Las ?chicas superpoderosas? del INGUAT

Hay un viejo dicho popular que se puede aplicar a los políticos que en el transcurso de sus campañas electorales suelen hacer promesas que después no cumplen, aunque éstas sean de escasa significación y aún menor trascendencia, como muchas que hizo y no ha cumplido el candidato del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), ingeniero Álvaro Colom Caballeros. Si se llegase a celebrar una olimpíada entre quienes hablan por hablar, es muy probable que ganaría la medalla de oro el actual mandatario. Entre muchas otras, una de las tantas promesas que hizo durante su campaña electoral fue que en su equipo de gobierno no habría ?comisionados presidenciales?, como fue para el turismo Willy Kaltschmitt en el gobierno de Óscar Berger Perdomo y Eduardo Stein Barillas, y cuando desempeñaba ese cargo visitaba mi casa bien acompañado de su novia, la muy inteligente y bastante atractiva salvadoreña Claudia Rosales y Rosales, pero desde que cambió el gobierno no han vuelto a visitarme. Así son algunos «amigos» ocasionales. ¡Ni modo!
Pero también hay otro refrán popular que dice que cae más pronto un mentiroso que un cojo, y éste es aplicable al caso que les voy a relatar a continuación. Cuando comenzaba el actual gobierno, fue nombrado Director del Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) el señor Julio Orozco, aunque era ignorante de la rama turística, pero fue apoyado por el Programa de Agregados Comerciales y Turismo (PACYT) y por el influyente hombre de negocios Arnoldo Kustermann, miembro destacado de las fundaciones ?Asíes? y Konrad Adenahuer.
Tampoco el joven subdirector, Guillermo Novielli, tenía conocimientos de cómo promover el turismo para Guatemala, pero su mamá es íntima amiga de toda la confianza de la señora Sandra Torres Casanova de Colom (el poder detrás del trono). Al principio de la gestión de estos dos novatos en el campo del turismo, parecía que las cosas iban marchando relativamente bien, no había motivos de quejas. Pero de pronto el director Orozco renunció al cargo y dio como razón para ello que no había tenido el apoyo que deseaba, lo cual fue evidencia de que no se iba muy contento que digamos y que no era que hubiese renunciado, sino lo habían renunciado.
Entonces quedó a cargo del INGUAT el subdirector Novielli y, según las apariencias, estaba desempeñando bien sus funciones. Pero, contra todo lo que se creía y esperaba, no fue confirmado en el cargo, sino recibió instrucciones de entregar la dirección a la señora Lucía de Hurtado, quien la única relación que había tenido antes con el INGUAT había sido haber trabajado como «auxiliar de cobros», aunque un día tuvo que renunciar más corriendo que andando para no correr el riesgo de ser acusada de malversación de fondos.
Si ustedes se preguntan cómo fue que esta señora, que no sabe absolutamente nada de cómo promover que venga el turismo a Guatemala, llegó a ser nombrada directora del INGUAT, les informo que se debe a que es la esposa de un piloto aviador que trabaja para el adinerado empresario Gregorio (?Goyo?) Valdés O’Conell, representante en Guatemala de los aviones «Piper», quien apoyó la campaña electoral de Colom con dinero y helicópteros para movilizarse por todo el país, y aunque el hoy mandatario jure y perjure que estas cosas no le han creado ningún tipo de compromisos, a pesar de que en política es cosa bien sabida que there is no free lunch («No hay almuerzo gratis»), vemos que tiene como Comisionado presidencial para la Competitividad al empresario Carlos Enrique (?Baby?) Mata Castillo, socio y gerente de la embotelladora Pepsi Cola, y Comisionado para Desarrollo Rural al hijo del empresario Roberto (?Bobby?) Dalton, dueño de la empresa DISAGRO, de fertilizantes que compra el gobierno para distribuir entre los campesinos, y no hay que olvidar que también ha usado varias veces el jet de la empresa mexicana TOMZA, distribuidora de gas propano, la más reciente fue para viajar a Nueva York para hablar ante la asamblea general de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Todo esto porque le dieron bastante dinero en su campaña electoral y le han prestado varias veces sus respectivos aviones.
Pero hay algo más: el nombramiento de la señora de Hurtado como directora del INGUAT es solamente de fachada, una apariencia, porque quien en verdad lleva las riendas en esa importante dependencia del gobierno, en calidad de flamante ?Comisionada Presidencial de Turismo? y llega todos los días al edificio a impartir sus instrucciones, es la todavía bella y estupendamente bien conservada señora María del Rosario Asturias de Valdés, esposa del susodicho ?Goyo? Valdés O’Conell. No tenía ninguna experiencia como promotora de turismo, pero se saben algunas otras cosas, como que en un época ella y su papá (quien trabaja a su lado) vendían instalaciones de líneas telefónicas de Guatel cuando el gerente era Francis Ramírez, durante el gobierno de Vinicio Cerezo. El caso es que esta guapa señora tampoco tiene ni puñetera idea de cómo se promueve el turismo, pero a pesar de ello fue nombrada ?Comisionada Presidencial de Turismo? porque, además de ser la esposa del antes mencionado «Goyo» Valdés, es vecina de condominio y amiga íntima de la poderosa señora Sandra Torres Casanova de Colom, a quien se dice que asesora en cómo maquillarse discretamente y vestir mejor y, por consiguiente, tambien es muy amiga del actual Presidente de la República.
¿No que ya no iban a haber ?comisionados presidenciales?, pues?
Todo esto viene a cuento porque a estas dos señoras ?la aparente Directora y la bella Comisionada Presidencial-, que presumen de ser «muy poderosas» por su estrecha relación con los esposos Colom, entre el personal del INGUAT les dicen el apodo de ?Las chicas superpoderosas?. .

Posted in Sin categoría