MISCELÁNEA 07/10/11

El genial inventor Steve Jobs (1955-2011)

Millones expresan su pesar por la muerte del genial inventor Steve Jobs

Millones de personas del mundo entero rindieron ayer un emotivo tributo a Steve Jobs, el visionario cofundador de Apple (Manzana) fallecido el miércoles último y que dejó tras de sí un legado de invenciones tecnológicas que revolucionaron la cultura moderna. Los homenajes fluyeron de todas partes: desde líderes mundiales hasta gigantes tecnológicas, mientras los fanáticos de Apple inundaban las redes sociales para manifestar su tristeza por la muerte del hombre que ayudó a poner ordenadores del tamaño de un teléfono en el bolsillo de millones de personas.


“Estoy como aterrado. Me he quedado sin habla, no puedo poner mi mente en funcionamiento, no puedo hacer cosas. Es como cuando murió John Lennon, o JFK (presidente John F. Kennedy)… no pienso en nadie más, quizá Martin Luther King”, dijo Steve Wozniak Wozniak, de 61 años y con quien Jobs fundó Apple (Manzana).
El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó que Jobs fue “uno de los más grandes inventores estadounidenses, suficientemente valiente para pensar diferente, suficientemente osado para creer que podía cambiar el mundo y suficientemente talentoso para conseguirlo.
Lo que deja Jobs
El prolífico Jobs, que tiene nada menos que 317 patentes a su nombre, deja un legado que comenzó a forjarse en los años 1970.
Al cultivar la sensibilidad contracultural de Apple y la ética del diseño minimalista, Jobs lanzó un producto sensacional tras otro, incluso ante la cara de la recesión de finales de la década del 2000 y ante su propia fallida salud.
Ayudó a convertir las computadoras de un pasatiempo de los obsesivos de la informática a una necesidad de la vida moderna en la casa y en la oficina, y en el proceso puso de cabeza no solo la tecnología personal, sino también a las industrias de la telefonía celular y musical.
Aunque fueron muchos sus productos, como el Apple I, la Apple II, las famosas computadoras Mac que inventó el lanzamiento de la iMac, en 1998, Jobs planteó un nuevo concepto de ordenador personal que ha permanecido con éxito hasta la actualidad.
Sin embargo, para muchos, el lanzamiento del iPod y iTunes fue la gran revolución del genio. Primero surgió el iPod, en 2001, un reproductor de música MP3 que se impuso al resto de dispositivos similares del mercado, gracias a su diseño y su cómoda interfaz. Pero fue en 2003 cuando apareció el complemento perfecto para el iPod, iTunes, una plataforma de venta oficial de música que reveló el potencial de la distribución digital.
La esencia del iPod se convirtió en un monstruo aún más colosal, al trasladarse a la industria de la telefonía móvil. El iPhone, lanzado en 2007, popularizó el concepto smartphone y obligó a sus competidores a cambiar de estrategia.
La última gran revolución de Apple, anunciada en 2010, fue el iPad, un ordenador portátil, producto que no inventaba nada sino que se limitaba a aunar en un mismo dispositivo conceptos ya conocidos bajo un diseño atractivo.

(Con base en la información de un artículo en Prensa Libre)

Genial caricatura de Fo publicada en Prensa Libre esta mañana.

