ESPERANZA EN LA LIGA DEL CORAZÓN

Cuando se transita por la carretera Panamericana Roosevelt, al pasar enfrente del restaurante Guayacán hay un bonito edificio que, según investigué, fue construído por la Liga Guatemalteca del Corazón. Me enteré que costó más de dos decenas de millones de dólares. Pero cuando se rasca un poco la apariencia se descubre que, lamentablemente, por dentro está muy mal. Tanto así que es probable que en vez de tratar de repararlo para que sea funcional, sería más práctico destruirlo y construir uno nuevo. Cuando me enteré de que por dentro el edificio no servía para los propósitos para los cuales fue construído porque ni siquiera había el espacio requerido para los costosos equipos que se adquirieron, me enteré que había habido una reorganización y que, como consecuencia, asumió la presidencia  el respetable Dr. Francisco José Arroyave, a quien insto a que se investigue meticulosamente qué fue lo que ocurrió con esos fondos, si fueron malgastados o se «esfumaron» en algún otro acto de corrupción. Y que si descubre anomalías, que las denuncie. Pero lo primero que se me ocurrió fue consultar a mi cardiólogo, el Dr. Carlos Armando Soto Gómez, querido viejo amigo mío, compañero en el Colegio de Infantes. Y, como respuesta, recibí esta carta que transcribo textualmente y se explica por si sola:

Dr. Carlos Armando Soto Gómez.

Médico Cardiólogo

10 calle 2-45. Zona 14. Oficina 10-01

casotogomez@yahoo.com

Miembro Fundador de la Liga



LIGA GUATEMALTECA DEL CORAZON

La Liga  Guatemalteca del Corazón, que el 22 de mayo de este año, cumple 50 años de fundación, fue otra de nuestras actividades. Con los doctores  Jorge Antonio  Fernández Mendía, Francisco José Arroyave, José Quiñones Amado, Cesar  Hernández Arana y otras personas que no recuerdo, la organizamos. Los fines: a) Investigación, b) Docencia, para que con el tiempo se convirtiera en el Instituto de Cardiología de Guatemala. c) Prevención. d) Atención de enfermos e) Rehabilitación y f) Divulgación. Pensábamos que  sería importante que más adelante  se convirtiera, en  el brazo social de nuestra Asociación.

La mayoría nos habíamos formado en el Instituto Nacional de Cardiología de México, dirigido por el Maestro Ignacio Chávez y siempre recordamos lo inscrito en la parte superior de su logotipo AMOR-SCIENTIA-QVE-INSERVANT-CORDI (Amor y Ciencia que sirven al Corazón).

Esperábamos que la educación fuera lo más significativo, cosa que lamentablemente no sucedió.

La Liga del Corazón ha sufrido muchos contratiempos administrativos, ha habido falta de transparencia y los Directores y  el personal, médico, paramédico y administrativo han aprovechado su posición en beneficio personal. Por  estas razones ha sido intervenida en dos ocasiones, la primera durante el Gobierno del General Ríos Montt y la segunda cuando Vinicio Cerezo fue presidente. Al  cesar  la segunda intervención ha mejorado paulatinamente y su proyección social ha sido aceptable. Hay  servicios de Consulta Externa, Laboratorio, Farmacia, Rayos X y asistencia a  especializada como Electrocardiografía, Pruebas de Esfuerzo, Ecocardiografía, Estudios de Holter y Monitoreo de Presión Arterial.  Pero no nos ha convencido a la mayoría de los cardiólogos, siempre  hemos tenido grandes dudas en su administración y lamentamos que el Hospital que nos daba esperanzas de llegar a nuestro ideal, EL INSITUTO DE CARDIOLOGIA, se haya quedado en un simple edificio, mal construido, incapaz de servir para   nosocomio, que no superará en nada  a lo que hoy se hace en las instalaciones de la 14 Calle.

Pero la esperanza  no  la hemos perdido del todo. En este febrero de 2012, a 50 años de fundada, se abre una luz. Se efectuaron elecciones y llegó a la  presidencia de la Liga del Corazón un distinguido colega, el Dr. Francisco José Arroyave, fundador también de la Asociación de Cardiología y de la Liga, persona intachable, y sabemos que  encontrará obstáculos, pero deseamos que siga  adelante. Pienso que si las dificultades son demasiadas, le queda  otra opción, solicitar al Presidente de la República, General Otto Pérez Molina, que intervenga la Liga del Corazón y  nombre interventor al Dr. Francisco José Arroyave y, acorde a los deseos de transparencia que tiene este gobierno, la Vicepresidenta Roxana Baldetti, se haga una investigación y una reorganización total. ¡No es posible que CINCUENTA  AÑOS, HALLAN SERVIDO PARA TAN POCO!  ¡Ponete  duro CHIQUI (así le decimos con cariño), es la oportunidad de salvar la Institución!

Dr. Francisco José Arroyave. Presidente de la Liga Guatemalteca del Corazón 2012

Twitter:@jorgepalmieri