LA MALDICIÓN DE LOS KENNEDY (2)

El patriarca de la familia Kennedy tenía mala fama

Joseph P. Kennedy Sr. cuando era embajador en Gran Bretaña

Es indudable que la mayor parte de los miembros del clan Kennedy tuvieron grandes éxitos en su vida y gozaron de excepcionales privilegios, comenzando con el patriarca de la familia, Joseph Patrick Kennedy Sr. que, después de haberse graduado de la escuela de leyes de Harvard, a la edad de 25 años ya era presidente de un pequeño banco y más adelante incursionó en los campos de las finanzas, y en otros negocios como salas cinematográficas y después se fue a Hollywood, donde tuvo varios estudios de cine que produjeron numerosas películas y se rumoreó que tenía amores con la actriz Gloria Swanson, que por esas fechas era la máxima estrella femenina. Lo cual sugiere que fue genética la inclinación de sus hijos John y Robert a tener amoríos con glamorosas estrellas del cine, porque es bien sabido que ambos tuvieron relaciones con la malograda Marilyn Monroe.
Joseph P. Kennedy se trasladó a Hollywood en 1926 y fue el primer hombre en la historia en controlar tres estudios (FBO, Pathé Exchange y First National y, además, de la Keith Albee Orpheum Theaters Corporation (KAO), una cadena de salas en las que podría exhibir sus películas. Llenó de cables aquellos cinematógrafos y con ellos llegó el cine sonoro.
Sus métodos hacia todo lo que no significara hacer dinero le valieron el apodo de «El Napoleón de las películas», y se decía que entre sus conquistas amorosas se contó la famosa estrella Gloria Swanson.
A finales de los 20, Kennedy vendió casi todo, pero en lugar de saltar, como acostumbraba, a otro negociado, se concentró en la actriz. Su relación había comenzado en 1927. El sabía de sus deudas y le ofreció hacerse cargo de sus finanzas. El acuerdo lo selló en la cama de un hotel de Palm Beach, mientras que uno de sus aliados se llevaba de pesca al que por entonces era el marido de la Swanson, Henri le Bailly, marqués de La Falaise.

La bella estrella cinematográfica de antaño Gloria Swanson.
Aquello se prolongó varios años, en los que a Joe le dio tiempo para bautizar al hijo adoptivo de la Swanson, a quien en su honor le pusieron Joseph Patrick Swanson, mientras su devota esposa, Rose Fitzgerald, esperaba resignada a que su marido se cansara de esa vida y regresara a casa.
Pero ni su esposa ni sus numerosos hijos le hacían volver. Sin embargo, lo consiguió un fracaso económico llamado Queen Kelly, una película que ideó para que Gloria Swanson se luciera en la que cometió el craso error de dejar en manos del torturado genio del cineasta austriaco Erich von Stroheim, que le propuso producir una película con un argumento sobre una bella mujer joven que, seducida por un príncipe europeo, acaba de madame en un burdel en Africa. Sin sonido o con él, aquello no tenía futuro. Fue el primer gran fracaso cinematográfico de Kennedy que, decepcionado, vendió todo lo que le quedaba de su empresa productora, dejó Hollywood y a la Swanson, y se marchó con 10 millones de dólares más de aquellos tiempos en su cartera, como solía hacer en todos sus negocios. Tras de lo cual regresó a su hogar en Hyannis Port, con su devota esposa, Rose, y sus numerosos hijos.
Como muchos otros descendientes de irlandeses, Joseph Patrick Kennedy era partidario del partido Demócrata y conocía a muchísimas personas en la política, entre otros al presidente Franklin Delano Roosevelt, el artífice de la recuperación económica estadounidense, cuya candidatura él había apoyado con entusiasmo y, a pesar de la mala fama que tenía, de ser un sinvergüenza mujeriego, poco confiable, que se relacionaba con gángsters y se dedicaba al contrabando de licores, en 1934 Roosevelt le ofreció, paradójicamente, la presidencia de la recién inaugurada Securities and Exchange Commission (SEC), la agencia que regula y vela por la legalidad del mercado de valores. Cuando preguntaron al presidente Roosevelt por qué había escogido a semejante sinvergüenza, la respuesta que dio fue contundente: «It takes one to catch one», que quiere decir algo así como que se necesita de un sinvergüenza para conocer a otro. No hace falta decir que Kennedy hizo un excelente trabajo. Tras de lo cual Roosevelt le nombró Embajador ante el Reino Unido de la Gran Bretaña. Pero cuando Estados Unidos entró a la guerra contra Hitler él renunció porque en el fondo simpatizaba con Hitler y había aconsejado al Departamento de Estado seguir la política de apaciguamiento que aconsejaba Neville Chamberlain, lo cual no fue del agrado de Roosevelt y Kennedy tuvo que regresar a Boston.

