MISCELÁNEA DEL 20/05/15

1.- Patéticas fotos del presidente Pérez Molina

Estas fotografías del Presidente Constitucional de la República, general (retirado) Otto Fernando Pérez Molina, publicadas durante los últimos días en los periódicos, dan pie a la sospecha de que todos estos acontecimientos, como las multitudinarias manifestaciones pacíficas del 25 de abril y del 16 de mayo, la renuncia obligada de su íntima amiga y compañera en el binomio presidencial, Ingrid Roxana Baldetti Elías, ex vicepresidenta de la República, le han causado problemas de salud. ¡No es para menos! Por muy cínico que pueda ser, sus declaraciones dejan mucho qué desear. Y para ajuste de penas, tras renunciar a la Vicepresidencia, en una más de sus acostumbradas declaraciones desafortunadas, la ex vicepresidenta esgrimió en una entrevista en radio Sonora que la «R» a que se refieren los implicados en la mafia La Línea en las conversaciones telefónicas que fueron interceptadas por la Cicig, pudo referirse a la señora Rosa Leal de Pérez, esposa del mandatario, una dama fuera de toda duda con quien nunca ha simpatizado por motivos obvios. Pero cuando se le dijo en una Conferencia de Prensa al presidente Pérez Molina, éste no supo defender a su esposa de la injusta sindicación de su ex vicepresidenta.

Portada de elPeriódico de ayer

Es evidente que el presidente Otto Pérez Molina pasa por un mal momento

Durante una reunión con la Fiscal General 

En la misma sesión con la Fiscal General

Otra fotografía durante la misma sesión

Al ver todas estas expresiones de evidente preocupación del presidente Pérez Molina, es indiscutible que no está bien. Claro que tiene razones suficientes para estar preocupado, pero para un país como Guatemala es sumamente peligroso que el mandatario no esté en buenas condiciones de salud física o mental. Por consiguiente, tal vez sí tienen razón quienes están exigiendo su renuncia.

2.- Masiva manifestación de campesinos del interior del país

Miles de campesinos bloquearon carreteras y marchan sobre la capital

En una de sus últimas desafortunadas declaraciones a la prensa, el presidente Otto Pérez Molina restó importancia a las impresionantes manifestaciones pacíficas que se han producido en la Plaza de la Constitución durante los días 25 de abril y 16 del mes en curso, y dijo que estas habían sido integradas solo por personas urbanas, pero que durante el fin de semana él había visitado algunas poblaciones en el interior de la república en las cuales le manifestaron su respaldo. Pero esta multitudinaria marcha campesina demuestra que el repudio a la corrupción y la petición de que renuncie a su cargo no ha sido solo en la capital, sino también en el campo. Y aún después menospreció la evidente voluntad popular diciendo que él podría traer manifestación con muchas personas más de las que ha habido en las manifestaciones, pero no quiere provocar enfrentamientos.

Los miles de campesinos que están llegando a la Ciudad de Guatemala no se dan por satisfechos con que haya renunciado la vicepresidenta Roxana Baldetti y ahora exigen la renuncia no solo del presidente Pérez Molina sino piden también del recién nombrado vicepresidente de la república, licenciado Alejandro Maldonado Aguirre; la nacionalización de la energía eléctrica; la libertad de supuestos presos políticos; y que se deje de perseguir a los líderes comunitarios y campesinos en general, exigen la aprobación de la Ley de Desarrollo Rural (equivalente al Decreto 900 o Ley de Reforma Agraria de Árbenz), exigen suspender el proceso electoral y convocar a una Asamblea Nacional Constituyente que sea plurinacional e incluyente para que haya una refundación política del Estado, en beneficio de los pueblos; exigen también que se otorguen créditos del fondo de tierras para la adquisición de fincas, que se de solución a los conflictos agrarios, respeto a los derechos laborales en el campo, los cuales aseguran que son violados en su mayoría, la renuncia de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad y la postergación de las elecciones generales. O sea que lo que comenzó con las manifestaciones pacíficas y no políticas del 25 de abril y del 16 de mayo, se ha convertido en un movimiento político agrario y sindical. ¡Cuidado! Traen pancartas con la efigie del aventurero y multiasesino argentino Ernesto Ché Guevara y banderas de Cuba. ¿Quiénes les patrocinan? ¿De dónde sacan el dinero necesario para pagar esos gastos? Creo que es indispensable que la CICIG también investigue este asunto.

