Pan para hoy y hambre para mañana

?Este macho es mi mula?
Los dos refranes populares que anteceden a estas líneas se refieren a que a pesar de todas las opiniones en contra de que el actual gobierno de Guatemala cometa el grave error de ingresar en el plan Petrocaribe, del presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez Frías, para comprar al crédito derivados del petróleo, con excelentes ?facilidades? de pago a un plazo de 25 años, con 2 años de gracia y al bajo interés de 1%, el presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros, insiste ??este macho es mi mula?– en viajar a Caracas para ir a dar un abrazo al discutido dictador militar y firmar el compromiso, seguro de que al regresar logrará que la Junta Monetaria emita un fallo favorable y lo apruebe la mayoría necesaria de diputados al Congreso de la República. ¡Pues no faltaba más! ¡Para eso prometió recientemente dar Q82 millones a los alcaldes del partido Gran Alianza Nacional (GANA)! Aparentemente no comprende que contraer esa deuda es, como dice el otro refrán, «Pan para hoy y hambre para mañana».
Ya expresé mi opinión en contra de que se lleva a cabo este negocio que aumentará desconsideradamente la deuda externa y hará que en un plazo de 25 años las futuras generaciones se vean obligadas a pagar la mitad de la deuda que quedará pendiente más los intereses. Y todo porque el gobierno bicéfalo que encabezan Álvaro Colom y su dominante esposa Sandra Torres Casanova de Colom, no puede resistir la tentación de aceptar un préstamo por tantos millones y en tan buenas condiciones, para poder disponer del 50% de lo que se compre para gastarlo a manos llenas y sin tener que rendir cuentas a nadie en proyectos no especificados, pero que algunas gentes probablemente mal pensadas sospechan que podrían ser empleados para promover la candidatura presidencial de la ?primera dama?, quien es bien sabido que sueña con seguir los pasos de la todavía guapa actual presidenta de la República Argentina, doctora Cristina Fernández de Kirchner, esposa del anterior presidente, Néstor Kirchner.
En este caso se puede aplicar el refrán popular que dice ?Pan para hoy y hambre para mañana?, dice el conocido economista José Raúl González Merlo en el recuadro de su artículo de hoy titulado Petrodeudas publicado en su habitual columna HOMO ECONOMICUS de Prensa Libre, en el que aconseja: No debemos ingresar en Petrocaribe. Es pan para hoy y hambre para mañana.
José Raúl González Merlo es hijo de mi ex compañero de escuela primaria Raúl González Garza (qepd), quien durante muchos años fue el fotógrafo estrella del vespertino El Imparcial y en los últimos años de su vida fue embajador de Guatemala en varios países.
Confío que ni a Prensa Libre ni a mi amigo José Raúl les disgustará que reproduzca este artículo, para beneficio de quienes por alguna razón no lo leyeron en la sección Editorial de ese matutino.
HOMO ECONOMICUS
José Raúl González Merlo
Petrodeudas
«El Gobierno oficializó sus intenciones de ingresar en el programa que Hugo Chávez ha denominado Petrocaribe. Mediante el mismo, el Estado de Guatemala pretende comprar derivados del petróleo en condiciones crediticias muy favorables. Como se está endeudando a la Nación, el programa debe ser aprobado por el Congreso, previa opinión favorable de la Junta Monetaria. Los diputados y el Banguat deben rechazar inmediatamente estas nuevas intenciones de endeudar a las futuras generaciones de guatemaltecos.
Petrocaribe es una oferta demasiado tentadora como para que nuestros gobernantes la dejen pasar. Si bien es cierto, Chávez no nos está dando ningún descuento en el precio de las gasolinas, los combustibles serían vendidos a crédito; a un plazo de 25 años, con una tasa de interés del 1 por ciento anual. Los medios de comunicación han estimado que el ritmo de endeudamiento puede ser de ¡Q11 millones por día! Según ellos, a ese paso, la deuda externa podría crecer en un 13 por ciento de un solo plumazo. ¿Qué político, en el poder, ha podido rechazar una oferta de tanto dinero barato? ¿Qué gobernante dejaría pasar esa gran oportunidad para aumentar el gasto público?
Ese es el gran peligro de Petrocaribe. La excusa es perfecta. La ?generosidad? de Hugo Chávez (dicho sea de paso con el dinero de los ciudadanos venezolanos), le permite al gobierno de Colom endeudarse en condiciones muy ?favorables?. No se ha dicho específicamente en qué se gastará la plata, pero tampoco importa. Teniendo la plata, siempre se pueden inventar cualquier programa social que sea ?indispensable? ejecutar. ¿Bonito, no? El Gobierno quiere endeudar a los patojos que todavía no han nacido pero no saben para qué van a usar los fondos. No me sorprende. Gastar nunca ha sido el problema. Para eso son especialistas los políticos. El problema será cuando los ciudadanos enfrenten la realidad y tengan que comenzar a pagar la deuda pública por la vía de los futuros incrementos de impuestos.
?Pan para hoy y hambre para mañana? ?reza, sabiamente, el refrán ?. No hay atajos en el desarrollo económico y social de los ciudadanos. Los países nunca se han desarrollado con base en el endeudamiento externo. Al contrario, la deuda generalmente ha sido un lastre que los ha preservado en la pobreza. Guatemala no debe cometer esos graves errores. No nos engañemos. El dinero ?fácil? no es fuente de prosperidad, independientemente de las ?necesidades? que queramos atender con el mismo. Guatemala no necesita comprar combustibles al crédito. No caigamos en la trampa que nos han tendido. La Junta Monetaria debe librar la batalla para dar un dictamen desfavorable, y los diputados deben detener inmediatamente este nuevo intento por endeudar a los guatemaltecos.» (Fin del artículo)
Si acaso ustedes desean comunicarse con el autor para felicitarle, esta es su dirección electrónica:
heconomicus@ hotmail.com
He creído conveniente reproducir íntegramente este artículo y ocupar con él todo mi blog de hoy porque expresa exactamente lo mismo que yo pienso y ya he dicho: el Gobierno de Álvaro Colom no debe meterse a contraer esta deuda, aunque sea pagadera en 25 años y a sólo el 1% de interés anual con una gracia de 2 años, porque no tenemos por qué comprar derivados del petróleo al gobierno de Hugo Chávez y dejar endeudados a las generaciones de futuros guatemaltecos incluyendo a quienes aún no han nacido. Ojalá que la Junta Monetaria emita una opinión contraria y los diputados comprendan esto y no lo aprueben. ¡No tenemos derecho a dejar endeudados a los guatemaltecos que aún no han nacido!

Posted in Sin categoría