LA MUERTE DEL MAESTRO JORGE SARMIENTOS

 

Maestro Jorge Sarmientos (1931-2012)

Por disposición de Vicepresidenta de la República, Roxana Baldetti, encargada de la Presidencia mientras dure la ausencia del Presidente Constitucional, general Otto Pérez Molina, quien se encuentra de viaje en New York para asistir a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el Gobierno de la República acordó anoche observar tres días de duelo nacional por el fallecimiento del genial músico guatemalteco Jorge Álvaro Sarmientos, marimbista, pianista, clarinetista, saxofonista, percusionista, compositor, arreglista y director de orquesta, quien durante 37 años fue miembro de la Orquesta Sinfónica Nacional de Guatemala y durante 20 de ellos fue Director Titular de la misma, de 1972 a 1991.

El maestro Jorge Álvaro Sarmientos de León nació en el municipio San Antonio Suchitepéquez, departamento de Suchitepéquez, el 19 de febrero de 1931, hijo de Julio Vicente Sarmientos Morales, un marimbista, y de María Berta De León Alvarado. Sus padres tenían una marimba llamada «Los Sarmientos». Desde su niñez, aprendió a tocar ese instrumento enseñacdo por su padre, y más tarde se integró a la Marimba Ideal del maestro Domingo Bethancourt, donde comenzó una larga carrera musical que le llevó hasta convertirse en un ícono musical de Guatemala.

Aunque cuando trató de obtener una beca de estudios en el Conservatorio Nacional ésta le fue negada, más tarde gracias al entonces ministro de Educación, Manuel Galich, la obtuvo e inició sus estudios como estudiante interno pues vivía en el interior del país. Tras perfeccionar el saxófono y clarinete, se graduó como pianista. Su educación musical en Guatemala fue completa pero visitó otros paises para enriquecer sus conocimientos. Esto último no solo como pianista sino también como director de orquesta. Posteriormente ganó varios premios en composición y fue becado para estudiar en la Escuela Normal Superior de Música, en París, Francia, y posteriormente, en el Instituto Torcuato di Tella en Buenos Aires, Argentina. Mas adelante en su vida tomó cursos de perfeccionamiento con los maestros Pierre Boulez y Sergiu Celibidache en el Colegio de Compositores de Latinoamérica, en 2004.

Después fue nombrado Director Artístico de la Orquesta Sinfónica Nacional de Guatemala de 1972 a 1991. Actuó también como director huésped en numerosos países de América Latina, así como en Estados Unidos, Francia, Israel y Japón. Como director, ejerció un amplio repertorio, que además de incluir las grandes obras europeas y la obra propia, ha ofrecido al público valiosas obras de compositores latinoamericanos en el Colegio de Compositores de Latinoamérica.

Como director de orquesta tuvo oportunidad de dirigir orquestas sinfónicas de numerosos países en los que su talento fue siempre muy reconocido. Por sus méritos profesionales se hizo acreedor de la Orden del Quetzal de Guatemala (que devolvió como protesta por la muerte de tres estudiantes en las jornadas estudiantiles de 1962), la Orden Andrés Bello de Venezuela y las Palmas Académicasde Francia y muchas otras. También recibió 12 primeros premios en el Certamen 15 de Septiembre de Centroamérica y Panamá, de Ciencias y Bellas Artes, en la rama de música. Fue miembro numerario fundador del Colegio de Compositores Latinoamericanos de Música de Arte. Fue miembro fundador de la Escuela Superior de Arte de la Universidad de San Carlos de Guatemala y uno de sus últimos reconocimientos fue la Orden del Sol Naciente que le otorgó Japón, en febrero del año en curso. De hecho, fue uno de los guatemaltecos que mayor número de condecoraciones ostentaba. Y fue un hombre tan sencillo que esto jamás se le subió a la cabeza. Además, fué declarado Emeretísimun por la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