La manifestación ha sido organizada por el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) y sindicalistas de Salud que no están afiliados al Frente Nacional de Lucha. En la capital se espera que habrá una concentración de cerca de 50 mil personas que saldrán a manifestar de El Trébol, del Obelisco, de Centra Norte y Periférico, para converger todos en la Plaza de la Constitución y demostrar que también los campesinos se hacen presentes para pedir la renuncia del presidente Pérez Molina, por la corrupción del contrabando en la SAT y del vicepresidente Maldonado Aguirre por haber votado en la Corte de Constitucionalidad en favor de la anulación del juicio por genocidio que había condenado al general Efraín Ríos Montt. Además, pedirán que se enjuicie y castigue a los empresarios que hicieron uso de la red denominada La Línea para evadir impuestos de importación.

Después de la firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradera, el 29 de diciembre de 1996, que fue el último de los acuerdos de paz suscritos por el Gobierno de la República y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), dando fin al estéril y sanguinario Conflicto Armado Interno que tuvo 36 años de duración, los insurgentes marxistas no dejaron de trabajar incansablemente para obtener el poder de otra manera, en vista de que no lograron hacerlo con las armas en la mano porque fueron derrotados por las fuerzas de seguridad del Estado. Y, lamentablemente, todos los gobiernos civiles que se han venido sucediendo desde entonces no hicieron nada para mejorar las condiciones infrahumanas de vida en las que sobrevive la población rural, lo cual ha sido un caldo de cultivo que, inevitablemente, ha dado como resultado estas explosiones populares que, de no poderse controlar a tiempo, van a salirse de control y podrían conducirnos a una peligrosa situación de anarquía nacional de la que sería sumamente difícil salir.

3.- Sobre dimensión por una broma desafortunada

Se ha armado un escándalo –a todas luces sobre dimensionado– en contra del abogado, doctor en derecho, catedrático universitario y destacado comunicador social Mario David García, candidato presidencial del Partido denominado Patriota (PP) porque durante la conferencia de prensa en la que dio a conocer su participación, después de soportar una serie de preguntas agresivas de parte de algunos reporteros, y de haber explicado muchas veces un tema, le preguntó a un reportero «¿No entiende español? ¿En qué idioma quiere que le hable?» Y agregó: «Parlez-vous français?» y más adelante calificó de «gordita» a una reportera de canal Antigua que estaba comiendo y él  le dijo en broma: «Ya deje de comer tanto. Ahora veo por qué está gordita». Por esto se le acusa de ser «torpe y prepotente» y de haber cometido el delito de violencia contra la mujer y discriminación. ¡Como si hubiese sido un insulto o una falta de respeto! Desde que fue aprobada la Ley del Femicidio no se puede tocar a una mujer ni con el pétalo de una rosa. Todos los medios de comunicación se rasgaron las vestiduras y le condenaron duramente por esa broma desafortunada. Al extremo que la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) y la Cámara Guatemalteca de Periodismo (CGP) emitieron sendos comunicados censurándole y condenándole.

Lo que realmente ocurre es que, en nuestro país es que un destacado periodista que se caracteriza por hablar claro, como es el caso de Mario David García, se expone a ser incomprendido y criticado por muchos, y más cuando  en el ejercicio de su profesión se ha caracterizado por ser de ideología de derecha. Porque de inmediato le atacan sin clemencia los elementos de la izquierda. Pero supongo que a estas alturas él comprende que estos son gajes del oficio periodístico y de la actividad política.

