BREVE VISITA A MEXICO (1)

Aclaración pertinente

Antes de seguir adelante quiero rectificar un involuntario error que cometí en mi artículo anterior, titulado Orígen del hijo de Cantinflas, al afirmar que la Columbia Pictures ya había ganado a Mario Moreno Ivanova la demanda por los derechos de las películas, porque no es así. La verdad es que todavía no ha habido ningún fallo judicial y su único hijo sigue siendo el heredero universal de todos sus bienes. Salvo de los que se apropiaron ilegalmente algunos que aprovecharon que ya estaba moribundo para despojarlo. Pero de eso no quiero a hablar por ahora.

Como ya he dicho muchas veces, y no me cansaré de repetir mientras Dios me dé vida, yo amo a México no como si fuese mi «segunda patria», sino como si fuese mi propia patria, y admiro el patriotismo de los mexicanos, así como su proverbial hospitalidad tanto en lo particular con los «cuates» como, en general, de sus sucesivos gobiernos para con los refugiados políticos de los países, pues allá se han refugiado una gran cantidad de personas que han tenido que huir de las dictaduras o han salido exiliados de sus países por motivos políticos, como los españoles republicanos que en buena hora fueron acogidos por el gobierno del general Lázaro Cárdenas del Río cuando se produjo la guerra civil que llevó al poder al «generalísimo» Francisco Franco Bahamonte y han aportado su cultura y sus conocimientos a su patria adoptiva; los cubanos revolucionarios que huían de la dictadura del general Fulgencio Batista Zaldívar, como Fidel Castro Ruz y después a los que han huído de la dictadura comunista de éste; los dominicanos que huyeron de la feroz dictadura del sanguinario «generalísimo» Héctor Leónidas Trujillo; los venezolanos demócratas, como Carlos Andrés Pérez y el poeta Andrés Eloy Blanco, que huyeron de la dictadura del general de división Marcos Evangelista Pérez Jiménez; los hondureños que huyeron de la terrible dictadura del general Tiburcio Carías Andino; los salvadoreños que huyeron de la dictadura del general Maximiliano Hernández Martínez; los nicaraguenses que huyeron de la dictadura del general Anatasio Somoza García; los chilenos que huyeron de la dictadura del general Augusto Pinochet Iriarte, después de haber dado el golpe de Estado contra el presidente socialista Salvador Allende Gossens; los argentinos peronistas como el doctor Héctor Cámpora durante las sucesivas dictaduras militares; y los guatemaltecos que hemos huído de las diferentes dictaduras que ha sufrido nuestra patria, como la del implacable dictador licenciado Manuel Estrada Cabrera, del 8 de febrero de 1898 al 15 de abril de 1920, y después a quienes huyeron de la dictadura de 14 años del supuesto «general de división» Jorge Ubico Castañeda, de 1931 a 1944, y luego los revolucionarios exiliados por la breve dictadura del burdo «chafarote» Federico Ponce Vaides; y después a los muchos guatemaltecos que solicitaron asilo diplomático en la embajada de México en nuestro país, encabezados por el propio presidente derrocado, coronel Jacobo Árbenz Guzmán y su esposa y dos de sus hijos, cuando la Central Intelligence Agency (CIA) bajo la dirección del nefasto Allen Dulles del gobierno estadounidense, entonces presidido por el general Dwight D. Eisenhower y la United Fruit Company organizaron y subvencionaron la invasión del mal llamado «ejército de liberación nacional» que encabezó el coronel Carlos Castillo Armas, quien tres años más tarde fue asesinado de un balazo por la espalda en el corredor de la Casa Presidencial. Y quienes por cualquier motivo hemos vivido allá sabemos que cuando un mexicano se convierte en «cuate» es sincero al decir «mi casa es tu casa», en comparación con los chapines que al vernos con alguna persona amiga le decimos: «¡Adiós vos! ¡A ver cuándo nos vemos!», pero sin fijar una fecha, o con los ticos que le dicen a uno «¡A ver cuándo te pasás por casa!», pero sin dar la dirección de donde viven.

