El presidente Colom se burla de la Constitución de la República

Viola descaradamente los artículos 141 y 154 de la Carta Magna
La Constitución de la República establece en su artículo 141: ?La soberanía radica en el pueblo, quien la delega, para su ejercicio, en los Organismos Legislativo, Ejecutivo y Judicial?. Y agrega: ?La subordinación entre los mismos, es prohibida?. (El resaltado es mío). Y en el artículo 154 dice: «Los funcionarios y empleados públicos están al servicio del Estado y no de partido político alguno». Sin embargo el presidente Colom continúa al frente de su partido UNE y dirige personalmente las «negociaciones» (?) con las bancadas de los otros partidos para integrar hoy la nueva Junta Directiva del Organismo Legislativo y Congreso de la República. ¡Lo cual es una flagrante violación a la Constitución de la República!
Pero ya es evidente que al actual mandatario le viene del norte la Constitución de la República y hace lo que le dá la gana, porque se está burlando del artículo constitucional 141 al imponer a los diputados de la bancada de su partido que ?elijan? (?) presidente de la Junta Directiva del Organismo Legislativo y Congreso de la República para el siguiente año de sesiones al diputado Roberto Alejos Cámbara.
¡Este nuestro gobernante es muy ?simpático?, para llamarle de alguna manera que él no vaya a interpretar como «desacato»! Se disgustó mucho y lanzó vituperios destemplados contra los periodistas y los medios de comunicación, a los que acusó de cometer el supuesto delito de ?desacato? (que realmente no existe en nuestro Código Penal) sólo porque hicimos uso de la libertad de expresión que garantiza la Constitución al criticar la ridícula e inaceptable decisión del juez quinto de Instancia Penal, Julio Jerónimo Xitimul, al haberle otorgado una medida sustitutiva al nefasto ex presidente de la República Alfonso Portillo Cabrera cuando llegó al país extraditado de México y, con cinismo intolerable, mintió al decir que vino a entregarse a la justicia «voluntariamente», y hasta se le permitió hacer un mitin político en el juzgado sin que nadie lo interrumpiera. No satisfecho con eso, el juez Xitimul le impuso una fianza de sólo Q1 millón, a pesar de que el presunto delito por el que se le extraditó, y por el cual será juzgado, es peculado por Q12 millones. La medida sustitutiva se la dictó ese juez porque supone que el tal «Pollo Ronco» no tiene intención de huír del país, como lo hizo cuando fue prófugo de la justicia mexicana después de haber matado cobardemente a balazos a dos jóvenes estudiantes desarmados en Chilpancingo y huyó hasta que prescribió el caso; y de nuevo volvió a huír de la justicia, pero esta vez de la justicia guatemalteca, cuando se fue más corriendo que andando por la carretera a El Salvador a abordar un avión rumbo a México, poco tiempo después de haber concluído su deplorable período de presidente de la República. ¡O sea que es un experto en ser prófugo de la justicia! ¡Pero a pesar de todo eso el juez Xitimul le otorgó una medida sustitutiva con una ridícula caución! ¡Qué poca madre!
Olvida el ingeniero Colom que no hay que lanzar piedras al tejado del vecino cuando se tiene techo de vidrio. ¡Él nos acusa a nosotros de cometer el inexistente delito de «desacato» porque hacemos uso de la libertad de expresión para expresar nuestras críticas, mientras que él se burla groseramente de la Constitución Política de la República al entrometerse en la elección de la junta directiva del poder Legislativo!
La función pública no es delegable
Y mientras por una parte él nos acusa a los periodistas de cometer el inexistente delito de «desacato», por la otra viola la Constitución de la República que en su artículo 154 ordena que la función pública no es delegable, porque, como es bien sabido, delega funciones no especificas a su esposa, la señora Sandra Torres Casanova de Colom, al extremo que se dice popularmente que ella tiene más poder que él en las decisiones del gobierno.
Adiós al sueño de Taracena, la Baldetti y Rayo
Con la designación presidencial del diputado Alejos Cámbara para que sea «electo» presidente de la Junta Directiva del Organismo Legislativo y Congreso de la República, muere el sueño que tenía el diputado Mario Taracena Díaz-Sol, jefe de la bancada del partido oficial, de llegar a desempeñar ese importante cargo, a pesar de que desde hace largo tiempo venía tratando infructuosamente de obtener el apoyo de los diputados de su propia bancada y el de otras bancadas.
Para ser electo a ese cargo por el pleno se necesita tener 80 votos, y el partido oficial cuenta solamente con 50 diputados, más los que ha «negociado» el presidente Colom para obtener los votos de 14 diputados del Frente Republicano Guatemalteco (FRG), con lo cual sumaban 64 votos; o sea que a Alejos Cámbara aún le hacían falta 16 votos; por lo cual el presidente Colom «negoció» (?) también con la bancada Guatemala, que tiene 16 diputados, y con la bancada del partido Gran Alianza Nacional (GANA) que tiene 27 diputados para tener el número de votos requerido. Y se ha sabido que también «negoció» los votos de otras bancadas, por lo que el candidato oficial del poder Ejecutivo fue electo esta tarde presidente de la Junta Directiva; y así quedaron frustradas las ambiciones de la diputada Roxana Baldetti Elías, jefa de la bancada del partido Patriota (PP) y las del diputado Mariano Rayo Ovalle, jefe de la bancada del partido Unionista (PU).
