MISCELÁNEA DEL 18/07/13

Nota previa: ruego a mis estimados lectores que perdonen que no haya publicado este artículo desde hace varios días, para que su contenido hubiese sido más oportuno, pero el retraso se debió a que, de manera inesperada, dejó de funcionar el servidor y no fue sino hasta esta mañana que se logró hacer los arreglos pertinentes. A lo cual se debe que el contenido esté retrasado. Muchas gracias por su comprensión. Ahora entremos al tema que me ocupa:

1.- Innegable deterioro del gobierno

A principios del año 1993, Alfonso Cabrera Hidalgo –uno de los principales dirigentes del partido Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) y de los más altos funcionarios del gobierno del licenciado Marco Vinicio Cerezo Arévalo (1986-1991)– propuso someter a una discusión pública (para que pudiesen participar todos los sectores del país) la idea de cambiar el sistema presidencialista por un sistema parlamentario bicameral y con un primer ministro en vez de  un presidente de la República. El objetivo que esto perseguía era evitar tantas violaciones al orden constitucional cada cierto tiempo por el desprestigio en que caían las autoridades de turno. Pero la propuesta no tuvo eco en los medios de comunicación ni en los partidos políticos. Todo lo contrario, hasta se llegó a decir que lo que Cabrera Hidalgo pretendía era ser primer ministro. Por entonces era presidente constitucional de la República el ingeniero Jorge Serrano Elías, quien había sido elegido para gobernar el país de 1991 a 1996, pero el martes 25 de mayo de 1993, a pocos días de la proposición e Cabrera Hidalgo, el pueblo de Guatemala comenzó el día con la  desagradable sorpresa de que por medio de otra de las hasta entonces acostumbradas  «cadena nacional de radio y televisión», el presidente Serrano Elías, se dirigió al pueblo para anunciar el «serranazo», emulando a lo que hizo algún tiempo antes el presidente peruano Alberto Fujimori, actualmente en la cárcel por violaciones a los Derechos Humanos. Con la diferencia de que éste llegó al poder con amplio margen de votos y todavía gozaba de gran popularidad, mientras que el gobierno de Serrano Elías ya se había desprestigiado y en plena decadencia.

Jorge SerranoIngeniero Jorge Serrano Elías, intentó en vano convertirse en dictador

El martes 25 de mayo de 1993, Jorge Serrano Elías perpetró un «autogolpe» de Estado, aunque desde el propio gobierno, con lo cual pretendía convertirse en dictador para lo cual dejó en suspenso más de 40 artículos de la Constitución, incluyendo varios que consagran los derechos fundamentales, disolvió el Congreso de la República y removió a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC) y de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), así como al Procurador General de la República y al Procurador de los Derechos Humanos. Asimismo, el “aprendiz de dictador” dejó en suspenso la Ley de Amparo, de Exhibición Personal y de Constitucionalidad, así como la Ley Electoral y de Partidos Políticos. También decretó la censura de la prensa independiente, extremo que llevó a cabo con abuso de poder y lujo de fuerza.

Sin embargo, el mismo día del denominado «autogolpe», la CC –presidida por el abogado Epaminondas González, Dubón– declaró ilegítimas e inconstitucionales las decisiones arbitrarias adoptadas por el gobierno serranista, plasmadas en las denominadas Normas Temporales de Gobierno. Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo Electoral, licenciado Arturo Herbruger, se negó a ceder a la petición de Serrano para que convocara inmediatamente a elecciones legislativas.

