MISCELÁNEA 05/07/12

1.- El sector privado también se opone a las reformas

«Los precios de las empresas mineras han caído en la bolsa de valores solo con el anuncio del Presidente de presentar las reformas a la Constitución», se lamentó la directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Guatemalteco-Americana (AMCHAM), Carolina Castellanos, debido a la anunciada intención de incluir en las reformas a la Constitución de la República que el Estado puede tener hasta un 40% de las acciones de una empresa minera, entre otros temas. Por su parte, el presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), Andrés Castillo, afirmó que el «simple el hecho de poner esa propuesta sobre la mesa ha generado bastante temor entre los inversionistas que tienen sus acciones en bolsa y lo que se le está pidiendo al Gobierno es que haga ciertas aclaraciones para tranquilizarlos». Añadió que «algunas cámaras se han manifestado en contra de ciertos artículos» y agregó que «como bloque vamos a manifestarnos a finales de esta semana». Asimismo, la Cámara de Comercio informó que hoy hará su planteamiento oficial , pero no dio detalles sobre cuál será su postura. El ex presidente de la Cámara del Agro (CAMAGRO), Otto Kuhsiek, admitió que han discutido el tema y «vemos que no son convenientes las 50 reformas tal como están planteadas». Y concluyó: «Somos contendientes y no apoyamos. No creemos que sea el momento (para hacer esas reformas) y pensamos que no vale la pena entrar en una reforma constitucional». Luego, el actual presidente de la CAMAGRO, José Santiago Molina, también opinó que «es un momento político complicado». Pero el pronunciamiento oficial de ese gremio lo darán a conocer más adelante.

Ha trascendido que también los miembros de Comité de Defensa de la Constitución de Guatemala (CEDECON) se han mantenido en sesión permanente para estudiar cuál será su opinión oficial. Pero hasta el momento no han llegado a ningún acuerdo. Se sabe, sin embargo, ha trascendido que a estas sesiones no ha sido invitado el licenciado Mario Fuentes Destarac, ex presidente de esa entidad, seguramente porque es bien sabido que él forma parte del grupo de asesores del Presidente Otto Pérez Molina para conformar esas propuestas.

2.- Las elecciones generales en México

Tal como se había venido anunciando, el ganador de la Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos fue el joven abogado Enrique Peña Nieto, de 46 años de edad, ex gobernador del Estado de México, candidato de la coalición Compromiso por México formada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y el partido Verde Ecologista de México. Peña Nieto nació en el municipio de Atlacomulco, Estado de México, el 20 de julio de 1966. Fue gobernador del Estado de México entre los años 2005 y 2011 y gobernará México durante el período comprendido del 1 de diciembre de 2012 al 1 de diciembre de 2018. Es descendiente de Severiano Peña, quien fue presidente municipal en cuatro ocasiones (en 1914, 1916, 1921 y 1923) de Acambay, Estado de México. Además es familiar, tanto por parte de su madre como por la de su padre, de dos ex gobernadores: su padre, Gilberto Enrique Peña del Mazo, era pariente de Alfredo del Mazo González y su madre, María del Perpetuo Socorro Ofelia Nieto Sánchez, era hija de Constantino Enrique Nieto Montiel, familiar de Arturo Montiel Rojas, desprestigiado ex gobernador del Estado. En 1984 se afilió al Partido Revolucionario Institucional, de 1985 a 1986 fue parte del despacho jurídico Laffan Muse y Kaye, y colaboró en la Corporación Industrial San Luis. Tras desempeñarse de 1986 a 1988 en la Notaría Pública Número 96 del Distrito Federal como parte del equipo del licenciado Fausto Rico Álvarez, ejerció su profesión en forma independiente. Mientras tanto, participaba ya en sus primeras actividades políticas.
En mayo de 1990 fue secretario del Movimiento Ciudadano de la Zona I del Comité Directivo Estatal de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares. Un año más tarde participó como delegado del Frente de Organizaciones y Ciudadanos en diversos municipios del estado de México y fue también instructor del Centro de Capacitación Electoral del Partido Revolucionario Institucional. Su trabajo en el partido lo condujo a responsabilidades cada vez mayores: entre abril y julio de 1993 fue tesorero del Comité de Financiamiento del Comité Directivo Estatal del PRI en la campaña del candidato a gobernador Emilio Chuayffet Chemor. Seis años más tarde, en 1999, llegaría a ser subcoordinador financiero de la campaña de su tío Arturo Montiel Rojas.
Entre 1993 y 1998, durante la gestión de Emilio Chuayffet, fue secretario particular del secretario de Desarrollo Económico del gobierno del Estado de México, Juan José Guerra Abud, y posteriormente fue subsecretario de Gobierno del Estado de México de 1999 a 2000. Entre 2000 y 2002 fue secretario de Administración del Gobierno del estado de México, presidente del Consejo Directivo del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios, presidente del Consejo Interno del Instituto de Salud del Estado de México y vicepresidente de la Junta de Gobierno del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) del Estado de México. Al mismo tiempo fue asociado individual del Instituto Nacional de Administración Pública (México) y miembro de los consejos de administración de varios organismos públicos descentralizados en el país. Diputado local (2003-2004). En 2003 fue nominado candidato a diputado local para la LV Legislatura por el Distrito XIII, con cabecera en Atlacomulco. Entre septiembre de 2003 y septiembre de 2004 fue coordinador del grupo parlamentario del PRI en la LV Legislatura en la Cámara de Diputados del Estado de México, presidiendo la Junta de Coordinación Política del Congreso Local. Fue gobernador del Estado de México del 2005 al 2011.

