DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

En 1977, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. En muchos países  se conmemora simplemente como Día de la Mujer, en general, sin que sean obreras y de ideología socialista, como las que originaron la celebración. En algunos países es una fiesta nacional. Por extensión, de un tiempo a esta parte no es un día en el que se festeja únicamente a trabajadoras obreras y con ideología socialista, sino a todas las mujeres en general.

La huelga sexual de Lisístrata

En la antigua Grecia se encuentra uno de los orígenes históricos de la lucha de la mujer, de acuerdo con la obra Lisístrata (en griego Λυσιστράτη «la que disuelve el ejército»), del célebre dramaturgo griego Aristófanes. La historia es que la protagonista, Lisístrata, una mujer ateniense, organizó a las mujeres para hacer una huelga sexual contra los hombres para forzarles a poner fin a la guerra contra Esparta. Esta obra fue representada en el año 411, y la trama consiste en que la Atenas estaba perdiendo la guerra y sufría a la vez una verdadera guerra civil. La obra se apoya en antiguos rituales donde enfrentan coros de hombres y mujeres, en el que se produjo el triunfo de las mujeres sobre los hombres, gracias a la huelga sexual de las mujeres espartanas que se negaron a volver a tener relaciones sexuales con sus maridos hasta que no firmaran la paz con los atenienses. Se siguen una serie de acciones de violencia entre los dos géneros. Para cumplir su huelga sexual, las mujeres se refugian en la Acrópolis, que los hombres intentan en vano conquistar. La estrategia tuvo éxito porque los espatanos no pueden resistir más tiempo la huelga sexual de sus mujeres y negocian la paz con los atenienses. Lisístrata hace de mediadora entre ellos y los atenienses y la paz se consiguió. El final celebra la felicidad alcanzada con un banquete de reconciliación en el que se reconcilian también los hombres con sus mujeres. Todo concluye entre danzas y cantos. A ello se debe que se haya usado este nombre para el Proyecto Lisístrata, acto teatral que se efectuó en favor de la paz el lunes 3 de marzo de 2003 de manera simultánea en más de 42 países. Ese día, miles de personas participaron en aproximadamente 700 lecturas dramatizadas de la obra de Aristófanes, que se realizaron a beneficio de organizaciones sin fines de lucro, que trabajan por la paz y ofrecen ayuda humanitaria.

Reivindicación de la igualdad de la mujer y el movimiento obrero
En sus inicios, finales del siglo XVIII y principios del XIX, el movimiento obrero mantenía una posición tradicional de corte patriarcal en relación con la igualdad de la mujer y sus reivindicaciones. A mediados del siglo XIX los movimientos reivindicativos de la mujer tomaron fuerza con la lucha por el sufragio femenino, la reivindicación de la igualdad, la denuncia de la opresión social, familiar y laboral. Entonces surgieron  los denominados Movimientos Sufragistas, inicialmente de origen burgués, con figuras como Flora Tristán.
Los primeros grupos feministas en el movimiento obrero, tuvieron como gran aliado teórico el libro del filósofo judío alemán Friedrich Engels, publicado en 1884, titulado El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, además de los movimientos anarquistas que reivindicaban, desde el neomalthusianismo, la procreación consciente del proletariado, la separación entre sexualidad y reproducción, la defensa de la maternidad libre, la liberación femenina, la libertad sexual, la promoción de la planificación familiar, el cuidado de los niños así como el uso y difusión de métodos anticonceptivos artificiales. Engels fue un estrecho amigo y colaborador de Karl Marx, y coautor con él de obras fundamentales para el nacimiento de los movimientos socialista, comunista y sindical, como La Sagrada Familia (1844), La ideología alemana (1844-46) y el Manifiesto Comunista (1848) y fue uno de los dirigentes políticos de la Primera Internacional y de la Segunda Internacional.

Clara Zetkin con Rosa Luxemburgo en enero de 1910

Año 1909 y 1910 – Proclamación del día internacional de la Mujer Trabajadora

El 28 de febrero de 1909 se celebró por primera vez en Estados Unidos el Día de las mujeres socialistas tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos. En agosto de 1910 la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, Noruega, proclamó el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, a propuesta de la socialista alemana Luise Zietz apoyada por la dirigente Clara Zetkin, como una jornada de lucha por los derechos de las mujeres. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finlandés. El objetivo era promover la igualdad de derechos de la mujer, incluyendo el sufragio.

