MISCELÁNEA

* Ni quien diga nada ahora
Como consecuencia de la trágica muerte del dentista Carlos Vinicio Gómez Ruiz, ministro de Gobernación, y del viceministro Edgar Armando Hernández Umaña, ocurrida la tarde del viernes 27 de junio próximo pasado en una montaña cercana a la aldea El Pacayal, municipio de Purulhá, en el departamento de Baja Verapaz, al caer el helicóptero Bell Ranger con matrícula TGHOF en el que venían de regreso a la capital después de haber asistido durante la mañana a una ceremonia celebrada en Flores, Petén, el Presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros, escogió y nombró para sustituirles al doctor en Filosofía José Jiménez Irungaray, para el cargo de ministro, y al licenciado en Ciencias Políticas Emilio Arnoldo Villagrán Campos, para el cargo de viceministro de Seguridad.
¿Quiénes son y de dónde vienen estos funcionarios?
El presidente Colom informó sin que nadie se lo preguntara que le une al doctor Jiménez Irungaray ?una profunda amistad? que ambos le guardaban al fallecido ministro Gómez. ?Él era prácticamente la mano derecha de Vinicio?, afirmó el mandatario.
El nuevo ministro anunció que revisarán los procesos iniciados el 14 de enero y les darán continuidad. Entre estos incluyó el fortalecimiento de la Academia de la Policía Nacional Civil, la Inteligencia Civil, mejorar los controles internos de la fuerza policial y ?apostarle a la prevención?.
El ministro Jiménez Irungaray es licenciado en Filosofía y Ciencia Política de la Universidad San Carlos de Guatemala (1988) y doctor en Filosofía por la Universidad Gregoriana de Roma, Italia (1996). Actualmente es Coordinador de la Red Guatemalteca para la Seguridad Democrática y profesor de Filosofía Política y Social en la universidad Rafael Landívar de Guatemala, donde también es coordinador de posgrados. Entre sus cualidades para el cargo destaca su experiencia como asesor para el diseño e implementación de la Dirección General de Inteligencia Civil (DIGICI), la cual dirigió entre los años 2007 y 2008. También trabajó como director de análisis, asesor específico y titular de la Secretaría de Análisis Estratégico (SAE) entre 2000 y 2004, fue alumno del Centro de Estudios Hemisféricos de Washington, D.C.; asimismo, fue secretario técnico del Consejo Asesor de Seguridad (CAS) entre 2004 y 2005 y participó en la discusión de iniciativas como la del Sistema Nacional de Seguridad, la ley marco de Inteligencia, la ley de Acceso a la Información y Desclasificación de Información Reservada.
El Presidente Colom indicó que al licenciado Emilio Arnoldo Villagrán Campos le conoce desde la época del proceso de paz en el país y le describió como ?un profesional especializado en los temas de seguridad?. De su historial se sabe que desde la edad de 13 años militó en la subversión guerrillera en Guatemala y con el tiempo llegó a ser uno de los comandantes de una de las facciones en el conflicto armado que integraron la Unidad Revolucionaria Guatemalteca (URNG); es licenciado en Ciencia Política graduado en la universidad de San Carlos de Guatemala; diplomado en Viet Nam en el curso de Estado Mayor; en varios países ha recibido cursos de defensa, seguridad e inteligencia; también participó en la formulación de la política de defensa y en el Libro Blanco de Guatemala, Doctrina Militar, Ley de la Defensa y la Política de Defensa como Política Pública; recibió el primer curso en la Escuela de Altos Estudios Estratégicos (CESDENA). Por sus méritos académicos fue condecorado por el ministerio de la Defensa con la medalla del mérito intelectual.
Ha sido un cercano colaborador de la activista Hellen Mack Chang, presidenta de la Fundación que lleva el nombre de su hermana, la antropóloga Myrna Mack Chang, quien el 11 de septiembre de 1990 murió apuñalada por presuntos miembros de un escuadrón de la muerte, supuestamente como represión por su militancia en la subversión.
No obstante la larga militancia subversiva, del licenciado Villagrán Campos, nadie, absolutamente nadie -que yo sepa- se ha pronunciado en contra de su nombramiento. Lo cual está bien porque el 29 de diciembre de 1996, al final del período presidencial de Álvaro Arzú Irigoyen, se firmó el Acuerdo de Paz Firme y Duradera entre los comandantes de las fuerzas subversivas guerrilleras y los representantes del gobierno.
Sin embargo, contrasta el hecho que cada vez que se nombra a un militar retirado para desempeñar cualquier cargo en una institución pública, los furibundos izquierdistas pegan el grito en el cielo y se rasgan las vestiduras alegando que se quiere ?militarizar? esa institución en particular y al país en general.
