EL ÚLTIMO CUADRO DE EFRAÍN RECINOS


El admirado, respetado y querido maestro Efraín Recinos (qepd)


Invitación a la última exposición del maestro Efraín Recinos en la galerías El Attico de Willy Monsanto y  de Arte Contemporáneo de Ana Lucía Gómez. que tuvo lugar del 1 al 29 de septiembre.

El maestro Efraín Recinos explicando su último cuadro

El último cuadro que pintó el maestro Efraín Recinos fue un proyecto que tenía guardado desde los años sesentas y no había realizado. El lo llamaba “Las nueve neo musas”.  Compró el lienzo, lo puso sobre el bastidor, hizo los fondos con su tradicional puntillismo y lo dejó abandonado por razones ignoradas. Tal vez porque no le gustaba pintar en tela. Normalmente utilizaba tableros de durpanel. Es un cuadro de 2.11 de largo por 1.40 metros de alto.

Este año fue declarado Año de Efraín Recinos, coincidiendo con el centenario del nacimiento de su gran amigo el periodista y escritor Mario Monteforte Toledo. Se le hicieron gran cantidad de homenajes y exposiciones, afortunadamente en vida. De suerte que falleció agasajado y rodeado de admiración y cariño.

Su última exposición fue un esfuerzo conjunto de la galería de Arte y Centro de Documentación El Attico y la galería de Arte Contemporáneo de Ana Lucía Gómez del 1 al 29 de septiembre, que fue precisamente el día en el que fue hospitalizado. Se pusieron a la venta 15 dibujos que ilustran cada uno de los 15 cuentos que escribió, todavía inéditos, pero pronto serán publicados por Ana Lucía Gómez. También se hizo una exposición retrospectiva de su obra.

Cuando Ana Lucía Gómez y Willy Monsanto visitaron el estudio del maestro Recinos para preparar la exposición, vieron en el suelo el lienzo inconcluso durante más de 40 años. Willy vio que el cuadro así como estaba hacía un excelente abstracto y Ana Lucía estuvo de acuerdo. Pero en vano trataron de convencer al maestro de firmarlo y exponerlo. Luego llegó Pepo Toledo y tampoco logró convencerlo.

Últimamente Efraín Recinos dedicaba la mayor parte de su tiempo a escribir cuentos y solamente hacía dos cuadros al año, que para él eran tradicionales: el de la subasta de Juannio y el de Arte Subasta del Club Rotario Guatemala Sur. No hubo año en que no entregara su obra a cada una de estas dos instituciones desde su fundación. Muy a menudo donaba cuadros a algunas causas benéficas que le inspiraban. Pero no es verdad que haya sido «el único artista que tenía por regla donar la suma íntegra que recaudaban sus piezas en eventos benéficos», como dijo, equivocadamente, esta mañana la estimada periodista Dina Fernández en su columna en elPeriódico. Porque de eso vivía y no de otra cosa. Ni tampoco es verdad que «de donación en donación, regaló millones».

Pepo se dio cuenta de que el maestro Recinos ya no tenía pintura. Su paleta era una colección de botes de esmalte de los que se usan para pintar puertas y otros objetos de metal, fue a la ferretería y regresó cargado de botes de diferentes colores, aguarrás, pinceles, etcétera. “Me conmoviste –le dijo el maestro- , voy a pintar el cuadro”.  En menos de tres semanas estuvo listo. “Es el cuadro más fumado que ha hecho”, dijo Pepo. En la parte de abajo se aprecian las nueve musas de la vieja mitología griega en versión contemporánea. La musa de la oratoria, la historia, la tragedia, la comedia, la música, la danza, la poesía lírica, la mímica y la pantonima y la astronomía.

El maestro Efraín Recinos no podía comprender cómo los antiguos griegos pudieron obviar otras musas no menos importantes. Esta omisión se dio a pesar de que las seis formas de arte que definieron los griegos fueron: 1) la arquitectura, 2) la escultura, 3) la pintura, 4) la música, 5) la declamación (literatura) y 6) la danza.