Por otro lado, en lo personal me siento íntimamente ligado con México, donde he vivido muchos años, primero en 1950, cuando estudié en la Escuela de Filosofía, después, tres años como refugiado político, a raíz de que en 1954 fue derrocado el coronel Árbenz Guzmán, y después dos veces que fui expulsado de Guatemala por el río Suchiate, la primera por el gobierno «liberacionista» y la segunda por el régimen militar golpista que derrocó al general e ingeniero Miguel Ramón Ydígoras Fuentes, el cual encabezó su propio ministro de Defensa, coronel Enrique Peralta Azurdia. Así que en la justamente llamada «Ciudad de los Palacios» he vivido varias diferentes etapas: primero como estudiante de Filosofía, y después como exiliado político, como periodista, como turista y aprendiz de play-boy, como hippy y, para cerrar con broche de oro, como Embajador Plenopotenciario y Extraordinario de Guatemala. Y siempre he sido muy bien acogido por los mexicanos, muchos de los cuales hasta la fecha siguen siendo mis queridos «cuates». ¿Cómo no voy a amar a México? Además, admiro profundamente el patriotismo a prueba de fuego de los mexicanos, probablemente debido a que les han unido el amor por su patria en las diferentes guerras y revoluciones en las que han peleado: la lucha por la independencia de España, de 1810 a 1821, después las contínuas revoluciones que se sucedieron en busca de un gobierno estable, la gloriosa lucha por salvaguardar la soberanía nacional y establecer un régimen liberal, encabezada por el «Benemérito de las Américas» Benito Juárez, contra el pretendido imperio de Maximiliano de Habsburgo, impuesto por el emperador francés Napoleón III, y luego la invasión norteamericana al puerto de Veracruz. Por eso es probablemente que ahora los mexicanos son tan unidos. Se los puede estar llevando la chingada, pero se emocionan al escuchar las notas de su bello Himno Nacional, o cuando ven ondear la bandera verde, blanco y rojo, o cuando se refieren a la Vírgen de Guadalupe, y gritan con patriótico entusiamo «¡Como México no hay dos!». Porque aunque los mexicanos no sean muy cristianos que digamos, son eminentemente guadalupanos, rayando en la idolatría.

Desde hace algunos años, viajar no es vivir, como dijo en uno de sus libros el expresidente Juan José Arévalo Bermejo, ya no es un placer por tantas jodederas que hay que soportar en los aeropuertos por los estrictos controles contra el terrorismo internacional. Además, ya estoy muy viejo para caminar las largas distancias en los aeropuertos. No obstante, esta vez me atreví a hacer este corto y breve viaje a la Ciudad de México porque me acompañó un excelente compañero de viaje, mi buen amigo el licenciado Roberto López Villatoro, quien fue apodado «rey del tenis» por la columnista de elPeriódico Sylvia Gereda Valenzuela de Torrebiarte porque le ganó una licitación de zapatos tenis a su marido, el propietario de la fábrica de Calzado Cobán. Y aunque fue obvio que ella lo dijo de forma un tanto peyorativa, con cierto rencor por haber perdido la licitación, al aludido le ha venido del norte y en vez de disgustarse por el apodo le causó gracia y se ríe de ello cada vez que se lo dicen.

Continuando con mi breve visita a México, ya expliqué que el principal propósito fue estar presente en el homenaje que se le rindió a mi entrañable amigo Mario Moreno Reyes, mejor conocido en todo el mundo como Cantinflas, en especial la ceremonia de cancelación de una estampilla postal con la efigie del célebre actor cómico, acto que tuvo lugar en el bello Palacio Postal y el cual estuvo presidido por la señora licenciada Margarita Zavala de Calderón, primera dama de México por ser la esposa del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, y por Mario Arturo Moreno Ivanova, hijo único y heredero universal del mundialmente famoso actor cómico homenajeado. Al mencionar el nombre de la primera dama de México quiero expresar que me causó una gratísima impresión la insólita sencillez con la que se condujo durante todo el tiempo que estuvo presente, antes, durante y después de la ceremonia. Me consta porque tuve el privilegio de estar muy cerca de donde estaba ella y tuve oportunidad de comprobar su agradable forma de actuar, lo cual me hizo pensar «¡Esta sí es una primera dama! ¡Dichosos los mexicanos!».

