FOROS PRESIDENCIALES (1)

El lunes 23 del mes en curso, la Asociación de Gerentes de Guatemala (AGG), con el apoyo del diario Prensa Libre,  organizó un debate (que realmente fue un foro) entre los tres candidatos a la Presidencia de la República que han obtenido más intención de votos en las últimas encuestas que se han llevado a cabo, que son el general retirado Otto Pérez Molina, postulado por el Partido Patriota (PP), el doctor en leyes Manuel Antonio Baldizón Méndez, postulado por el partido Libertad Democrática Renovada (LIDER) y el doctor en Física-Matemática Eduardo Suger Cofiño, postulado por el partido Compromiso Renovación y Orden (CREO). Este evento se desarrolló en el Gran Teatro Nacional que lleva el nombre del genial guatemalteco Efraín Recinos Valenzuela, un ingeniero, urbanista, pintor, escultor, muralista, escenógrafo, inventor, ajedrecista y conocedor de música, cine y letras, fue corredor olímpico, triatonista, seleccionado de básquetbol, fondista, profesor de matemáticas, de construcción y de una carrera que hasta entonces no existía en Guatemala: la arquitectura. La primera parte estuvo a cargo de la presentadora de Guatevisión Tutti Furlán, a quien se le debe reconocer que lo hizo estupendamente. ¡Mis felicitaciones! Para hacer el papel de moderador, los gerentes contrataron al conocido periodista uruguayo Jorge Gestoso, ex presentador del noticiario de la cadena CNN en Español, quien, francamente, decepcionó las expectativas que se tenían porque no le supo dar interés a su participación y se equivocó varias veces al saltearse a alguno de los candidatos. Es comprensible que la AGG haya escogido a un periodista extranjero para moderador, probablemente para evitar cualquier tipo de suspicacias de orientación partidaria de un moderador guatemalteco. Pero, lamentablemente, en mi opinión la actuación del uruguayo Gestoso no fue satisfactoria.

Durante el desarrollo de este foro fue evidente que el general Otto Pérez Molina ya da por descontado que si no gana en la primera vuelta con mayoría absoluta y deberá competir en la segunda vuelta con otro de los candidatos, sera con el doctor Baldizón. El único momento en el que este foro pudo haber sido un debate fue cuando el general Pérez Molina lanzó un dardo envenenado al doctor Baldizón al decir, como quien o quiere la cosa, que a él le gustaría poder ofrecer un bono 18, no solo un bono 15, pero agregó que eso sería inconveniente porque en vez de beneficiar a los trabajadores provocaría un desempleo, debido a que haría quebrar a las empresas que no podrían pagarlo. ¡Eso es lógico! ¡Si solo con el bono 14 hay que pasar tantos apuros para pagarlo! Por otra parte, parece que al doctor Baldizón se le olvida que también el Estado tendría que pagar  a sus trabajadores el bono 15 que propone, y ¿de dónde telas si no hay arañas? Es evidente que este doctor Baldizón es un demagogo populista excesivamente atrevido, de los que son capaces de ofrecer a los pueblos construirles un puente sobre el río y si le dicen que no hay río él prometería que les traerá un río. ¡Porque ofrecer no cuesta nada!