Fue así que en la parte superior de su cuadro Recinos representó a las musas de artes que ya se practicaban en esa época, como la pintura, la escultura y la arquitectura.

Finalmente, Recinos representó a la musa del séptimo arte, el cine. La continuación «moderna» de la lista de las artes sería 7) el cine, 8) la fotografía y 9) el cómic.

El último cuadro del maestro Efraín Recinos, denominado Las nueve neo musas

Información sobre las inspiradoras musas según la vieja mitología griega:

En la vieja mitología griega, las musas eran las 9 diosas hijas de Zeus y de Mnemósine (de la memoria) que protegían las artes, las ciencias y las letras. Se dice que nacieron en Pieria, al pie del monte Olimpo, pero moraron en Beocia y Babilonia.

Debido a sus grandes capacidades, hubo diversos intentos de dominarlas y recluirlas o, incluso, vencerlas en sus capacidades artísticas. Pireneo, rey de Fócida, las encerró en su palacio, pero las nueve muchachas se proveyeron de alas y escaparon volando. Las Piérides, hijas de Piero, rey de Macedonia, les apostaron algunas tierras a que las superaban en el canto y la poesía. Las Ninfas, que eran el jurado, dieron la victoria a Las Musas.

Las musas son las cantoras divinas que con sus coros e himnos deleitan a Zeus y a los demás dioses en el Olimpo, bajo la dirección de Apolo. Otras veces descienden a la Tierra actuando de mediadoras entre lo divino y los seres humanos gracias a la inspiración que les transmiten a los bardos, proporcionándoles el conocimiento de lo Eterno.

La palabra Museo deriva de las Musas. Es el lugar donde se guardan objetos notables pertenecientes a las ciencias y las artes.

En su condición de inspiradoras de toda clase de arte, son invocadas por los poetas al comienzo de sus obras para que les proporcionen las palabras adecuadas y les muestren los hechos verdaderos. Homero, Virgilio y Dante son algunos de los que invocaron a las musas pidiendo inspiración en la antigüedad, y más tarde también lo hizo Shakespeare.

Hesíodo fue el primero que les puso nombres a cada una, pero en algunos lugares sólo se las conocía como Mneiae (recuerdos).

Cada musa estaba especializada en un tema diferente:

  • Calíope: es la primera de todas en dignidad, la que ocupaba un lugar de honor en el cortejo. Asistía a los venerables reyes. Defendía la poesía heroica por lo que solía portar obras como La Odisea, La Ilíada o La Eneida. Es la diosa de la oratoria.
  • Clío: presidía la historia y se encargaba de poner en relieve las grandes hazañas del mundo. Se la veía con un rollo de escritura en las manos.
  • Melpómene: inspiraba la tragedia e iba vestida como una sobria y gran actriz dramática, de genio privilegiado y una imaginación vigorosa y con una maza.
  • Talía: protectora de la comedia, era representada como una joven risueña coronada de hiedra y con una máscara cómica.
  • Euturpe: siempre con su flauta, era la especializada en la música.
  • Terpsícore: la diosa de la danza, se la representaba con una lira brindando música a un coro de danzantes.
  • Erato: inspiraba la poesía lírica coral y amorosa por lo que iba caracterizada como Eros en algunas ocasiones y con un laúd, instrumento que ella inventó, una corona de rosas y mirto en otras.
  • Polimnia: la diosa de la mímica y la pantomima, iba en actitud de meditación, apoyando los codos en un pedestal y con un dedo sobre la boca.
  • Urania: musa de la astronomía, iba acompañada por un globo terráqueo y un compás para medirlo.

Platón dijo de ellas que eran un regalo de la misericordia divina dado a los hombres como compañeras de fiesta y remedio contra la tendencia al embotamiento y embrutecimiento a que estamos sujetos.

Tenía la paciencia de explicar su último cuadro a unos estudiantes

El maestr0 Efraín Recinos con la bella Ana Lucía Gómez