MISCELÁNEA DEL 23/05/15

1.- Escandaloso fraude en el IGSS

Por una una denuncia de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP) realizaron operaciones en las que fueron allanadas varias residencias donde fueron aprehendidos y acusados de fraude los miembros de la Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguro Social (IGSS), comenzando por el presidente Juan de Dios Rodríguez, representante del poder Ejecutivo, quien no se encontraba en ninguna de tres residencias allanadas; el primer vicepresidente, licenciado Julio Roberto Suárez Guerra, presidente del Banco de Guatemala y de la Superintendencia de Bancos; el segundo vicepresidente Jesús Arnulfo Oliva, representante del Consejo Superior Universitario, Erwin Raúl Castañeda, vocal primero, representante del Colegio de Médicos, Max Erwin Quirín Schoder, vocal segundo, representante del sector patronal CACIF y la vocal tercera Julia Amparo Lotán, representante de sindicatos y trabajadores. Asimismo, fueron aprehendidos el directivo de Pisa, S.A. Ramiro Armando Lorenzana Ortiz y Edgar René De la Peña, gerente de ventas de esa empresa.Por su parte, el Gerente del IGSS y mano derecha de Rodríguez, Álvaro Dubón, se presentó voluntariamente al juzgado durante las últimas horas del miércoles. El MP acusa a Otto Molina Stalling de negociar y recibir una comisión millonaria por haber orquestado el negocio entre el IGSS y la droguería PISA, S.A.

A continuación, vean esta cápsula informativa del Departamento de Información y Prensa del Ministerio Público en la cual la Jefa del Ministerio Público y Fiscal General de la República, Thelma Aldana, el comisionado de la CICIG, Iván Velásquez, y el Jefe de la FECI Óscar Shaad, explican lo relativo a este escandaloso fraude en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Durante esos operativos no pudo ser aprehendido el presidente de la Junta Directiva del IGSS, ex mayor del ejército graduado de kaibil y abogado Juan de Dios Rodríguez (apodado «belcebú» por la sección dominical de elPeriódico denominada El Peladero), por lo que se le declaró prófugo de la justicia. Pero se descubrió que estaba refugiado en el hospital Maranatha, propiedad del médico «tratante de belleza» Carlos Aragón Rivas, quien se dedica a hacer cirugía plástica a pesar de no tener título profesional para ello, ubicado en la zona 13, donde se había hospitalizado gracias a un típico certificado de complacencia expedido por el doctor Óscar Alfredo de León, quien le diagnosticó depresión, ansiedad, reflujo gastroesofágico, stress y diabetes mellitus. Pero alrededor de las 10 de la mañana del jueves fue trasladado a la Torre de Tribunales en una auto patrulla de la Policía Nacional Civil (PNC).

Juan de Dios de la Cruz Rodríguez ha sido ampliamente identificado como «un hombre de confianza» del presidente Otto Fernando Pérez Molina. Al principio del actual período fue secretario particular del mandatario y poco tiempo después fue nombrado Presidente de la Junta Directiva del IGSS. Por lo menos diez agentes de la PNC le acompañaron en la autopatrulla mientras iba engrilletado. ¡Quién iba a decir que este iba a ser el destino de este controvertido personaje que fue tan poderoso y prepotente cuando actuó como operador de parte del Poder Ejecutivo para las elecciones de magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Lo cual a nadie le escapa que constituye una flagrante violación a la separación de poderes que establece la Constitución Política de la República.

Al principio, Rodríguez había decidido no hablar, no responder a las preguntas de los periodistas. Pero ya estando en el área de registro de la sede judicial rompió el silencio y comenzó a responder las preguntas de los reporteros.  La CICIG y el MP señalan que uno de los asesores de Rodríguez, Otto Molina Stalling, hijo de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Blanca Stalling, acordó en el año 2014 una comisión del 16 por ciento con la empresa de la Droguería Pisa, S.A. para que el IGSS le adjudicara el cuestionado contrato por Q116 millones para el servicio de diálisis peritoneal, a pesar de no llenar los requisitos para hacerlo, por lo cual derivó en infección con peritonitis de varios pacientes, lo que les causó la muerte.

