MISCELÁNEA

* Espionaje al más alto nivel
Todos los medios de comunicación del país han otorgado la importancia que merece a la grave denuncia que hizo el Presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros, en la conferencia de prensa que ofreció ayer por la tarde en el Palacio Nacional de la Cultura, sobre el «sorpresivo» descubrimiento de una variedad de artefactos hacer espionaje que, según él dijo, estaban instalados en la Casa Presidencial, en su despacho en el Palacio Nacional de la Cultura, en su casa particular situada en un condominio en la carretera a El Salvador y en una casa de la zona 14 en la cual lleva a cabo ciertas actividades.
Notablemente nervioso, el presidente Colom informó a los periodistas que existiía una infiltración seria: «hemos encontrado siete aparatos de
grabación, dos cámaras ocultas, dos objetos similares en mi oficina privada de la zona 14 e indicios de un transmisor o receptor en la ventana de mi casa?. El mandatario estaba justamente disgustado cuando calificó de ?hijo de la gran??, para evitar hacer uso de la palabra escatológica puta, o servidora sexual, a la persona que haya instalado esos artefactos para escuchar y grabar las conversaciones de los más altos funcionarios. Y explicó que encontraron también varios aparatos en la oficina de su esposa, licenciada Sandra Torres Casanova de Colom, lo cual calificó como ?un hecho verdaderamente grave?.
El gobernante declaró: ?A los ministros les digo que hay que tener cuidado, porque el que es capaz de colocar estas cosas? todavía debe haber un traidor hijo de la gran? de su madre entre nosotros, y lo voy a encontrar para que Guatemala pueda estar tranquila y se acabe este sistema tenebroso de ilegalidades?. Y agregó: ?A partir de hoy, yo le declaro la guerra a todos los que escuchan llamadas, a todos los servicios de inteligencia privados no legales, porque aquí en Guatemala el orden y la ley se tienen que cumplir. Soy el presidente de la República y no estoy oyendo a nadie, porque no soy ilegal, y por favor, cualquiera que lo esté haciendo, o lo deja de hacer o lo encontramos?, agregó amenazante.
Al escuchar esta «amenaza» presidencial en un noticiario de televisión, una persona enterada de muchas cosas comentó: ?¡Ya se jodieron el tristemente famoso Juan Bautista (?Chiquitón?) y el general retirado de la mano dura Otto Pérez Molina!?. Pero ojalá que también dejen de escuchar las conversaciones telefónicas ajenas particulares otras personas que poseen equipos sofisticados para hacerlo.
Como consecuencia de este «descubrimiento», se vieron obligados a renunciar sus cargos el Secretario de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS), Carlos («Charlie») Quintanilla, encargado de la seguridad presidencial y un viejo amigo de toda la confianza y patrocinador de los Colom, al extremo que les subvencionó hacer un viaje a España hace cuatro años, después de que Colom perdió la elección que ganó el licenciado Óscar ?Conejo? Berger Perdomo, y se hizo cargo de esa actividad el Secretario de Análisis Estratégico (SAE), Carlos Solana. En sustitución del otrora todopoderoso «Charlie» Quintanilla asumió ese cargo el ex comandante guerrillero y fundador de la SAE Ricardo Marroquín Rosada. Con su pan se lo coma.
Creo que los involucrados están jugando con fuego. Lo cual demuestra, una vez más, que cada día que pasa aumenta el número de ex guerrilleros que ascienden a posiciones de poder en este gobierno que dice ser social-demócrata, pero «a saber».
En fin, ya veremos en qué para todo esto. Pero no creo que haya sido una gran «sorpresa» ‘para nadie que en las instalaciones presidenciales existían esos artefactos de espionaje, porque eso ya se sabía desde hacía mucho tiempo. Lo que pasa es que todavía no los habían logrado localizar.
Ya se sabía que existían esos artefactos de espionaje desde los tiempos del general Carlos Manuel Arana, cuando quien dirigía esas operaciones era un coronel de apellido Elías, quien poco tiempo después fue asesinado por la guerrilla. Se decía que los artefactos de espionaje que había instalado en la Casa Presidencial y en el Palacio Nacional eran controlados por lo que entonces se llamaba «la Regional» y posteriormente se transformó en «el Archivo», y quien tenía control sobre todos ellos era el general David Cancinos, y que así fue como él se enteró cuando el entonces presidente de la República, general Kjell Eugenio Laugerud, le dijo a su jefe del Estado Mayor Presidencial, coronel Arturo («Canche») De la Cruz que había tomado la decisión de entregar la presidencia de la República al coronel retirado Enrique Peralta Azurdia, porque había sacado más votos en las elecciones que el general Lucas García, pero Cancinos oyó esos planes gracias al espionaje y, sin perder el menor tiempo, le mandó decir que el Ejército quería que su sustituto fuese la del general Lucas García y nadie más. Y así fue, en efecto, por decisión de la Institución militar.