En esta fotografía están, de abajo para arriba, Jean Kennedy, Robert Kennedy, Patricia Kennedy, Eunice Kennedy, Kathleen Kennedy, Rosemary Kennedy, John F. Kennedy y Joseph Patrick Kennedy Jr. La razón por la que no aparece Edward («Ted») es porque todavía no había nacido, ya que nació en 1932.

Días felices en la playa de su casa, en Hyannis Point, Massachusetts, en esta foto están de izquierda a derecha Robert, John, Eunice, Jean, Joseph Patrick padre, su esposa Rose (todavía preñada de Edward «Ted» que nació en 1932), Patricia, Kathleen, Joseph Patrick hijo, Rosemary y el perrito «Buddy».

El patriarca de la familia Kennedy con sus hijos mayores, Joe y John

Toda la familia Kennedy reunida, menos el mayor, Joe, porque había muerto piloteando un avión bombardero durante la Segunda Guerra Mundial. Están también Ethel Skakel, esposa de Robert, Jacqueline Bouvier, casada con John Fitzgerald o «Jack» (ya entonces Presidente de los Estados Unidos), el actor inglés Peter Lawford, casado con Patricia Kennedy y Robert Sargent Shriver, esposo de Eunice Kennedy, suegros de Arnold Schwarzenegger. «Ted» está sentado en el sofá al lado de Jackie.
Pero así como fueron de afortunados en muchas cosas, también fueron sufriendo poco a poco grandes dolores y tragedias, por diferentes razones, lo cual ha dado lugar a que se diga que la familia Kennedy es víctima de una maldición, porque Joseph P. Kennedy, Jr. murió en 1944 pilotando un bombardero en la Segunda Guerra Mundial; John Fitzgerald Kennedy murió asesinado por un disparo de rifle en la cabeza supuestamente disparado por Lee Harvey Oswald, el 22de noviembre de 1963 mientras desfilaba en un automóvil descubierto en las calles de Dallas; Rosemary Kennedy nació con retraso mental, se le realizó una lobotomía frontal que en lugar de ayudarle la incapacita aun más y pasa gran parte de su vida en una institución para personas discapacitadas, murió en 2005 a los 86 años; Kathleen Agnes Kennedy murió en 1948 en un accidente de avioneta que se estrelló contra los Alpes franceses cuando iba a visitar a su hermano John; Eunice Mary Kennedy, fundadora de Special Olympics, (Olímpíadas especiales), movimiento deportivo que busca la integración de las personas con discapacidad intelectual para apoyar a su hermana Rosemary a tener mejor calidad de vida, falleció el 11 de agosto del 2009, por un derrame cerebral; Patricia Kennedy, casada en 1954 con el actor inglés Peter Lawford, del que se separó en 1966, falleció de muerte natural en el 2006 a los 82 años en su casa de Nueva York; Robert Francis Kennedy murió asesinado de varios disparos de calibre 0.22 en el hotel Ambassador de Los Angeles, minutos después de ganar las elecciones primarias de California, por un joven palestino de 22 años de nombre Sirham Bishara Sirham; Jean Ann Kennedy, nacida en 1928, es la única que todavía vive; Edward Moore «Ted» Kennedy, Senador de los Estados Unidos por el Estado de Massachusetts, murió de cáncer en el cerebro el 25 de agosto del año en curso.
(Continuará)

Posted in Sin categoría