Primera celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora
Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora se celebró por primera vez el 19 de marzo en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron el derecho de voto para las mujeres  y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo y el derecho a la formación profesional y a la no discriminación laboral.
Menos de una semana después, el 25 de marzo, más de 146 jóvenes trabajadoras de la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York, la mayoría inmigrantes, murieron en un trágico incendio. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las malas condiciones laborales que condujeron al desastre.
Años 1913 y 1914 – Día Internacional del Mujer antes de la Primera Guerra Mundial
En 1913, en el marco de los movimientos pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres de Rusia celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de dicho año. En 1914, en Alemania, Suecia y Rusia  se conmemoró por primera vez el 8 de marzo, de manera oficial, el Día Internacional de la Mujer. En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno a la conmemoración para protestar contra la guerra y para solidarizarse con las demás mujeres.

Año 1917 – Día Internacional en la Unión Soviética
Estando aún en plena Primera Guerra Mundial, en la que ya habían muerto dos millones de soldados rusos, se produjo la Revolución de febrero, que marcó la primera etapa de la Revolución rusa de 1917. En la primera mitad de febrero de 1917, el inicio de una hambruna provocó revueltas en la capital Petrogrado, actual San Petersburgo.
El 18 de febrero la mayor fábrica de Petrogrado, la fábrica Putilov se cerró, quedando 30.000 trabajadores en situación desesperada por el desempleo. Se anunció una huelga y se hizo una manifestación pero la policía disparó a los huelguistas y algunas tiendas cerraron, lo cual provocó insurrecciones en otros centros de producción.
El 23 de febrero se celebró una serie de mítines y manifestaciones con motivo del Día Internacional de la Mujer que progresivamente alcanzaron un fuerte tono político y económico. Incidentes entre amas de casa en las largas colas por conseguir pan se convirtieron en manifestaciones espontáneas contra la monarquía y a favor del final de la guerra. Así comenzó el levantamiento popular que acabó con la monarquía rusa, sin preparación ni coordinación de los partidos revolucionarios.
Años 1922 a 1975 – Institucionalización del Día Internacional de la Mujer
Después de la revolución de octubre, la feminista Alexandra Kollontai, quien desde su nombramiento como Comisaria del Pueblo para la Asistencia Pública logró el voto para la mujer, que fuera legal el divorcio y el aborto, consiguió que el 8 de marzo se considerase fiesta oficial en la Unión Soviética, aunque siguió siendo un día laborable. El 8 de mayo de 1965 por decreto del USSR Presidium del Sóviet Supremo de la Unión Soviética de la URSS se declaró no laborable el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
Desde su aprobación oficial por la Unión Soviética tras la Revolución de 1917 la fiesta comenzó a celebrarse también en otros muchos países. Por ejemplo, en China se celebra desde 1922 y en España se celebró por primera vez en 1936.
En 1975 la ONU comenzó a celebrar el 8 de marzo como el Día internacional de la Mujer. En diciembre de 1977, dos años más tarde, la Asamblea General de la ONU proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Esta adhesión de la ONU llevó a varios países a oficializar este día dentro de sus calendarios: Chile en 1977, etcétera.
