Meditación ante la grave crisis

* Delicada situación por dos impactos.
Dos graves y sumamente explosivos impactos han sacudido a Guatemala, como un terremoto, a partir del domingo 10 de mayo, justamente cuando se celebraba el denominado Día de la Madre. El primero porque ese día fue asesinado a balazos el joven, brillante, intachable y ampliamente estimado profesional del Derecho, licenciado Rodrigo Rosenberg Marzano, lo cual ha sido un justo motivo para sacudir las reacciones emocionales de sus familiares, amigos y otras numerosas personas que le conocíamos y le teníamos aprecio; y el segundo impacto fue consecuencia de esto mismo, por las dramáticas revelaciones que dejó escritas con su puño y letra y en sendas grabaciones de audio y video, pocas horas antes de su muerte, que comienzan diciendo: «Si usted está leyendo este mensaje es que yo, Rodrigo Rosenberg Marzano, fui asesinado por el Secretario Privado de la Presidencia Gustavo Alejos y su socio Gregorio Valdés, con la aprobación del señor Álvaro Colom y de Sandra de Colom. La razón de que Gustavo Alejos y Gregorio Valdés hayan ordenado mi muerte y el Presidente de la República, Álvaro Colom, lo haya aprobado, es porque hasta el día que me mataron fui el abogado de dos increíbles guatemaltecos, don Khalil Musa y su hija Marjorie Musa, y sabía exactamente cómo Álvaro Colom, Sandra de Colom, Gustavo Alejos y Gregorio Valdés fueron los responsables de ese cobarde asesinato, y así se los hice saber a ellos mismos y a quien me quiso y pudo oír.»
Y siguió diciendo: ?Yo era un guatemalteco de 47 años, con 4 divinos hijos, con el mejor hermano que uno le puede pedir a la vida, con increíbles amigos, y con muchísimas ganas de vivir en mi país, pero no hubiera podido vivir conmigo mismo sin rebelarme, armarme de valor y denunciar a todos los guatemaltecos que tienen principios y valores, acerca de las verdaderas razones de la muerte de don Khalil Musa y su hija Marjorie Musa, sin importar las consecuencias y entendiendo que mi vida corría peligro quise dejar este testimonio en caso algo me pasara algo, como lamentablemente sucedió.?
El primer impacto causó un enorme dolor con gran indignación y repudio a numerosas personas, particularmente a quienes tuvimos con la víctima una relación familiar, profesional o amistosa, entre quienes me cuento yo, porque le conocía desde niño por el hecho de que fui amigo de sus padres, Rodolfo «Rudy» Rosenberg y la bella Rosita Marzano Passarelli (que en paz descansan). Rosita era hija de mi querida y recordada amiga la señora Blanquita Passarell («La Kikis»), quien durante sus últimos años estuvo casada en México con el acaudalado industrial farmacéutico israelí-francés Paul Antebí. Tuve el privilegio y la satisfacción de haber sido un amigo personal de ellos, pero en particular de Blanquita y su bella hija Rosita, y así fue como conocí a su hijo Rodrigo, quien siempre me impresionó como un muchacho excepcional, muy inteligente e intachable por lo que llegué a estimarle en alto grado. Por consiguiente, su cobarde asesinato me causó una profunda tristeza y una enorme indignación.
Pero, dolorosamente, de un largo tiempo a estas fechas nuestro país ha venido sufriendo las constantes acciones de la delincuencia organizada que ha cobrado muchas víctimas, desde los anónimos choferes de camionetas hasta el adinerado industrial y caficultor de origen libanés Khalil Musa, director de Anacafé entre otras cosas. Sin embargo, cualquiera de nosotros puede morir asesinado a balazos en cualquier momento, sin que las autoridades logren descubrir a los autores materiales ni intelectuales.
A este primer impacto emocional se vino a sumar el segundo, cuando se tuvo conocimiento del revelador documento manuscrito, con el puño y letra del licenciado Rosenberg, y los cassettes de audio y video que grabó con la asistencia del doctor en Derecho y periodista Mario David García, porque presentía que en cualquier momento podría llegar a ser asesinado y quiso dejar constancia de su denuncia en ese patético testamento, según se ha sabido posteriormente. Estos documentos se los confió, para su distribución, a uno de sus más cercanos amigos, el comerciante Luis Mendizábal, quien para cumplir su promesa repartió las copias durante el sepelio.
Son inéditas en el transcurso de nuestra complicada historia política las gravísimas acusaciones que el licenciado Rosenberg hace en su testamento contra varias personalidades públicas, y han sacudido no sólo a nuestro país, sino al mundo entero, porque le han dado la vuelta al mundo a través de los principales noticieros internacionales en los que, prácticamente, se ha dado crédito a las graves acusaciones que hizo contra el presidente de la República y demás personas a quienes involucra en la intención de asesinarle.
Las profundas emociones, gravemente sacudidas, de sus deudos, parientes y amigos, se han expresado de diferentes formas, una de ellas en las manifestaciones de protesta que se han venido realizando en la Plaza de la Constitución, en las que se ha llegado al extremo de exigir la inmediata renuncia del presidente Álvaro Colom y la remoción de su secretario privado, Gustavo Alejos. Pero es evidente que estos manifestantes no comprenden que no ha habido ninguna prueba de la supuesta culpabilidad de esas personas en ese grave delito.