Momento en el que la señora licenciada Margarita Zavala de Calderón, «Primera Dama» de México, pronunciaba un breve discurso para ofrecer el homenaje postal en nombre del gobierno de ese país por el centenario del nacimiento del actor cómico mexicano Mario Moreno Reyes, mundialmente conocido como Cantinflas.

Datos sobre la señora Margarita Zavala de Calderón:

Licenciada Margarita Zavala de Calderón, Primera Dama de México.

Ya que mencioné anteriormente a la licenciada Margarita Zavala Gómez del Campo de Calderón, debo decir que nunca la había conocido personalmente, ni la había visto de cerca, aunque sí me había dado cuenta de algunas de sus actividades oficiales por medio de los noticiarios de la empresa Televisa, pero me impresionó muy agradablemente por su comportamiento tan simpático, sencillo y cordial durante el largo rato que tuve el privilegio de estar cerca de ella durante esta ceremonia en la que actuó en nombre del gobiuerno de su esposo en su calidad de «primera dama de México». Por lo que me es grato proporcionarles algunos de los datos que sobre ella publica la Enciclopedia Libre Wikipedia:

Sus inicios y estudios

Realiza sus primeros estudios en el Colegio Asunción, donde posteriormente llega a impartir clases y envía a sus hijos. Le empieza a interesar la actividad política desde el 5o. grado, cuando compite en un concurso de oratoria con un discurso sobre México. Conoce a Felipe Calderón Hinojosa en el Partido Acción Nacional e inician su noviazgo en la ciudad de Morelia. Es Abogada por la Escuela Libre de Derecho. Desde 1990 ha alternado su labor política con el trabajo en diversos bufetes jurídicos, así como la docencia en la materia de Derecho.

Cargos públicos: Fue Diputada Local en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (1994-1997) y Diputada Federal a la LIX Legislatura (2003-2006), donde fue nombrada Subcoordinadora de Política Social del Grupo Parlamentario del PAN.

Cargos partidistas: En el Partido Acción Nacional se desempeñó como Directora Jurídica del Comité Ejecutivo Nacional y Secretaria Nacional de Promoción Política de la Mujer 1999 a 2003. Es consejera Nacional del PAN desde 1993.
Ha participado en diversos foros y conferencias encaminadas a fortalecer la equidad de género, entre ellos la Conferencia Mundial sobre la Mujer (Pekín, 1995), donde participó como ponente con el tema de Derechos de las Mujeres. Es uno de los miembros fundadores de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de las Mujeres.

Actividades actuales: como Primera Dama de México es la Presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF), institución encargada primordialmente del apoyo directo a niños, mujeres y familias de escasos recursos en todo el país. Apoya, junto con la Red Voluntaria DIF, a las zonas que sean afectadas en casos de desastres naturales. Trabaja constantemente en el tema de protección a niñas y niños migrantes no acompañados, donde ha hecho especial énfasis en la necesidad de tener una mayor coordinación entre las distintas instancias internacionales.
En el mes de junio del 2008, presentó la campaña de información “Para una Nueva Vida” que busca proveer a los padres de familia de información que contribuya a la prevención de adicciones entre niños y jóvenes, esta lucha contra las adicciones se ha convertido en un tema prioritario en su agenda». (Fin de la información tomada de la Enciclopedia Libre Wikipedia)

