El Calafate y Perito Moreno

Los dos aeropuerto de Buenos Aires
En Buenos Aires operan dos aeropuertos: uno que está ubicado en la jurisdicción de la ciudad de Ezeiza que forma parte del Gran Buenos Aires, a 35 kilómetros de distancia de la ciudad autónoma de Buenos Aires y lleva el nombre del general Juan Pistarini quien fue su principal propulsor y constructor mientras desempeñaba el cargo de ministro de Obras Públicas en el primer período presidencial del general Juan Domingo Perón y urbanizó las áread adyacentes. Pero las tierras que ocupa habían sido expropiadas en 1944 a la Estancia Los Remedios cuando Pistarini ocupaba el cargo de Vicepresidente del gobierno temporal presidido por el general Edelmiro Julián Farrell.
El aeropuerto internacional de Ezeiza o ministro Juan Pistarini tiene 16,900 metros cuadrados de estacionamiento cubierto para 585 vehículos; 32,095 metros cuadrados al descubierto para el estacionamiento de 1,195 vehículos; 483,897 metros cuadrados de área de pistas; 298,720 metros cuadrados de calles de rodaje; 55,900 metros cuadrados de plataformas; 15,000 metros cuadrados para mantenimiento. Fue inaugurado el 30 de abril de 1949 y en su momento fue el más grande del mundo. Además, fue el impusador de la siembra de los bosques en las zonas adyacentes, así como de la construcción de la magnífica Autopista 25 de Mayo que conduce a Buenos Aires y uno de sus tramos lleva el nombre general Pablo Riccieri.
En este aeropuerto internacional se desarrolla el 85% del tráfico aéreo de todo el país. Aquí aterrizamos el 9 de noviembre en el vuelo de TACA procedente de Lima.

El Aeroparque Jorge Newbery
El otro, comúnmente denominado Aeroparque, lleva el nombre Jorge Newbery y es el aeropuerto de cabotaje más importante de Argentina ubicado a solo 3 kilómetros del corazón de la ciudad, dentro de la ciudad de Buenos Aires sobre la avenida Costanera y junto al Rio de la Plata. Si bien opera también algunos vuelos hacia países limítrofes, básicamente concentra todos los vuelos domésticos del país. Alrededor de 5.3 millones de pasajeros lo transitan al año.
Jorge Newbery fue un personaje similar a lo que Alberto Santos Dumond (1873-1932) fue para Brasil: uno de los principales precursores de los vuelos en globo que, lamentablemente, terminó sus aventuras trágicamente, tripulando un globo en el que trató, infructuosamente, de sobrevolar los Andes para llegar a Chile, pero desapareció en el intento y no se volvió a saber nada de su paradero. Mientras que Santos Dumond, después de vivir varios años en Francia tratando en vano de obtener éxito en sus vuelos en globos redondos, hasta que se ahorcó a los 59 años de edad. Su suicidio se debió a que quedó sumamente deprimido desde que se descubrió que padecía de esclerosis y decidió regresar a Brasil en marzo de 1928, donde la inactividad lo deprimiódes hasta que finalmente cayó en crisis después de que explotó en el aire el avión en el que venían siguiéndole numerosos periodistas europeos.
En este Aeroparque abordamos un avión de Aerolíneas Argentinas rumbo a El Calafate y el vuelo tomó cerca de dos horas y media porque las distancias patagónicas son enormes. Por cierto que Aerolíneas Argentinas acaba de ser desprivatizada por el Estado argentino que en el año 1990 la había privatizado y la vendió a la compañía de aviación española Iberia, durante uno de los gobiernos de Carlos Saúl Menem. El Senado argentino ordenó recientemente que sea recuperada y vuelva a estar bajo el control del Estado.

Desde la ciudad de El Calafate se emprenden excursiones náuticas para ir a ver de cerca los glaciares, principalmente al majestuoso Glaciar Perito Moreno que es el más famoso de todos, aunque el más grande es el Upsala, que lleva ese nombre como homenaje a la Universidad sueca que donó los fondos para llegar a descubrirlo.

Alejandro y yo ante el Lago Argentino y a lo lejos el glaciar Perito Moreno

Quién fue el Perito Moreno
Al hablar sobre el Parque Nacional Los Glaciares, de El Calafate y, sobre todo, del Glaciar Perito Moreno, creo indispensable dar a conocer por qué lleva ese nombre, al igual que otros lugares en la Patagonia Argentina. De acuerdo a la información que he obtenido en Wikipedia de Google, se conoce como Perito Moreno al científico, naturalista y explorador argentino Francisco Pascasio Moreno, quien nació en Buenos Aires el 31 de mayo de 1852 y falleció el 29 de noviembre de 1919 en esta misma ciudad. Desde su niñez mostró interés por las excursiones paleontológicas, donde aprende a amar la naturaleza y a sentir la emoción de lo desconocido. Su padre había estado exiliado en Uruguay durante el período de la dictadura del general Juan Manuel de Rosas y su madre era hija de un oficial británico que había sido capturado durante la invasión de 1807 y permaneció en la Argentina.
Francisco había perdido a su madre a temprana edad por el cólera y, con sus hermanos, alternaban estudios con excursiones por las barrancas del río, buscando huesos prehistóricos con los que montarían un incipiente museo en el mirador de la casa paterna.

