MISCELANEA

*No fue debate, sino entrevista o monólogo
Como ya es sabido, en el transcurso de la semana pasada el Alcalde Metropolitano, Álvaro Enrique Arzú Irigoyen, retó públicamente a los presidentes de Prensa Libre, elPeriódico, Siglo Veintiuno y Nuestro Diario a participar con él en un debate televisivo por canal 7 que tendría lugar a partir de las 20 horas de ayer, para discutir varios temas de actualidad, particularmente lo relativo al proyecto de ley sobre el libre acceso a la información de todos los actos de la administración pública.
Mientras Prensa Libre rechazó de entrada el reto, que calificó de ?manoseo mediático?, el ingeniero José Rubén Zamora, presidente de elPeriódico, respondió que estaba dispuesto a debatir con él, pero con la condición de que el debate fuese el próximo martes y ?con moderadores neutrales?. A lo que el Alcalde Arzú insistió que su invitación era para anoche y no para cuando quisiera alguno de los convocados.
A las 20 horas salió en la pantalla de los televisores un aviso de Campo Pagado y, en seguida, apareció Francisco («Pancho») Beltranena como «moderador», aunque no había nada qué moderar porque no llegaron los convocados, pero sirvió para presentar al retador, quien durante 30 minutos reiteró a sus anchas sus opiniones sobre diversos temas, en especial sobre el controvertido proyecto de ley para el libre acceso a la información.
De entrada despertó suspicacias la presencia de «Pancho» Beltranena, no sólo porque es conocida su participación en la primera fase del partido de Avanzada Nacional (PAN), cuando su máximo dirigente era precisamente Álvaro Arzú, en cuyo comando de campaña presidencial participó, sino porque no inspira confianza después de que en la última contienda electoral se hizo pasar en Prensa Libre como columnista no comprometido a pesar de que era un solapado partidario de la candidatura del general Otto Pérez Molina, el de la «mano dura». Por esta razón comenzó mal el programa, porque fue inconveniente la presencia de Beltranena.

El Alcalde Metropolitano Álvaro Arzú Irigoyen
Entonces apareció en escena el retador. El Alcalde Álvaro Arzú Irigoyen lució en pleno goce de salud, elegante, tranquilo, sereno, con total compostura y aplomo. En ningún momento tuvo ni el menor arrebato de mal carácter como los que se le achacan. Estoy seguro de que convenció a muchos con sus argumentos, sobre todo a quienes no tenían de antemano un criterio formado en contra. Pero, al mismo tiempo, estoy seguro de que, por el contrario, no logró convencer a quienes ya estaban predispuestos contra él y en favor de los periódicos.

Escena del fallido debate con cuatro podios vacíos, el Alcalde Arzú en medio y el «moderador» Beltranena acurrucado a un lado
En la escena habían cuatro podios vacíos en fila, uno tras otro, cada uno de ellos con el nombre de los antes mencionados medios de comunicación escritos y, al centro, otro podio con el escudo de la capital que ocupaba el Alcalde Arzú. Sentado a un lado, como acurrucado, Beltranena hizo preguntas que era obvio que habían sido acordadas de antemano. Lógicamente, al no estar presentes los presidentes de los medios de comunicación escritos que habían sido retados por Arzú, no hubo posibilidad de hacer un debate, sino solo fue una especie de entrevista o monólogo.
Una vez más, Arzú reiteró que él no se opone a que las dependencias públicas tengan que informar de lo que hacen, pero insistió en que también deben estar obligados a informar todos los que emplean recursos del Estado en el sector privado, como los medios de comunicación escritos que gozan de exenciones fiscales, y todas las organizaciones no gubernamentales (ONG) que manejan fondos del Estado. Dijo también que le preocupa que si se tiene que proporcionar fotocopias de todos los expedientes no va a disponer de fondos para comprar asfalto porque va a tener que gastarlos en comprar más fotocopiadoras y papel para hacer las fotocopias.
Se refirió a las críticas injustas que se han hecho a Transmetro y explicó algunas de las ventajas que este sistema de transporte colectivo ha traído a un millón de usuarios que radican en los alrededores de la capital, tales como seguridad, puntualidad y dignidad. Recordó que cuando era Presidente de la República se le criticó por la privatización de los teléfonos, pero entonces sólo 2 de cada 10 personas tenían acceso a un teléfono y hoy tienen teléfono 80 de cada 100 personas, gracias a lo cual en el interior de la república los campesinos tienen en una mano el azadón y en la otra un teléfono celular. Y agregó que el colmo ha sido que se haya criticado hasta la firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradera y aún a la fecha se sigue diciendo que «la paz no sirve para nada».
