MISCELÁNEA

* Histórica patada
Al leer la prensa de esta mañana me vino a la memoria el desagradable incidente que protagonizaron el entonces Presidente de la República, general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes, y Julio Vielmann, redactor de la Sección Económica del diario Prensa Libre, quien poco tiempo más tarde se transformó en importante banquero de prestigio. El incidente se debió a que Vielmann había venido publicando un enjundioso análisis de la situación económica por la que estaba atravesando el país y un día profetizó que nuestra unidad monetaria -el Quetzal- corría el riesgo de ser devaluada. Ese día Ydígoras Fuentes había asistido a una reunión en el hoy desaparecido hotel Pálace y, cuando ya iba de salida, vio que Vielmann también iba caminando de salida por el vestíbulo y lo alcanzó y, sin mediar palabra, le dio una patada en el trasero, a la vez que le decía que era lo que se merecía por haber hecho esa publicación.
Naturalmente, esta patada presidencial provocó que numerosas publicaciones nacionales e internacionales publicasen lo ocurrido con las más duras críticas contra el pintoresco gobernante, pero él lo ?justificaba? diciendo que con tan atrevida especulación el periodista no solo estaba alarmando innecesariamente a la población, sino ponía en entredicho la estabilidad de nuestra moneda.
Recordé este incidente porque el titular de primera plana de Prensa Libre de hoy dice: El país tiene 700 mil nuevos pobres y, como subtítulo, ?Carestía agravada con alzas en petróleo, complica subsistencia de guatemaltecos, según PNUD? (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo).
La información en la página 2 está firmada por Sandra Valdez y corresponsales y en los primeros párrafos dice: ?El costo de la vida y el alza de los productos de la canasta básica, como consecuencia de los precios del petróleo en el ámbito mundial causarán que 700 mil guatemaltecos que estaban en condiciones vulnerables se sumen a las cifras de la pobreza extrema, según la proyección del PNUD?. Sigue diciendo: ?El país tiene ante sí un desafío para que las cifras de la pobreza extrema no alcancen índices irreversibles, dado el incremento desmesurado de los precios de los productos derivados del petróleo, que repercuten en la posibilidad de la población de acceder a productos de la canasta básica y, en especial, a los granos básicos, como frijol y maíz?. Y agrega: ?Según Gustavo Arriola Quan, consultor de estadística de esa organización en Guatemala, señaló que, de noviembre del 2007 a la fecha, el ritmo inflacionario ?de acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor- no ha bajado de 8 por ciento, y que en mayo reportó el más alto -12.24 por ciento-, comparado con el mismo mes del año anterior; las regiones de Occidente y Petén son las más castigadas?.
No cabe ninguna duda de que éste es un reportaje fidedigno, basado en un acucioso estudio, serio y responsable, de la PNUD, pero, en mi opinión, no sólo no descubre el agua azucarada, sino que una publicación tan escandalosa podría alarmar más de lo necesario a la población que ya está padeciendo las consecuencias del constante incremento del precio de los combustibles, que no se originan aquí, sino obedecen a motivos externos surgidos de decisiones unilaterales tomadas en su sede de Viena (Austria) por la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). Lo cual por sabido se calla.
Como bien expresa la analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales, Verónica Spross: ?hay dos razones por las que se da la pobreza: la inflación que se refiere a la pérdida de poder adquisitivo y la disminución de empleos, porque la gente pasa a la economía formal?.
Sin embargo, en la difícil situación que vive actualmente el país, un titular como éste en la primera plana de un diario de tanta circulación viene a activar el fuego de la ya evidente actividad desestabilizadora que se está desarrollando contra la estabilidad política, como dando a entender que también esto es consecuencia del presunto empirismo del Gobierno de Álvaro Colom. Lo cual no sólo no es necesariamente verídico, sino es a todas luces injusto, porque este gobierno no puede hacer absolutamente nada para impedir el aumento de los precios del petróleo y de los combustibles derivados… aunque probablemente sí podría hacer algo positivo para ayudar a contrarrestar las consecuencias.