Nacimiento de su vocación
En 1866 instaló con sus hermanos el primer ?museo? en el mirador de su casa donde exhibía restos hallados en excursiones con su padre. Estimulado por la lectura de libros de viajes, se interesó por la paleontología y la arqueología.
En 1871 recogió fósiles en la laguna de Vitel. En 1872 fundó, en colaboración con un grupo de ingenieros, la Sociedad Científica Argentina.

Viajes a la Patagonia
En 1872-73 exploró el territorio de Río Negro y, en 1875 llegó al lago Nahuel Huapi, que recorrió para luego pasar a Santa Cruz y alcanzar el lago que bautizó con el nombre de Argentino porque el color azul de sus aguas y el blanco de las nubes patagónicas se parecían a la bandera nacional. En estos primeros viajes a la Patagonia, efectuando itinerarios por regiones hasta entonces inexploradas, recogió una serie de materiales que iniciarían los estudios americanistas.
En 1875 el gobierno de la provincia de Buenos Aires y la Sociedad Científica Argentina le proporcionaron los medios para efectuar un nuevo viaje al sur argentino con el fin de cruzar los Andes a través del lago Nahuel Huapi e intentar llegar a Chile por el paso ?Pérez Rosales? haciendo el camino inverso al que se había hecho hasta entonces.
El 22 de enero de 1876 con 23 años de edad se convierte en el primer hombre blanco que llega al lago Nahuel Huapi desde el océano Atlántico, donde implantó la bandera de Argentina.
En este recorrido Moreno atravesó la Patagonia de océano a océano y cumplió uno de sus mayores anhelos: ponerse en contacto directo con las naciones indígenas de la Patagonia y estudiar su enigmático pasado y sus orígenes. Los datos y materiales recogidos en aquella expedición abrieron horizontes nuevos a la antropología sudamericana e impulsaron a varios científicos europeos, como el francés Broca, a tomar a las etnias indígenas de América del Sur como objeto de estudio. A la vez Moreno quedó fuertemente impresionado por el drama de aquellas etnias esclavizadas y despojadas de sus tierras ancestrales. Entonces trató de humanizar las relaciones entre el Estado argentino y las etnias indígenas exigiendo tierras y escuelas para ellas y protestando contra los métodos que habían sido empleados para «civilizarlas».
El 15 de febrero de 1877 llegó hasta el Lago Argentino, donde hoy se encuentra la ciudad de El Calafate, y descubrió el imponente glaciar que poco tiempo después fue bautizado «Perito Moreno» en su honor.

El Lago Argentino en primer plano y atrás el imponente glaciar Perito Moreno

El 13 de noviembre de 1877 el gobierno de la Provincia de Buenos Aires le nombró Director del Museo de La Plata, y acepta la donación que le había efectuado el Perito Moreno de las piezas que conservaba en su museo que ahora se ubicaba en su casa, pero resuelve que las piezas debía conservarlas en su poder hasta que el Museo pudiese poner a su disposición un lugar apropiado para exhibirlas.
En 1879 exploró las montañas de la Cordillera de los Andes y donó toda su colección arqueológica, antropológica y paleontológica personal, consistente en más de 15,000 ejemplares de piezas óseas y objetos industriales, a la provincia de Buenos Aires, que fundó con ellas el Museo Antropológico y Etnográfico. En 1878, le fue otorgado el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Córdoba.
En 1879, al finalizar la Conquista del Desierto y siendo Presidente de la República el Dr. Nicolás Avellaneda y ministro del Interior el insigne educador y político Domingo Faustino Sarmiento, quien después fue presidente de la República, se le nombra jefe de la Comisión Exploradora de los Territorios del Sur Argentino, para estudiar la posibilidad de establecer colonias en la región entre los Ríos Negro y Deseado. El Perito Moreno pidió como única compensación incorporar a su museo las piezas que él mismo hallase.
Entre 1882 y 1884 viajó por el centro del país y recorrió de esta forma las provincias de Córdoba, San Luis, San Juan y Mendoza, en busca de yacimientos fósiles y de elementos pertenecientes a períodos anteriores a la conquista española.
Con la fundación de la ciudad de La Plata, el gobierno provincial decidió trasladar en 1884 el Museo Antropológico y Arqueológico de Buenos Aires a la nueva capital provincial y entonces se le dio el nombre de Museo de Historia Natural de La Plata. Por proveer todo el material para el museo, incluso dos mil libros de su biblioteca particular, y por el reconocimiento general a su persona, fue nombrado Director vitalicio del Museo. Moreno mismo dirigió la construcción del edificio y la distribución de sus materiales, de acuerdo con un plan que él había concebido. Sumó a este proyecto a numerosos naturalistas extranjeros que organizaron las secciones de geología y mineralogía, zoología, botánica, antropología, arqueología, etnografía y cartografía. La institución se convirtió rápidamente en un centro de estudios superiores que llamó la atención de los grandes especialistas europeos. Se multiplicaron las colecciones valiosas, los trabajos publicados descifraban viejos problemas americanos y, fundados por Moreno, comenzaron a publicarse los Anales y la Revista del Museo de La Plata. El Museo de La Plata llegó a ser la institución científica más importante del país. En 1889 se inauguró el actual edificio y el Perito Moreno continuó como Director hasta 1905. Sin embargo, siguió realizando viajes exploratorios a la Patagonia y en 1896 llegó hasta el lago Buenos Aires.