El hotel Presidente InterContinental

Como lo he hecho durante muchos años, de hecho desde que fue inaugurado por mi amigo el empresario hotelero y restaurantero de origen catalán César Balsa con el nombre de Presidente Chapultepec, de nuevo me hospedé en mi hotel favorito en la Ciudad de México, que ahora se llama Presidente InterContinental, situado en la avenida Campos Elíseos, en el corazón del elegante zona Polanco, un hotel de cuatro estrellas que ha sido donde se han hospedado los presidentes de muchos países, artistas de cine, intelectuales y otros personajes, donde me siento como en mi casa y he sido muy bien atendido por todo el personal, comenzando por la señora gerente general y la gerente de la recepción, señorita Joicelin Fuentes y la eficiente gerente de reservaciones, señorita María Antonieta García. Y como de costumbre, también, me quedé en una habitación en el piso 39 o Ejecutivo, desde donde se aprecia una vista espectacular al Bosque de Chapultepec con su famoso  histórico Castillo, al Paseo de la Reforma, al Auditorio Nacional, al Campo de Marte, a la Montaña Rusa, al restaurante Del Lago y a la Residencia Presidencial denominada Los Pinos. Lamentablemente, en esta oportunidad no me proporcionaron una de las habitaciones que tiene esa vista, sino me dieron una desde la que se ve Polanco. Espero que esto no volverá a suceder. De lo contrario ese hotel que ha sido mi favorito durante tantos años, dejará de serlo. Y en el poco tiempo que me quede de vida tendré que ir a otro.

1) Foros pre electorales en Guatemala

El lunes 23 del mes en curso, la Asociación de Gerentes de Guatemala (AGG), con el apoyo del diario Prensa Libre,  organizó un debate (que realmente fue un foro) entre los tres candidatos a la Presidencia de la República que han obtenido más intención de votos en las últimas encuestas que se han llevado a cabo, que son el general retirado Otto Pérez Molina, postulado por el Partido Patriota (PP), el doctor en leyes Manuel Antonio Baldizón Méndez, postulado por el partido Libertad Democrática Renovada (LIDER) y el doctor en Física-Matemática Eduardo Suger Cofiño, postulado por el partido Compromiso Renovación y Orden (CREO). Este evento se desarrolló en el Gran Teatro Nacional que lleva el nombre del genial guatemalteco Efraín Recinos Micheo, ingeniero, urbanista, pintor, escultor, muralista, escenógrafo, inventor, ajedrecista y conocedor de música, cine y letras, fue corredor olímpico, triatonista, seleccionado de básquetbol, fondista, profesor de matemáticas, de construcción y de una carrera que hasta entonces no existía en Guatemala: la arquitectura. Para hacer el papel de moderador, los gerentes contrataron al conocido periodista uruguayo Jorge Gestoso, ex presentador del noticiario de la CNN en español, quien, francamente, decepcionó las expectativas que se tenían porque no le supo dar interés a su participación y se equivocó varias veces al saltearse a alguno de los candidatos. Es comprensible que la AGG haya escogido a un periodista extranjero para moderador para evitar cualquier tipo de suspicacias de orientación partidaria de un moderador guatemalteco, pero,  lamentablemente, la elección de Gestoso no fue satisfactoria.

Durante el desarrollo de este foro fue evidente que el general Otto Pérez Molina ya da por descontado que si no gana en la primera vuelta con mayoría absoluta y deberá competir en la segunda vuelta con otro de los candidatos, sera con el doctor Baldizón El único momento en el que este foro pudo haber sido un debate fue cuando el general Pérez Molina lanzó un dardo envenenado al doctor Baldizón al decir que a él también le gustaría poder ofrecer un bono 18, no solo 15, pero eso sería inconveniente porque en vez de hacer un bien a los trabajadores provocaría desempleo porque haría quebrar a las empresas que no podrían pagarlo. ¡Eso es lógico! ¡Si solo con el bono 14 se pasan tantos apuros para pagarlo! Por otra parte, parece que al doctor Baldixón se le olvida que también el Estado tendría que pagar  a sus trabajadores el bono 15 que propone, y ¿de dónde telas si no hay arañas? Es evidente que el doctor Baldizón es un demagogo populista y sumamente atrevido, de los que son capaces de ofrecer a los pueblos construirles un puente sobre el río, y si le dicen que no hay río él prometería que les traería uno.

