ANIVERSARIO DE LA TRAGEDIA DE CRISTINA SIEKAVIZZA

Cristina Siekavizza Molina, víctima de femicidio

Hoy se cumple un año de la última vez que se vio con vida a la joven señora Cristina Siekavizza Molina de Barreda, antes de que desapareciera misteriosamente, al igual que sus pequeños hijos Roberto José, de 8 años, y María Mercedes, de 4. Las pesquizas policiales deducen que fue asesinada y señalan a su esposo, Roberto Barreda De León, quien desde entonces es prófugo de la justicia y se presume que se llevó con él a sus hijos. Además, había antecedentes del mal carácter, el abuso y la crueldad física de Barreda en su comportamiento con su esposa, pero ella se lo había callado en vez de haberle denunciado ante los tribunales de justicia. A esto se refiere la columnista de Prensa Libre Brenda Sanchinelli Izeppi en su valiente columna Hoy hace un año acerca de este hecho criminal, y en tres de sus primeros párrafos reproduzco dice lo siguiente:

«Cristina había callado y guardado en secreto el abuso, situación que permitió a su esposo continuar y llegar al punto máximo de quitarle la vida impunemente esa triste tarde del 6 de julio de 2011.
«Esa era la verdad, Roberto Barreda había asesinado a Cristina cobardemente, abusando de su fuerza física. Su mente sicópata y enferma maquinó cómo poder tergiversar los hechos y burlar a la justicia, por lo que inventó un supuesto secuestro, desequilibrios emocionales de Cristina y mil patrañas más para salirse con la suya, pero, a medida que pasaban los días y las semanas, se fue revelando una serie de evidencias que le señalaban irreversiblemente como el culpable.

«Al verse acorralado, y como lo hacen los cobardes, huyó como una rata cuando el barco se va a hundir, pero no le bastó acabar con la vida de su esposa, encima decide llevarse a los dos pequeños hijitos de Cristina, que lo menos que merecían era estar con un asesino, que definitivamente no los ama, porque está lleno de egoísmo y maldad. Si los hubiese querido al menos un poquito los hubiera dejado, para que sus abuelos maternos pudieran cuidarlos con amor de una familia buena y normal.»

Por otra parte, después guardar silencio durante tres meses, por haber sido amenazada tanto por la madre como por la hermana del presunto asesino, la empleada doméstica de la residencia de la familia Barreda-Siekavizza, Olga Petrona Say, convertida ya en testigo protegida, declaró a los fiscales de MP el 19 de octubre del año 2011 que fue testiga presencial de una violenta discusión entre los esposos, tras de lo cual vio el cuerpo inerte de su patrona sobre su cama y a su marido consternado por lo sucedido.

Roberto Barreda De León, presunto asesino de Cristina Siekavizza

Asimismo, se cree que Roberto Barreda De León mató a golpes a su esposa y para poder desparecer el cadáver, limpiar la sangre y huir del país, contó con la complicidad de varias personas, entre ellas su madre, la abogada Beatriz Ofelia De León de Barreda, ex Presidenta del Poder Judicial y la Corte Suprema de Justicia (CSJ), quien fue aprehendida el 20 de julio del año pasado, acusada de obstrucción de la justicia porque se dice que ayudó a lavar las manchas de sangre en el automóvil de su hijo, por lo cual está guardando prisión desde entonces. ¡Pobre señora! ¡Me duele verla en la carcel! No cabe duda que una madre abnegada es capaz de hacer cualquier sacrificio por el amor a su hijo, hasta ir a la carcel por protegerlo, pero debería recordar que ella fue la más alta autoridad judicial del país y no puede actuar en esa forma, aunque obviamente sea por el amor por su hijo. Quien, por cierto, debería corresponder su amor y ayudarla a salir de la cárcel presentándose ante la justicia. Probablemente también con la intención de que su hijo se presente. No obstante lo cual éste no se ha presentado. No conozco a este señor y no voy a permitirme acusarle, juzgarle y condenarle, porque eso corresponde al Ministerio Público (MP) y a los tibunales de justicia, pero no cabe duda de que hay motivos para sospechar de su culpabilidad después de su repentina desaparición con sus hijos desde el día siguiente de la muerte violenta y desaparición de su esposa.

Cristina Siekavizza de Barreda con sus hijos Roberto José y María Mercedes

Desde entonces, en la sociedad de Guatemala se ha producido un insólito e impresionante acto de solidaridad  humana de parte de miles de personas, entre ellas parientes, compañeras de estudios y amistades de Cristina, a la vez que entidades como la Fundación Sobrevivientes, querellante en el caso y sostiene que Roberto Barreda contó con el tiempo y el apoyo de «una estructura a alto nivel» para la planificación de la desaparición del cadáver de su esposa, Cristina Siekavizza y para su fuga, y la organización Voces por Cristina, de la cual según Marta Fernanda Gallegos, ex compañera de colegio de Cristina Siekavizza, el cadáver fue desaparecido y le facilitaron la fuga a Roberto Barreda, su presunto asesino, unos agentes de la Secretaría Administrativa y de Seguridad (SAAS) de la Presidencia de la República y que, asimismo, habrían intervenido miembros del personal del Registro Personal de las Personas (RENAP) y de la Dirección General de Migración para otorgarles documentación falsa para poder salir del país. Y también se sostiene la hipótesis de que Barreda contó con la colaboración de la Superintendencia de Bancos y del Organismo Judicial.

Por estar cumpliendo un año de ocurrida esta tragedia –que no debe quedar impune–, anoche tuvo lugar un programa de actividades conmemorativas, entre las que destacaron una misa en la Catedral Metropolitana, celebrada por el párroco José Luis Colmenares, a la que acudieron personas entre familiares, encabezados por sus padres, el doctor José Luis Siekavizza y su esposa, la señora Angelis Molina de Siekavizza, amigos y numerosas personas que así expresaron su apoyo y consternación, entre quienes destacó la profesora Rosa Leal de Pérez, esposa del Presidente de la República.

Dr. José Luis Siekavizza y señora Angelis Molina de Siekavizza

Los angustiados padres de Cristina, los estimados esposos Dr. José Luis Siekavizza y Angelis Molina de Siekavizza, orando durante la misa celebrada en la Catedral Metropolitana, por la aparición del cadáver de su hija, para darle poder cristiana sepultura, y la recuperación de sus amados nietos Roberto José y María Mercedes. Así sea.

Foto Prensa Libre de Estuardo Paredes

Durante la noche se llevó a cabo en el Obelisco de la Independencia, al final del Paseo de la Reforma, una impresionante ceremonia de vigilia en memoria de Cristina Siekavizza Molina de Barreda, víctima de femicidio, en la que gran cantidad de parientes, amigos y personas solidarias emcendieron una gran cantidad de veladoras con las que formaron en grande las palabras NO IMPUNIDAD. A lo que se han unido todos los medios de comunicación del país y me uno yo también, de todo corazón y con la mayor firmeza, exhortando al gobierno de la República que de con el paredero del presunto asesino, Roberto Barreda De León, que hoy es prófugo de la justicia, y de sus pequeños hijos. No es posible aceptar que las fuerzas de seguridad del país no hayan podido dar con su paradero, ni siquiera porque cuentan con la colaboración de la FBI y de la INTERPOL. Urge que se haga todo lo que sea necesario para capturar al presunto asesino y prófugo de la justicia y recuperar a los hijos de la inmolada víctima de femicidio Cristina Siekavizza de Barreda (Q.E.P.D.).

Twitter: @jorgepalmieri.com