El maestro Jorge Sarmientos fue un gran director de orquestas sinfónicas

“Desde hace unos meses su corazón se había debilitado mucho, se agotaba, no dormía bien. El doctor nos dijo que solo le funciona el 15 por ciento de su corazón, pero que ya no se podía hacer nada. Sin embargo, pasó muy contento sus últimos días”, comentó su hija Mónica, y agregó que el domingo último logró reunir a “unos buenos amigos”, quienes llegaron a su casa situada en Jardines de Santiago Sacatepéquez y la pasaron muy bien hasta la noche. “Ese día se levantó algo desganado, pero cuando vio a sus amigos se recuperó y cantamos. Él tocó el piano. Estuvimos muy bien hasta como a las ocho de la noche”, relató. Pero un día después sufrió complicaciones y estaba muy congestionado, por lo que le aplicaron oxígeno. “Estaba muy mal, pero siempre con su carácter imponente que lo caracterizaba. Ese día llegó un sacerdote, a quien él le pidió que solo rezara”, contó su hija Mónica. Quien al conocerse su defunción declaró: «Mi papá fue un genio. Tenía una personalidad increíble. ¡Me siento orgullosa de él!»,  concluyó. A lo que puede agregarse que también Guatemala se siente muy orgullosa de él.

El maestro Jorge Sarmientos había estado bajo riguroso tratamiento médico porque padecía de diabetes y sufría problemas cardíacos, y el médico le aconsejó que se hospitalizara, pero su familia no tenía dinero para poder hacerlo. Es inaudito que un genio musical como él, que ha dado lustre a nuestra patria por todo el mundo, no haya podido hospitalizarse en un centro privado por falta de dinero, y haya muerto en la pobreza, mientras hay tantos funcionarios públicos corruptos que llenan de vergüenza a Guatemala tienen millones y van a los hospitales de los Estados Unidos a gastar su dinero mal habido. Empero, las autoridades de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) lograron que lo aceptaran en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Cuando llegó la ambulancia, aceptó ser trasladado. En el IGSS sufrió un paro cardíaco y se consideró que había muerto, versión que circuló en las redes sociales el martes por la noche. Sin embargo, a los cinco minutos volvió en sí. Después sufrió otros dos paros cardíacos, de los cuales no pudo recuperarse. A las 6.30 horas de ayer se informó a su familia del deceso. Falleció a los 81 años de edad. La triste noticia fue conmovedora y se dio a conocer al país como reguero de pólvora. ¡Guatemala entera se conmovió con la noticia! Y lo sufrimos sus amigos personales, que le queríamos fraternalmente.

El maestro Jorge Sarmientos con dos de sus amados hijos, Mónica e Igor

Para el maestro Jorge Sarmientos siempre fue muy importante su amada familia. Le gustaba pasar mucho tiempo con sus hijos y con sus nietos. Está casado con Matilde (Matty) Roldán, con quien procreó a los músicos Jorge, Igor y Mónica. Todos los días hablaba por teléfono con Igor, quien actualmente reside en Washington D.C., capital de los Estados Unidos de América. “Mi papá fue muy feliz. Siempre estuvo rodeado de toda su familia”, dijo su hija Mónica, quien además de violinista de la OSN es actriz. Hasta el último momento mantuvo su carácter fuerte, con decisión, pero con un invariable sentido del humor. Se sentía autosuficiente, tenía una forma particular de exponer sus ideas y de acatar la vida como él quería. No se adaptaba a las situaciones, sino luchaba por lo que quería, a veces lo conseguía y otras no, según Mónica Sarmientos. «Tenía mucho cariño por toda su familia», refirió. Y agregó: «Cada uno teníamos nuestra propia canción de cuna”.

El viceministro de Cultura, Leandro Yax, informó que el maestro Sarmientos preparaba la composición de una melodía dedicada al Oxlajuj Baktún que tendrá lugar el 21 de diciembre y se estrenará en esa fecha.

También estaba invitado a viajar a México para dirigir la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de México y para ello le había pedido al maestro Joaquín Orellana que le proporcionara alguna obra suya para llevarla. Jorge Sarmientos tuvo desde muy joven mucha proyección en el extranjero. Fue invitado inumerables veces a dirigir importantes orquestas en América Latina, Estados Unidos, Europa y Asia.

Japón fue uno de los países donde siempre se le recibió con los brazos abiertos desde que compuso una pieza por el 50 aniversario de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima. En ese país sus composiciones son interpretadas por varios músicos, entre ellos la famosa pianista Kumi Miyagawa, e incluso grabó un disco compacto con obras del guatemalteco.

Miyagawa externó sus condolencias por correo electrónico. “Desde que conocí al maestro fue muy amable conmigo. Él fue un gran compositor y demostró mucho cariño por Japón. Expreso mi agradecimiento y seguiré llevando su música por todos los países que me sea posible”, añadió.