Sobre la ausencia de los presidentes de los medios de comunicación escritos, que estaban invitados a participar en el debate, expresó: ?Me siento un tanto frustrado». Y agregó: «Durante muchos años he recibido el embate de estos medios y creo que ya es tiempo de que lo discutamos?.
Insistió en que él no se opone a la ley de acceso a la libre información, pero, como todas las leyes, ésta también debe ser regulada y debería incluir a los medios de comunicación que reciben fondos del Estado o gozan de privilegios fiscales como el arancel cero. ?Ellos exigen transparencia y son los menos transparentes. ¡Déjennos fiscalizarlos!?, solicitó.
Comentó que le preocupa que la aplicación de la ley de acceso a la información, pueda traer una avalancha de peticiones que le aplastaría: ?¡Imagínese que lleguen dos mil personas a preguntarme sobre los fideicomisos! Ya no podría comprar asfalto, solamente gastaría el dinero en papel para dar fotocopias a todos?. Más adelante dijo: ?El problema no es entregar la información, sino es cómo la manejan. La libertad debe ser dirigida y limitada?, insistió.
Arremetió duramente contra los cuatro medios de comunicación escritos por lel amarillismo con el que explotan las noticias y la información, lo que provoca una mala imagen de Guatemala, porque los satélites las reproducen en todo el mundo; y, en cambio, exaltó «la moderación» del diario La Hora y a su presidente y director por la forma moderada como maneja la información… ?salvo por algunos columnistas?, agregó.
En relación a los fideicomisos, explicó que la Municipalidad no tiene 50 fideicomisos, como erróneamente han dicho los medios, sino que sólo tiene tres, e invitó «a cualquier institución» para que los verifique. Agregó que, por otra parte, estos tres fideicomisos no disponen de la cantidad de millones de quetzales que tienen los numerosos fideicomisos del Gobierno.
En conclusión, me parece que el Alcalde Arzú logró su cometido de reiterar sus puntos de vista sobre estos temas, en particular sobre el acceso a la libre información.
Sin embargo, creo que hay un mal entendido en que por la ley de libre información los periodistas puedan tener derecho a participar en las juntas de Gabinete presidencial, o en las deliberaciones del Consejo Municipal, o de la Corte de Constitucionalidad, o de la Corte Suprema de Justicia. Me parece que el Alcalde Arzú está equivocado en esto porque no es esa la idea. Si así fuere, eso ya no sería tener acceso a la información, sino una intromisión de los periodistas en reuniones que no son de su competencia. Y todo lo que ese proyecto de ley persigue es que se cumpla lo que establece la Constitución de la República: ?Todos los actos de la administración son públicos; los interesados tienen derecho a obtener, en cualquier tiempo, informes, copias, reproducciones y certificaciones que soliciten la exhibición de los expedientes que deseen consultar.?
El Alcalde Metropolitano Álvaro Enrique Arzú Irigoyen terminó la entrevista diciendo que los periódicos son negocios muy lucrativos y que los presidentes de los medios de comunicación escritos son sus enemigos, y sabe que a partir de hoy continuarán atacándole pero él ?cierra el capítulo?. Y en cuanto a lo que propuso el presidente de elPeriodico de hacer el debate el martes, declaró: ?Pidieron que fuera el martes porque saben que mañana me voy a Washington para pronunciar un discurso en la apertura de la Asamblea del BID» (Banco Interamericano de Desarrollo). El discurso de la clausura de esta misma reunión estará a cargo del ex presidente de México Ernesto Zedillo.
*Rechazo a Petrocaribe
El Presidente Álvaro Colom Caballeros ha informado que en el transcurso de estos días viajará a Caracas porque su Gobierno va a adherirse a la iniciativa de Venezuela del Petrocaribe, para lo cual firmará un convenio el 13 del mes en curso, que consiste en que Guatemala comprará a Venezuela 20 mil barriles diarios de búnker y díesel al precio que fija la OPEP, lo que significa una cantidad de US$2.92 millones diarios, pero con la comodidad de que solo tendremos que pagar la mitad de la factura al contado y el resto deberá pagarse a 25 años plazo a uno por ciento de interés y dos años de gracia. Esto no quiere decir que vayamos a gozar de un precio preferencial por ese combustible, porque tendremos que pagar el mismo precio del mercado mundial, pero el 50% del valor de la factura lo podrá emplear el actual Gobierno para financiar programas sociales, aunque todavía no ha dicho cuáles, pero la deuda externa del país crecería a un mínimo de US$ 1.47 millones (Q.11 millones) diarios, equivalentes a más de Q3,500 millones al año. Y con la filosofía de que ?el que viene atrás que arrée?, heredará a las futuras generaciones la responsabilidad de pagar el 50% restante, más los intereses que esta cantidad devengue. Además de la serie de implicaciones políticas que indudablemente tendrá esta negociación, a pesar de que el Presidente Colom declaró ?Cada día me convenzo más de que hicimos un buen trato, y que esto es beneficioso para Guatemala?. Y todo para obtener más millones para gastarlos en sus proyectos como los de Cohesión Social que tiene a su cargo la señora Sandra Torres Casanova de Colom, esposa del presidente. Y ella misma declaró en días recién pasados que a su marido le basta una simple sospecha para destituir a los gobernadores que nombró, por lo que debe tener en consideración que algunos compatriotas comparten la sospecha de que estos gastos no están muy claros.
