MISCELÁNEA 20/07/2010

1. Ha muerto la “Reina del Bolero”, Olga Guillot

Imagen de previsualización de YouTube

La legendaria cantante popular cubana Olga Guillot –a quien se llamó “La Reina del Bolero”–, falleció el 12 del mes en curso, a los 87 años de edad, en el hospital Mount Sinai de Miami Beach, como consecuencia de un infarto en el miocardio. La sobrevive su única hija, Olga María Touzet, nacida de la relación amorosa que tuvo con el compositor y pianista cubano René Touzet (1916-2003). Olga nació en Santiago de Cuba como parte de una familia de artistas, padre y madre cantantes. Posteriormente se mudó a La Habana, cuando todavía era una niña, y formó un dúo con su hermana Ana Luisa, que se llamó el Dúo Hermanitas Guillot.
Después se integró al Cuarteto Siboney, del cual también formaba parte el pianista y compositor cubano Facundo Rivero, quien descubrió el talento de Olga para ser solista y la ayudó a hacer su debut en 1945 en el conocido Zombi Club de La Habana. Otro gran músico cubano, Miguelito Valdés (“Míster Babalú”), la llevó por primera vez a Nueva York, donde grabó un disco con el sello Decca. En 1948, el famoso tenor René Cabell la llevó a México, donde trabajó en una película y grabó un disco con Anfion. En 1954 se hizo artista exclusiva de la compañía discográfica Puchito. Fue entonces cuando grabó su famoso bolero “Miénteme”, original del compositor mexicano Chamaco Domínguez. En 1954, 1955 y 1956 ganó el premio de la Crítica Diaria de Radio y Televisión a la Mejor Voz Femenina de Cuba.

En 1958 trabajó en Europa por primera vez, en giras por Italia, Francia, Alemania y España. En el mundialmente famoso Casino de Palm Beach, en Cannes, compartió el escenario con la legendaria cantante francesa Edith Piaf. En 1961, a la caída del dictador Fulgencio Batista y la entrada de las tropas de Fidel Castro, abandonó Cuba definitivamente junto con su hija Olga María, rumbo a Caracas, Venezuela, donde vivieron algunos años antes de que el compositor José Sabre Marroquín la invitó a visitar México, y allí se quedó a vivir más de tres décadas antes de trasladarse a Miami. “René Touzet me hizo dos regalos: una hija y una canción”, dijo una vez la Guillot en referencia a su hija Olga María y a la melodía titulada “No te Importe Saber”.

Siempre decía que no quería morir antes de ver a Cuba libre, sin la dinastía de los hermanos Castro y los comunistas. Sus discos tampoco se venden en Cuba, porque están prohibidos al público, ni sus interpretaciones se transmiten por la radio cubana, que es propiedad del gobierno, por haber abandonado la isla y ser una fuerte crítica del régimen de los hermanos Fidel y Raúl Castro.

Volvió a Europa, viajó por América Latina, Israel, Japón, Hong Kong y otros muchos países. En 1963, la Academia de Artes John F. Kennedy de Hollywood le concedió el premio Golden Palm a la Mejor Bolerista Latinoamericana. El 31 de octubre de 1964 hizo una histórica actuación en el legendario Carnegie Hall de Nueva York, trabajó en 16 películas y grabó más de 50 albumes. Sus canciones más conocidas son “Miénteme”, “La Noche Alegre”, “Campanita de Cristal”, “Lágrimas Negras”, “Bravo”, “Se Acabó”, “Qué Sabes Tú”, “La Mujer que te Ama”, y otras muchas.

Olga Guillot reveló que cuando un ejecutivo de los discos Puchito en La Habana le propuso grabar el bolero “Miénteme”, que cantaba casi a diario en Radio Progreso, ella le contestó “No cuente conmigo”, porque las mujeres no venden en este país, sólo los hombres.