Lamentable exabrupto del doctor Suger

Coincidentemente –porque supongo que no fue a propósito–, esa misma mañana publicó Prensa Libre el resultado de una encuesta que hizo la empresa Encuesta Libre, en la cual el general Pérez Molina continúa a la cabeza de la intención de votos con poco más del 50% y le siguen el doctor Baldizón y el doctor Suger en el segundo y tercer lugares respectivamente. Y el doctor Suger quizas sospechó que había sido hecho a propósito y le enfureció de tal manera que le sacó de sus casillas e hizo perder la compostura. al extremo de haber tenido un exabrupto inconveniente cuando, agitando un ejemplar de Prensa Libre, despotricó contra el supuesto resultado de la encuesta que calificó como “broma” y “burla” y fue aún más allá al señalar que algunas de las encuestas son pagadas por «los grandes intereses económicos», a pesar de que estaba participando en un foro auspiciado por la Asociación de Gerentes de Guatemala (obviamente integrada por grandes intereses económicos) y apoyada por Prensa Libre, a la que señaló de venderse a ese juego. Además, parece que olvidó que Guatevisión es propiedad de Prensa Libre y fue el único canal que estaba transmitiendo en vivo ese evento. Este desafortunado comportamiento mereció el comentario que alguien hizo de que habían subido al estrado tres candidatos, pero habían bajado solo dos. Y otro de que Suger había “tirado la toalla”. Porque esa actitud hizo pensar que si reaccionó en esa forma tan desproporcionada e inconveniente cuando apenas se encuentra en su campaña electoral, ¿cómo sería si fuese Presidente de la República? Esta es una buena oportunidad para reiterar lo que he dicho otras veces: es innegable que el doctor Suger Cofiño es una persona respectable, y un hombre bien calificado en lo profesional por haber obtenido su licenciatura en la Universidad de Zürich y su doctorado en Física-Matemática en la Universidad en Austin, Texas; y, además, por sus reconocidas ejecutorias como catedrático universitario y fundador de la Universidad Galileo. Pero estas características, aunque excepcionales, no le otorgan ipso facto la capacidad y la experiencia políticas que son indispensables para desempeñar el cargo de Presidente de la República.

Prensa Libre publicó en su página de Internet este interesante reportaje:

Otto Pérez y Manuel Baldizón monopolizan debate en la AGG
Los aspirantes presidenciales Otto Pérez Molina y Manuel Baldizón monopolizaron el debate de la octava edición de la Noche Cívica, organizada por la Asociación de Gerentes de Guatemala (AGG), con el apoyo de Prensa Libre, en donde se abordaron varios temas de la realidad nacional, bajo la conducción del periodista uruguayo Jorge Gestoso.

Por J. Gramajo, L. Díaz, K. Cardona Y M. Hernández
Guatemala

Imagen de previsualización de YouTube

A la actividad fueron invitados los tres candidatos que encabezan la Encuesta Libre: Pérez Molina, del Partido Patriota (PP); Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Líder); y Eduardo Suger, de Compromiso, Renovación y Orden (Creo).

Pese a que en la primera etapa los políticos tuvieron cinco minutos para desarrollar lo fundamental de sus planes de gobierno, no hubo profundidad en las propuestas; el único que ofreció una lista de sus programas fue Baldizón.