Uno de los últimos reconocimientos que recibió fue la Orden del Sol Naciente Rayos de Oro con Roseta que le otorgó el Gobierno del Japón, en febrero pasado. Durante su vida artística compuso más de un centenar de obras. La condecoración le fue entregada por el Embajador Teruaki Nagasaki, quien entre otras cosas dijo que es uno de los 53 honores que se entregaron en el otoño FY2011 japonés, y convierte al maestro Jorge Sarmientos en el primer guatemalteco que recibió ese galardón. En 1994 escribió la obra titulada  Destello de Hirochima, que se estrenó en Japón por el 50 aniversario de la explosión atómica en Hiroshima y Nagazaki.

 Es importante mencionar que este acto de condecoración entre Japón y Guatemala es del más alto prestigio, como la reciente condecoración del excelentísimo Eikichi Hayashiya, ex embajador del Japón en España que recibió en grado de condecoración la Orden del Quetzal  de parte del  Gobierno de Guatemala como reconocimiento y aporte cultural traduciendo el Popol Vuh al idioma japonés, expresó la sede diplomática japonesa.

Al acto protocolario, que se desarrolló durante la recepción en honor del brillante músico  guatemalteco, asistieron varios altos funcionarios del Gobierno de Guatemala, como el Canciller Harold Caballeros y los ministros Carlos Enrique Batzín Chojoj, Efraín Medina y Estuardo Gálvez, Rector de la universidad de San Carlos. Y un reducido número de sus amigos.

A petición del celebre compositor que recorrió el mundo con su música, el cuerpo era llevado anoche a su casa de habitación, pero debido a un accidente de tránsito que bloqueó la vía fue imposible llegar a Santiago Sacatepéquez, por lo que fue trasladado al Paraninfo Universitario en la zona 1, donde trabajó por mucho tiempo como asesor específico encargado de asuntos culturales, de Extensión Universitaria. Y esta mañana, a partir de las 10.30 horas, fue trasladado a la sala que lleva el nombre del genial ingeniero, pintor, escultor, dramaturgo y poeta Efraín Recinos del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, nuestro Premio Nobel de Literatura, donde la Orquesta Sinfónica Nacional ofreció un concierto en su honor que tuvo más de dos horas de duración. En ese acto se hizo presente el Presidente de la República, Otto Pérez Molina, para presentar sus condolencia a la familia Sarmientos. A las 15 horas salió el cortejo fúnebre hacia el Cementerio Las Flores, donde fue inhumado.

La familia Sarmientos externó su agradecimiento por todas las muestras de cariño. “Hemos recibido más de 400 llamadas, sin contar todos los mensajes. Nos han llamado de Japón, México, Costa Rica, Francia. Me siento muy orgullosa de mi papá”, recalcó.

Su obra prolífica fue de más de 100 composiciones entre las cuales se incluye casi toda la gama de música sinfónica: Cinco estampas cackchiqueles (1953), David y Betsabé (1953) Poema para orquesta-, Estampas del Popol Vuh, Estampas del Rabinal Achí, El Pájaro Blanco (las tres para ballet), Concierto para marimba y orquesta, Oda a la libertad, Ofrenda y gratitud -terremoto de 1976-, Bolívar -otro poema sinfónico para coro, recitante y orquesta-, ResponsoHomenaje II en 1977-, Diferencias para violoncello y orquesta -concierto-, Sexteto No. 2 para piano y vientos -su primera obra dodecafónica-, Cuarteto para cuerdas (1966), Homenaje -in memoriam Emilio Arenales Catalán-, Planetarium: La muerte de un personaje, Concierto para violín y orquesta (1971), Reponso Homenaje No.2 (1977), Concierto para cinco timbales y orquesta, Tres cuadros rurales sinfónicos -sobre el poema Tecún Umán de Miguel Ángel Asturias, entre otras.

Además de todos los méritos musicales del maestro Jorge Sarmientos, fue un amigo que mereció el afecto de quienes tuvimos la honra de gozar de su grata amistad. Por este medio, expreso mis muy sentida condolencia a su viuda, mi querida amiga Matty Roldán, y a sus tres hijos Jorge, Igor y Mónica y a todo el resto de su estimada familia. Por último quiero decir que los genios como el maestro Jorge Sarmientos no mueren cuando dejan de existir, sino pasan a vivir en la inmortalidad de la gloria infinita a la que se han hecho merecedores.

Twitter: @jorgepalmieri