En el año 2011 se celebró el Centenario del Día Internacional de la Mujer. También comenzó a operar la Entidad específica de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, también conocida como ONU Mujeres, al frente de la cual se encuentra ahora la ex presidenta de Chile, Michelle Año 1917 – Día Internacional en la Unión Soviética
Estando aún en plena Primera Guerra Mundial, en la que ya habían muerto más de dos millones de soldados rusos, se produjo la Revolución de febrero, que marcó la primera etapa de la Revolución rusa de 1917. En la primera mitad de febrero de 1917, el inicio de una hambruna provocó revueltas en la capital Petrogrado, actual San Petersburgo.
El 18 de febrero, la mayor fábrica de Petrogrado, la factoría Putilov se cerró, quedando 30.000 trabajadores en situación desesperada.12 13 Se anunció una huelga; se disparó a los huelguistas y algunas tiendas cerraron, lo que provocó insurrecciones en otros centros de producción.
El 23 de febrero se celebró una serie de mítines y manifestaciones con motivo del Día Internacional de la Mujer que progresivamente alcanzaron un fuerte tono político y económico.13 Incidentes entre amas de casa en las largas colas por conseguir pan se convirtieron en manifestaciones espontáneas contra la monarquía y a favor del final de la guerra. Comenzó así el levantamiento popular que acabó con la monarquía, sin preparación ni coordinación de los partidos revolucionarios.
Después de la revolución de octubre, la feminista Alexandra Kollontai (que desde su nombramiento como Comisaria del Pueblo para la Asistencia Pública logró el voto para la mujer, que fuera legal el divorcio y el aborto) consiguió que el 8 de marzo se considerase fiesta oficial en la Unión Soviética, aunque laborable. El 8 de mayo de 1965 por decreto del USSR Presidium del Sóviet Supremo de la Unión Soviética de la URSS se declaró no laborable el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
Desde su aprobación oficial por la Unión Soviética, tras la Revolución rusa de 1917, la fiesta comenzó a celebrarse en otros muchos países. Por ejemplo, en China se celebra desde 1922 y en España se celebró por primera vez en 1936.
En 1975 la ONU comenzó a celebrar el 8 de marzo como el Día internacional de la Mujer. En diciembre de 1977, dos años más tarde, la Asamblea General de la ONU proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Esta adhesión de la ONU llevó a varios países a oficializar este día dentro de sus calendarios, como lo hizo Chile en 1977.
Año 2011 – Centenario del Día Internacional de la Mujer
En el año 2011 se celebró el Centenario del Día Internacional de la Mujer. También comenzó a operar la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, también conocida como ONU Mujeres, al frente de la cual se encuentra actualmente la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet.
El Día Internacional de la Mujer ha adquirido a lo largo del siglo XX una dimensión mundial para las mujeres del mundo. El movimiento internacional en defensa de los derechos de la mujer es creciente y es reforzado por la Organización de Naciones Unidas que ha celebrado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer y ha contribuido a que la conmemoración del Día Internacional de la Mujer sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica.
El Día Internacional de la Mujer ha adquirido a lo largo del siglo XX una dimensión mundial para las mujeres del mundo. El movimiento internacional en defensa de los derechos de la mujer es creciente y es reforzado por la Organización de Naciones Unidas que ha celebrado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer y ha contribuido a que la conmemoración sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica.