La campaña y las elecciones de 2005
El 17 de octubre de 2004 inició formalmente el proceso interno del Partido Revolucionario Institucional para la designación de candidato a gobernador del Estado de México; donde Peña Nieto fue precandidato junto con Guillermo González Martínez, Oscar Gustavo Cárdenas Monroy, Jaime Vázquez Castillo, Eduardo Bernal Martínez, Fernando Alberto García Cuevas, Cuauhtémoc García Ortega, Isidro Pastor Medrano, Enrique Jacob Rocha, Héctor Luna de la Vega y Carlos Hank Rhon. El 14 de enero de 2005 Peña Nieto fue el único que se registró el 15 de abril de 2005; protestando como candidato el 12 de febrero de 2005 y el 2 de abril de 2005 como candidato del Partido Verde Ecologista de México que formó una coalición con el Partido Revolucionario Institucional.10
Durante la campaña se enfrentó a sus opositores los candidatos de la alianza del Partido Acción Nacional y Convergencia, Rubén Mendoza Ayala. Por su parte, el Partido de la Revolución Democrática y el Partido del Trabajo formaron la coalición “Unidos para Ganar”, y postularon a Yeidckol Polevnsky.
El 27 de junio de 2005, Peña Nieto, ya como candidato, firmó ante un notario público un conjunto de 608 compromisos de campaña que prometió cumplir en caso de resultar electo en las votaciones del 3 de julio siguiente, cuando fue electo Gobernador del Estado de México pero las impugnaciones hicieron que hasta el 12 de agosto recibiera la constancia de mayoría que lo acreditaba como gobernador electo. El cómputo final de los votos emitidos fue de 49% para él, 25.11% para Yeidkol Polevnsky del PRD y 25.6% para Rubén Mendoza del PAN.
Administración como gobernador (2005-2011)
El 15 de septiembre de 2005 Peña Nieto rindió protesta como Gobernador del Estado de México.
Peña Nieto basó su gestión al frente del gobierno del Estado de México en el cumplimiento de los compromisos adquiridos en campaña. En total firmó 608 compromisos ante notario público, los cuales cumplió durante los 6 años de gobierno, a través de más de 790 obras y 63 acciones de gobierno. Los más importantes fueron los de infraestructura carretera, cuya red se triplicó en su sexenio. Las principales obras de transporte público fueron las del Tren Suburbano (en conjunto con el Gobierno Federal y del Gobierno del Distrito Federal) y el Mexibús, ambas para comunicar al Distrito Federal con la zona metropolitana del Estado de México, los cuales dan servicio a más de 200 mil personas cada día. En el rubro de salud, se construyeron 196 hospitales y centros médicos en el estado y se duplicó el número de unidades móviles para llevar atención médica a las regiones más alejadas y vulnerables.
En el Primer Informe de Gobierno, de 2006, reportó haber llegado al compromiso número 100. En el Segundo Informe de Gobierno, de 2007, informó haber realizado satisfactoriamente 200 de ellos.
En los meses que siguieron a su Segundo Informe de Gobierno, el trabajo de Peña Nieto destacó por su colaboración con el gobierno de la Ciudad de México con miras a resolver temas importantes para las dos entidades, separadas políticamente pero sin solución de continuidad urbana. A lo largo de varias sesiones de trabajo con Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del Distrito Federal, acordaron una amplia agenda de trabajo que incluyó temas de seguridad, medio ambiente, empleo y transporte. Peña Nieto se manifestó como defensor de la reforma energética, propuso un acuerdo nacional para fomentar el desarrollo del país y acelerar la Reforma Educativa y estableció un plan de once puntos para combatir la inseguridad en México.
En cuanto a las finanzas públicas, desde el inicio del sexenio, se restructuró la deuda del Estado, con lo que no se aumentó la deuda en los seis años de gobierno, al mismo tiempo que se aumentó la recaudación, duplicándose hacia el final del sexenio.
Durante el gobierno de Peña Nieto, el Estado de México se ubicó como el segundo estado con mayor nivel de transparencia a nivel nacional, con una calificación de 96.5 puntos de 100 posibles.
La encuesta de la acreditada encuestadora Consulta Mitofsky titulada “¿Quiénes nos gobiernan? Perfil de nuestros gobernadores” revela que Enrique Peña Nieto es el gobernador más conocido por los mexicanos porque dio como resultado que el 68.4% de los encuestados le conocen.