El pretenido «autogolpe» de Serrano Elías ocurrió en un momento de extrema descomposición política en el país. Algo parecido a lo que estamos viviendo en estos días. La clase política se había convertido en una plaga de langostas que estaba posada sobre el sector público. En el Congreso imperaba la grotesca “trinca infernal”, conformada por las bancadas de la UCN, de la DCG y del MAS, dedicada a los más ruines, oscuros y escandalosos negocios. Además, la CSJ y el Organismo Judicial se habían politizado hasta los cimientos, operaban como una maquinaria político-electoral. Por cierto, después de que se restableció el orden constitucional, el repudio a los pecados de la clase política desembocó en un clamor popular por la depuración del Congreso y de la CSJ, que se plasmó en la reforma constitucional que fue ratificada en la consulta popular celebrada el 30 de enero de 1994 y se dieron por terminados los períodos y funciones de diputados y magistrados. La vigorosa resistencia ciudadana y el repudio de la comunidad internacional revirtieron el autogolpe perpetrado por Serrano y se restauró el orden constitucional. El resto de la historia todos la conocemos: Serrano huyó a Panamá y Ramiro de León Carpio fue designado Presidente de la República, quien supo, con talento, audacia y patriotismo, retomar el camino de la democracia institucional. Copa por el imperio de la Constitución y la ley.

En el año 1993 Guatemala participaba de una joven y endeble democracia de siete años, debilitada continuamente por frecuentes acontecimientos de violencia y corrupción. Las primeras manifestaciones masivas de descontento popular se mostraron en marzo como protestas en contra de incrementos a los precios de la energía y el transporte. La situación escaló posteriormente de cara a la férrea oposición del sector estudiantil público del nivel medio, que veía un proyecto de uniforme estudiantil como señal de militarización, en combinación con una oferta de transporte público gratuito a la que daba poca credibilidad. Al 12 de mayo, el estudiante de 17 años Abner Adiel Hernández fue asesinado en una violenta protesta frente al Congreso, como se comprobó en video, por la seguridad personal de un diputado. El descontento público continuó creciendo llevando a un paro general convocado para mediados del mes de mayo. Al mismo tiempo, una ola intensa de intimidaciones acosó al país, en la cual un catedrático universitario fue muerto a balazos, tres estudiantes fueron secuestrados en la vía pública y los cadáveres de personas asesinadas al azar aparecían sin orejas. Finalmente, una moción de la Alianza Cívica ante la Contraloría General de Cuentas para investigar las finanzas de Serrano, quien se había hecho de lujosas propiedades en su corto tiempo de mandatario, fue la última acción de la agitación ciudadana. El día posterior a este hecho, la radio nacional anunciaba el decreto de golpe de estado, que fue declarado inconstitucional en días posteriores por la Corte de Constitucionalidad, presidida por el licenciado Epaminondas González Dubón.

Entre las medidas anunciadas en cadena nacional se mencionaron la suspensión de más de cuarenta derechos constitucionales, así como de las Leyes de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad y de la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Desde la temprana mañana, las casas del Procurador de los Derechos Humanos, del Presidente del Tribunal Supremo Electoral y del Presidente del Congreso fueron rodeadas por cordón policial. Asimismo, las reuniones de más de tres personas fueron declaradas prohibidas si estas no contaban con autorización. El Ejército fue desplegado controlando con tanques las entradas a la Ciudad de Guatemala y a la Universidad de San Carlos. En la semana posterior al golpe, centenas de jóvenes fueron reclutados a la fuerza.No obstante, la Corte de Constitucionalidad, presidida entonces por el licenciado Epaminondas González Dubón decretó el mismo día ilegítimas e inconstitucionales las disposiciones de las denominadas Normas Temporales de Gobierno. Igualmente el Tribunal Supremo Electoral, presidido por Arturo Herbruger Asturias, descartó la orden de Serrano de convocar inmediatamente a elecciones legislativas. La Prensa independiente, en sus inicios censurada, logró sacar clandestinamente algunos ejemplares por la tarde del 26 de mayo, los cuales luego fueron reproducidos y distribuidos en el país. En el diario Prensa Libre, el Procurador de los Derechos Humanos, que había escapado de la policía por el techo de su casa, declaraba: «Quizás sea el primer Procurador de los Derechos Humanos que trabaje en la clandestinidad, pero soy un defensor de la Constitución y del sistema democrático. No puedo menos que luchar, junto con los diferentes sectores sociales, por el retorno inmediato a la constitucionalidad. La sociedad tiene derecho a la resistencia, a unirse y a pedir explicaciones sobre una disposición absurda e ilegal. El Presidente Serrano ha cometido delitos en contra de la Constitución y al volver al orden constitucional, lo lógico es que se le lleve a juicio.»

