El 23 de julio de 2002, cinco meses después de su secuestro, el informativo Noticias Uno reveló un video en el que se conocieron las primeras imágenes de la ex candidata durante su cautiverio, en estas pruebas de supervivencia aparecía Íngrid Betancourt junto a Clara Rojas, aparentemente el video había sido grabado en mayo, 11 días después de las elecciones presidenciales que había ganado Álvaro Uribe. En este video, Íngrid criticó la indiferencia del gobierno de Pastrana frente a los secuestrados y reiteró que tuvo que viajar a San Vicente del Caguán para acompañar a los habitantes de esta zona puesto que les había prometido estar con ellos en las buenas y en las malas desde que Néstor León Ramírez, un miembro de su movimiento había resultado electo. Dijo, además, que hubo negligencia de parte del gobierno que conocía su propósito y no le había permitido viajar en un helicóptero militar que se desplazaba hacia la zona y a cambio le había facilitado un vehículo del DAS pero que a los escoltas les habían dado la orden de no acompañarla. También pidió al procurador Edgardo Maya Villazón abrir una investigación sobre las circunstancias que rodearon su secuestro. En octubre de 2003 se conoció un nuevo video, en esta ocasión Íngrid Betancourt no estaba acompañada de Clara Rojas, y habló sobre la posibilidad de un rescate militar, pero siempre y cuando se hagan «milimétricamente y bajo la responsabilidad del presidente de la República» y también plantea la necesidad de un acuerdo humanitario. Después de este video no se volvieron a tener pruebas de vida ni noticias sobre Íngrid y Clara, tan solo existían diferentes rumores que iban desde que Betancourt había muerto hasta que padecía del síndrome de Estocolmo y se había unido a la guerrila, todo esto se vería desvirtuado más tarde. En el 2006 el periodista Jorge Enrique Botero en su libro Últimas noticias de la guerra reveló que Raúl Reyes, uno de los comandantes de las FARC había confirmado el rumor de que Clara Rojas había tenido un hijo varón con un guerrillero raso, noticia que fue tomada con escepticismo en su momento aunque se confirmaría tiempo después.
Posible localización, febrero de 2007
En febrero de 2007, el presidente Álvaro Uribe Vélez declaró a la prensa francesa que, «si bien hasta el momento lo que hay son rumores sin confirmar, existe una información reciente de que la ex candidata presidencial podría encontrarse fuera del país». En sus declaraciones también le pidió al gobierno francés colaboración tecnológica para dar con su paradero y pidió a ese país no oponerse al rescate militar de los secuestrados. «Iván Márquez», del secretariado de las FARC, desmintió dichas declaraciones, asegurando que ella se encontraba todavía en Colombia. Las afirmaciones de Márquez se confirmaría meses después con las declaraciones de uno de los compañeros de cautiverio de Betancourt que logró fugarse.
Prueba de supervivencia, mayo de 2007
El 17 de mayo de 2007, el policía John Frank Pinchao llegó a la ciudad de Bogotá después de haberse fugado de un campamento de las FARC en el Departamento de Vaupés, entonces afirmó haber sido compañero de cautiverio de Íngrid Betancourt durante dos años y haberla visto por última vez el 28 de abril, pocos días antes de su fuga, y confirmó que Clara Rojas tenía un hijo fruto de la relación con un guerrillero sin mando y que el niño se llamaba Emmanuel; dijo además que los guerrilleros eran quienes criaban al niño y ocasionalmente dejaban a Clara que lo viera, razón por la que ella sufría mucho. También confirmó que Betancourt estaba en un grupo diferente al de Rojas y que la ex candidata presidencial había estado enferma de hepatitis y había intentado fugarse cinco veces sin éxito, en una ocasión habría logrado escapar, pero había sido recapturada 5 días más tarde, y después de ese hecho le impusieron como castigo llevar una cadena en el cuello durante las 24 horas, aunque ese castigo le fue levantado después. Dijo que por dichos intentos se le habían suprimido a Betancourt por periodos de tiempo el acceso a la radio y a la prensa y que eran constantes sus enfrentamientos verbales con los guerrilleros. El uniformado agregó que Íngrid se encontraba en buen estado de salud, que leía, escribía y recorta todas las noticias de los periódicos que llegaban a ella. Tras hablar con Pinchao, Juan Carlos Lecompte, esposo de la candidata, manifestó que «Íngrid se encuentra bien de salud, hace ejercicios físicos a diario y duerme encadenada del cuello sobre una cama hecha de ramas? y añadió que era tratada como un animal.