Los principales debates se dieron durante la discusión del bono 15 prometido por el candidato de Líder, y la creación de un ministerio específico para el control y manejo de los programas sociales.
doctor Baldizón y el doctor Suger, respectivamente. Y el doctor Suger probablemente sospechó que había sido a propósito y le sacó de sus casillas e hizo perder la compostura, al extremo de haber tenido un desagradable exabrupto cuando, agitando un ejemplar de Prensa Libre de ese día, despotricó contra el resultado de la mencionada encuesta que calificó como “broma” y “burla” por haber dado a conocer precisamente ese día ese resultado que le colocó en tercer lugar y fue más allá al señalar que algunas de las encuestas son pagadas por los grandes intereses económicos, lo cual es políticamente incorrecto porque estaba participando en un foro auspiciado tanto por la Asociación de Gerentes de Guatemala (obviamente integrada por lgrandes intereses económicos) y apoyada por Prensa Libre, a la que señaló concretamente de prestarse a ese juego. Olvidando que Guatevisión era el único canal que estaba transmitiendo en vivo ese evento. Por este desafortunado comportamiento, fue válido el comentario que alguien hizo de que habían subido al estrado tres candidatos, pero solo dos habían bajado. Y otro que alguien hizo en el sentido de que Suger había “tirado la toalla”. Porque esa actitud hizo pensar que si reaccionó en esa forma cuando apenas está en su campaña electoral, ¿cómo sería si fuese Presidente de la República? Esta es una buena oportunidad para reiterar lo que he dicho otras veces: es innegable que el doctor Suger Cofiño es una persona respectable, y un hombre bien calificado en lo profesional por haber obtenido su licenciatura en la Universidad de Zürich y su doctorado en Física-Matemática en la Universidad en Austin, Texas; y, además, por sus reconocidas ejecutorias como catedrático universitario y fundador de la Universidad Galileo. Pero estas características, aunque excepcionales, no le otorgan ipso facto la capacidad y la experiencia políticas que son indispensables para desempeñar el cargo de Presidente de la República.

Por Keneth Cruz / Guatemala / Debate presidencial en Teatro Nacional
Por J. Gramajo, L. Díaz, K. Cardona y M. Hernández
Guatemala
A la actividad fueron invitados los tres candidatos que encabezan la Encuesta Libre: Pérez Molina, del Partido Patriota (PP); Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Líder); y Eduardo Suger, de Compromiso, Renovación y Orden (Creo).
Pese a que en la primera etapa los políticos tuvieron cinco minutos para desarrollar lo fundamental de sus planes de gobierno, no hubo profundidad en las propuestas; el único que ofreció una lista de sus programas fue Baldizón.

Los principales debates se dieron durante la discusión del bono 15 prometido por el candidato de Líder, y la creación de un ministerio específico para el control y manejo de los programas sociales.

Candidatos entonan el himno nacional durante el inicio del dabate de anoche. (Foto Prensa Libre: Archivo)

Entre los temas que se abordaron sobresale el de la minería, donde los tres aspirantes coincidieron en que se necesita aumentar el cobro de regalías.
Al mismo tiempo se abordó acerca de la modificación de tributos como el Impuesto Sobre la Renta y al Valor Agregado, en donde los tres participantes afirmaron que no harán ninguna modificación de tasas, ya que buscarán un incremento de la recaudación fiscal a través del combate a la corrupción y la búsqueda de la transparencia.
La seguridad fue lo que más se discutió, ya que los tres aspirantes tienen propuestas diferentes para combatir el crimen organizado y narcotráfico, y la discusión se concentró entre Baldizón y Pérez.
El debate entre ambos presidenciable se efectuó entre ironías y sarcasmos. Una muestra de ello fue cuando Pérez Molina pregunta acerca de la manera en que se llevará a cabo el programa de seguridad de Baldizón, quien a su vez respondió con la interrogante, “mi propuesta es analizada, solo quisiera saber ¿con qué recursos se aumentará, Otto —Pérez—, el número de policías y por qué aumentar un ejército que tú mismo redujiste?”. En ese y otros momentos, Gestoso los llamó al orden.
Rechazo a exabrupto
Al cierre de su intervención, Suger tomó en sus manos un ejemplar de Prensa Libre y, refiriéndose a la Encuesta Libre, aseguró que se trataba de una “broma” y “burla”, porque daba a dos aspirantes como ganadores.
El vicepresidente de Prensa Libre, Mario Antonio Sandoval, cuestionó las críticas infundadas de Suger, y afirmó: “Los conceptos e insultos fueron totalmente innecesarios y fuera de lugar… Tenemos que preocuparnos porque no puede ser que tenga este tipo de exabruptos, de nada sirve estar arrepentido”.

0
5

Enviar