Que descanse en paz la legendaria cantante cubana Olga Guillot, llamada “La Reina del Bolero”, a quien tuve el placer de conocer personalmente en 1961, cuando vino a Guatemala contratada por mi recordado amigo el productor, empresario y presentador de televisión Gaspar Pumarejo (llamado “El gordo de oro”), uno de los dos fundadores de la televisión en Cuba, en 1953 (el otro fue Goar Mestre). Olga Guillot vino a Guatemala para cantar en los programas de Gaspar Pumarejo que transmitía canal 7, patrocinados por otro gordo cubano, mi inolvidable y querido amigo, también cubano, Domingo Moreira (qepd), gracias a quien los guatemaltecos pudimos comer carne de pollo más barata, tanto en su cadena de restaurantes que tenían el nombre Pollo Caporal como en los supermercados, cumpliendo con ello una promesa electoral que hizo durante su campaña política el general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes, porque antes de eso la carne de pollo era demasiado cara y solamente se podía comer los domingos. El general Ydígoras Fuentes prometió que si llegaba a la presidencia todos los guatemaltecos podríamos “tener un pollo en el puchero” (la olla del cocido). ¡Y gracias a Domingo Moreira esto se cumplió! A partir de entonces el pollo es mucho más barato.

Durante muchos años tuve la satisfacción de ser amigo de Olga Guillot y de su pianista Juan Bruno Tarraza, ambos ya fallecidos.

2. Aniversario de Noti7

Nunca es demasiado tarde para hacerlo. Me es muy grato presentar mi  más cordial saludo de felicitación a todo el personal periodístico, administrativo y técnico del noticiario de canal 7 de televisión —Noti7— por haber celebrado ayer su 23 aniversario. En especial a sus más antiguos presentadores, Maritza Ruiz y Luis Pellecer, quienes ya son dos íconos de ese noticiario ; así como también a las otras bonitas nuevas presentadoras, particularmente a la guapa Jackelyn Piccinino.

3. “Pre gobierno”(?) de Álvaro Colom

A pesar de que me expongo a correr el riesgo de ser catalogado como uno de los tantos supuestos desestabilizadores del gobierno de Álvaro Colom y del país y comprometido en la campaña de desprestigo contra Carlos Castresana y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), debo informarles que he llegado a la conclusión de que la única explicación que se me ocurre del por qué el actual régimen no ha logrado detener la insoportable ola de asesinatos ni ha hecho frente a la delincuencia y al crimen organizado ni ha desarrollado ningún plan de gobierno a corto, mediano o largo plazo, se debe a que es una especie de “pre gobierno” del cual sus partidarios esperan que el “verdadero gobierno” será el que le suceda, que esperan que estará presidido por Sandra Torres Casanova de Colom, esposa del actual mandatario y, sin duda, una de las personas que tienen más poder en nuestro país. ¡Y vaya si lo ejerce! Solamente así se podrían explicar ciertas cosas que suceden. Pero, por de pronto, únicamente quiero decir que he visto pasar muchos gobiernos de la República gracias a que he vivido tantos años  y la mayoría de ellos cuando han tenido serios problemas que no pueden resolver han echado mano del consabido recurso de inventar que se está fraguando un complot en su contra. Lo dijeron cuando eran presidentes el licenciado Marco Vinicio Cerezo Arévalo y el ingeniero Jorge Serrano Elías… ¡pero la diferencia es que en sus casos sí fue verdad! Eso mismo ocurre ahora con el español Castresana que, para tratar de justificar que el Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), doctor Ben-Ki-moon, le exigió que presentara su renuncia de inmediato, ha inventado que fue víctima de una conspiración para “desprestigiarle” y ha hecho que metan en la cárcel a un señor de apellido Ibarra, quien es el encargado de dirigir las relaciones públicas de los Laboratorios Lanquetín, a quien acusa de haber organizado una campaña para “desacreditar” a la CICIG y defender a los propietarios de esa empresa farmacéutica, los hermano Valdés Paiz, primos de la primera esposa del asesinado abogado Rodrigo Rosenberg, quienes están sufriendo las consecuencias de haber tratado de ayudar a su ex primo político. Sin embargo, Castresana no dice que lo que en verdad le desprestigió fue su desmedida arrogancia y abuso de poder, porque desde que llegó a Guatemala se hizo sumamente intolerante y odioso, a tal extremo que no soportaron su comportamiento y renunciaron de sus cargos dos de los dos primeros fiscales que trabajaban en la CICIG, un italiano de nombre Mauricio y la costarricense Guiselle García. Ambos tuvieron que renunciar porque ya no soportaban más sus abusos de poder e impertinencias. Y para ser sincero, repito lo que he dicho muchas veces: a m me cae como patada donde más duele que tenga que venir un fiscal español a dirigir una comisión de la ONU para combatir la impunidad en nuestra patria, cuando, de acuerdo a la Constitución Política de la República, ésta debe ser responsabilidad del Jefe del Estado de Guatemala; concretamente del Presidente Constitucional de la República. A Castresana se debe que haya desacreditado a las principales instituciones legales de Guatemala y que a estas alturas todavía no tengamos un Fiscal General y Jefe del Ministerio Público. ¡No dejó mico parado! ¡A todos los criminalizó! Por cierto que he recibido informes fidedignos de que Castresana, quien orgullosamente se hacía llamar “doctor”, si siquiera llegó a graduarse de abogado y notario. ¡Y pensar que todavía lo premió el gobierno de Álvaro Colom con la condecoración más alta del país! ¿Sería como un reconocimiento por haber demostrado que el mandatario, Álvaro Colom, su esposa, Sandra Torres Casanova y su secretario privado, Gustavo Alejos Cámbara no habían sido los cuulpables del asesinato de Rosenberg?

