MISCELÁNEA

* «Sesión solemne» en el Congreso

El presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom hablando al pleno del Congreso desde el podio mientras le escuchan muy atentamente los miembros de la Junta Directiva, compuesta por los diputados Arístides Baldomero Crespo Villegas (Presidente), Ferdy Noel Berganza Bojórquez (Primer Vicepresidente), Pablo Manuel Duarte Sáenz de Tejada (Segundo Vicepresidente), Maura Estrada Mansilla, Tercer Vicepresidenta), José Roberto Alejos Cámbara (Primer Secretario), Baudilio Elinohet Hichos López (Segundo Secretario), Zury Ríos Sosa de Weller (Tercer Secretaria), Rosa Elvira Zapeta Osorio (Cuarta Secretaria) y Pedro Pascual Simón Vásquez (Quinto Secretario). Allá a lo lejos se puede ver a la bella diputada Zury de Weller vestida de rojo encendido.
Con el propósito de conmemorar el 187 aniversario de la firma del Acta de Independencia del Reino de España, de las provincias de Centroamérica, en el transcurso de la mañana de ayer se celebró en el hemiciclo del Congreso de la República una «sesión solemne» con la asistencia del Presidente y el Vicepresidente del Poder Ejecutivo, ingeniero Álvaro Colom Caballeros y doctor Rafael Espada, respectivamente, a quienes acompañaron el influyente Secretario Privado de la Presidencia de la República, Gustavo Alejos, los ministros de la Defensa Nacional y de Salud Pública, general Marco Tulio García y doctor Celso Cerezo Mulet, respectivamente; el Procurador de Derechos Humanos, doctor Sergio Fernando Morales Alvarado, y el nuevo poderoso jefe de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la presidencia de la república (SAAS), Ricardo Marroquín Rosada, sucesor de quien fuera íntimo amigo y patrocinador del actual mandatario, pero hoy es prófugo de la justicia, Carlos («Charlie») Quintanilla Villegas. Por cierto que el hermano menor de este ex funcionario que otrora fue tan poderoso, el diputado Óscar Armando Quintanilla Villegas, que hasta ayer formaba parte de la bancada del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), en el gobierno, declaró que la salida de su hermano fue por política, y tomó la decisión de renunciar a la bancada oficial diciendo que lo hace por lealtad «a una persona que respeta y admira tanto, como es su hermano, y agregó: «Me siento incómodo dentro del partido porque nos acusan de espías». Y cuando el presidente Colom entró al hemiciclo, lo interceptó para saludarle y le dijo: «Señor presidente, somos leales y fieles a usted», a lo que dijo luego que el mandatario le respondió: «Gracias, yo creo en ustedes». Pero sin detenerse continuó su camino. Además, después declaró el ingeniero Colom que no sabe por qué Carlos Quintanilla y Gustavo Solano (ex director de la SAE) no se presentan, y agregó: «Yo creo que se deben presentar porque si no se tiene nada qué ocultar no hay por qué esconderse»; y agregó: «quien nada debe, nada teme». Es evidente que el ingeniero Colom estaba bromeando porque sabe muy bien que si se presentasen o les capturasen van a ir a parar al ala VIP de la «detención temporal» de la zona 18, donde tendrán que permanecer hasta que logren demostrar su inocencia. Lo cual indudablemente les tomará largo tiempo y les costará mucho dinero por los honorarios de los abogados, porque en Guatemala no se cumple el mandato constitucional de que todo el mundo es inocente hasta que no se pruebe que es culpable, sino es al revés.
Fue muy notoria la ausencia -por ningún motivo justificable- del presidente del Organismo Legislativo y Corte Suprema de Justicia (CSJ), licenciado Óscar Vásquez, quien en vano trató de justificar su inasistencia diciendo que todos los miércoles hay sesión plenaria de los magistrados de la CSJ, pero en otra oportunidad en que ocurrió esto mismo, para resolver el problema retrasó una hora esa sesión para poder acudir también al Congreso. Lo que en verdad ocurre es que los funcionarios del Organismo Judicial tiene ciertos «desencuentros» (para llamarlos de alguna manera) con los otros dos poderes del Estado, lo cual es muy lamentable que ocurra en un país tan dividido por múltiples motivos.
Particularmente ahora que el juez español Carlos Castresana, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), de las Naciones Unidas, le tiró unas «chinitas» al sistema Judicial en el discurso que pronunció para celebrar el primer año de su gestión, en el que dijo que el 93% de los casos que se presentan a las cortes están sin resolverse, a lo que, ni lerdo ni perezoso, el magistrado Luis Fernández Molina, respondió de inmediato que no es verdad y que los jueces únicamente pueden sentenciar a un acusado cuando se les presenta pruebas fehacientes de su culpabilidad y no por simples denuncias. Además, el controvertido juez español dijo que se debe hacer reformas al sistema de amparos, a lo cual respondió el licenciado Fernández Molina que ellos ya han presentado un proyecto para hacer las reformas que consideran necesarias.
