NO ES FÁCIL CUMPLIR 89 AÑOS

Comprendo que a mis lectores en otros países podrá no interesarles esta nota que para mí es personal, pero les ruego que me permitan expresar mi admiración, simpatía y afecto por mi viejo amigo Ernesto Villa Alfonso, a quien llamamos «Neto» todas las personas que le conocemos y gozamos de su grata amistad. La razón por la cual hoy quiero publicar estas palabras es porque «Neto» está cumpliendo nada menos que 89 años de vida. Lo cual se dice fácil, pero les puedo asegurar que no lo es si se echa atrás la mirada y se recuerda todo lo que se ha tenido que pasar para alcanzar esta edad. Lo digo con conocimiento de causa porque tengo 84 años de edad y estoy próximo a cumplir 85… si acaso llego con vida al 11 de noviembre.

Vivir tantos años es difícil cuando uno tiene que soportar muchos sinsabores y se tiene que sobreponer a los momentos dolorosos que nos toca vivir, como le ocurrió a «Neto» el 11 de febrero de 1961 cuando tuvo que huir con su amada esposa «Milli» y sus tres hijos mayores de la amenaza comunista que se veía venir en Cuba; y posteriormente en agosto del 2005 cuando falleció aquí su entrañable esposa, la encantadora«Milli» Perea, con quien compartió muchos años de vida y tanto, tanto amor. Por eso digo que vivir 89 años no es fácil, particularmente cuando se tiene que sortear circunstancias tan difíciles y muchas veces dolorosas como las que ha tenido que sobrevivir este querido amigo. Me imagino cuán difícil y doloroso habrá sido para él y para «Milli» decidirse a abandonar su amada tierra natal, la justamente llamada «Perla de las Antillas», de la cual Cristóbal Colón dijo al verla el 27 de octubre de 1492: «ésta es la tierra más hermosa que ojos humanos han visto”. 

Tiene que haber sido una decisión tan difícil como dolorosa para ellos abandonar Cuba porque sabían que eso no solo significaba alejarse de ese territorio que abarca 111.922 kilómetros cuadrados de bella isla alargada con forma de lagarto, la mayor de las Antillas, a la entrada del Golfo de México, sino significó tener que decir adiós a sus familiares y amigos y dejar atrás su pasado, todos sus recuerdos y sus esperanzas del futuro. Además del riesgo que significa para unos padres de familia sin patria ir a otros países a buscar alguna forma de ganarse honradamente el pan nuestro de cada día y costear la educación para tres hijos que tenían hasta entonces: Ernesto, Gerardo y Carlos. Porque Jorge, el hijo menor, nació en Costa Rica, durante la segunda etapa que vivieron ahí.

Pero «Milli» y «Neto» tuvieron la afortunada prudencia de huir a tiempo de esa isla que había sido un paraíso tropical cuando el gobierno de Fidel Castro comenzó a imponer el sistema dictatorial comunista que ha sido la única forma de gobierno permitida durante más de medio siglo. Es comprensible que dejar todo atrás haya sido para ellos como quemar sus naves fue para Hernán Cortés. Porque seguramente presentían que se despedían para siempre no solo de su patria, sino también de sus parientes y de sus amigos. De Cuba se fueron a Costa Rica, a empezar de nuevo su vida, desde donde «Neto» ayudó a huir de Cuba a muchos compatriotas y entrar a Costa Rica gracias a las amistades que ya había hecho en ese país, y después se marcharon a Colombia, donde permanecieron varios años, y luego regresaron a Costa Rica, de donde finalmente se trasladaron a Guatemala definitivamente, porque nuestro país se convirtió en su patria, pues «Neto» lleva más años viviendo en este país de los que vivió en su natal Cuba.  Y aquí ha dedicado mucho de su tiempo al equipo de fútbol Municipal y a la creación del Club Deportivo del mismo nombre, donde sus sucesores han erigido recientemente un monumento con su busto. Y ha venido recibiendo varias plaquetas por todos sus aportes al desarrollo del fútbol en Guatemala.

Yo tuve que vivir en el exilio en diferentes oportunidades de mi vida, debido a los vaivenes de los sucesivos regímenes autoritarios que hemos sufrido en Guatemala, pero siempre ha sido con la esperanza de regresar algún día a mi patria. Pero en el caso de numerosos cubanos que huyeron del comunismo esto no ha sido así, porque la mayoría de quienes han tratado de regresar, aunque fuere por una corta visita, han encontrado cerradas las puertas de su patria. Eso le ocurrió a «Neto» en una oportunidad que volvió a Cuba y en las instalaciones migratorias del aeropuerto las autoridades comunistas le impidieron la entrada y le tuvieron detenido toda la noche hasta que al día siguiente le pusieron en un avión de regreso a Guatemala. No se si «Neto» va a poder vivir suficientes años para ver que en su patria triunfe la democracia, pero le deseo que por lo menos viva tanto tiempo para poder regresar algún día a despedirse de Cuba.

Mientras tanto, hoy le deseo que tenga un feliz 89 cumpleaños rodeado de sus hijos y sus numerosos amigos que le tenemos simpatía y afecto. Comenzando por el tradicional almuerzo de La Cofradía de los Viernes, en el cual compartiremos unos cuantos buenos tragos, un delicioso lechón al horno al estilo cubano, moros con cristianos y yuca al mojo de ajo. Todo eso remojado con excelentes vinos.

¡Recibí un afectuoso abrazo de felicitación querido amigo «Neto»! Ha siso muy grato conocerte y ser tu amigo.

Twitter: @jorgepalmieri