4. Reportaje de Siglo Veintiuno

El diario Siglo Veintiuno publicó hace dos días un interesante reportaje titulado Doña Sandra sí está en campaña, que voy a permitirme reproducir sin comentarios

Doña Sandra si está en campaña

> La esposa del Presidente aprovecha sus giras al interior para victimizarse, atacar a la oposición, promover al Gobierno y presentarse como la defensora de los pobres.

> Saluda a niños, abraza a ancianos, halaga a alcaldes y regala dinero, mientras que la logística de recibimiento incluye el uso de los colores del partido oficial y el acarreo de gente.

Todo con recursos públicos

“Los viajes de Sandra Torres implican un despliegue de recursos públicos, los cuales incluyen desde helicçopteros hasta el pago de transporte para trasladar a los beneficiarios de Mi Familia Progresa. La movilización de personal de la SAAS, el Ejército, de Cohesión Social y de la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia también marca la logística de apoyo a las presentaciones en el interior de la esposa del mandatario.

Está claro, doña Sandra Torres anda en campaña. ¡Y con fondos públicos! Durante cuatro días consecutivos, Bajo La Lupa despejó las incógnitas que envuelven la agenda “oficial” de la esposa del Presidente de la República. Comprobó la forma en que aprovecha la entrega de fondos púbicos para victimizarse, atacar a la oposición, promover al Gobierno y presentarse como la defensora de los pobres.

En sus visitas, a las que dice llegar en nombre de su esposo, a quien siempre excusa de no poder asistir, Torres saluda a niños, abraza a ancianos, halaga a alcaldes y, principalmente, regala dinero, útiles, sillas de ruedas y víveres, entre otros. Para sus discursos nunca falta el acarreo de gente, la promoción de los colores del partido oficial y las promesas; en particular, aquellas que ofrece sacar a sus oyentes de la pobreza o incrementar el número de beneficiarios de sus programas sociales.

Obviamente, sus giras incluyen un despliegue de seguridad excepcional, quizás acorde a la esposa del mandatario o similar al que acompaña a los candidatos presidenciales que consideran tener algún chance de victoria. Helicópteros, gente de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS), militares, personal de Cohesión Social, perros amaestrados y toda una logística de preparativos, recepción y despedida, la acompañan.