Ante una situación como ésta, es muy difícil y sumamente delicada la responsabilidad que tiene un comentarista, como yo, porque su íntima emoción, tan dolida por el execrable crimen que le arrancó la vida a ese intachable joven amigo, podría conducirle a cometer y promover injusticias. Porque si se deja llevar solamente por su emoción de tristeza, repudio y condena por el execrable crimen, no estará siendo un periodista ecuánime y podría ser que sus reacciones emocionales puedan contribuir a confundir y perjudicar aún más la crítica situación que está viviendo nuestro país en vista de la creciente ola de criminalidad y la evidente incapacidad de las autoridades del gobierno para impedirla o para controlarla.
Aunque son muy graves las acusaciones que dejó en su dramático testamento el licenciado Rosenberg, porque señala con nombres y apellidos a varias personas en elevadas posiciones gubernamentales, encabezadas por el presidente de la República y su esposa Sandra Torres, su secretario privado Gustavo Alejos y el millonario empresario y constructor Gregorio Valdés, éstas no pasan de ser simples señalamientos y no pueden servir como pruebas de su culpabilidad. Por consiguiente, es un error exigir al presidente de la República que presente su renuncia de su alto cargo, para el que fue electo para un período de cuatro años por la mayoría del pueblo, y que antes destituya a su secretario privado Gustavo Alejos para que se pueda hacer una investigación totalmente imparcial y alejada de cualquier tipo obstrucciones o de influencias políticas o de presiones interesadas. Contra todos ellos hay graves acusaciones, es verdad, pero hasta el momento no existen pruebas que las respalden ante la ley. Y es el caso que de acuerdo a nuestro sistema legal, ninguna persona puede ser declarada culpable sin antes haber sido oída en juicio. Con mayor razón las personas que gozan del privilegio de un antejuicio.
Aparte es una cosa y aparte es otra. Otro gallo cantaría si se pudiese probar que ellos han tenido alguna participación en los asesinatos de Khalil Musa y de su hija Marjorie, así como la muerte del licenciado Rodrigo Rosenberg Marzano.
No obstante, considero que las cosas van por buen camino cuando el comisionado de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Carlos Castresana, ha dicho que está dispuesto a investigar exhaustivamente el caso, y desde antes de comenzar a cumplir su promesa ha solicitado al presidente Colom que tanto él como su esposa, Sandra Torres, y su secretario privado, Gustavo Alejos, deben mantenerse alejados de esa investigación.
Malos indicios
Sin embargo, la torpeza con la que el gobierno está respondiendo a las acusaciones de Rosenberg mueve a sospechar que el presidente de la República y sus colaboradores están tratando de esconder o disfrazar las cosas con haber traído a la capital, en aviones privados especialmente contratados, a todos los gobernadores departamentales y alcaldes municipales, sin decirles con qué objetivo les traían, lo cual, por cierto, tuvo el elevado coste de Q280 mil y cuando ya estaban aquí se les pidió expresar su respaldo a la institucionalidad, al presidente Colom y a su gobierno. Así mismo, el hecho de haberse reunido en una oficina privada con el Fiscal General, licenciado Amílcar Velásquez, hace que se sospeche que existe la intención del mandatario de influir en su comportamiento, así como, también, el hecho de haber solicitado la designación como fiscal encargada del caso Rosenberg a la licenciada Claudia Muñoz, madre de Michelle Mendoza, novia del vocero presidencial, Fernando Barillas. Afortunadamente, el fiscal general decidió en buena hora sacarla del caso.
Por otra parte, también compromete al presidente Colom el hecho que su esposa, Sandra Torres Casanova, haya criticado anoche, a través de una estación de radio, al periodista y abogado Mario David García y al comerciante Luis Mendizábal, a quienes calificó como personas ?de dudosa reputación que tienen pasados muy oscuros, vinculados a grupos paralelos?, por no haber denunciado a las autoridades las amenazas de muerte que el licenciado Rosenberg había recibido. Todo esto huele muy mal y no ayuda en lo más mínimo a mejorar la mala imagen que ya tienen el presidente Colom, su esposa Sandra y algunos de sus cercanos colaboradores, como el secretario privado Gustavo Alejos. ¿A cuenta de qué la señora de Colom se puso a hablar en esa forma de alguien que fue un colaborador de su gobierno en la rama de inteligencia, como es el caso de Luis Mendizábal?
Pero lo peor de todo es que el gobierno y el partido UNE están movilizando a personas de las zonas marginales capitalinas para confrontar en la Plaza de la Constitución a los parientes, amigos y demás personas que protestan por el asesinato del licenciado Rodrigo Rosenberg y están manifestando su repudio y condena por su asesinato y exigiendo la renuncia del presidente Colom, con lo cual se está promoviendo un peligroso enfrentamiento que podría acarrear consecuencias insospechadas. ¡Cuidado! Enfrentar a esos dos sectores de la población podría causar gravísimas consecuencias a nuestro país.