En seguida, la población careciendo aún de garantías constitucionales y la comunidad internacional intensificaron las protestas, y el respaldo del Ejército de Guatemala se fue desvaneciendo, hasta que siete días después del golpe, Serrano Elías se fue del país con destino a Panamá con escala en San Salvador. El entonces Vicepresidente Gustavo Espina Salguero tomó posesión del cargo solamente por tres días, hasta que el 6 de junio el Congreso eligió por mayoría de los votos de los diputados al hasta entonces Procurador de Derechos Humanos, licenciado Ramiro de León Carpio, como nuevo Presidente de la República para concluir el período que había dejado inconcluso Jorge Serrano Elías.

A estas alturas del actual gobierno, a menos de dos años de haber comenzado su gestión el general retirado Otto Fernando Pérez Molina y la vicepresidenta Roxana Baldetti. ayer se publicvó

Lectores reprueban gestión del Gobierno

El 63.53 por ciento de los lectores de Prensa Libre que participaron en el Voto Libre, durante el jueves y el viernes recién pasados, reprobaron los primeros 18 meses de gobierno de Otto Pérez Molina.
POR SERGIO MORALES

Durante dos días, tres mil 293 personas registraron votos válidos a través de llamadas telefónicas, en las que calificaron la gestión gubernamental como buena, regular y mala.Los resultados del sondeo revelaron que para el 63.53 por ciento de los lectores que participaron la gestión ha sido mala; para el 9.94 por ciento, regular, y para 13.36 por ciento la actual administración ha hecho un buen gobierno.De las llamadas recibidas, 781 fueron del área metropolitana; 60 de áreas suburbanas, 180 departamentales y dos mil 272 desde celulares. Se descartaron 224 por ser números repetidos o restringidos.En enero del 2013, cuando el Partido Patriota cumplió un año al frente del gobierno, se publicó la última Encuesta Libre, desarrollada por Prodatos, en la cual el 70 por ciento de los mil 200 guatemaltecos encuestados aprobaban la gestión de Pérez Molina.Mal manejo de crisisEl politólogo Luis Fernando Mack considera que los resultados reflejan que ha existido un desgaste lógico del Gobierno. Además destaca que, por las características de las llamadas recibidas, la gestión gubernamental fue evaluada por uno de los sectores más críticos de la sociedad, los guatemaltecos de clase media de áreas urbanas.Mack indicó que uno de los principales factores que ha desgastado a esta administración es el mal manejo de la comunicación y de los momentos de crisis.“El presidente, la vicepresidenta y muchos ministros a veces no saben dar declaraciones o dan declaraciones polémicas, que no abonan mucho a la concordia y a la gobernabilidad”, dijo el experto.El analista político Álvaro Pop coincidió con Mack en señalar que ha existido un deficiente manejo de la comunicación del Gobierno.“Hay un fracaso en el mecanismo de la comunicación de sus tareas, logros y avances”, precisó Pop. “Se ha personalizado al Gobierno, es decir, hasta por los menores detalles el presidente da declaraciones y conferencias, no son la última línea de opinión, sino la primera, y eso genera un desgaste muy grande”, agregó.Promesas de campañaGeidy de Mata, directora de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad de San Carlos, indicó que los resultados reflejan que la población no percibe los cambios prometidos en la campaña electoral.“Se ofrecieron muchas expectativas en campaña, y uno se da cuenta de la debilidad y fragilidad de las instituciones”, manifestó Mata, quien añadió que la violencia y la delincuencia es generalizada y el guatemalteco “no identifica un gobierno sólido que sea capaz de enfrentar los problemas. La problemática rebasa la capacidad de los tres poderes del Estado”.

