INSEGURIDAD EN LA SEGURIDAD

Para ver este video, se debe pinchar primero el cuadrito de abajo para agrandar el tamaño de la pantalla y después la flechita que está en medio para que comience el video en el que se ve a la Vicepresidenta Baldetti en el momento que abandonaba entre aplausos el Teatro Nacional.

Imagen de previsualización de YouTube

Es a todas luces condenable la bochornosa agresión que sufrió ayer la licenciada en Ciencias de la Comunicación Roxana Baldetti Elías,Vicepresidenta de la República, cuando abandonaba la gran sala del Teatro Nacional Efraín Recinos del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, después de haber escuchado el informe del segundo año de gobierno del Presidente Constitucional de la República, general (retirado) Otto Fernando Pérez Molina. La agresión consistió en que dos mujeres jóvenes, Geraldina Ivett del Cid y Daira Cristal Cotón Florián, estudiantes de la universidad de San Carlos de Guatemala, le lanzaron a la cara una bolsa que contenía un polvo blanco que al principio se creyó que fue harina, pero al hacer el análisis, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) descubrió que realmente no fue harina, sino fue cal, que bañó el rostro de la Vicepresidenta, por lo que fue llevada de inmediato al Centro Médico para ser examinada y toda la noche permaneció hospitalizada porque la cal le causó serios daños respiratorios.

Es obvio que las autoras de la agresión burlaron las fuertes medidas de seguridad que se supone que habían sido tomadas para este solemne acto en el que estuvieron presentes los presidentes de los tres poderes del Estado y al que solamente se podía ingresar con invitaciones numeradas. Además, ellas lograron situarse en un área destinada exclusivamente a funcionarios públicos. ¿Cómo pudieron hacerlo? ¿Con la ayuda de quiénes?  Se dice que para llevar a cabo la agresión a la Vicepresidenta Baldetti, las dos jóvenes fueron contratadas por un tal Karlos Vladimir De León, pero que no llegaron a establecer el precio que iba a cobrar por su “trabajo”, y explicó que la agresión iba a ocurrir en el momento de ingreso de la señora Baldetti, pero ella entró por otra puerta y por eso lo pospusieron para hacerlo a la salida. La principal de las dos agresoras trató infructuosamente de escapar, pero fue detenida por las fuerzas de seguridad y declaró: “Soy una ciudadana individual que cree que tiene derecho a la libre expresión y si ellos tienen derecho a hacer circos y teatros, nosotras también, como ciudadanas  tenemos derecho a expresarnos”. Y agregó: “Mi propósito no fue hacerme famosa”. Sin embargo, lo están logrando mediáticamente por haber cometido un delito que puede ser tipificado como grave. Dijo que la fueron a traer a su casa en un vehículo color azul y cuando le preguntaron cuáles habían sido los medios de comunicación dijo que Karlos Vladimir De León es miembro del Comité Central del partido Libertad Democrática Renovada (LIDER) y trabaja directamente para el candidato presidencial, doctor Manuel Baldizón, lo cual todavía no ha sido comprobado.

El ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, ha informado que están investigando a quiénes fueron  los responsables de facilitar el ingreso al gran Salón Efraín Recinos a las dos jóvenes mujeres aprehendidas que declararon que las invitaciones se las entregó un diputado. Asimismo, en las cercanías del Teatro Nacional fue localizado un vehículo en el que, presuntamente, se transportaban los capturados y en su interior se encontró una bolsa con marihuana, pipas para fumarla, una bomba molotov, municiones, capuchas y 17 bolsas con polvo blanco. Según el alto funcionario, las cámara de vigilancia revelan que el vehículo salió durante la mañana de un predio en Villa Hermosa, San Miguel Petapa, y se dirigió a la zona 21 para recoger a las dos jóvenes estudiantes que después del informe presidencial fueron las autoras de la cobarde y peligrosa agresión a la Vicepresidenta Baldetti.

El Ministerio Público (MP) y la Policía Nacional Civil (PNC) ya están investigando la agresión y fuentes cercanas aseguran que los detenidos podrían ser acusados de atentados contra funcionarios públicos, de acuerdo a lo establecido en el Código Penal. Aparentemente, la agresión estaría relacionada con las protestas que se llevaban a cabo en las afueras del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias por un grupo de personas encapuchadas que se identificaban como estudiantes de la Universidad de San Carlos, aunque luego lo negaron.

Por estos hechos fueron aprehendidos, sindicados de alterar el orden público, Jonás Ediberto Cortés, de 19 años de edad, Julio Alejandro Orozco, de 28. Eduardo Quej Ambrosio, de 30, Jorge Alfredo Escobar, de 19, Ricardo Arévalo Sosa, de 18, y tres menores de edad que no fueron identificados. A pesar de las estrictas medidas de seguridad que se tomaron, la presencia de miembros de la Policía Nacional Civil y numerosas guardaespaldas y elementos de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS) fueron insuficientes para asegurar la seguridad de los altos funcionarios públicos, diplomáticos y demás invitados al solemne acto. Si la Vicepresidenta sufrió esta agresión, a pesar de estar siempre acompañada de numerosos guardaespaldas, miembros de la SAAS y de la PNC, ¿qué puede esperar a los ciudadanos que no gozan de tanta protección?

Pero si sirve de consuelo, hay que recordar que el 7 de mayo del año pasado el presidente de la República de Chile, Sebastián Piñeira, recibió un escupitajo en la cara durante el funeral del arzobispo de Santiago, monseñor Alfonso Baeza Donoso. Y también hay que recordar que en mayo del mismo año, durante una gira política para su  reelección, la entonces ex presidenta chilena Michelle Bachelet fue escupida en el rostro por un desconocido antagonista político. También ha habido otras agresiones a diferentes personajes políticos, pero ninguno de ellos ha estado custodiado tanto por elementos de seguridad como supuestamente lo estaba la Vicepresidenta Roxana Baldetti.

Aunque todavía no se ha comprobado la supuesta participación del partido LIDER y de su candidato presidencial, doctor Manuel Baldizón, despierta suspicacias contraproducentes el hecho que el presunto candidato presidencial del Partido Patriota (PP), actualmente en el poder, Alejandro Sinibaldi –quien por cierto nunca ha sido identificado como amigo de la señora Baldetti– ya esté aprovechándose de esa sospecha para echar agua a su molino en su temprana campaña presidencial. No parece creíble que el partido político Libertad Democrática Renovada (LIDER) se vea comprometido en un asalto como este cuando lleva tanta ventaja sobre sus opositores en las recientes encuestas que se han publicado. Por lo que no parece sensato que él en lo personal o su partido hayan sido los autores intelectuales de ese atentado.  

Twitter: @jorgepalmieri