Por supuesto, un reportero y un fotógrafo la acompaña en cada ocasión, para que la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente promocione la imagen de doña Sandra.

Entre las dudas que persisten sobre la vasta movilización de recursos públicos, dada la negativa de Torres para hablar del tema, destaca la siguiente: por qué ella continúa inaugurando los programas asistenciales, pese a que el propio Colom la separó de la presidencia del Consejo de Cohesión Social el pasado 22 de abril.

Con sólo su nombre

(Día 1, martes 6)

A Santa Cruz Chinautla, la esposa del gobernante ya no llegó, pero el aviso de su posible presencia motivó el acostumbrado despliegue de seguridad, el acarreo de gente y una serie de actividades previas que van desde la elección del escenario, hasta la habilitación del camino que la conducirá hasta la tarima, pasando por el ambiente musical, la presencia temprana de personal de apoyo y las banderitas que promocionan el programa asistencial que la lleve al punto.

El arribo de Torres estaba previsto para las 10 de la mañana, aunque dos horas antes la gente empezó a llenar el parque que se ubica a un costado de las ruinas de la antigua iglesia de Santa Cruz. Algunos llegaban por sus medios, pero pobladores de San Antonio y San Rafael Las Flores fueron llevados gratuitamente en autobuses.

“Se van a hacer como cuatro viajes de San Antonio Las Flores y otro de San Rafael Las Flores. Las camionetas vienen llenas, tal vez unas 60 personas por viaje. Acabo de llamar para allá y me dijeron que hay unas personas todavía allí”, informó Alejandro Aguilar, quien dijo ser uno de los coordinadores de la Alcaldía chinautleca en San Antonio Las Flores.

Al consultarle quién iba a asumir los costos, respondió: “No estoy enterado. No sé quiénes contrataron. A nosotros sólo nos dijeron que coordináramos”. También aseguró que en el caso de los pobladores de San Antonio Las Flores sólo iban a “escuchar la plática”, pues “todavía tienen que censar” en su comunidad.

Al final, únicamente llegaron Jairo Flores, del Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz), y Arnoldo Medrano, jefe edil de Chinautla, y el gobernador departamental a inaugurar el programa social.

En el nombre de Dios

(Día 2, miércoles 7)

A la 1:10 de la tarde, el helicóptero sobrevoló el municipio de Agua Blanca, Jutiapa, y cuatro minutos después, Torres llegó escoltada por un numeroso dispositivo de seguridad al polideportivo del lugar. Allí la esperaban, con cinco horas de antelación, unas 736 familias beneficiadas con la ayuda económica.

“Ustedes saben que el Presidente y yo siempre hemos llevado a Agua Blanca en el corazón”, dijo a los asistentes al iniciar su disertación, en la cual aboga por la intermediación divina. “Pidan a Dios que nos ayude a nosotros a seguirlos ayudando a ustedes” y que, “primero Dios, vamos a estar de regreso para seguir apoyando”.

En el lugar también se comprobó que algunos pobladores fueron acarreados de diferentes maneras. “Se contrataron buses para que la gente llegara. El Alcalde tiene el dato. Fíjese que todo eso es pagado por Mi Familia Progresa (Mifapro). No sé cuántos buses, pero tendrían que ser 26, que son los que vienen de las comunidades. Un bus por comunidad”, contó Ernestina Polanco, tesorera municipal de la comuna de Agua Blanca.

Emilio García Guerra, jefe edil del aludido municipio, electo por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), confirmó el transporte gratuito, pero negó que Mifapro asuma los costos. “Ayudamos un poco pagando el flete o combustible. En traslado de personas se gastaron unos Q5 mil. Eso lo paga la Municipalidad”, afirmó.

Al color de la UNE

(Día 3, jueves 8)

Son las 7:00 de la mañana y en el salón municipal de Gualán, Zacapa, unas 10 personas con chalecos azules de Mifapro se esmeran en ordenar sillas plásticas y globos con los colores que identifican al programa.