Lo primero que declaró en voz alta fue: «Nosotros, como Junta Directiva, no hacemos negociaciones, no podemos caer en el fraude porque no negociamos, es un proceso administrativo». Y elevando el tono de su voz agregó: «¡Soy inocente! ¿Oyeron?». Los reporteros le cuestionaron «¿usted dice que es inocente pero avaló ese contrato anómalo?». Y Rodríguez respondía en voz alta: «Este es un show político de los que quieren obtener el poder!», aunque no puso nombre a las supuestas personas o entidades a las que se refería. Y sobre los pacientes con insuficiencia renal que fallecieron como consecuencia de la diálisis de la empresa Pisa, aseguró que son suposiciones, porque nadie ha muerto por esa razón y agregó con insoportable cinismo: «La insuficiencia renal es cosa seria y murieron quienes tenían que morir».

Se debe reconocer que en la sección dominical de el diario elPeriódico, denominada «El Peladero», desde hace mucho tiempo ha venido publicando José Rubén Zamora graves denuncias de la corrupción en el IGSS bajo la presidencia de Juan de Dios Rodríguez, a quien ha apodado belcebú. Y ahora se demuestra que sus constante señalamientos han sido justificados.

A continuación, les invito a leer atentamente el boletín emanado del Departamento de Prensa e Información del MP sobre este caso: «Con pruebas documentales y científicas la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, (FECI) del Ministerio Público, (MP) solicitó esta noche a la jueza Silvia de León a cargo del Juzgado Sexto de Primera Instancia Penal que ligaran a proceso a las 17 personas sindicadas de cometer el delito de fraude porque supuestamente beneficiaron a la PISA con un contrato de Q116 millones.

Los fiscales le presentaron a la judicatura todos los indicios que los vinculan con escuchas telefónicas, fotografías de reuniones, documentos en donde consta que la razón social PISA no existía en el 15 de mayo de 2014 y afirmaron que esa empresa fue constituida en Guatemala para beneficiarse de dicho contrato.

Durante la audiencia de primera declaración que se inició desde las 8:30 horas fue suspendida a las 22 horas el MP le presentó a la judicatura los informes de las investigaciones en donde consta que interceptaron llamadas en las cuales negociaron y aseguraron que el contrato sería otorgado a la empresa PISA a cambio de un 16 por ciento del contrato.

Los 17 sindicados

Otto Fernando Molina Stalling, Edgar René de la Pena Archila, Ramiro Armando Lorenzana Ortiz, Carmen Yadira Gil Quiñónez, Doris Eluvia González Salazar, Delia Haydé Castañón Guerra, Alba Maritza Maldonado Gamboa, Max Erwin Quirin Schoder, y Julia Amparo Lotan Garzona no declararon en dicha audiencia.

Quienes si hicieron uso de ese derecho fueron: Herberth Rodolfo García-Granados Reyes, Mayra Lisbeth Gómez Suárez, Arturo Adolfo Castellanos Poou, Juan de Dios Rodríguez, Julio Roberto Suárez Guerra, Jesús Arnulfo Oliva Leal, Erwin Raúl Castañeda Pineda, y Álvaro Manolo Dubón González.

La judicatura suspendió la audiencia a las 22 horas y resolvió enviar a los sindicados a las carceletas del sótano de la Torre de Tribunales para continuar el próximo martes a las 8:30 de la mañana con la audiencia indagatoria». (Fin del boletín)

En la audiencia de primera declaración del caso IGSS-PISA que se realiza en el Juzgado Sexto Primera Instancia Penal, en donde el Ministerio Público, (MP) mediante el trabajo de investigación de la Fiscalía Especial Contra Impunidad (FECI) presenta las escuchas telefónicas en donde constan las negociaciones acerca de la adjudicación del contrato a favor de la empresa farmacéutica.