* Eso no se hace, presidente Colom
También en el transcurso de ayer el Presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros, recibió en el Salón de Recepciones del Palacio Nacional de la Cultura las cartas credenciales originales de la nueva embajadora del Reino de España. ¡Bienvenida sea!
Está muy bien que en esas solemnes ceremonias el presidente ya no tenga que extremar el protocolo y tenga que usar leva, pero no está bien que lo haga vestido con un traje gris claro que, por cierto, no le sienta bien, a diferencia de los muchos otros del guardarropa que le obsequió en Miami el multimillonario y controvertido empresario mexicano Ángel González y González, propietario de una gran número de estaciones de radio y de los cuatro canales de televisión abierta que operan en Guatemala, a quien ahora el Congreso quiere favorecer con rebajarle de 30 al 10 por ciento los impuestos que paga por sus difusoras de radio y televisión.
Volviendo a lo de la ceremonia protocolar, ¿no hay una persona que se atreva a decir al oído al mandatario que para esas ceremonias protocolarias solemnes debe vestir un traje oscuro para no hacer corchos como el que hizo ayer vestido con un traje gris pálido, casi blanco? ¿Para qué sirven el jefe del Protocolo, si es que lo hay, y el mediocre canciller Haroldo Rodas?
En cambio, es evidente que la esposa del mandatario, la también controversial licenciada Sandra Torres Casanova de Colom, ha mejorado notablemente su guardarropa, y gracias a eso ahora viste con mucha más propiedad que cuando todavía no estaban en el poder y usaba una blusas tan apretadas que parecía que los botones ya no le cerraban y estaban a punto de reventar. Se dice que ahora la aconseja en eso una bella vecina de su condomiio que se llama María del Rosario Asturias de Valdés, quien a pesar de los años se conserva muy bien, de linda cara y muy bien formado cuerpo, y ahora es asesora (o algo así) del Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT). Ella es la esposa del acaudalado empresario Gregorio («Goyo») Valdés, representante de la compañía de helicópteros Bell y propietario de una empresa de construcción que actualmente está a cargo de terminar las instalaciones de la Terminal Aérea Internacional «La Aurora».
* Finalizó la Convención Republicana
Afortunadamente, anoche concluyó la Convención Nacional del partido Republicano de los Estados Unidos de América, que se celebró en Saint Louis, Minnesota, con un discurso sumamente aburrido, de casi una hora de duración, del candidato John McCain, en el que no mencionó ni siquiera una sola vez el apellido Bush.
Después de oírlo quedé aún más convencido que antes de que las próximas elecciones del 4 de noviembre las van a ganar los candidatos del partido Demócrata, senadores Barack Hussein Obama y Joseph (?Joe?) Biden.
La campaña del mencionado Senador por Arizona se basa primordialmente en que peleó en la guerra de Vietnam como piloto de la fuerza aérea de la marina, y su avión fue derribado por la artillería comunista y estuvo a punto de ser linchado por unos vietnamitas, pero finalmente fue encarcelado durante siete años y sufrió todo tipo de torturas, por lo cual recibio las máximas condecoraciones y se le cataloga como héroe de la guerra. Después ha sido un destacado Senador republicano por el estado de Arizona. Nadie le niega esos méritos de guerra, pero no por haber sido un prisionero de guerra y reconocido como héroe quiere decir que tiene más derecho que el senador Obama a ser presidente del país más poderoso del mundo.
Así como tampoco se puede negar que la gobernadora de Alaska Sarah Palin, de 44 años de edad, todavía se conserva de muy buen ver y leyó muy bien (gracias al telepromter) el discurso de aceptación que profesionales en la materia escribieron especialmente para ella. Pero no por el hecho de saber leer bien un discurso y tener una familia tan numerosa y no haber abortado al último de sus hijos cuando se percató que iba a sufrir el Síndrome de Dawn, se hizo merecedora a ser la vicepresidenta de la Unión Americana. Mucho menos porque su hija Bristol, una patoja soltera de solo 17 años de edad, tiene 5 meses de embarazo porque un baboso no supo protegerla usando un condón. Por más que ahora digan que van a casarse antes de que McCain supuestamente asuma la presidencia. Como que si ese embarazo fuese un mérito en vez de un lamentable descuido por inmadurez. ¡Eso es estúpido!
Por consiguiente, sigo apostando a que el sucesor del nefasto George W. Bush será el afroamericano Barack Hussein Obama.

Posted in Sin categoría