Es probable que el presidente Colom diga que ésta es una forma «política» de actuar, pero a nadie podrá convencer de que es una manera constitucional y democrática de salirse con la suya.
El diputado Mario Taracena Díaz-Sol ya lleva muchos años militando en diferentes partidos políticos y no se puede negar su inteligencia y excepcional habilidad política, pero es sumamente conflictivo y no obtuvo el apoyo necesario para sumar los 80 votos que necesitaba para ser electo. La diputada Baldetti Elías, aunque todavía es un tanto novel en las lides parlamentarias, ha ganado simpatía por su valiente comportamiento como Secretaria General adjunta del PP y jefa de la bancada de oposición en el Congreso de la República, pero hoy no logró sumar el número de votos necesario. En tercer lugar estaba la opción de elegir al diputado Mariano Rayo Ovalle, jefe de la bancada del partido Unionista (PU), pero a pesar de que gestionó el apoyo de otras bancadas en el transcurso de varios días, su partido únicamente contaba con 7 diputados y no logró obtener el apoyo de otras bancadas para sumar 80 votos.
Por consiguiente, ya es un hecho que el nuevo presidente de la Junta Directiva del Congreso para el año 2009 es el diputado de la bancada oficial UNE Roberto Alejos Cámbara, ex primer Secretario de la Junta Directiva. Hay que desearle buena suerte en su gestión, porque ésta no será cosa fácil, sino bastante difícil.
La familia Alejos es poderosa
Con Roberto serán tres miembros de la familia Alejos que ocupan importantes posiciones durante este período: éste en la presidencia de la Junta Directiva del Organismo Legislativo y Congreso de la República; su hermano Gustavo es Secretario Privado del Presidente de la República y la persona más cercana al oído presidencial; y su primo, Luis Alejos Aycinena, es ministro de Comunicaciones. ¡Es una familia sumamente poderosa, sin lugar a discusión!
Otra familia Alejos
En los años pasados hubo otra familia con el mismo apellido que llegó a descollar en la vida política nacional y a ocupar posiciones de suma importancia, sólo que su segundo apellido era Arzú y no se si son parientes con estos cuyo segundo apellido es Cámbara. Primero fue Juan José Alejos Arzú (?El canche?), un ex vendedor de automóviles que durante el gobierno del doctor Juan José Arévalo Bermejo era un amigo tan íntimo del ilustre ?Chilacayote? que le iba acompañando y tripulando un viejo Cadillac presidencial con dos bailarinas del Ballet Ruso cuando accidentalmente cayeron en un barranco en ocasión que iban de luna de miel clandestina rumbo al lago de Atitlán. Este mismo ?Canche? fue después muy allegado al gobierno del general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes y se enriqueció con negocios de compra-venta de terrenos. Al mismo tiempo, su hermano, Roberto Alejos Arzú, fue el hombre de mayor confianza personal del general e ingeniero presidente y de toda su familia, pero nunca desempeñó un cargo público y solo fue Consejero del gobierno; el tercero era Carlos Alejos Arzú, quien fue embajador de Guatemala en Washington. Roberto Alejos Arzú fue el dueño de la finca «Helvetia» de Retalhuleu donde fueron entrenados por la CIA cientos de cubanos anticastristas que infructuosamente trataron de invadir la isla de Cuba por Bahía de Cochinos. Ahora esa misma finca es propiedad de Gustavo Alejos Cámbara, el más poderoso de los tres actuales Alejos que son altos funcionarios públicos del gobierno de Álvaro Colóm.
Malas experiencias de la UNE
El partido UNE ha tenido dos veces la oportunidad de ejercer la presidencia de la Junta Directiva del Congreso, y ambas fueron muy negativas: primero fue el doctor Francisco Rolando Morales Chávez, en el año 2004, quien desempeñó ese cargo en forma menos que mediocre y terminó su período lanzando toda clase de vituperios contra el máximo dirigente y candidato presidencial de su partido, el hoy presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros.
Después fue el doctor Arturo Eduardo Meyer Maldonado, ex secretario general adjunto del partido UNE, durante el año 2008, el primer año del período presidencial del ingeniero Colom, pero no pudo terminar su período por el escándalo por la anómala «desviación» de Q82.8 millones del Congreso en la empresa MDF y todavía estamos esperando que la Corte Suprema de Justicia determine si le va a quitar el derecho a antejuicio para que pueda ser juzgado por los presuntos delitos que se le imputan. Ya veremos qué nos espera con un tercer miembro del partido UNE que llega a ser presidente de la Junta Directiva del Organismo Legislativo y Congreso de la República. ¡Ya veremos! Pero por el bien de Guatemala y de todos los guatemaltecos, le debemos desear que tenga buena suerte en su gestión presidencial. Dios quiera que logre rescatar algunos millones de los Q82.8 que han «desaparecido».

Posted in Sin categoría