Los fiscales presentaron las pruebas de que el 21 de julio de 2014 el Instituto Gutemalteco de Seguridad Social (IGSS) inició el evento 3381625 para la contratación de servicios de diálisis peritoneal el que fue asignado a la droguería PISA, S. A. el 2 de octubre de 2014.

En las escuchas que presentó el MP ante el juez resalta que el ex asesor Otto Fernando Molina Stalling, sostiene una comunicación con Herbert Rodolfo García-Granados y platican acerca de los porcentajes de 16 por ciento que habían negociado al momento de ganar la licitación. Molina es sindicado de los delitos de asociación ilícita, tráfico de influencias y cobro ilegal de comisiones; mientras que García-Granados por asociación ilícita, tráfico de influencias y cohecho pasivo.

Las anomalías

La Fiscalía detectó anomalías en la adjudicación del contrato ya referido en donde el 28 de agosto de 2014 los integrantes de la junta directiva procedieron a la designación de la «Junta de Licitación» que no contaba con la experiencia necesaria para evaluar a la empresa farmacéutica.

Los fiscales enfatizaron que el 4 de noviembre de 2014 procedieron a aprobar lo actuado por la Junta de Licitación sin advertir las irregularidades que se cometieron al asignar el contrato a una empresa que no cumplió las especificaciones técnicas requeridas para participar en el concurso porque no contaba con el recurso humano, estructura básica y mobiliario básico para participar en el evento.

Debido a que la empresa PISA no contaba con instalaciones, subcontrató a la entidad Medicina Corporativa S. A. tal y como consta en un documento que se encuentra en el propio proceso de licitación suscrito el 9 de septiembre de 2014 entre estas dos empresas.

Las escuchas

En las  interceptaciones de las llamadas telefónicas entre Otto Fernando Molina Stalling y Herbert Rodolfo García-Granados Reyes, quienes afirmaron que estaban seguros que los integrantes de la Junta de Licitación tienen poco conocimiento al respecto de la calidad de los servicios que prestaría la droguería.

El Ministerio Público presentó una síntesis de más de cinco mil escuchas telefónicas en donde los fiscales afirmaron que la Junta Directiva es la responsable de que todos contratos y licitaciones que se realizan en el IGSS.

Los que declararon

De los 17 implicados, hasta el momento, solamente han declarado cinco, entre ellos el presidente de la junta directiva, Juan de Dios de la Cruz Rodríguez López, quien reconoció que la Junta Directiva le da el visto bueno al procedimiento que realiza dicha junta.

El representante de la droguería PISA Herberth Rodolfo García-Granados Reyes fue captado negociando el porcentaje si se llegaba a autorizar el contrato en las escuchas telefónicas que presentó el Ministerio Público en conversaciones con Otto Fernando Molina Stalling.

El médico del IGSS Arturo Adolfo Castellanos Poou sindicado del delito de asociación ilícita por el MP fue otro de los que pretendía negociar con García-Granados un porcentaje de ganancia igual. En la audiencia también fue escuchado el representante de la Junta Monetaria de Guatemala Julio Roberto Suárez.

Las integrantes de la junta de licitación Mayra Lisbeth Gómez Suárez y Alba Maritza Maldonado Gamboa, firmaron y aceptaron su participaron de la revisión de las instalaciones de la empresa PISA.

En las rejas ha terminado el monumental Ego del arrogante presidente de la Junta Directiva del IGSS. Que les sirva de lección a quienes crean que su poder y prepotencia son eternos.