Perito en los límites con Chile
Entre 1892 y 1897 comienza a intervenir en cuestiones limítrofes con Chile y, ante el recrudecimiento de la cuestión acepta el cargo de Perito Argentino en la negociación y convence a sus pares chilenos que la mejor solución era la diplomática.
En 1897 cruzó la cordillera a lomo de mula con su esposa, cuatro de sus hijos y el doctor Clemente Onelli. Al poco tiempo murió su esposa en Santiago de Chile de fiebre tifoidea. El perito se aboca a preparar el encuentro entre los presidentes Julio Roca, de Argentina, y Federico Errázuriz, de Chile, el cual se concreta el 15 de febrero de 1899 en el Estrecho de Magallanes. A partir de allí recorre palmo a palmo la zona fronteriza, toma nota de accidentes geográficos, lagos y ríos y acompaña en 1901 a Sir Thomas Holdich, comisionado del Tribunal arbitral nombrado para resolver los litigios limítrofes, en un reconocimiento que abarca desde el lago Lácar, en San Martín de los Andes, hasta la bahía de Última Esperanza.
Sus esfuerzos se vieron recompensados cuando en 1902 el laudo arbitral concedió a Argentina 42.000 kilómetros cuadrados que reclamaban los chilenos. El Perito Moreno había prestado nuevamente sus servicios y su patriotismo para el bien del país.
Como recompensa, el gobierno argentino le concedió por ley una extensión de campos fiscales en el territorio del Neuquén, al Sur del Río Negro. En una histórica nota del 6 de noviembre de 1903, el perito Moreno solicitó un ?área de tres leguas cuadradas en la región situada en el límite de los territorios del Neuquén y Río Negro, en el extremo oeste del Fjord principal del Lago Nahuel Huapi, con el fin que sea conservada como Parque Público Natural y al efecto pido que hecha esa ubicación se sirva aceptar la donación que hago al país de esa área?.
Más adelante decía: «Al hacer esta donación emito el deseo de que la fisonomía actual del perímetro que abarca no sea alterada y que no se hagan más obras que aquellas que faciliten las comodidades para la vida del visitante culto, cuya presencia en esos lugares será siempre beneficiosa a las regiones incorporadas definitivamente a nuestra soberanía y cuyo rápido y meditado aprovechamiento debe contribuir tanto a la buena orientación de los destinos de la nacionalidad argentina».
En 1906, al fundarse la Universidad Nacional de La Plata, el Museo pasa a formar parte de la casa de estudios. Cuando surge la idea de agregar este museo a la Universidad Nacional de La Plata, transformándolo en Facultad de Ciencias Naturales, Moreno renunció a su cargo vitalicio de Director del Museo. No estaba de acuerdo con la anexión propuesta: pensaba que el establecimiento por él creado debía dedicarse a la investigación del territorio y de su naturaleza y no quedar expuesto a los vaivenes de la política universitaria. La incorporación del Museo a la Universidad significó modificaciones esenciales en su finalidad y en su estructura: las instalaciones se redujeron, parte de su biblioteca se distribuyó entre otros institutos universitarios y su imprenta pasó a pertenecer a la provincia.
Institucionalización del Movimiento Scout en Argentina
En septiembre de 1911, el señor Arturo Penny contactó al Dr. Francisco Pascasio Moreno para introducir el Movimiento Scout en los colegios de Barracas. En tres meses, el Perito Moreno impulsó personalmente la constitución de la Compañía de Scouts. En 1912, surge la idea de crear una Asociación Nacional que institucionalice el ya numeroso movimiento de Scouts de Argentina.