No debemos caer en el engaño, porque el presidente Hugo Chávez no nos va a favorecer a los con la venta de esos combustibles a precios preferenciales, sino está haciendo un buen negocio para su país porque aunque hoy solamente tendremos que pagar la mitad, las futuras generaciones tendrán que pagar la otra mitad, más los intereses.
No creo que el actual Gobierno tenga derecho a comprometer en esa forma a las próximas generaciones y a un futuro Gobierno, porque hoy se estaría comprando a Venezuela combustibles a los elevados precios del mercado actual que marca la OPEP y mañana tendrán que pagarlos nuestros descendientes. La aparente ventaja de una supuesta economia del 50% en la factura, que en realidad serán muchos millones de quetzales que serán empleados por el actual Gobierno, significa la seguridad de que tendrán que pagar impuestos millonarios las futuras generaciones para terminar de pagar una factura por combustibles que se usarán hoy pero deberán pagar aquellas.
Los términos de Petrocaribe establecen dos años de gracia en los cuales el Gobierno deberá cancelar solamente los intereses y al vencerse este plazo se tendrá que comenzar a pagar el 50% del precio que había quedado pendiente.
La aprobación de este nuevo endeudamiento público millonario depende ahora de la opinión de la Junta Monetaria y de la aprobación del pleno del Congreso de la República, donde es de esperarse que el tema se medite cuidadosamente antes de comprometer a las próximas generaciones a tener que pagar la deuda. Ojalá que los diputados no vayan a votar en favor por intereses partidarios o por obedecer consignas presidenciales, sino que se pongan la mano en la conciencia y rechacen la idea de contraer esta nueva deuda pública pagadera en el futuro.
*La ?pacayita? del Congreso
El diputado Arístides Baldomero Crespo Villegas, miembro prominente del partido político Frente Republicano Guatemalteco (FRG), presidente en funciones de la Junta Directiva del Congreso de la República, ha dicho que es muy difícil ?la pacayita? que asumió al hacerse cargo de esa responsabilidad cuando el doctor Eduardo Meyer Maldonado solicitó permiso para ausentarse de ese cargo sin goce de sueldo durante dos meses para ?limpiar su nombre?.
Sin discutirle que es razonable lo que dice, porque ser presidente del Organismo Legislativo y Congreso de la República no es moco de pava, le sugiero que se reúna lo más pronto posible con los máximos dirigentes de su partido, particularmente con el general retirado Efraín Ríos Montt, quien ya ha demostrado que es un viejo zorro más maquiavélico que el propio Nicolás Maquiavelo, con su atractiva hija, licenciada Zury Ríos Sosa de Weller, y con el astuto y bigotudo licenciado Francisco ?Pancho? Palomo Tejada, quien ha demostrado que se las sabe todas, para discutir lo que se debe hacer, sobre todo en lo que se refiere a la actitud que se deberá seguir con el Dr. Eduardo Meyer, porque no sería gracioso que éste regrese tranquilamente a desempeñar la presidencia de la junta directiva de ese organismo, como que si nada hubiese sucedido, después de que durante su presidencia fueron ?desviados? Q82.8 millones que fueron invertidos en una casa de bolsa para ganar una comisión y los intereses. Porque si en verdad el Dr. Meyer es totalmente inocente, como él jura que es, que me perdone la franqueza pero es demasiado baboso si no se dió cuenta de que su secretario privado y otros cercanos colaboradores estaban haciéndolo a sus espaldas. En cuyo caso tampoco merece seguir a cargo de la presidencia de la junta directiva del Congreso, aunque no se le hagan cargos por su falta de cuidado y se le permita regresar al Congreso en calidad de diputado raso. Pero no debe regresar a la presidencia de la Junta Directiva, porque sería interpretado por el pueblo como otra burla más a sumarse a tantas otras que ha habido.

Posted in Sin categoría