MISCELÁNEA

* Último Debate Presidencial en EE. UU.
El tercero y último Debate Presidencial en los Estados Unidos de América, entre el candidato del partido Demócrata, Senador por Illinois Barack Hussein Obama, y el candidato del partido Republicano, Senador por Arizona John McCain, se celebró anoche en el Complejo Deportivo David S. Mack de la Universidad de Hofstra, en el Estado de Nueva York. El moderador fue el veterano periodista de televisión Bob Schieffer, presentador del influyente programa dominical de televisión Face the Nation (?De cara a la Nación?) de la cadena CBS. A diferencia de sus dos debates anteriores, esta vez los candidatos no permanecieron de pie, sino estuvieron sentados alrededor de una mesa durante los 90 minutos de duración, a los lados del moderador. En mi opinión, éste fue el mejor de los tres debates y en el cual McCain estuvo mejor, sobre todo en la primera parte en la que estuvo bastante reposado, pero se puso nervioso después de hacer algunas acusaciones a su contendiente. Sin embargo, considero que Obama fue el ganador y fue el único de los dos que tuvo un comportamiento presidenciable. Sin embargo, un 22% de los consultados dijo que para ellos el ganador fue el republicano McCain, mientras que el 24% consideró que acabó empatado.
Mi opinión coincide totalmente con el resultado de la encuesta que hizo la Cadena CNN después del debate: el aspirante demócrata a la Casa Blanca, el afroamericano Barack Hussein Obama, derrotó a su rival republicano John McCain, según las encuestas y las opiniones de los comentaristas que coinciden también en que éste fue el mejor de los tres debates entre los dos candidatos. La cadena de televisión CNN sitúa al candidato demócrata a la cabeza con un 58% del apoyo de los encuestados, frente al 31% del candidato republicano. Antes del debate, un 54% de los participantes en una encuesta dijeron que creían que Obama compartía sus valores y después del debate ese porcentaje aumentó hasta el 63%. En el caso de McCain, un 53% consideraba antes del debate que el republicano compartía sus valores, y el 56% lo confirmó después.
Se lanzaron mútuos ataques personales
Sabiendo que está atrás en las encuestas, McCain fue agresivo desde el comienzo y con frecuencia atacó a Obama. McCain ha caído en las encuestas ante su adversario durante las últimas semanas, entre otras cosas porque los estadounidenses rechazan los ataques personales y prefieren que los candidatos expliquen lo que se proponen hacer de llegar a la Presidencia. Con mayor razón ahora que el país está pasando por la peor crisis económica que ha habido en los Estados Unidos de América desde la Gran Depresión.
Como parte de las mutuas acusaciones que se lanzaron los adversarios, el candidato republicano acusó al candidato demócrata de empeñarse en promover una lucha de clases al apoyar el incremento de impuestos diseñados para ?esparcir la riqueza?. En el último segmento, McCain acusó en su cara a Obama de que «no dijo la verdad al pueblo estadounidense sobre una promesa clave de campaña». Pero Obama le contra atacó reclamándole que la mayor parte de su campaña por televisión ha consistido en ataques. Y agregó con evidente desagrado: ?John, el 100%, de tus anuncios han sido negativos? ¡el 100% de ellos!, le recalcó en su cara a su rival.
«¡Eso no es verdad!», respondió evidentemente disgustado el candidato republicano.
«¡Sí es verdad!», insistió Obama, buscando decir la última palabra.
Según un estudio de la Universidad de Wisconsin, McCain está transmitiendo últimamente solo anuncios de corte negativo. Pero también ha tenido varios anuncios positivos durante su campaña.
Por otro lado, McCain acusó a Obama de empeñarse en provocar una lucha de clases al promover el incremento de impuestos diseñados para «esparcir la riqueza». A los conservadores como McCain todo lo que suene a ?esparcir riqueza? suena a comunismo.
El candidato demócrata lo negó y argumentó que está en favor de hacer sustanciales reducciones fiscales para el 95% de todos los estadounidenses quienes cuando él sea presidente no tendrán que pagar ni cinco centavos de impuestos. ?¡Ni siquiera cinco centavos!?, insistió Obama con vehemencia
«A ninguno le gustan los impuestos», señaló Obama durante un intercambio de opiniones a la mitad de este último debate de una larga y muy costosa campaña presidencial que se acerca a su final porque ya faltan solo 23 días para que se celebren las elecciones, el próximo 4 de noviembre. «Pero a fin de cuentas tenemos que pagar las inversiones medulares necesarias para la economía, agregó.
«Si a ninguno le gustan los impuestos, no se los aumentemos a nadie», respondió McCain, burlonamente, con una sonrisa nerviosa que evidenció que estaba disgustado.
Evidentemente ansioso por acentuar sus diferencias con el presidente impopular George W. Bush cuyo porcentaje de aprobación actual es de solamente el 24%, al responderle a Obama cuando dijo que está decepcionado porque el gobierno de Bush no ha adoptado la propuesta de 300 mil millones de dólares que hizo McCain para renegociar créditos hipotecarios de forma que los propietarios de viviendas puedan conservarlas, el candidato republicano respondió visiblemente molesto: «Senador Obama… ¡yo no soy el presidente Bush!», subrayó. «Si usted quería enfrentarse al presidente Bush, debió haberse postulado hace cuatro años».
Entonces Obama replicó: «Si ocasionalmente he confundido sus políticas con las políticas del presidente Bush es porque en los asuntos económicos medulares que importan al pueblo estadounidense, sobre política fiscal, política energética, prioridades de gasto, usted ha sido un vigoroso partidario de él».
El candidato demócrata dijo que está de acuerdo en que el gobierno debe ayudar a los propietarios de vivienda atrapados en la crisis económica actual, pero agregó que «la manera como el senador McCain ha diseñado su plan podría ser un buen negocio para los bancos».