2) La columna de hoy de Juan Luis Font

En su habitual columna en elPeriódico –del cual es co-director– esta mañana el periodista Juan Luis Font publicó este artículo que reproduzco porque me pareció muy interesante:
El guiño del alcalde
El encuentro entre Álvaro Arzú y Baldizón.
Cualquiera pensaría que Álvaro Arzú arriesga muy poco al atender primero la visita del candidato presidencial Manuel Baldizón a su despacho. Arzú volvió a ser reelecto. Si bien los resultados estuvieron lejos de mostrar la contundencia que el alcalde buscaba, y su bancada en el Congreso se hizo humo, al menos consiguió mantener su bastión electoral. Administrar la capital una vez más le ofrece al expresidente la posibilidad de poner fin a su carrera política de manera digna. Más modesta de lo previsto, es cierto, pero digna.
Arzú bien podría, al iniciar su nuevo mandato, anunciar que este será el último de su larga vida pública. Y por tanto, desembarazarse del apremio que le ha acompañado en los últimos 30 años en los cuales ha debido medir cada paso para evitar que su electorado se disguste. Quizá de una vez por todas el alcalde se suelte el pelo y se sienta en libertad de acometer tareas indispensables y largamente postergadas. Como dotar de autonomía financiera a la Municipalidad capitalina, por ejemplo, para independizarla por fin del Gobierno central. Esto se lograría ya sea mediante un auténtico reavalúo de propiedades que mejore el ingreso del impuesto sobre inmuebles o mediante la búsqueda de apoyo en el Congreso para derivar los fondos del impuesto de circulación de vehículos o el de consumo de gasolinas, al municipio de Guatemala. Para eso podría servirle el cariño que le prodiga Baldizón por estos días, quien contará con un poder considerable en el Congreso al menos hasta el día del fiambre. Claro que también requeriría del apoyo oficialista y quién sabe si las relaciones de Arzú con doña Sandra se encuentren en su mejor momento después que ha quedado en evidencia que el apoyo de la UNE no se orientó en su favor el 11 de septiembre.
Pero puesto que salió reelecto y su equipo cuenta con plazas seguras, cualquiera pensaría que Arzú puede darse ese lujo.
Sin embargo, según sostienen quienes le quieren bien, el alcalde hubiera preferido no recibir primero a Manuel Baldizón. Fuentes del Partido Unionista y del Patriota, confirman que  los planes originales consistían en recibir primero a Otto Pérez Molina, pero él declinó esa oportunidad. Se habló luego de que llegaría solo la candidata a la vicepresidencia, Roxana Baldetti, y presuntamente el alcalde lo había aceptado, pero más tarde los patriotas declinaron, incluso, esa opción. Arzú ha salido de viaje y eso ha impedido que se dé la cita, lo cual no resulta del todo agradable para el unionismo. Las mediciones que la Municipalidad ha seguido haciendo después de la primera vuelta electoral le sugieren que las opciones de triunfo de Pérez sobre Baldizón se colocan en 6 a 4 en la capital y eso hace probable, solo probable, un triunfo patriota el 6 de noviembre. Si eso llegara a concretarse pues la mayoría parlamentaria que hoy gozan Baldizón y los oficialistas se desvanecería. Y adiós a cualquier esperanza de redirigir impuestos.
Además, ya sin bancada propia, al unionismo le queda muy poco por ofrecer en el Congreso y sus posibilidades de negociar se hacen escasas. De ahí que a lo mejor sea arriesgado de parte del alcalde mostrarse amable solo con el competidor de Pérez Molina y no propiciar un acercamiento con quienes le trataron tan mal durante la campaña. Por si las moscas. Que esa gracia tiene la política: sus protagonistas a veces se ven obligados a tragarse un sapo y contemporizar con quienes más detestan.
También porque Arzú en estas elecciones se vio obligado a hacer promesas de campaña. Habló de abrir dispensarios de salud y guarderías, prometió construir grandes depósitos captadores de aguas pluviales y ofreció instalar más líneas del Transmetro. Todo eso requiere de mucho dinero y en algún caso, como en el del transporte, de la necesidad de sonreírle a algún vecino como el nuevo alcalde de Mixco que se apellida Pérez. De modo que no sería extraño ver en cosa de diez días que Tu Muni le tienda un ramo de olivo, un gesto amable a los patriotas. Aunque estos duden profundamente del poder de endoso del voto del rubio alcalde». (Fin del artículo de Font)