Y por el simple hecho de ser identificado como un hombre de derecha, de pensamiento liberal, la candidatura presidencial del doctor en derecho y comunicador Mario David García ha provocado una serie de «memes» en las redes, como este que vemos abajo:

La cara del doctor Mario David García sobrepuesta a una foto de Jorge Ubico

4.- La guinda en el pastel: el caso IGSS

Ex mayor del ejército y licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales Juan de Dios de la Cruz Rodríguez López, presidente de la Junta Directiva del IGSS.

Para ajuste de penas, la CICIG y el Ministerio Público (MP) han develado grave otro escándalo más: esta vez en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), en la que han salido afectados el presidente, los dos vicepresidentes y los tres vocales de la directiva de esa entidad, contra quienes se ha dictado orden de captura. Cuando era cerca de las tres de la madrugada, el Juzgado de Turno de Paz Penal giró órdenes de captura contra 17 supuestos implicados en un contrato anómalo celebrado por el IGSS, 6 de de los siete integrantes de la Junta Directiva y 5 de la Junta de Licitación y Adjudicación, por lo que se realizaron numerosos allanamientos en los municipios de Amatitlán, San Lucas Sacatepéquez y Mixco, con el propósito de aprehender a esas personas.

Entre los señalados resalta el presidente de esa institución, el ex mayor del ejército, de la promoción 108, y abogado Juan de Dios de la Cruz Rodríguez López, ex secretario privado y hombre de confianza del presidente Otto Pérez Molina y uno de los principales operadores políticos en las pasadas elecciones de Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, sindicado de haber aprobado y avalado el contrato irregular suscrito con la Droguería «Pisa» de Guatemala, S. A. para proporcionar servicios de diálisis peritoneal por Q116 millones, como consecuencia de lo cual fallecieron más de 10 pacientes; Julio Roberto Suárez Guerra, vicepresidente de la Junta directiva y presidente del Banco de Guatemala (Banguat), nombrado por el presidente Pérez Molina en sustitución de Edgar Barquín, quien renunció para integrarse a la campaña electoral como candidato a vicepresidente del partido político denominado «Lider».

Entre los demás implicados están Otto Fernando Molina Stalling, hijo de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia Blanca Stalling y sobrino de la jueza Marta Sierra de Stalling, quienes han sido vinculadas en las sentencias de medidas sustitutivas otorgadas a los cabecillas de la mafia de contrabando denominada «La Linea». Molina Stalling es uno de los asesores del IGSS sobre quien pesa el señalamiento de haber cobrado una comisión de hasta el 16 por ciento de dicho contrato, Max Erwin Quirín Schoder, vocal de la junta directiva y representante del sector empresarial en la Junta Directiva del IGSS. Entre los capturados también figuran Ramiro Lorenzana y Edgar de la Peña, directivos de la empresa «Pisa», a quienes la jueza Silvia de León, titular del Juzgado Sexto de Instancia, hizo saber la razón de su captura detención y ordenó recluirlas en las denominadas carceletas de la Torre de Tribunales, donde habrán de permanecer hasta que se celebre la primera audiencia y su declaración.

Otros implicados en este escandaloso caso son Arturo Adolfo Castellanos Poou, médico del IGSS acusado de asociación ilícita, Erwin Raúl Castañeda Pineda, representante del Colegio de Médicos y Cirujanos, Julia Amparo Lotán Garzona, representante de los sindicatos, Carmen Yadira Gil, Delia Castañón, Mayra Gómez, Doris González y Alba Maldonado, acusadas de fraude.

Juan de Dios Rodríguez López no pudo ser capturado durante los allanamientos celebrados en tres de sus residencias porque desde la noche de un día antes se había hospitalizado en el hospital privado Maranatha, de la zona 13, donde aún se encuentra por prescripción médica, por estar padeciendo de diabetes mellithus y sufriendo de depresión. ¿Cómo no va estar deprimido?

Twitter@jorgepalmieri