NO PERMITAS SENTIRTE VIEJO

Queridos amigos:

Este domingo quiero compartir con ustedes un eslidshare que me envió una querida amiga, cuyo título es «No permitas sentirte viejo», pero antes de que lo vean deseo hacer algunas reflexiones al respecto. De acuerdo a mi larga experiencia de haber vivido intensamente 83 años, lo que quiere decir este mensaje es que no hay que «Sentirse viejo» si eso significa sentirse inútil, acabado. Pero es sensato estar consciente de que ya se está viejo porque ya se ha vivido muchos años, lo cual no quiere decir que sea igual a abandonarse, a dejar de vivir. Como es bien sabido, la vida de los seres humanos se compone de varias etapas, que son la niñez, la infancia, la juventud, la madurez y la vejez, y hay que vivir tan activos como nos sea posible cada una de ellas. Un hombre viejo es un veterano de la vida, y una mujer vieja es una veterana de la vida; y, si han sabido vivir adecuadamente cada una de las etapas previas, es indudable que habrán aprendido algo; y es por ello que en los países de más antiguas culturas se les respeta mucho y se les considera maestros. Por eso es que es a ellos a quienes se solicita consejos.

Hace algún tiempo, un badulaque oficial de policía español nacionalizado guatemalteco, que aquí se está desempeñando como periodista de opinión en la prensa escrita y en un canal de televisión, y critica con excesiva severidad casi todo lo guatemalteco, con el malévolo ánimo de insultarme o menospreciarme, me dijo que estoy «en las postrimerías de mi vida», pero no logró molestarme ni mucho menos insultarme porque me siento satisfecho y orgulloso de haber vivido intensamente tantos años. Por otra parte, si trató de asustarme al insinuar que ya estoy próximo a la muerte, tampoco lo logró, porque la muerte es un paso ineludible e inevitable, y no le tengo ningún temor. Sobre todo en un país como el nuestro en el que pueden asesinarnos por robarnos un teléfono celular. Además, desde hace muchos años he venido preparando mi espíritu para cuando me llegue ese momento. En México, a una persona nacida en otro país –aunque haya adoptado la nacionalidad mexicana–, si todo el tiempo se manifiesta públicamente como un severo crítico de todo lo mexicano, de inmediato se le revoca la nacionalidad, se le aplica el artículo 33 y se le pone de patitas en la calle. Pero aquí dejamos que cualquier pelagatos extranjero tirado con honda venga a menospreciarnos y a criticar todo lo guatemalteco. Por lo menos habría que preguntarle por qué no se regresa a España si tanto le disgusta cómo es Guatemala y cómo somos los guatemaltecos.

Pero eso no es importante. Lo que trato de decirles hoy es que la vejez bien entendida es un premio que otorga la vida cuando se ha aprendido algo en los períodos anteriores. La vejez que es nociva y lamentable es cuando nos declaramos vencidos por el peso de los años y nos ausentamos prematuramente de la vida. Hay que vivir intensamente cada minuto, cada hora, cada día, del tiempo que nos pueda quedar de vida. ¡Hay que vivir cada 24 horas como si fuese el último día de nuestra vida!

Les invito a ver este eslidshare, para lo cual ya saben lo que hay que hacer. Hagan clik sobre los cuatro puntitos para que se agrande la pantalla y vayan leyendo cuidadosamente los mensajes antes de que pase al siguiente eslide. Pero de todas maneras abajo hay un control para adelantar o regresar.


LES DESEO UN FELIZ DOMINGO.

Twitter: @jorgepalmieri