MIENTE MARTÍN RODRÍGUEZ PELLECER

En las páginas de opinión de elPeriódico de ayer se publicó un artículo titulado Las ganas de pelear de Ligorría “& friends”, firmado por Martín Rodríguez Pellecer, director del periódico en línea Plaza Pública, de la Universidad Rafael Landívar, propiedad de los jesuitas. Como tal, es obvio que la tendencia ideológica de esa publicación es izquierdista. Tanto así que hay quienes afirman que el verdadero director de Plaza Pública es el padre Ricardo Falla, de reconocida afinidad con las fuerzas subversivas guerrilleras que luchaban en el Quiché. No merecería ningún comentario ese artículo de no ser por el hecho que me consta que dice falsedades acerca de la participación de Julio Ligorría Carballido. Voy a reproducir primero el mencionado artículo y, como acostumbro, después haré un comentario.

Las ganas de pelear de Ligorría “& friends”

La sociedad y las instituciones son claves para asegurar la independencia en las comisiones de postulación.

Martín Rodríguez Pellecer

Todos en el mundo político sabemos que la batalla política de 2014, cuando las comisiones de postulación, el Congreso y el Presidente elijan a los magistrados de las principales cortes y al jefe del Ministerio Público, será incluso más intensa que la de 2015 con las elecciones ediles, parlamentarias y presidenciales. Y que en esta ocasión el pulso, como hace cuatro años, será básicamente entre los sectores tradicionales y emergentes, los partidos y la sociedad civil.

Hace cuatro años, con la llegada de buenos magistrados y de Claudia Paz a la Fiscalía General se evidenció que liderazgos personales y equipos comprometidos sí pueden hacer la diferencia para derrotar a la impunidad. Y aunque del diente al labio todos decimos que la queremos derrotar, para muchos es blablá.

Tres aliados de la lucha contra la impunidad –la oficina de OACNUDH, la Embajada estadounidense y el International Crisis Group– organizaron un foro que hizo las veces de banderazo de salida para discutir sobre las comisiones de postulación. Arnold Chacón, el embajador gringo, dijo que a su país le interesa mucho el tema. Louise Arbour, jefa del Crisis Group, mostró estar un tanto lejana del conocimiento de la realidad nacional al tener como punto fuerte de su discurso que “está en contra de las reeleciones”.

Pero luego vino lo lindo. Habló Julio Ligorría, el experimentado consultor privado; socio del ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla; lobista para el Canal Interoceánico; columnista de Prensa Libre; y flamante embajador del presidente Pérez Molina en Washington. Hago una simplificación de lo que dijo: exguerrilleros, les vamos a quitar la Fiscalía y los espacios en el Organismo Judicial, por medio de los cuales han intentado alcanzar los objetivos que no pudieron durante la guerra. Y países amigos, gracias, pero no se metan. Repitió tres veces la palabra “exguerrilleros” y tres veces se refirió a la comunidad internacional para pedirle que no opinara.

Es preocupante. Primero, que tenga tan poca capacidad de abstracción como para reducir una década de lucha contra la impunidad a un asunto de exguerrilleros y extranjeros. Segundo, que muchos sectores de poder suscriben lo que dijo Ligorría, quien aclaró que hablaba a título personal. Tercero, que el presidente Otto Pérez Molina haya nombrado a una persona tan recalcitrante como embajador ante Estados Unidos. Y cuarto, que si Ligorría tuvo el descaro de ir a decir eso ante un auditorio de organizaciones civiles y diplomáticos, en público, qué no irán a hacer quienes lo suscriben, o sus amigos, o sus socios, o sectores tan obstinados, para asegurarse que puedan recuperar la jefatura del Ministerio Público, para que todo regrese a la “normalidad” de impunidad para los poderosos.

Si hay algo rescatable durante los últimos cuatro años en el país es la lucha contra la impunidad y unas cortes y fiscalías más saludables. Las universidades, los partidos políticos, la sociedad civil, la comunidad internacional, la CICIG, los medios de comunicación y la opinión pública deberíamos asegurar que tendremos jueces y fiscales más independientes. Sin árbitros limpios, es imposible aspirar a una democracia o a un Estado de Derecho.

@Martin_Guate

Prueba de que miente Martín Rodríguez Pellecer

La mejor manera de probar que miente Martín Rodríguez Pellecer en lo que afirma en su artículo es la grabación de la participación de Julio Ligorría Carballido en esa reunión. Si usted tiene el interés y la paciencia necesarios para percatarse de que el nuevo embajador de Guatemala en Estados Unidos de América no dijo lo ue dice Rodríguez Pellecer, le invito a ver y escuchar esta grabación:

Imagen de previsualización de YouTube

Mi comentario: con esta grabación se demuestra fehacientemente que miente el autor de este artículo en lo que afirma que dijo Julio Ligorría Carballido en el foro organizado por la oficina de OACNUDH, la Embajada de Estados Unidos de América y el International Crisis Group. Lo que dijo el susodicho fue que desde hacía algún tiempo se había comprometido con el embajador estadounidense de tomar parte en el foro, pero que en vista de que había sido nombrado y juramentado embajador en Estados Unidos iba a hablar a título personal y no habló en los términos que Rodríguez Pellecer le adjudica, sino dijo que había que agradecer el apoyo de algunos países, pero que es deseable que no se inmiscuyan en nuestros asuntos para resolver nuestra problemática

En el transcurso de la misma mañana de ayer Julio Ligorría Carballido envió desde Washington el siguiente Facebook

“Por pedir respeto a nuestra dignidad como nación, por pedir que nos hagamos responsables como sociedad de construir una mejor GUATEMALA, por demostrar que no han sido los experimentos de la comunidad internacional los que han construido casos exitosos en Latinoamérica, por aceptar que en democracia, todos los secotores tienen derecho a organizarse y defender sus derechos, desde el CACIF hasta la ex guerrilla, pero que eso conlleva una gran responsabilidad, por afirmar que no es con mas leyes sino con mas ética que GUATEMALA derrotará a la IMPUNIDAD, por afirmar que no es la modificación de las comisiones de postulación el problema, sino el fortalecimiento de los valores y de la ética den los postulantes lo que derrotará a la IMPUNIDAD, por reconocer que todos los sectores han y tratan de influir en todos los ámbitos de la vida nacional, por reconocer que la ex guerrilla ha logrado objetivos en el ámbito de la estructura legal del país pero no para fortalecerlo sino para lograr por esa vía lo que no logro por la vía de la guerra. En fin por decir la verdad me vilipendia el periodista. Solo dos puntos, como me decía un buen amigo, no se vale tergiversar para criticar y sobretodo no se vale caricaturizar para criticar.

“Si por desear una Guatemala digna, con justicia en igualdad para todos, con una democracia funcional que genere estabilidad prosperidad y bienestar para todos, debo ser objeto de los ataques y descalificaciones de este señor, los acepto con agrado. JLigorría”

Twitter: @jorgepalmieri