Tratado limítrofe con Chile
El tratado del 20 de agosto de 1881 establecía como frontera las cumbres que fueran divisorias de aguas, pero la demarcación efectiva de la frontera estaba sometida al laudo arbitral del gobierno británico. En 1897, Moreno retornó a la Patagonia designado oficialmente como perito en el diferendo de límites con Chile. En pocos meses Moreno preparó su obra Frontera argentino-chilena, en la que exponía una síntesis de la geografía de las fronteras argentinas, y en 1896 viajó a Londres para facilitar el laudo arbitral la reina Victoria y presentar una exposición sobre el conflicto.
En 1902 el perito inglés Thomas Holdich, acompañado por Moreno, inspeccionó la región limitada y reconoció públicamente su admiración por el trazado. Por sus trabajos de perito, la Royal Geographic Society le confirió la medalla del Rey Jorge IV.
Además, llevó a cabo expediciones a la cordillera de los Andes desde Mendoza hasta la puna de Atacama para observar las fronteras, como también un relevamiento topográfico y geológico de la provincia de Buenos Aires.

Preservación de las riquezas naturales
Al año siguiente, el gobierno argentino le recompensó con 25 leguas cuadradas de tierras en la Patagonia en carácter de homenaje nacional. De aquellas, 22 leguas cuadradas las vendió para financiar comedores gratuitos para desposeídos, y las restantes las donó al gobierno con la clausula de que fueran preservadas intactas, previendo la necesidad de la conservación del ambiente que sobrevendría en los años venideros. El 1 de febrero de 1904, el gobierno aceptó la donación de Moreno y reservó la zona indicada. En 1916 se nombró un encargado de esta reserva, primera en todo el territorio argentino y se la llamó Parque Nacional del Sur que luego constituiría el Parque Nacional Nahuel Huapi. Don Jorge Newbery, poblador de la región, cuyo nombre lleva el Aeroparque de Buenos Aires, aceptó el cargo ad-honorem.

Reconocimientos y honores
La Universidad de Córdoba lo nombró Doctor honoris causa, recibiendo, además, múltiples reconocimientos de las más célebres instituciones científicas y prestigiosas universidades, que le otorgaron diplomas y medallas.
Actúo oportunamente en política, ocupando los cargos de diputado nacional y vicepresidente del Consejo Nacional de Educación. Su último viaje al sur lo realizó en compañía del ex-presidente norteamericano Theodore Roosevelt, en 1912.
En sus últimos años formó parte de la liga patriotica argentina junto a otros reconocidos patriotas y fue el fundador y primer presidente del movimiento Scout de la Argentina.
Su nombre es recordado en gran cantidad de formas en la Argentina, por ejemplo: el glaciar Perito Moreno, la localidad de Perito Moreno y el Parque Nacional Perito Moreno; asimismo, dentro de la zona patagonica en la mayoría de las localidades hay una calle que lleva su nombre.

Sus restos mortales
El 22 de noviembre de 1919 murió casi en la pobreza a pesar de haber recibido como compensación muchas hectáreas de tierras en La Patagonia, la mayor parte de las cuales donó al gobierno para que se convirtiera en lo que hoy es el Parque de los Glaciares, que todos los años produce al Estado y a la iniciativa privada muchos millones de dólares por el turismo. Originalmente sus restos fueron enterrados en el Cementerio de la Recoleta. Pero en 1934 el Congreso de la Nación Argentina sancionó la Ley por la que se disponía erigir un mausoleo en el Lago Nahuel Huapi para depositar sus restos, acción que finalmente se concretó en 1944. Desde el 16 de febrero de 1944, sus restos reposan en la Isla Centinela, en el lago Nahuel Huapi, junto a los de su esposa, dentro del parque nacional que fundó, ante la majestuosidad, la belleza y el silencio del lago y de esa zona austral que él descubrió y que contribuyó con su incansable tarea a engrandecer a la Argentina.
Por una disposición de la Prefectura Naval Argentina, cada embarcación que cruza frente a la isla debe sonar tres veces su bocina para rendirle honores.

Sus obras
En 1872 fundó la Sociedad Cientifica Argentina. En 1875 se convirtió en el primer argentino que llegó al lago Nahuel Huapi. En 1877 llegó al territorio donde hoy se encuentra la ciudad de El Calafate y descubrió el glaciar que lleva su nombre. En 1879 donó la totalidad de su colección antropologica personal para que luego fuese creado el Museo de la ciudad de Buenos Aires.

Posted in Sin categoría