Deplorable exabrupto del doctor Suger

Coincidentemente –porque supongo que no fue a propósito–, esa misma mañana publicó Prensa Libre el resultado de una encuesta que hizo la empresa Encuesta Libre, en la cual el general Pérez Molina continúa a la cabeza de la intención de votos con poco más del 50% y le siguen el doctor Baldizón y el doctor Suger en el segundo y tercer lugares respectivamente. Y el doctor Suger quizas sospechó que había sido hecho a propósito antes del foro y le enfureció de tal manera que le sacó de sus casillas e hizo perder la compostura. al extremo de haber tenido un exabrupto inconveniente cuando, agitando un ejemplar de Prensa Libre, despotricó contra el supuesto resultado de la encuesta que calificó como “broma” y “burla” y fue aún más allá al señalar que algunas de las encuestas son pagadas por «los grandes intereses económicos», a pesar de que estaba participando en un foro auspiciado por la Asociación de Gerentes de Guatemala, obviamente integrada por grandes intereses económicos y apoyada por Prensa Libre, a la que acusó de vendida. Además, parece que olvidó que Guatevisión es propiedad de Prensa Libre y fue el único canal que estaba transmitiendo en vivo ese evento. Este desafortunado comportamiento mereció el comentario que alguien hizo de que habían subido al estrado tres candidatos, pero habían bajado solamente dos. Y otro opinó que con esa actitud Suger había “tirado la toalla”. Porque esa actitud tan intolerante hizo pensar que si reaccionó en esa forma tan desafortunada e inconveniente cuando apenas se encuentra en su campaña electoral, ¿cómo sería si fuese Presidente de la República? Esta es una buena oportunidad para reiterar lo que he dicho muchas veces: es innegable que el doctor Suger Cofiño es una persona  respetable, bajo cualquier punto de vista, y suficientemente calificado en lo académico, por haber obtenido una licenciatura en la Universidad de Zürich y un doctorado en Física-Matemática en la Universidad en Austin, Texas, además de sus reconocidas ejecutorias como catedrático universitario y fundador y Rector de la Universidad Galileo. Pero estas excepcionales características no le otorgan ipso facto ni la capacidad ni la experiencia política que son indispensables para desempeñar con idoneidad el importante cargo de Presidente de la República.

Abismal comparación

Y es que cuando uno ve la enorme diferencia que hay entre los candidatos presidenciales de Guatemala con los pre candidatos presidenciales de los partidos políticos de México –como los que yo publiqué recientemente–, se siente una enorme envidia a ese país fronterizo, porque sus pretendientes a pre candidatos a gobernar el país son personas que tienen una hoja de vida envidiable. En México, para atreverse a lanzarse a una pre candidatura de un partido político, es indispensable haber tenido previamente una hoja de servicio importante, mientras que aquí cualquier guatemalteco que tenga la edad mínima de 40 años puede optar a ese cargo, sin otro requisito que hacerse proclamar candidato por un supuesto «partido político» sin ideología ni principios, que realmente ha sido conformado con el único propósito de postular a quien lo formó para ser candidato a la Presidencia de la República. La Constitución política de la República de Guatemala no exige que para poder optar a ser candidato a la Presidencia de la República sea indispensable tener buena preparación, capacidad  y excelente hoja de vida política. ¡La comparación es demasiado grande!

En síntesis, después de haber visto y escuchado atentamente los diferentes foros con pretenciones de debates que se han venido ofreciendo, finalmente he llegado a la conclusión de que, a pesar de que no quisiera ver que otro militar gobierne nuestro país, después de la larga cadena de gobiernos militares autoritarios que hemos tenido y que nos han perjudicado tanto, pero estoy convencido de que en esta próxima elección voy a votar por la planilla presidencial que conforman el general Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, porque entre las opciones que se presentan, ésta es la mejor preparada y más confiable para gobernar Guatemala. En este foro, en particular, en comparación con los otros dos candidatos que compitieron con él, fue evidente la seriedad, la prestancia, la información y la seguridad del general retirado Otto Pérez Molina. Y como no tengo por qué ocultarlo, declaro que ya estoy firmemente decidido a votar por esa planilla el próximo 11 de septiembre. Porque creo sinceramente que, dadas las opciones que hay, ésta es la mejor. Y deseo vehementemente que gane en la primera vuelta para que no haya necesidad de hacer una segunda vuelta que causaría al país un enorme gasto y no produciría ningún beneficio. Mientras que si el general Pérez Molina gana con mayoría absoluta la primera vuelta, tendrá suficiente tiempo para preparar la transición y para escoger más cuidadosamente a sus colaboradores. Lo cual sería beneficioso para la economía del país que no está para más gastos innecesarios.

Prensa Libre publicó el 23 del mes en curso, en su nuevo Portal Móvil de Internet, un interesante reportaje con un YouTube que comienza con la presentación y las palabras del presidente de la AGG, señor Jorge Eskenasy. En el transcurso del mismo se verá que el general Pérez Molina está manipulando su Black Berry o Iphone para recibir información o dirigirse a sus sucriptores de Twiter o Facebook mientras hablaban los otros candidatos. ¿Estaría consultando las respuestas más convenientes, o simplemente escribiendo comentarios? ¡Sólo Dios lo sabe! Pero creo que hacer esto debería ser terminantemente prohibido en estos eventos.