Hay que aceptar con madurez y patriotismo que hace 12 años se firmó la paz firme y duradera, o sea que la guerra ya terminó y ya no hay un enfrentamiento de fuerzas legales e ilegales, por lo que no se debe discriminar a personas que antes militaron en cualquiera de los dos bandos y lucharon en el largo, sanguinario y estéril conflicto armado.
Pero si es aceptable -y hasta aplaudido- que los ex guerrilleros desempeñen cargos importantes en la administración pública, como de hecho hay muchos que están incrustados en importantes posiciones de del gobierno- también se debe aceptar que participen los militares retirados. Porque, como dice el refrán popular, «o todos hijos o todos entenados». No sé si me explico.
Aunque no parece necesario que el ministro de Gobernación sea una persona con tan distinguido currículum , con un doctorado en Filosofía nada menos que de la universidad Gregoriana de Roma, habrá que otorgársele el beneficio de la duda, darle la bienvenida y desearle que tenga éxito en sus funciones, para bien de Guatemala.
Por otra parte, el hecho que el nuevo viceministro de Seguridad haya sido subversivo desde que tenía 13 años y guerrillero, y que se haya graduado de Estado Mayor en Vietnam del Norte o Vietcong -¡púchica!- ha despertado naturales suspicacias entre quienes comparten el temor de que el Gobierno de Álvaro Colom tenga tendencia hacia la izquierda extrema y ya está comenzando a «sacar las uñas» al nombrar para desempeñar estas funciones a personas que desde que eran niños comenzaron a militar en la subversión de tendencia comunista que causó tanta destrucción de la infraestructura, asaltos, asesinatos, secuestros y extorsiones. Porque se puede comprobar que en las filas de esta administración hay numerosos elementos ligados a la subversión y por una parte cobran más prominencia los corifeos y las corifeas de la subversión, como la señorita Hellen Mack y señora Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz y, por la otra parte, se desprestigia y disminuye considerablemente el poder del Ejército, a tal extremo que ya hay voces de la izquierda furibunda que piden que se cancele, a sabiendas de que la PNC no tiene la necesaria capacidad para garantizar la soberanía nacional y mantener el orden interno.
* Intempestivo cambio de vocero
El veterano reportero y fotógrafo de prensa Ricardo Gatica Trejo había venido desempeñando durante los últimos meses con la debida propiedad el cargo de vocero de la Policía Nacional Civil (PNC), pero, sin ninguna explicación satisfactoria, fue uno de los primeros destituidos por el nuevo ministro de Gobernación; y, en su lugar, se nombró a un joven que fue subdirector de Presidios cuando el controvertido ex candidato presidencial doctor Alejandro Giammattei Falla era el director del Sistema Carcelario. El tiempo nos dirá si este cambio repentino fue acertado o si comenzó mal su gestión el nuevo ministro por cometer un error en la selección del personal bajo sus órdenes.
* Reconsideración y marcha atrás
Mereció rechazo unánime el anuncio de que todo el personal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), incluyendo los cinco nuevos magistrados titulares, iban a cobrar un bono extraordinario equivalente a un salario mensual, para celebrar el XXV aniversario de la fundación de esa institución, como se consigna en el acuerdo interno 281-2008. Y según los datos proporcionados por la secretaria general, Mariéliz Lucero Sibley, la licenciada María Eugenia Villagrán Deleón, magistrada presidenta, devenga Q50,650 cada mes y los otros cuatro magistrados cobran Q44,650. ¡Suave la vida! Sin embargo, tal parece que los cinco magistrados que tomaron posesion de esos cargos el 20 de marzo pasado reconsideraron su actitud porque en una conferencia de prensa de emergencia, que se celebró anoche, cambió su postura y dio a entender que desde el principio los magistrados estaban excluidos de recibir ese generoso beneficio, y afirmó que se trató de ?una mala interpretación? de los medios de comunicación, a pesar de que en una entrevista que le hicieron ayer por la mañana en un programa de la radiodifusora Emisoras Unidas aceptó que el bono era para todos los miembros del personal, lo que equivale a decir que también ellos iban a recibirlo y declaró que ?no teníamos por qué excluirnos?.