Según Pop, existe una seria preocupación sobre el rumbo de la actual administración. “La gente ve que su bolsillo es cada vez más pobre. Hubo un cambio de Gobierno, pero no un cambio de situación”, expresó Pop, al explicar el porqué del rechazo a los primeros 18 meses de la actual administración.
Datos

82% aprobó en la Encuesta Libre la gestión de los primeros cien  días.

69% consideró buena la gestión del gobierno a los seis meses, según el sondeo.

70% calificó positiva  la labor del gobierno a los 12 meses, en la Encuesta Libre.

Entrevista no fue otorgada

Desde hace  dos semanas,  este medio solicitó a la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia una entrevista con el mandatario Otto Pérez Molina. Sin embargo, hasta el viernes por la tarde no fue concedida, por lo que no se pudieron conocer sus impresiones sobre sus 18 meses de gestión.

2.- En elPeriódico

Los 18 meses de gobierno de Otto Pérez Molina

Falta de estrategia política genera desgaste para la administración. Inseguridad, conflictos sociales, confrontación, inflación y falta de transparencia han marcado el año y medio en el que el Partido Patriota ha estado al frente del Ejecutivo.

Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt

«Para tan poco tiempo, se han enfrentado a casi todos los sectores del país y han enviado un mensaje de autoritarismo y verticalidad. Se han enfrentado sistemáticamente a aliados como el CACIF, hay una fractura con el sector empresarial».

Luis Fernando Mack,  analistas Independientes de Guatemala

«Una de sus promesas fue institucionalizar los programas sociales y transparentarlos, pero al cabo de año y medio, solo lograron lo primero. Ha disminuido su cobertura, los montos y la periodicidad con que se entregan los beneficios».

Edgar Gutiérrez, Ipnusac

“¡El cambio ha comenzado… el cambio ha llegado!” enfatizó el general retirado Otto Pérez Molina, el 14 de enero del año pasado en el Domo de la zona 13 capitalina, cuando tomó posesión como el séptimo mandatario electo en la era democrática de Guatemala.En su discurso resaltó que su plan de Gobierno cumpliría con “un cambio profundo, estructural, y no un cambio cosmético”. Además, reiteró las promesas que aseguró en época de campaña. Los ejes principales de su administración estarían enfocados en la lucha contra la inseguridad, la generación de empleo, el combate contra el hambre y la competitividad.

Dieciocho meses después, las cifras, los señalamientos y los análisis apuntan a que la administración naranja está en una pendiente crítica como consecuencia de una falta de estrategia, que no ha sabido atender los problemas estructurales del país.

“El Gobierno ha tenido dificultades para cumplir con la promesa de seguridad, los índices no evidencian mejoras, aún con buena voluntad, no hay recursos financieros o humanos para sobrellevar los procesos”, señala José Carlos Sanabria, analista político de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies).

El diálogo no es prioridad

Los conflictos sociales históricos han atacado la gobernabilidad en los últimos 18 meses. Sin embargo, al primer estallido de protestas contra la hidroeléctrica Hidro Santa Cruz, en Huehuetenango, el presidente Pérez Molina decretó Estado de Sitio, así lo hizo un año después en Jalapa y Santa Rosa por las protestas contra la Minera San Rafael. Además, recurrió a la fuerza contra los estudiantes normalistas que se oponían a la reforma magisterial.

El punto más crítico se dio el 4 de octubre en el kilómetro 170 de la Ruta Interamericana, cuando cientos de manifestantes de Totonicapán alegaban por el incremento de la energía eléctrica y las reformas que se planteaban a la Constitución. Siete militares dispararon contra campesinos y causaron la muerte de cinco personas.

“Lo que demuestran las medidas que ha tomado el Gobierno, como los estados de excepción, es que no ha habido una estrategia para resolución de conflictos, y mucho menos capacidad de prevención”, enfatiza Edgar Gutiérrez, del Instituto de Problemas Nacionales de la Usac (Ipnusac).