Como invitados de honor al «acto solemne» asistieron varios de los jefes de misiones diplomáticas acreditadas en el país, quienes ocuparon la sección situada al lado derecho de la Junta Directiva.
No me explico a qué han atribuido la supuesta «solemnidad» de la sesión, a menos que así la cataloguen por el simple hecho de haber contado con la presencia del jefe del poder Ejecutivo y su vicepresidente, porque, por otro lado, en la entrada del recinto había una marimba y un grupo de niños buenos bailarines, disfrazados con trajes típicos y bigotes pintados, que, aunque haya sido una nota muy simpática, lo que menos tenía era de solemnidad.
La nota estética de la «sesión solemne» se debió a que desde la tribuna de la Junta Directiva, la tercera secretaria, la bella diputada Zury Ríos Sosa de Weller, luciendo un elegante vestido color rojo encendido (¡qué chula se veía por televisión la tan amada hija del general retirado Efraín Ríos Montt!), leyó los nombres de quienes tradicionalmente son sido llamados ?próceres de la Independencia? por el simple hecho de que el 15 de septiembre de 1821 firmaron el acta cuya lista encabezó el propio Capitán General Gabino Gaínza, representante de la corona española y ferviente admirador del Emperador mexicano Agustín de Iturbide. O sea que el presidente Colom tuvo razón al decir en su discurso improvisado que los españoles de aquí se independizaron de los españoles de allá. Dijo también que fue una lástima que en el acta de independencia no estuviesen las firmas de los auténticos próceres de la independencia, como Atanasio Tzul y otros que un año antes trataron de verdad de independizar a nuestro país. ¡Qué demagogo es este presidente! ¿Cómo iban a poder firmar ellos esa acta dichas personas si no estaban presentes y por aquellos días no se les hacía ni el menor «gancho» a los indígenas revoltosos? En cambio ahora hasta tenemos una mujer de raza indígena que es premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, una de las personas que están insistiendo en que no se haga absolutamente nada para mejorar al ejército porque quieren que sea débil y no pueda tener suficientes elementos ni fuerzas para poder reprimir a los revoltosos y a los delincuentes, sobre todo a los narcotraficantes. En cambio el presidente Colom parece que ya comprendió las razones tan importantes que hay para que existan bases militares en los departamentos, porque la Policía Nacional Civil (PNC) no es lo suficientemente fuerte ni es respetada para hacerle frente a los revoltosos que linchan a cualquiera y no pueden actuar contra la delincuencia. Rigoberta Menchú y demás opositoras por principio al ejército deben comprender que las bases militares servirán para impedir que los aviones de los narcotraficantes sigan aterrizando sin ningún problema en las fincas de quienes tienen campos de aterrizaje a su disposición a cambio de fuertes sumas de dinero.
Entre muchas otras cosas muy importantes y urgentes en favor del desarrollo del país, pero en especial de las clases más necesitadas, el mandatario dijo a los diputados: ?Debemos trabajar para romper las cadenas que aún no nos dejan ser libres. Las Cadenas del hambre, del no acceso a la educación, a la salud?. El mandatario también la importancia de la unión centroamericana al decir: ?Creo que debemos reflexionar sobre la unidad del país como una prioridad de todos, pero también reflexionar sobre el centroamericanismo. Vienen tiempos en los que, en la medida que nos unamos, vamos a ser más fuertes para enfrentar las crisis?.
Mientras todos hablaban de la conmemoración patria, el eminente cirujano cardiovascular Rafael Espada no dejó de mirar ni un minuto a la guapa diputada Rosa María Ángel Madrid, miembro del bloque independiente denominado Bancada Guatemala, compuesta de 13 elementos, quien según me han asegurado, ya no es de Frade y tal parece que le llega muy profundamente al corazón del «cantineador» Vicepresidente de la República, y ella lo sabe.
Para que se pudiese realizar esa «solemne sesión», se movilizó a buen número de soldados que rodearon toda la zona como cuando el tristemente recordado general Federico Ponce Vaides asistió a otra «solemne sesión» del Congreso para que los diputados liberales serviles que fueron ubiquistas lo declararan presidente provisorio de la República. Pero ahora se supone que estamos viviendo en un período «social-democrata», aunque ni los hermanos Castro de Cuba, ni el dictador venezolano, comandante Hugo Chávez, movilizan tantos soldados para asistir al Congreso, como aquí, para «proteger» al presidente Colom y a sus acompañantes.