La visita de la esposa del gobernante está anunciada para las 10, y ese día, 3,010 familias empezarán a ser beneficiadas con las transferencias. Ella llega a las 10:55 en un helicóptero azul y blanco sin matrícula, con el escudo nacional dorado tatuado en la parte trasera de la aeronave, que aterriza en el interior del estadio de futbol Mario E. Arriaza Galdámez, el cual horas antes fue cerrado y resguardado por agentes de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS) y por elementos del Ejército.

Lo primero que hizo, luego de saludar a las autoridades locales que la recibieron en el estadio, fue enfrentar y amenazar a Erick Sor, reportero gráfico de este diario (vea: “Me siento acosada” y “¿Quién te está dando la agenda?”).

En este punto fue evidente el uso de los colores oficiales (verde y blanco), los cuales adornaron los arreglos de la mesa central que ocuparon Torres, las autoridades locales y los funcionarios del Gobierno.

Preocupada por los pobres

(Día 4, viernes 9)

La última cobertura que se le hizo a Torres fue en Puerto Barrios, Izabal. Como en sus anteriores visitas, la esposa del Presidente se presenta como una persona preocupada por los pobres y atacada por quienes no quieren que se termine la pobreza.

“Nos dan palo por trabajar por ustedes. Nos persiguen, nos insultan y hasta nos faltan el respeto por trabajar por la gente y las familias más necesitadas de nuestro país. Pero no importa, saben por qué, porque vale la pena por ustedes”, dijo en su alocución ofrecida en el gimnasio municipal, donde se movilizó a unas 2,942 familias.

Siglo Veintiuno intentó hablar con Torres, tanto en los lugares referidos como en una actividad pública realizada el jueves 15 en un hotel capitalino; sin embargo, no fue posible; en algunas ocasiones, porque la seguridad impidió el contacto o porque ella volteó la cara cuando el autor de esta nota le hizo la primera pregunta.

RECUADRO

“¿QUIÉN TE ESTA DANDO LA AGENDA?”

Wendy Ruano, la relacionista de Torres quiso congraciarse con su jefa tratando de conseguir los nombres de las personas que colaboraron con Siglo Veintiuno para determinar la agenda de la esposa del mandatario. Ruano inquirió: “¿Quién te está dando la agenda?”, pues “nosotros no convocamos”. Ante el silencio del reportero por la pregunta formulada, la portavoz terminó diciendo: “No convocamos por el sesgo que ha tomado tu medio” y “si no convocamos, por algo será”.

RECUADRO

“ME SIENTO ACOSADA”

“Mire usted, ¿por qué me está acosando?, ¿por qué me está siguiendo?”, cuestionó Torres al reportero gráfico que acompañó este reportaje. Este incidente, ocurrido en Gualán, Zacapa, cuando ella descendía del helicóptero, también conllevó una amenaza de denuncia. “A usted le voy a poner una denuncia en la Procuraduría de los Derechos Humanos porque me siento acosada por usted. ¡Qué!, ¿le debo algo? Si le debo algo, dígame”, pronunció una molesta Torres, quien no se explicó cómo, pese a la confidencialidad con que se programan sus viajes al interior, Siglo Veintiuno pudo averiguar, durante cuatro días seguidos, su itinerario. Las últimas palabras de Torres fueron amenazantes: “Me está acosando sólo porque estoy trabajando por los pobres, y esto lo digo públicamente para que la gente sepa el acoso que está haciendo usted”. Hasta el viernes 16 de julio, la PDH no registraba ninguna denuncia de Torres. Este matutino también intentó comunicarse con Orlando Blanco, la figura visible del comando de campaña de la UNE, para cuestionarlo sobre el despliegue de recursos que implican las salidas de Torres, pero no fue posible ubicarlo, pese a que se le buscó y llamó durante varios días”. (Fin del reportaje)