Otto Pérez y Manuel Baldizón monopolizan debate en la AGG
Los aspirantes presidenciales Otto Pérez Molina y Manuel Baldizón monopolizaron el debate de la octava edición de la Noche Cívica, organizada por la Asociación de Gerentes de Guatemala (AGG), con el apoyo de Prensa Libre, en donde se abordaron varios temas de la realidad nacional, bajo la conducción del periodista uruguayo Jorge Gestoso.

Por J. Gramajo, L. Díaz, K. Cardona Y M. Hernández
Guatemala

Imagen de previsualización de YouTube

A la actividad fueron invitados los tres candidatos que encabezan la Encuesta Libre: Pérez Molina, del Partido Patriota (PP); Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (LIDER); y Eduardo Suger, de Compromiso, Renovación y Orden (CREO).

Pese a que en la primera etapa los políticos tuvieron cinco minutos para desarrollar lo fundamental de sus planes de gobierno, no hubo profundidad en las propuestas; el único que ofreció una lista de sus programas fue Baldizón.

Los principales debates se dieron durante la discusión del bono 15 prometido por el candidato de Líder, y la creación de un ministerio específico para el control y manejo de los programas sociales.

Candidatos entonan el himno nacional durante el inicio del debate de anoche.

Entre los temas que se abordaron sobresale el de la minería, donde los tres aspirantes coincidieron en que se necesita aumentar el cobro de regalías.
Al mismo tiempo se abordó acerca de la modificación de tributos como el Impuesto Sobre la Renta y al Valor Agregado, en donde los tres participantes afirmaron que no harán ninguna modificación de tasas, ya que buscarán un incremento de la recaudación fiscal a través del combate a la corrupción y la búsqueda de la transparencia.
La seguridad fue lo que más se discutió, ya que los tres aspirantes tienen propuestas diferentes para combatir el crimen organizado y narcotráfico, y la discusión se concentró entre Baldizón y Pérez.
El debate entre ambos presidenciable se efectuó entre ironías y sarcasmos. Una muestra de ello fue cuando Pérez Molina pregunta acerca de la manera en que se llevará a cabo el programa de seguridad de Baldizón, quien a su vez respondió con la interrogante, “mi propuesta es analizada, solo quisiera saber ¿con qué recursos se aumentará, Otto —Pérez—, el número de policías y por qué aumentar un ejército que tú mismo redujiste?”. En ese y otros momentos, Gestoso los llamó al orden.
Rechazo a exabrupto
Al cierre de su intervención, Suger tomó en sus manos un ejemplar de Prensa Libre y, refiriéndose a la Encuesta Libre, aseguró que se trataba de una “broma” y “burla”, porque daba a dos aspirantes como ganadores.
El vicepresidente de Prensa Libre, Mario Antonio Sandoval, cuestionó las críticas infundadas de Suger, y afirmó: “Los conceptos e insultos fueron totalmente innecesarios y fuera de lugar… Tenemos que preocuparnos porque no puede ser que tenga este tipo de exabruptos, de nada sirve estar arrepentido”. (Fin del Reportaje de Prensa Libre)

Mi comentario: en mi opinión, fue insatisfactorio este otro foro con pretención de ser «un gran debate». Creo que los señores de la Asociación de Gerentes de Guatemala (AGG) y el periódico Prensa Libre tuvieron una buena intención, pero el resultado es «más de lo mismo», como se viene diciendo últimamente para identificar a lo que no ha cambiado nada de lo acostumbrado. Y me parece que Guatemala y los guatemaltecos necesitamos urgentemente de cambios en muchos aspectos de nuestra vida política, social y económica. Si no los hacemos vamos a condenar a las futuras generaciones a seguir sufriendo de los males que hemos venido soportando en los que han imperado la mediocridad, la corrupción y la impunidad. Y no hay tiempo que perder. ¡El cambio debe ser cuanto antes! Porque de lo contrario exponemos a llevar al país a caer en una total ingobernabilidad o anarquía.