Y mientras tanto, el pueblo totalmente desprotegido se pregunta: ¿Y qué pasó muchá con los Q82.8 millones que «desaparecieron» en el MDF? ¿Quiénes son los culpables de esa «desaparición»? ¿Qué les va a suceder? ¿Estaba metido entre los que cobraron comisiones el general Otto Pérez Molina? ¿Y también el actual presidente Arístides Baldomero Crespo Villegas? ¿Quiénes más? ¿Se va a quedar así nomás la cosa? ¡No jodan!
* Séptimo aniversario
Hoy se cumplen 7 años del alevoso ataque terrorista de los fanáticos seguidores del asesino musulmán Osama bin Laden contra las «Torres Gemelas» del World Trade Center de Nueva York, en el que murieron más de dos mil personas civiles e inocentes y fue la chispa que, para más enriquecimiento de las multimillonarias empresas petroleras Halliburton, de las cuales son socios el presidente George W. Bush y el vicepresidente Richard Cheney, encendió la guerra entre las poderosas fuerzas militares de los Estados Unidos de América contra Irak y Afganistán, la cual ha impulsado el lamentable presidente Bush, y debido a la cual han muerto varios miles de soldados norteamericanos y muchos otros miles de árabes musulmanes, la mayor parte de ellos civiles.
Pero ahora que ya se vienen las próximas elecciones presidenciales del 4 de noviembre y teme que las puedan ganar los candidatos demócratas, el Senador por Illinois Barack Hussein Obama y el Senador por Delaware «Joe» Biden, dice Bush que va a retirar en cualquier momento a más de 8 mil soldados de Irak pero va a mandar otros tantos a Afganistán a buscar al huidizo multiasesino Osama bin Laden. Lo que está tratando de hacer es promover que los estadounidenses voten para presidente por el senador republicano por Arizona John McCain, y para vicepresidente por la gobernadora de Alaska Sarah Palin, porque es bien sabido que en tiempos de guerra los estadounidenses prefieren votar por los candidatos el partido Republicano y no por los del partido Demócrata. Y a través de meterles miedo a los votantes cree que van a ganar los candidatos del partido Republicano. ¡Qué mala nota!
* Insidioso ataque a Arzú
Está de sobra comprobado que los dueños de los diarios Prensa Libre y elPeriódico son enemigos jurados del ex presidente de la República y actual Alcalde Metropolitano Álvaro Arzú Irigoyen, pero no me explico a qué se pueda deber un insidioso ataque que le ha hecho el embajador de Guatemala ante el gobierno del Vaticano, licenciado Acisclo Valladares Molina, en un artículo venenoso imitando mi estilo titulado ¡Cómo no Chon! supuestamente debido a que el respetable e ilustre doctor Armando de la Torre publicó un artículo en el diario Siglo Veintiuno en el que dijo que Arzú es el mejor alcalde que ha habido en la ciudad de Guatemala en medio siglo.
Pero en vez de contradecir al doctor de la Torre, el inefable Acisclo la emprendió contra Arzú alegando que lo que pasa es que éste cuenta con más presupuesto que los otros bien recordados alcaldes que hemos tenido, como el ingeniero Prado Vélez, o el ingeniero Lizarralde, o el licenciado Colom Argueta. ¿Y qué? ¿Quién está diciendo que ellos no fueron buenos alcaldes? Si Arzú cuenta ahora con mejores recursos para desarrollar sus obras, bien ganado se lo tiene. Pero nadie, ni el más necio enemigo suyo, podría alegar que no atiende bien la ciudad capital, a pesar de la creciente criminalidad que no está bajo su control, sino depende del gobierno del país.
Lo que debería explicar el embajador Acisclo Valladares Molina es por qué fregados él no está en donde debe estar. Porque desde que fue nombrado jefe de la misión diplomática de Guatemala ante la Santa Sede, en los cuatro meses y medio transcurridos solamente ha estado en el Vaticano menos de un mes desde que presentó sus Cartas Credenciales con frac y condecoraciones al papa y no ha pasado mucho tiempo en el Vaticano para desquitar los US$8 mil mensuales que le paga la Cancillería con dinero de los contribuyentes.
Porque Acisclo Valladares Molina se fue de embajador al Vaticano el 1 de mayo, pero regresó a Guatemala el 5 de mayo, después se fue de nuevo el 25 de mayo, pero regresó el 13 de junio, con el pretexto que venía a la graduación de su hijo en el Colegio Americano. Y desde entonces no se ha vuelto a ir y aquí se ha dedicado a escribir columnas en elPeriódico, muchas de las cuales son llenas de desvergonzadas lambisconerías para el presidente Álvaro Colom Caballeros y su esposa Sandra Torres Casanova de Colom. ¿Para eso es que le pagan 8,000.00 dólares al mes? ¡Púchica!

Posted in Sin categoría