Mi comentario: puede ser que tenga razón en cuanto a que Arzú arriesga muy poco, porque creo que él invitó a visitarlo por separado en su despacho a ambos candidatos presidenciales que van a competir en la segunda vuelta electoral. Pero solamente el doctor Baldizón (que no se pierde una, ni tiene límites en su astucia para promoverse), fue el único asistió porque no se pierde una sola oportunidad para sumar votos, mientras que el general Pérez Molina no asistió a pesar de que debió ser el más interesado después de su rotundo fracaso político al apoyar insistentemente a Alejandro Sinibaldi, candidato a Alcalde del partido Patriota, por lo que cabía la sospecha de que si llegase a ganar la segunda vuelta y fuese investido Presidente de la República, no va a apoyar la gestión edilicia de Arzú que, les guste o no a los denominados «patriotas», ha sido reelecto para otro período, y deben aceptarlo y declarar que –no obstante sus innecesarias y torpes amenazas pre electorales de que iba a «expulsar a Arzú del Palacio de la Loba«–, ya debió de haber delararado que si gana la segunda vuelta va a apoyar las gestiones de todos los alcaldes de todos los municipios del país, sobre al de la capital. Eso habría sido lo que se califica como políticamente correcto. Pero por alguna razón que ignoro el general Pérez no acudió a la invitación, por lo cual pareciera que Arzú quiso decir que apoya a Baldizón. Lo que pasa es que Baldizón es un «largo» de primera marca, sumamente astuto, por lo que ha publicado fotos de su visita al Alcalde para dar la impresión de que eso equivale a decir que Arzú le apoya implícitamente. Pero yo no lo creo, francamente. El «guiño» (como llama Font a la invitación de Arzú) no era para uno solo de los dos candidatos, sino era para ambos, pero solo uno aceptó la invitación. Pérez Molina y Roxana Baldetti, candidata a Vicepresidencia, rechazaron acercarse al Alcalde ya reelecto de la capital… ¡pues que con su pan se lo coman!, como decimos comúnmente. Los votos que hicieron que Arzú ganara otra vez la alcaldía no creo que los vaya a obtener Baldizón en la segunda vuelta del 6 de noviembre, a pesar de las fotos que haya publicado, porque el votante de la capital no se va a dejar convencer por las ideas demagógicas y peligrosas del populismo de Baldizón, como el famoso «bono 15» y la reducción del IVA. Es indudable que Baldizón ha sido un buen candidato, pero demagogo, por cuanto ha tenido una campaña publicitaria excelente, pero también es indudable que es un demagogo populista de esos que son llamados «engaña-babosos». Y no creo que vaya a contar con el voto de los capitalinos, y no ganará la segunda vuelta a pesar del obvio apoyo que tendrá de la ex «primera dama» Sandra Torres (ex de Colom) y de sus seguidores que, como quedó demostrado en la primera vuelta, son numerosos, en la misma proporción en que fueron numerosos los votos nulos y los votos en blanco. Pero creo que en la capital ninguna de esas fuerzas políticas será mayoritaria en la segunda vuelta. Y el caudal que puedan tener no es endosable, porque el vecino de la capital no se dejas manipular tan fácilmente. El voto capitalino es personal e intransmisible y los partidos politicos y organizaciones similares no lo pueden endosar. Por lo tanto, podría apostar cualquier cosa que Baldizón no obtendrá esos votos en la segunda vuelta porque los votantes de la capital votarán mayoritariamente por el partido Patriota y sus candidatos a la Presidencia y a la Vicepresidencia de la República, general Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, respectivamente. Quienes, en mi opinión, a pesar de los resultados de algunas de las últimas encuestas, que atribuyen más votantes por el doctor Manuel Baldizón y la licenciada Raquel Blandón que por Pérez Molina y Roxana Baldetti, al final de cuentas estos serán los ganadores. Me atrevo a predecir que ellos serán las próximas más altas autoridades del Poder Ejecutivo del próximo período constitucional (2012-2016). Con todo y los nuevos asesores de imagen del partido Republicano de California que están asesorando a Baldizón desde hace algún tiempo. Quienes probablemente son muy conocedores de las técnicas aconsejables en la estrategia política, pero desconocen la isiosincracia guatemalteca.