Pruebas de supervivencia, noviembre de 2007
El 30 de noviembre de 2007, días después de que el gobierno diera por terminada la gestión del presidente de Venezuela Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba para lograr el acuerdo humanitario, el gobierno colombiano informó que se habían incautado a milicias urbanas de las FARC en Bogotá las pruebas de supervivencia de Íngrid Betancourt y otros secuestrados. La prueba de vida de Íngrid, según el gobierno colombiano, data del 24 de octubre de 2007. En dichas pruebas se podía apreciar a Íngrid demacrada y cabizbaja. Entre las pruebas se encontraba una carta dirigida a su madre, que fue filtrada irregularmente a los medios, en la que relataba su situación en cautiverio, la pérdida de las ganas de seguir adelante, y daba agradecimientos y consejos a amigos y familiares. La carta además hacía un paralelo entre la esclavitud contra la que Abraham Lincoln combatió y la situación de los secuestrados.
Revelaciones sobre el cautiverio
Varios detalles de su vida en cautiverio se revelaron después de que recuperaron su libertad varios de los que la acompañaron. Uno de los eventos más traumáticos fue el enterarse de la muerte de su padre quien falleció días después de su secuestro pero ella se enteró un año después. Otro de los hechos relatados han sido sus intentos de fuga, como ya lo había hecho saber el subintendente Pinchao después de recuperar su libertad, Betancourt había intentado fugarse en varias ocasiones. Según información de este y de Luis Eladio Pérez, Betancourt y Clara Rojas habían intentado fugarse en tres ocasiones pero habían terminado de nuevo recapturadas, situación por la cual fueron atadas durante un tiempo a una misma cadena. La relación entre Rojas y Betancourt se deterioró mucho durante el tiempo que permanecieron juntas. Luego de ser separada de Rojas, Betancourt se intentó fugar una vez más con Eladio Pérez con quien alcanzó a estar 6 días en libertad hasta que fueron recapturados. Dicho intento provocó que los guerrilleros decidieran ponerle una cadena al cuello a pesar de los esfuerzos de Íngrid por impedirlo. Por su constante rebeldía frente a sus captores era castigada y maltratada. Después de conocidas las pruebas de supervivencia de noviembre de 2007 se le atribuyó un mayor deterioro psicológico y desinterés por seguir luchando por su libertad y por su vida.
Gestiones para su liberación
Íngrid es una de las personas que hubiesen entrado dentro de un futuro acuerdo humanitario entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC. El gobierno de Álvaro Uribe Vélez, originalmente en desacuerdo con las condiciones exigidas por las FARC para el acuerdo, adelantó nuevas gestiones entre las partes. El presidente de Francia Nicolas Sarkozy ha adelantado conversaciones con la familia de Íngrid y con el gobierno colombiano con el fin de lograr su liberación.
El gobierno colombiano permitió que la senadora Piedad Córdoba y el presidente de Venezuela Hugo Chávez, participaran como facilitadores para el acuerdo humanitario en agosto de 2007. El gobierno suspendió unilateralmente dichas gestiones el 21 de noviembre de 2007, argumentando que el presidente Chávez se había comunicado con un Alto Mando militar colombiano a pesar de que el presidente Uribe se lo había negado previamente. La decisión de interrumpir la mediación ha causado un incidente diplomático entre los dos países. Días después se conocieron, al ser interceptados sus portadores por las fuerzas militares colombianas, las pruebas de supervivencia que habían anunciado los facilitadores Chávez y Córdoba. Más tarde las FARC anunciaron que liberarían a Clara Rojas, a su hijo Emmanuel y a la ex representante Consuelo González de Perdomo como desagravio al presidente Hugo Chávez.