En un momento dado el candidato republicano exigió saber la magnitud de la relación de Obama con William Ayers, un activista violento de la década de 1960 que fue acusado de ser terrorista; y poco después cuestionó también su relación con el ACORN, un grupo liberal acusado de violar la ley federal en su intento de registrar votantes, e insistió en que Obama debe rechazar las declaraciones de la semana pasada del legislador demócrata John Lewis, quien acusó a la fórmula presidencial republicana de tener políticas raciales similares a las de la época más segregacionista.
Obama no respondió inmediatamente a la afirmación de McCain de que firmó un compromiso para aceptar fondos federales de campaña.
Al preguntárseles sobre sus compañeros de fórmula electoral, ambos candidatos dijeron que el demócrata Joseph Biden está calificado para convertirse en presidente, aunque McCain agregó la frase «en muchos aspectos».
McCain dejó pasar la oportunidad de decir que su nominada a la vicepresidencia, la joven gobernadora de Alaska, Sarah Palin, también estaba calificada para ocupar la Oficina Oval, aunque elogió su actuación como gobernadora. Obama evadió responder cuando McCain le preguntó sobre ese punto y dijo que es a los votantes a quienes toca decidir.
Ahora, a menos de tres semanas de los comicios, Obama encabeza los sondeos en su búsqueda de convertirse en el primer presidente de raza negra del país más poderoso del mundo, mientras que McCain dedica mucho de su tiempo de campaña a tratar de defender territorio republicano en lugar de buscar conversos entre los demócratas.
Intercambiaron acusaciones sobre impuestos
El candidato republicano afirmó que los estadounidenses están lastimados y molestos, y consideró que son las víctimas inocentes del exceso de avaricia en Wall Street.
Durante este último debate con su contendiente, el republicano John McCain acusó a su adversario demócrata, el Senador Barack Obama, de empeñarse en provocar una lucha de clases al apoyar el incremento de impuestos diseñados para «esparcir la riqueza».
Obama dijo que está de acuerdo en que el gobierno debe ayudar a los propietarios de vivienda atrapados en la crisis económica actual, pero agregó que «la manera en que el senador McCain ha diseñado su plan podría ser una ganga para los bancos».
A menos de tres semanas de los comicios, Obama encabeza las encuestas nacionales para convertirse en el primer presidente de raza negra de ese país, mientras que McCain dedica mucho de su tiempo de campaña a tratar de defender territorio republicano en lugar de buscar conversos entre los demócratas. Pero su avanzada edad es un inconveniente, sobre todo cuando se recuerda que ha padecido de un cáncer de piel, y si tuviese que morir en el transcurso de su presidencia tendría que asumir el cargo la joven e inexperta gobernadora de Alaska Sarah Palin.
Imparable Obama, la crisis su mejor oportunidad
John McCain ha intentado en vano detener el avance de su contrincante demócrata proponiendo su plan contra la crisis económica, pero a pesar de su dramático anuncio de que iba a suspender su campaña y no participaría en el primer debate, no logró impresionar a los estadounidenses que comprendieron que no había sido más que un ardid para tratar de demostrar que él cumple con su lema de ?el país primero?.
El candidato republicano a la presidencia de Estado Unidos presentó ayer su plan de rescate financiero con el cual propone garantizar los ahorros de los norteamericanos al 100% durante un periodo de seis meses, reducir los impuestos sobre seguros de desempleo y planes de pensiones. Sus propuestas plantean fijar en un máximo de 10% los impuestos sobre los primeros 50 mil dólares retirados de planes de pensiones, lo cual representaría beneficiar aproximadamente a nueve millones de jubilados.
De acuerdo con información del diario español El País, McCain afirmó «es el momento de que el gobierno actúe y, como presidente, yo quiero actuar rápida y decisivamente».
Durante un par de semanas dedicadas por Sarah Palin y John McCain a descalificar a Barack Obama, el senador por Arizona busca captar más votos para intentar detener al demócrata, quien ayer estaba adelante por 14 puntos porcentuales según la más reciente encuesta divulgada por la cadena CBS y el importante diario The New York Times.
Mientras McCain presentaba su plan de rescate económico, Obama «estaba ya trabajando discretamente con el Congreso para aprobar medidas de emergencia antes de asumir la presidencia. El candidato republicano tiene ya sólo 20 días para revertir el hecho de que los ciudadanos prefieren a Obama para sacar el país del caos financiero en el que se encuentra».
Obama declaró que la crisis que enfrenta su país «exige actuar de inmediato sin esperar el cambio de administración, el 20 de enero próximo, por lo que pidió a sus asesores económicos que se reunan con congresistas demócratas con el fin de crear un proyecto que pueda ser aprobado inmediatamente después de las elecciones, el 4 de noviembre, en una sesión especial en el Capitolio».
Así como están las cosas, creo que lo más probable es que el afroamericano Barack Obama resultará electo presidente el próximo 4 de noviembre y asuma el cargo a principios de enero del 2009… si es que antes no le aplican el Bradley effect o sufre un atentado como el que le cegó la vida a los hermanos John y Robert Kennedy y al reverendo Martin Luther King.
* Una buena noticia para Guatemala
Me es muy grato informar a los consumidores de gas propano que gracias a las exitosas gestiones del ministerio de Energía y Minas en general, y en particular del ministro Carlos Meany Valerio, a partir de mañana, viernes 17, el precio del gas será rebajado Q15. En esta forma, el tambo de 25 libras costará Q110.00 y el tambo de 100 libras que antes costaba Q500 ahora costará Q440.00. Ojalá todos los ministros hicieran lo necesario para dar buenas noticias por el resultado de sus gestiones.

Posted in Sin categoría