2.- Sorpresiva salida de Mauricio López Bonilla

Mauricio López Bonilla, ha salido sorpresivamente del equipo del presidente Otto Fernando Pérez Molina, no obstante ser ampliamente reconocido como «el mejor funcionario del gobierno» en su calidad de ministro de Gobernación. Algunos han dicho que renunció, pero él mismo se ha encargado de aclarar que nunca ha renunciado de nada, como dando a entender, en medio de su habitual sentido del humor, que fue destituido. Por otro lado, se dice que su salida es consecuencia de la visita que le hicieron al presidente Pérez Molina, en Casa Presidencial, muy temprano en la mañana, el jefe de la CICIG Iván Velásquez y la Fiscal General de la República, Thelma Esperanza Aldana Hernández. Sin embargo, el mandatario no ha dado ninguna explicación satisfactoria de por qué deja el cargo el único de sus funcionarios conocedores del manejo de crisis como la crisis de gobernabilidad que impera actualmente en el país. Cualquiera diría que el propósito de obligar a la salida de López Bonilla es «serrucharle el piso» (como se dice popularmente) al presidente Pérez Molina para que renuncie, porque a estas alturas el mandatario se encuentra muy solo. Pero, en mi opinión, no debe renunciar sino hacerle frente a la situación, haciéndole frente a todos los problemas que se presenten, hasta que se cumpla su mandato el 14 de enero a las 14 horas y le entregue el mando a quien sea electo en las próximas elecciones, ya sea en la primera vuelta en septiembre, si el ganador obtiene mayoría absoluta (la mitad más uno de los votos), o gane aunque sea solo por un voto en la segunda vuelta.

Pero, en mi opinión, pretenden dar un golpe de Estado tanto quienes exigen la renuncia del Presidente de la República, que fue electo por más de dos millones de votos, como quienes piden que se pospongan las elecciones generales que deben celebrarse en la fecha señalada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Sin muchas las especulaciones que se tejen alrededor de esta intempestiva y sorpresiva salida de Mauricio López Bonilla, porque es viejo amigo personal del presidente Otto Pérez Molina y fue el jefe de su campaña electoral, que también él diseñó. Luego, en el ministerio de Gobernación se desempeñó como el mejor funcionario que tenía este gobierno. Se dice que este sorpresivo cambio en el gabinete presidencial, de tanta trascendencia, pueda ser debida a una investigación de la CICIG y el MP o a la solicitud del embajador de los Estados Unidos de América, señor Todd D. Robinson, quien desde hace algunos días ha causado comentarios muy encontrados por sus descarnadas declaraciones tan atrevidas sobre la situación de crisis por la que atraviesa nuestro país, declaraciones que han sido consideradas nada diplomáticas, como las que hizo en la Cámara de Industria, las cuales les invito a escuchar atentamente de su propia voz gracias en esta grabación que obtuve gracias a una cortesía de mi viejo amigo el veterano periodista Haroldo Sánchez, director del noticiario del canal Guatevisión. Al verlo y escucharlo atentamente van a percatarse de que el señor Robinson actúa más que como el embajador de un país amigo, como si fuese un procónsul imperial. Y supongo que lo hace con estrictas instrucciones del Departamento de Estado de su país, porque no creo que se atrevería de no ser así.

Imagen de previsualización de YouTube

No se puede negar que es inaudito que un diplomático como el embajador de los Estados Unidos de América, Todd D. Robinson, se permita hacer este tipo de comentarios descarnados sobre la situación por la que atraviesa el país anfitrión que le ha dado su beneplácito. Aunque es verdad todo lo que dijo el embajador Robinson, no es usual que un diplomático se permita hablar públicamente en esta forma, de acuerdo a lo estipulado en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. En mi opinión –que comparten algunos diplomáticos con quienes he hablado sobre el tema–, el señor Todd Robinson debería moderarse un poco al hablar sobre estos temas, aunque sea el embajador de los Estados Unidos de América, el país más poderoso del mundo, para no faltar al respeto a la soberanía de nuestra pequeña y débil Guatemala.

Twitter@jorgepalmieri