En la actualidad

De un tiempo a estas fechas el 8 de marzo se celebra simplemente como Día Internacional de la Mujer, sin que sea exclusivamente una fecha en la que se conmemora el triunfo de las mujeres para obtener el respeto a sus derechos civiles. Y se ha convertido en un día en el cual se felicita a todas las mujeres del mundo, sean o no trabajadoras.


Día Internacional de la Mujer por europapress

(Por favor haga click sobre este código).

Mensaje de Michelle Bachelet Directora Ejecutiva de ONU Mujeres

Michelle Bachelet, ex presidenta socialista de Chile

“Empoderar a las mujeres rurales: Acabar con el hambre y la pobreza”
En este Día Internacional de la Mujer, me uno a las mujeres del mundo en solidaridad por los derechos humanos, la dignidad y la igualdad, un sentimiento que compartimos millones de personas y que nos lleva a luchar por la justicia y la inclusión. En este primer aniversario de ONU Mujeres, saludo a todas las personas, gobiernos y organizaciones que trabajan a favor del empoderamiento de la mujer y de la igualdad de género. Sepan ustedes que trabajamos con el mayor compromiso de cara al futuro.
La creación de ONU Mujeres ha coincidido con profundos cambios en el mundo, que van desde las crecientes protestas contra la desigualdad hasta los levantamientos en pro de la libertad y la democracia en el mundo árabe. Estos eventos han reafirmado nuestra convicción de que un futuro sostenible sólo puede ser alcanzado por las mujeres, los hombres y los jóvenes disfrutando de plena igualdad.
Desde los gobiernos que cambian las leyes hasta las empresas que ofrecen trabajos decentes y remuneraciones iguales, pasando por los padres y madres que enseñan a sus hijos o hijas que todos los seres humanos tienen que ser tratados del mismo modo, la igualdad depende de cada uno de nosotros.
En el siglo pasado, desde que comenzó a celebrarse el primer Día Internacional de la Mujer, hemos sido testigos de transformaciones en los derechos legales, los logros en la educación y en la participación en la vida pública de las mujeres. Los países de todas las regiones han ampliado los derechos legales de las mujeres y las mujeres han podido dar numerosos pasos adelante. Más mujeres ahora son líderes en la política y los negocios, más niñas asisten a la escuela, más mujeres sobreviven a los partos y pueden planificar sus familias.
Sin embargo, si bien se han logrado enormes progresos, ningún país puede decir que está totalmente libre de discriminación de género. Esta desigualdad se manifiesta en persistentes brechas de género en los sueldos y en oportunidades, en la baja representación de mujeres en los puestos de liderazgo en la arena pública y en el sector privado, en los matrimonios tempranos, en las niñas que desaparecen porque se prefiere a los niños, y en la violencia continua contra las mujeres en todas sus formas.
En ningún ámbito son las disparidades y los obstáculos más importantes para las mujeres y las niñas que en las áreas rurales. Las mujeres y las niñas rurales representan una de cada cuatro personas en el mundo. Trabajan largas horas con poco o ningún salario y producen una gran proporción de los alimentos que se cosechan, especialmente en la agricultura de subsistencia. Son agricultoras, empresarias y líderes y sus contribuciones mantienen a sus familias, sus comunidades, sus naciones y a todos nosotros.
A pesar de ello, se enfrentan a algunas de las peores desigualdades en el acceso a los servicios sociales, a la tierra y a otros bienes productivos. Eso las priva a ellas y al mundo de alcanzar su pleno potencial, lo que me lleva al asunto principal de este Día Internacional de la Mujer. No se podrá encontrar ninguna solución duradera a los principales cambios actuales – del cambio climático a la inestabilidad política y económica – sin el empoderamiento pleno y sin la participación de las mujeres del mundo.
Simplemente no podemos seguir permitiendo la exclusión de las mujeres. Su participación plena en la esfera política y económica es fundamental para la democracia y la justicia, que es lo por lo que claman las personas. La igualdad de derechos y oportunidades conforma la base de las economías y las sociedades saludables.
Dar a las agricultoras el mismo acceso a los recursos que lo varones reduciría entre 100 y 150 millones las personas con hambre. Si se diese ingresos, derechos a la tierra y créditos a las mujeres, habría menos niños y niñas desnutridos. Los estudios muestran que mayores niveles de igualdad de género tienen una correlación positiva con niveles más altos del producto interior bruto per cápita. Abrir las oportunidades económicas a las mujeres haría aumentar el crecimiento económico y reduciría la pobreza considerablemente.
El momento es ahora
Todos los seres humanos tienen el derecho a vivir en paz y dignidad. Todos los seres humanos tienen el derecho a determinar su futuro y el futuro de sus países. Ése es el llamado a la igualdad que escucho en todos los lugares que visito. Por esta razón, ONU Mujeres pondrá un particular énfasis este año en hacer avanzar el empoderamiento económico y la participación y liderazgo políticos de las mujeres. En este sentido, esperamos continuar nuestra sólida colaboración con las mujeres, los hombres, los jóvenes, los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado.

Hoy, Día Internacional de la Mujer, reafirmemos nuestro compromiso con los derechos de las mujeres y caminemos hacia el futuro con valor y determinación. Defendamos los derechos humanos, la dignidad y el valor inherente a todas las personas, así como los mismos derechos para los hombres y las mujeres.» (Fin del mensaje de Michelle Bachelet).

Para despolitizar la celebración

En vista de que, obviamente, la celebración de este día proviene de una causa obrera femenina de ideología socialista, últimamente se le ha quitado el carácter político que tenía el Día Intdernacional de la Mujer Trabajadora y se ha optado celebrarlo simplemente como Día Internacional de la Mujer, en general. Razón por la cual ahora se acostumbra felicitar a todas las mujeres por el simple hecho de su género.

Por consiguiente, hoy saludo y felicito a todas las mujeres del mundo, en especial a las mujeres de Guatemala. ¡A todas sin excepción!

Debido a esta circunstancia, en Guatemala las dos mujeres más cercanas al presidente de la República, general Otto Pérez Molina, su esposa, profesora Rosa Leal de Pérez, y la vicepresidente de la República, Ingrid Roxana Baldetti Elías, transmitieron por televisión sendos mensajes alusivos saludando y felicitando a la mujer guatemalteca, a la que la segunda de ellas calificó como «los motores del progreso nacional».