Caso San Salvador Atenco
El 3 de mayo de 2006 la fuerza pública intervino en Atenco, tras un conflicto en Texcoco donde se impidió que un grupo de ocho vendedores de flores se reinstalara en una de las calles principales, los floricultores pidieron el apoyo del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra dándose a las pocas horas un serio enfrentamiento entre la policía federal, estatal y municipal y los habitantes de esa localidad y de San Salvador Atenco, atricherándose los pobladores en dicho poblado e instalando barricadas. En los enfrentamientos, varios policías fueron golpeados por los pobladores y amenazaron con hacer estallar pipas de gas, lo cual fue exhibido en la televisión. Al día siguiente, por solicitud de Peña Nieto para restablecer el orden, la policía estatal ingresó para tomar control de la situación y detuvo a 211 personas. Por consecuencia de dicho operativo fallecieron Alexis Benhumea y Javier Cortés, y -según investigaciones posteriores de la CNDH y la Suprema Corte de Justicia de la Nación– hubo abusos de parte de las fuerzas municipales, estatales y federales, detenciones arbitrarias, trato cruel, inhumano y/o degradante, allanamientos de morada, tortura, abuso sexual y violaciones a 26 mujeres, además de violación a los derechos de menores de edad.
A instancia de Peña Nieto se tuvo una reunión el 16 de mayo de 2006, con la Comisión Nacional de Derechos Humanos y con el Procurador General de Justicia de la entidad federativa, para hacer de su conocimiento directamente la existencia de testimonios, opiniones periciales y otras evidencias relacionadas con presuntas violaciones a los derechos de las personas agraviadas. Peña Nieto instruyó en el acto al Procurador General de Justicia a iniciar las averiguaciones previas correspondientes por agresiones de carácter sexual a las detenidas, así como por el uso excesivo de la fuerza. Dichas averiguaciones aún en 2007 permanecían sin responsables por falta de elementos y de parte acusadora que los señalara, según la PGJEM.
Las pirámides de Teotihuacan
A inicios del mes de diciembre de 2008, el gobierno del Estado de México, con aprobación del Instituto Nacional de Antropología e Historia y con apoyo de la Secretaria de Turismo Federal se comenzó a montar un proyecto de luces y sonido en las Pirámides de Teotihuacan llamado «Resplandor teotihuacano», espectáculo que fue condenado inicialmente por los trabajadores del INAH y miembros de su sindicato de académicos y trabajadores, por lo cual el 23 de diciembre de 2008 la Comisión Permanente del Congreso de la Unión de México pidió la suspensión de las obras en las mismas pirámides por considerar que dañaban la estructura de las mismas, suspensión que puso en marcha el INAH al día siguiente.
Peña Nieto ordenó que se continuaran las obras en las pirámides a pesar de la oposición de las protestas, argumentando una derrama económica a la región y el impulso de un corredor turístico y, pese a ello, se denunció por parte de Cuauhtémoc Velasco, líder sindical del INAH que los daños habían llegado a causar orificios en la estructura de las pirámides. Después, el 7 de enero de 2009, se comenzaron a levantar los rieles instalados en las pirámides por bloques de concreto.
Ana Mónica Rodríguez dio a conocer que el grupo empresarial «Grupo Mundo» era el encargado de ejecutar el espectáculo de luces, con registro de ya haber montando espectáculos en Tulum y Chichen Itzá, que habían sido contratados por el Secretario de Turismo del Gobierno del estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, hecho que fue confirmado el 10 de enero de 2009.
A pesar de ello, el 11 de enero del mismo año se informó que continuarían los trabajos en las pirámides; además, Peña Nieto envió un representante de su gobierno a convencer al sindicato y a los habitantes del municipio, representante que fue rechazado por ambos. El 13 de enero de 2009 el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, adscrito a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), dictaminó que las obras en el sitio debían detenerse, mencionando que el gobierno local comenzó “al revés” el proyecto multimedia y que Las acciones son reversibles, pero afectan la autenticidad del sitio y que no existe un proyecto elaborado por un especialista en iluminación. El INAH respondió que las obras habían sido suspendidas, pero en cambio el vocero de la administración del recinto histórico desmintió ese hecho.