Esto coincide con lo que declaró a la prensa la magistrada Mirtala Concepción Góngora de Trujillo, esposa del doctor en leyes Héctor Trujillo, con oficina en Casa Presidencial por ser abogado de la señora Sandra Torres Casanova de Colom, declarase que ?No teniamos por qué excluirnos, es un bono para todo el personal y nosotros somos parte de él?. Y cuando una reportera de Siglo Veintiuno le preguntó: ?No importa que ustedes apenas tienen cuatro meses de haber asumido el cargo??, respondió: ?Es cuestión de criterios y los respetamos. Tratamos de hacerlo a todo nivel, sin excusiones de ninguna clase. No vemos absolutamente nada ilegal?, A lo que la reportera debió contestarle: ?Quizás no sea ilegal, señora, ¿pero no les da vergüenza?? Afortunadamente, es evidente que reconsideraron su intención después de que ese despropósito provocó el rechazo unánime en todos los sectores porque pareció un abuso que fuesen a disponer de Q230 mil para pagar ese bono cuando la situación económica del país no está como para eso. Tan pronto la magistrada presidenta leyó un breve comunicado de cinco líneas y pocas palabras, los magistrados intentaron dar por terminada la conferencia de prensa y se disponían a darla por terminada, pero les fue imposible ante la insistencia de los periodistas en esclarecer las contradicciones existentes en cuanto a que no iban a cobrar el bono, pero ya era del conocimiento periodístico que ese dinero ya había sido depositado en sus cuentas bancarias, según la Dirección Financiera del TSE. Ante lo cual la distinguida magistrada presidenta declaró muy molesta: ?Si ya nos hicieron ese depósito en nuestras cuentas bancarias, lo vamos a devolver?. ¡Bien hecho! ¡Felicitaciones! Me parecía muy extraño que pudiese estar de acuerdo con ese descarado despojo esa abogada que es digna hija del doctor en Derecho Internacional Francisco Villagrán Kramer, ex vicepresidente de la República, y hermana del excelente embajador ante la Casa Blanca de Washington D.C., doctor Francisco Villagrán de León. De todas maneras, después de ver en un noticiario de televisión lo muy chula que es la vocera del TSE, Karla Alvarado, voy a tratar de comunicarme con ella tan pronto sea posible para hacerle unas cuantas preguntas tanto pertinentes como impertinentes.
* ¡Qué diferencia!
Hacía muchos domingos que no veía el programa de televisión Libre Encuentro propiedad del multimillonario empresario Dionisio Gutiérrez, pero el domingo pasado lo sintonicé porque quería escuchar la entrevista que sabía que le haría a mi amigo el embajador de los Estados Unidos de América, James Michael Derham.
El programa consistió en dos partes, y en la primera participaron el embajador de Colombia en Guatemala, señor Eduardo López Sabogal, y su agregado militar, coronel Luis Fernando Marín García, quienes me impresionaron bien por la forma tan respetuosa y afectuosa como se refirieron a su «querida Colombia», al gobierno del presidente Álvaro Uribe y al «querido ejército» de su país.
Como era de esperarse, abordaron un poco el tema de la Operación Militar Jaque, por la que, sin disparar un sólo tiro, rescataron a 15 de los rehenes que estaban en poder de las Fuerzas Armadas Rebeldes de Colombia (FARC), entre ellos la doctora Íngrid Betancourt Pulecio, ex diputada, es senadora y ex candidata presidencial, quien después de los seis años y pico que estuvo secuestrada en la selva colombiana, se ha convertido en un ícono mundial de libertad.
Esta primera parte del programa fue muy interesante en lo que a los entrevistados se refiere, pero el «moderador» no supo moderarse cuando se refirió al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, comandante Hugo Chávez, de quien dijo muchas cosas insultantes sin tomar en consideración que los estaba diciendo frente al embajador de Colombia, y que éste, como diplomático, no se puede dar el lujo de demostrar que está de acuerdo con lo que le decía.
Fue impresionante oírles hablar con tanto respeto y devoción de su patria, del gobierno del presidente Álvaro Uribe y del Ejército colombiano. Mientras que, en comparación, en Guatemala muchas de las personas entrevistadas demuestran poco respeto y ninguna devoción por su patria, y su rechazo al gobierno (cualquiera que éste sea) y al Ejército. ¡Qué diferencia!
En la segunda parte del programa fue presentado el señor James Michael Derham, embajador de los Estados Unidos de América, quien se desenvolvió con su habitual soltura y sinceridad y, entre muchas otras cosas, dijo que pocos días más tarde va a marcharse de Guatemala por tierra, de regreso a Washington, D.C. para jubilarse, acompañado de su encantadora esposa Joleen, tripulando su propio automóvil, en la misma forma como llegó.
Por cierto que este diplomático fuera de serie ha sido el primer embajador estadounidense en la historia de Guatemala que acudió a una estación de radio para tomar parte en un programa, lo cual sucedió recientemente en A primera Hora de los inquietos periodistas Juan Luis Font, Beatriz Colmenares y Felipe Valenzuela, que transmite todos los días de lunes a sábado la cadena de Emisoras Unidas.
Reitero a este estimado amigo y a su esposa Joleen mis mejores deseos porque tengan un buen viaje y gocen de su retiro felices, sanos y contentos los muchos años de vida que aún les quedan. Fue muy grato conocerles y un privilegio haber gozado de su amistad.

Posted in Sin categoría