* Provocaciones peligrosas del CUC
No satisfechos con haber convencido al actual gobierno de la República de que este 30 de junio prohibiese el acostumbrado desfile militar por las calles céntricas de la capital del país, a lo cual accedió el Gobierno de Álvaro Colom, probablemente para evitar provocaciones peligrosas e innecesarias de parte de los jurados enemigos de la Institución Armada, mientras los militares realizaban en la brigada Mariscal Zavala, contando con la presencia del Presidente de la República y Comandante en jefe de la Institución Armada, ingeniero Álvaro Colom, un acto solemne para celebrar el Día del Ejército en conmemoración del 137 aniversario del triunfo de la Revolución Liberal que encabezaron los generales Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios («El Reformador»), un grupo de campesinos integrado por unas 50 familias que sumaban cerca de 150 personas, entre hombres, mujeres y niños, procedentes de el Quiché, Huehuetenango y Totonicapán, dirigidos por activistas del Comité de Unidad Campesina (CUC), ocuparon ilegalmente un sector de la finca El Pino, situada en Fraijanes, pero dos horas más tarde fueron desalojados del lugar por elementos del Ejército.
Aunque al principio los campesinos se negaban a salir, tuvieron que hacerlo ante la determinación y la superioridad numérica y las armas de los soldados. Pero no se alejaron mucho, sino se instalaron en la orilla de la carretera y, ?para pasar la noche?, improvisaron techos con plásticos negros para proteger del sereno a las mujeres y a los niños. Pero los frustrados invasores expusieron que no van a ceder en su exigencia de que el Gobierno les proporcione ?un lugar para vivir? y continuarán desarrollando sus actividades hasta lograrlo.
La finca El Pino tiene una extensión de 10 caballerías y 4 manzanas, y es una propiedad del Ejército donde los soldados de infantería obtienen entrenamiento básico y la emplean también para crianza de los caballos que utilizan para los patrullajes de las zonas fronterizas.
Pero el dirigente Mario Sanic, representante del CUC, indicó que el hecho de ocupar ahora solamente la orilla de la carretera es «su primera medida de presión al Gobierno para que éste se preocupe por la problemática por la que atraviesen esas familias». Y enfáticamente declaró: ?Hemos ocupado las tierras del Estado y la población forma parte de ese Estado y por lo tanto nos pertenecen?, afirmó; y agregó: ?las queremos hacer producir para garantizar el alimento de nuestras familias?. Ese mismo discurso pronunció después una campesina, demostrando con ello que ambos han sido aleccionados por sus dirigentes.
Es evidente que los dirigentes del CUC no comprenden que la Institución Armada también forma parte del Estado y, por lo tanto, si esa finca les ha sido concedida para desarrollar sus actividades, están en todo su legítimo derecho a conservarla y a protegerla como sea necesario de los invasores ilegales.
El coronel Pedro Ortega, portavoz del ministerio de la Defensa, declaró que no se produjo ningún desalojo, sino que ?un grupo de supuestos campesinos intentó tomar por la fuerza esa propiedad que se encuentra bajo el respaldo del Ejército, ante lo cual las fuerzas castrenses reaccionaron como correspondía en defensa de ese bien público?. Por cierto que entre los campesinos que pretendían apoderarse de esa finca del Estado se encontraban tres extranjeros que se identificaron como ?periodistas mesoamericanos?. Sería conveniente identificarles adecuadamente para comprobar si no son agitadores internacionales.
Por otra parte, un grupo de aproximadamente 30 hombres adultos, acompañados de niños y mujeres que les servían como ?escudos humanos?, intentaron ayer por la madrugada tomar por asalto la finca Los Recuerdos, situada en la jurisdicción de Panzós, Alta Verapaz, pero se le impidió lograr su propósito y fueron expulsados de los terrenos en los que ya se habían asentado. En un comunicado de prensa, la empresa Chabil Utzaj, S.A. que funciona en esa finca denunció que el líder de los invasores, quien se identificó como Jorge Caal, se negó a dialogar con los representantes de esa compañía y los remitió a hablar con Daniel Pascual, dirigente del Comité de Unidad Campesina (CUC).
Estos dos fallidos intentos de invasiones de tierras, que ocurrieron precisamente el mismo día de la celebración del Día del Ejército, denotan que los dirigentes del CUC están decididos a continuar inquietando a los campesinos y poniendo en peligro la paz del país. Que no se quejen después cuando son desalojados por la fuerza. ¡Mucho cuidado! Alguien debe decirles que es peligroso tentar los testículos a un león.
Es verdad que como consecuencia de los acuerdos de paz la Institución Armada ha aceptado una serie de cosas, pero hay que tener cuidado de no desesperar a los militares con tantas provocaciones. No hay que buscarle tres pies al gato, porque se podrían llevar la sorpresa de descubrir que tiene cuatro. Por eso repito: ¡Mucho cuidado!

Posted in Sin categoría