Alfredo Del Mazo Maza, Secretario de Turismo de Peña Nieto, afirmó que contaban con el apoyo del INAH y FONATUR para este proyecto, que el mismo tendría un corredor turístico de por medio, con un proyecto de rieles que implicaría una instalación en la Calzada de los Muertos de dicha zona arqueológica, un proyecto de hotelería de lujo y la «pernocta» de los visitantes en la zona. Posteriormente la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados de México, el 21 de enero condenó las obras en la zona, y en su reporte final afirmó que “detectamos la falta de publicación de las obras de instalación de luz y sonido en la página del INAH, tal como lo señalan los artículos 82 y 83 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y el Presupuesto de Egresos de la Federación”.
La Comisión Permanente del Congreso de la Unión de México volvió el 28 de enero a condenar la instalación del espectáculo de luces y ordeno la creación de una mesa de expertos para evaluar los daños a la zona, mientras el INAH y el Gobierno del Estado de México continúan insistiendo que no había daños en las mismas.
Se informó que el Sindicato de Trabajadores del INAH interpuso un amparo contras las obras en Teotihuacan, mientras expertos en arqueología determinaron que se dañó piedra originaria en las perforaciones a la pirámides.
El gobierno de Peña Nieto anunció el 22 de junio de 2009 que, después de todo, las obras en Teotihuacan iban a continuar. El director del INAH confirmó que continuaría el espectáculo y que se resanarían las perforaciones realizadas en la roca. Además indicó que se estudiará la forma de minimizar el impacto en la estructura.
El reporte llevado a cabo por el Grupo Técnico Evaluador (GTE) determinó que las estructuras monumentales no sufrieron daño. El reporte indicó que los barrenos fueron colocados en capas de reconstrucción moderna.
Candidatura a la Presidencia de la República
El 27 de noviembre de 2011, acudió a la sede nacional del PRI, para entregar la documentación y recibir la constancia que lo acreditó como precandidato de Partido Revolucionario Institucional, con miras a las elecciones presidenciales del 2012. Al no presentarse otros precandidatos en el proceso, el 17 de diciembre recibió la constancia como candidato único del PRI.  El 12 de marzo de 2012 protestó formalmente como candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para la elección de 2012, en alianza con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM); y en los primeros minutos del día 30 de marzo inició su campaña en un evento masivo organizado en Guadalajara, Jalisco.
El 19 de mayo de 2012, se efectuaron numerosas concentraciones multitudinarias en algunas partes de México con el objeto de expresar repudio contra su candidatura presidencial. En la Ciudad de México, autoridades de seguridad pública reportaron que la cifra de asistentes ascendió a más de 46.000 personas. En tanto, Enrique Peña Nieto se abstuvo de opinar sobre el tema y sólo declaró que respetará las expresiones a favor o en contra de su candidatura.
En 1993 se casó con su primera esposa Mónica Pretelini, con quien procreó tres hijos y de quien enviudó en 2007 causada por una arritmia cardiaca ocasionada por una crisis epiléptica. Sin  embargo, en una entrevista que le hizo el famoso periodista Jorge Ramos, de UNIVISIÓN, dijo que no se acordaba de qué había fallecido. En 2008 anunció públicamente en un programa de televisión su noviazgo con la bella actriz Angélica Rivera y el 27 de noviembre de 2010 contrajeron matrimonio en la Catedral de Toluca. Angélica Rivera, ampliamente identificada como «La Gaviota» por ser el nombre del romántico personaje principal femenino en la última telenovela en la que trabajó. Como es natural, ya se ha anunciado que se retira de la vida artística para asumir el honroso papel de «Primera Dama de México». Ella es, sin lugar a dudas, la más bella de todas las «primeras damas» que ha tenido México en toda su historia, desde el tiempo de los Aztecas.