Desgaste prematuro

Aún quedan dos años y medio para que el Gobierno fortalezca sus acciones contra los flagelos que afectan al país; sin embargo, el escenario es pesimista por la paralización institucional en la administración pública.

Una encuesta realizada por Vox Latina mostró que hasta abril de este año, el Presidente y la Vicepresidenta rayan el 60 por ciento de aprobación, diez puntos menos que en enero y 26 menos que cuando comenzaron su gestión.

Por otra parte, el enfrentamiento con el Organismo Legislativo ha causado un detenimiento de la productividad legal. La bancada Libertad Democrática Renovada (Lider), la mayor en la oposición, ha marcado un plan desde la toma de posesión para entorpecer la agenda del Organismo Ejecutivo. Sin embargo, el último no ha implementado recursos para buscar consensos entre las agrupaciones políticas.

Todo comenzó, según Luis Mack, de Analistas Independientes de Guatemala, con la renuncia momentánea del Ministro de Finanzas para que no fuera interpelado. “Ahora culpan a la oposición, pero la intolerancia comenzó con ellos”.

La corrupción continúa

Los señalamientos de corrupción en anteriores administraciones han sido regulares. Este Gobierno no es la excepción desde que inició su gestión. La vicepresidenta Roxana Baldetti prometió luchar contra este problema, sin embargo, ella es la más destacada en los escándalos.

Ese es el principal problema en el análisis de Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, pues considera que han seguido las mismas estructuras y prácticas. “El apoyo que logró al inicio se ha desvanecido a nivel de gobiernos que iban al final de su gestión”, indica.

Para la analista Raquel Zelaya se debe pensar cómo se responde a cada señalamiento, porque hay mucho silencio. “Se debería solicitar al Ministerio Público y a la Contraloría General de Cuentas para que acompañen estas denuncias para desvirtuarlas, pero no hay que reaccionar con intolerancia o no reaccionar nunca”, recomienda.

Avances del Gobierno

Ricardo Barrientos, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), resalta que la aprobación de la Reforma Fiscal  fue un logro al inicio de la gestión patriota, sin embargo, opina que hace falta aprobar las leyes de transparencia.

Otros expertos señalan como puntos positivos:

> La creación del Ministerio de Desarrollo Social

> El incremento del número de agentes policiales

> La aprobación de la Ley Antievasión Fiscal II

> La implementación de fuerzas de Tarea
> La instalación del Viceministerio de Atención Primaria (Salud)
> La disminución de delitos contra el patrimonio.

Mi comentario: bajo un sistema parlamentario, no sería indispensable pensar en la posibilidad de que se produzca un cambio violento, un golpe de Estado, como los que han ocurrido constantemente en el pasado cada vez que los gobiernos llegan a desprestigiarse tanto como ahora.

3.- Día de Mandela 

Hoy se celebra en el mundo entero el 95 cumpleaños del gran líder sudafricano Néstor Mandela, quien continúa hospitalizado

Néstor Mandela cumple 95 años hoy 

 El 18 de julio de 1918 nació Nelson Mandela, quien al correr de los años se convirtió en el primer presidente de raza negra de Sudáfrica, electo democráticamente, después de haber guardado prisión durante muchos años por luchar por la libertad de su patria y en contra del Apartheid o cruel discriminación racial. Hpy cumple 95 años de edad y continúa hospitalizado en estado crítico. Sin duda «Madiba» (como se le llama afectuosamente) es un personaje que pasará a la Historia no sólo de su país, sino de todo el mundo. Por este medio le presento mis más respetuosas felicitaciones. Mandela nació en la tribu Thombe de la etnia Xhosa y fue el primero de su tribu en asistir a la escuela desde los 7 años para ser educado a la usanza británica. En la tribu era conocido con el nombre Rolihlahla, pero su maestra Mdingane siempre le llamaba Nelson. Dedicó toda su larga vida a luchar por la libertad de su patria, y ahora lucha contra la muerte, porque sigue en estado de salud crítico.

Twitter: @jorgepalmieri