El operativo para concretar la liberación se conoció como Operación Emmanuel. Un comunicado de las FARC dado a conocer por el presidente venezolano responsabilizó de las demoras para la liberación a la presencia de actividades militares en la zona. En otro comunicado, las FARC admitieron que no tenían en su poder al pequeño, quien fue hallado en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Más tarde vendría la liberación de Consuelo Gonzáles de Perdomo y Clara Rojas quien logró reunirse con su hijo. El día 27 de Febrero de 2008, las FARC liberaron a Luis Eladio Pérez, Gloria Polanco, Orlando Beltrán Cuéllar y Jorge Eduardo Gechem Turbay. Entre las declaraciones de Luis Eladio Pérez, se menciona la gravedad del estado de salud de Íngrid Betancourt, la cual, según el liberado, estaba aun peor que como se veía en la última prueba de supervivencia. Al conocerse su grave estado de salud el presidente francés Nicolas Sarkozy dijo que estaría dispuesto a ir hasta la selva en la frontera colombo venezolana si es necesario, para lograr su liberación.
Mientras tanto, los familiares de Íngrid, su madre Yolanda, su hermana Astrid, su actual esposo Juan Carlos Lecompte, su ex esposo Frabice Delloye y sus hijos Melani y Lorenzo continúan organizando manifestaciones y gestiones para lograr su liberación.
Rumores sobre su estado de salud
En marzo de 2008 se supo que Íngrid se encontraba en grave estado de salud por padecer hepatitis B, lesmaniasis y otras enfermedades además de un estado de depresión profunda que ponían en alto riesgo su vida. El gobierno anunció entonces que estaría dispuesto a liberar a guerrilleros presos a cambio de Betancourt además de anunciar que el gobierno francés estaba dispuesto a recibir a los guerrilleros que entregaran prisioneros en su poder.
Liberación
[url]http://www.jorgepalmieri.com/docs/operacionJaque.pdf[/url]
Detalles del Ministerio de la Defensa sobre la Operación Jaque
Si quiere verlos, haga click sobre esta clave.
El 2 de julio de 2008, Íngrid Betancourt fue rescatada por el ejército colombiano en una zona selvática del departamento del Guaviare de Colombia en una operación de inteligencia militar denominada Operación Jaque, junto a tres ciudadanos estadounidenses y once militares colombianos.
La noche de ese mismo día participó en una conferencia de prensa junto a los demás rescatados, excepto los 3 norteamericanos, quienes fueron trasladados de inmediato a Estados Unidos, organizada por el presidente Uribe, y contó con la presencia de todos los ministros del gobierno y los comandantes de las Fuerzas Militares de Colombia. Los rescatados dieron testimonios de su cautiverio, de su liberación y exhortaron a las FARC a alcanzar la paz.
Dos días más tarde emprendió el vuelo a Francia acompañada de su madre, Yolanda Pulecio, y de sus hijos para agradecer al Presidente Nicolás Sarcozy y a todos los franceses en general por sus esfuerzos por apoyar las campañas por obtener su libertad.

El presidente de Francia, Nicolás Sarcozy, acompañado de su bella esposa, la ex modelo italiana Carla Bruni, recibieron a Íngrid Betancourt y a su familia en una base militar cercana a París y después hubo una ceremonia en el Palacio presidencial de Les Elysées.
La Radio Suisse Romande reportó sobre un supuesto pago de 20 millones de dólares por la liberación de Betancourt y los demás secuestrados. La cancillería francesa rechazó oficialmente que su gobierno hubiese realizado cualquier pago. El Comandante de las Fuerzas Armadas colombianas, negó de manera rotunda cualquier pago de parte del gobierno colombiano. Al mismo tiempo reiteró que la Operación Jaque fue llevada a cabo por el Ejército de Colombia y sin ninguna participación de otros países.
Después de su corta visita a Francia, Íngrid Betancourt viajará a Roma en aceptación de la invitación que le hizo el papa Benedicto XVI para visitarle en la Ciudad del Vaticano. Y al concluír esta visita regresará a Bogotá para continuar su lucha política contra la corrupción y contra los secuestros de las FARC.

Posted in Sin categoría