Enrique Peña Nieto con su bella esposa la actriz Angélica Rivera

No es de extrañar que el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ex jefe del gobierno del Distrito Federal, otra vez impugne el resultado oficial de las elecciones que ha dado el Instituto Federal de Elecciones IFE,  y va a exigir que se repita el conteo de votos, como lo hizo hace 6 años cuando perdió las elecciones que ganó el actual Presidente Felpe Calderón Hinojosa. En esa oportunidad, López Obrador se declaró «el presidente legítimo de México» y organizó una serie de problemas que tuvieron un elevado costo a la economía mexicana.

Andrés Manuel López Obrador

¡Lo único que puedo agregar es que de buena se salvó México! Este señor es un veterano político populista, resentido social, que habría causado graves daños a ese país, principalmente en lo que se refiere a la economía. Es indudable que la Virgen de Guadalupe impidió que pudiese a ganar la elección. Pero no dudo que nuevamente va a causar una serie de problemas porque es evidente que el solamente aceptaría el resultado de las votaciones si le hubiese favorecido. A pesar de la ventaja de 6.6 puntos porcentuales que obtuvo Peña Nieto sobre él, insiste en que se voten de nuevo los votos para estar seguro de que no hubo trampa. Y tanto él como algunos de su seguidores amenazan a México con que van a organizar manifestaciones masivas para protestar, como las de hace seis años.

Lo que sí hay que reconocer es que todas las encuestas de intención de voto que se hicieron previas a las votaciones sobrevaloraron las posibilidades del candidato del PRI, porque habían anunciado que se iba a registrar una diferencia de entre 10 y 12 puntos entre Peña Nieto, en primer lugar, sobre López Obrador, en el segundo. Y no fue tan alta la diferencia. Ya veremos en qué termina todo esto. Falta ver cuál será el comportamiento del masivo movimiento estudiantil que se denomina «#soy132» que, aunque se ha identificado reiteradamente como ser ajeno a alguna tendencia de izquierda, ya hay dos cosas claras: 1) que tienen antipatía contra Peña Nieto por lo del caso de Atenco y 2) que sus simpatías se inclinan más a las proclamas de Andres Manuel López Obrador. Pero de una cosa sí deben estar seguros los mexicanos: puede llegar a convertirse en un movimiento revolucionario peligroso. Más peligroso de lo que se imaginan. Como lo hicieron en Egipto los revolucionarios que lograron derrocar al viejo dictador Mubarak, comunicándose por medio de teléfonos celulares, face book y twitter los jóvenes estudiantes mexicanos han logrado juntarse por millares en diferentes partes del país para hacer sus manifestaciones públicas, que hasta el momento han sido impresionantes.

Twitter: @jorgepalmieri