Sugiero que, en esta crítica situación, se haga todo lo posible por que se impongan la cordura y la sensatez para que perdure la institucionalidad y pueda imponerse justicia.
Guatemala ha sufrido ya demasiado por diferentes motivos y no se la debe exponer a otra confrontación sangrienta. Lo que en verdad sucede es que tanto el presidente Colom como su controversial esposa Sandra Torres Casanova, y otros de los funcionarios de su desafortunado gobierno, ya tienen hasta la coronilla a numerosas personas, sobre todo a quienes han sufrido en carne propia sus constantes abusos de poder, violaciones a la Constitución y a las leyes. Y estas personas creen que esta es una buena oportunidad para que Guatemala se deshaga de ellos sin derramamiento de sangre. Lo malo es que están politizando el caso, aunque se diga lo contrario. Y eso no se vale.
La entrevista con CNN en español
La destacada periodista colombiana Patricia Janiot, presentadora de los noticiarios de la cadena estadounidense CNN en Español y conductora del programa titulado Panorama, entrevistó ayer en exclusiva al Presidente de la República de Guatemala, ingeniero Álvaro Colom Caballeros, y estos tres YouTubes que hay debajo contienen la mayor parte de la entrevista, aunque me parece que no está completa. Sin embargo, en ellas se puede apreciar el tono irrespetuoso e impertinente con el que la entrevista se desarrolló y, a manera de respuesta, la falta de carácter del presidente Álvaro Colom al no haberla puesto en su lugar. Van a poder darse cuenta de algunas de las impertinentes preguntas de la periodista y las respuestas un tanto evasivas de nuestro gobernante, cómo cuando éste cometió el error -grave error en mi opinión- de calificar de «falso» el videocassette que grabó el difunto licenciado Rodrigo Rosenberg en la oficina del doctor en Derecho Mario David García, pocas horas antes de haber sido vilmente asesinado de cinco balazos. Se comprende que, en su natural nerviosismo, lo que realmente trató de decir el presidente Colom fue que es falso el contenido del videocassette, mas no así el videocassette en sí, porque quienes conocíamos personalmente al abogado asesinado identificamos su voz y su presencia y, por consiguiente, podemos dar testimonio de que la grabación es auténtica. Por otra parte, me parece una gran tontería tratar de hacer creer que esta grabación y el asesinato de Rosenberg forman parte de una supuesta «conspiración» contra el gobierno, porque sería como decir que el licenciado Rosenberg se inmoló por esa causa.
Finalmente, el presidente Colom hizo una exagerada gala de humildad ante el comportamiento prepotente de la atrevida periodista colombiana que se permitió cortar varias veces la entrevista mientras el presidente de la República esperaba pacientemente sentado en una silla incómoda. Esto, francamente, me pareció un abuso insoportable. La CNN en Español debió hacer una grabación de toda la entrevista y después hacer los cortes que fuesen necesarios sin que el entrevistado, el presidente de Guatemala, hubiese tenido que esperar a que continuara la entrevista, como si él fuese un empleado de ese canal, lo cual dió la impresión que es una persona pusilánime o mediocre. Es indiscutible que este fue otro error del Secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Ronaldo Robles. No debió permitir que esa entrevista se realizara en esa forma.
Además, no se por qué el presidente Colom soportó sin protestar las reiteradas impertinencias de la periodista que le insinuaba renunciar a su cargo. En mi opinión, debió de haberla puesto en su lugar recordándole que no tiene derecho a faltarle al respeto al presidente constitucional de este país. Me dio vergüenza ajena ver la forma tan irrespetuosa como la periodista Patricia Janiot trató al presidente de nuestro país en un programa de una cadena noticiosa norteamericana. Porque, nos guste o no nos guste, Colom todavía sigue siendo el presidente Constitucional de Guatemala y su alta investidura debe ser respetada por propios y extraños, aunque él no les merezca respeto en lo personal por su trasnochado populismo chavista y su insoportable tolerancia a que su esposa intervenga en todos los asuntos de su gobierno y ande por todo el país regalando a manos llenas el dinero del Estado con el objetivo de ganar simpatías para que la apoyen cuando sea candidata a suceder a su marido en el próximo período presidencial, imitando a los esposos Kirchner de la Argentina.
Estos son los tres YouTubes de la entrevista de CNN en Español que les invito a ver y escuchar atentamente para que saquen sus propias conclusiones. Ya saben ustedes lo que deben hacer para abrirlos.

Parte 1
Imagen de previsualización de YouTube

Parte 2
Imagen de previsualización de YouTube

Parte 3
Imagen de previsualización de YouTube

Posted in Sin categoría