LA TRAGEDIA DEL COSTA CONCORDIA

El trasatlántico turístico «Costa Concordia», de 114.000 toneladas, que transportaba a cuatro mil 229 personas, entre los pasajeros y la tripulación, se abrió un boquete de aproximadamente 70 metros por haber chocado contra un arrecife la noche del 13 de enero pasado, después de que el capitán Francesco Schettino se desvió de su rumbo supuestamente por hacerse el gracioso para satisfacer a su jefe de camareros que es nativo de la isla Giglio, o quizás para impresionar a la bella bailarina de ballet Dominica Cermotán, de 25 años de edad, que le acompañaba en el puente de mando viendo la riesgosa operación que terminó fatalmente.Sin embargo, ella ha insistido en afirnar a la prensa que Schettino fue un héroe porque les salvó la vida a miles de pasajeros.

Este domingo les invito a ver este sensacional YouTube para ver lo que sucedió. Ya saben cómo tienen que abrirlo y para aumentar la figura al tamaño de la pantalla de sus computadoras hagan click sobre el cuadrito de abajo con cuatro puntos. Cuando terminen de verlo, vuelvan a hacer click sobre el mismo cuadrito para que regrese a su tamaño anterior y puedan continuar la lectura.

Imagen de previsualización de YouTube

Carnival Corporation anunció que acometerá una revisión completa de todas las medidas de seguridad y procedimientos ante emergencia en todas las filiales del grupo, entre las que se encuentra Costa Cruceros, la que operaba el accidentado transatlántico.

Las acciones de la compañía Carnival Corporation, propietaria de Costa Cruceros, que cotizan en Wall Street, cayeron el 14 por ciento en la Bolsa de Nueva York, una semana después del naufragio. El accidente generará una pérdida de cerca de US$95 millones.

La empresa Costa Cruceros también está en el punto de mira, porque todavía no se sabe muy bien si fue Schettino el que no valoró con suficiente gravedad el choque contra el arrecife o si fue la empresa naviera en su comunicación con el capitán, a las 22.12, hora local, 30 minutos después del accidente, quien le ordenó que no diera la alarma de evacuación. El porqué es sencillo para muchos: la ley italiana obliga a las navieras a indemnizar con US$13 mil a cada pasajero en el caso de que sea evacuado de emergencia, lo que equivaldría a tener que pagar US$52 millones.

Sin embargo, parece ser que desde el puente de mando únicamente se les aseguraba que había un apagón y que la situación estaba completamente controlada. Se han publicado varias grabaciones hechas por algunos pasajeros en las que se puede ver que la directora de relaciones públicas del barco pedía en diferentes idiomas a los miles de pasajeros que estaban alarmados que no se preocuparan que bajana a sus respectivos camnarotes o a los salones porque todo estaba bajo control. Por eso cabe preguntarse si en la naviera sabían exactamente lo que estaba pasando en el crucero o estaban mal informados.

La empresa Costa Cruceros es propiedad de Carnival Corporation, con sede en Miami, que opera 101 barcos bajo varias marcas que incluyen Carnival, Cunard, Holland America, Princess y Seabourn.

La opinión de los conocedores señala que el accidente se debió a un error humano cometido por el capitán de la nave, Francesco Schettino. Así lo argumentan los distintos especialistas que han sido consultados . “Ha habido un error humano por parte del capitán que, de forma imprudente, se ha aproximado excesivamente a la costa”, explica Germán de Melo, ingeniero náutico de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC). “Quería saludar al pueblo de Giglio, y para ello se desviaron de la ruta para pasar cerca de la costa de forma un tanto temeraria, por los bajos que hay en esa zona y la velocidad a la que va el buque. Esta vez se han aproximado demasiado y el fondo del buque contactó con un bajo que no sé si estaba o no marcado en la carta náutica, pero lo estuviese o no, no era la ruta que tenía que haber cogido el buque”, añade. 

Según los rotativos italianos Corriere della Sera e Il Tirreno, el buque se acercó tanto a la costa en una payasaada para c omplacer a su jefe de camareros, natural de Giglio y a un ex comandante de la naviera Costa Cruceros. «Ven a ver, Antonello, estamos sobre tu Giglio», asegura el periódico Corriere della Sera que dijo el comandante al jefe de camareros, que al principio pensó que se trataba de una broma.

 Por su parte, el capitán Schettino ha argumenta que cuando ocurrió el accidente el buque trazaba una «ruta turística». Éste es un concepto que, a juicio de los especialistas consultados, no es un término normativo en los trasatlánticos. “El concepto de «ruta turística» no es un término marino, sino un concepto deportivo que utilizan las personas que tienen un yate. Ellos se acercan mucho a la costa y es por ello que lo denominan así. Pero eso no lo puede hacer una persona que esté gobernando un barco de las dimensiones del Costa Concordia. Un barco no es una patineta en la que puedes sacar el pie por la borda y frenarlo”, denuncia De Melo.

Una de las conjeturas es que el capitán Schettino se encontraba en el puente de mando con la bella balletista moldava en el momento del choque, después de que habían cenado en el elegante comedor principal. Varios testigos aseguraron que fue una cena copiosa en la cual bebieron abundante vino. Los primeros datos de los fiscales aseguran que ella no estaba registrada en la lista de los pasajeros ni entre la tripulación, por lo cual se sospecha que era una invitada personal del capitán. Tampoco se sabe por qué no tenía camarote asignado. Algunos dicen que probablemente compartía el camarote del capitán.

Hasta el momento hay pocas dudas de que el capitán Schettino fue el principal culpable del accidente. El barco encalló contra unas rocas porque el comandante había decidido acercarse todo lo posible a la costa para enviar un saludo a los habitantes de esa isla. Algo que, aunque pueda parecer una locura, era una maniobra habitual del crucero, ya que el barco había hecho 52 acercamientos antes del accidente. Un comportamiento prohibido por la ley, pero que nunca había sido sancionado.

El diario Clarín informó que el Costa Concordia estaba controlado por el radar AIS, un sistema de vigilancia que se utiliza para evitar las colisiones y que el día del accidente estaba en funcionamiento. Pero, ¿por qué nadie advirtió a Schettino de que el crucero iba en una ruta tan peligrosa?

Por otro lado, las grabaciones que se han hecho públicas entre el capitán y la capitanía del puerto han dejado claro la mala actuación de Schettino, que no solo retrasó la alarma de evacuación, sino que revelan que fue uno de los primeros en abandonar el barco y vio desde la orilla cómo se hundía.

En las grabaciones se puede escuchar cómo Schettino no solo no supo responder a las preguntas de la capitanía del puerto, sino que además mintió diciendo primero que no había abandonado el barco, después que había vuelto, mientras miles de pasajeros se agolpaban en los pasillos en busca de un bote salvavidas. Y  en su declaración final ante el juez, aseguró que no abandonó el barco, sino que se cayó cuando estaban bajando una lancha.

En las próximas horas se sabrá si Schettino había consumido algún tipo de droga o si estaba bebido. La fiscalía italiana pidió que se efectuaran análisis de las muestras de cabellos, uñas y orina que le fueron tomadas al capitán. En todo caso, la compañía decidió suspender al capitán el jueves último, quien se encuentra bajo arresto domiciliario en Nápoles y se constituyó como “parte afectada” en la investigación que se está llevando a cabo.

Los daños estructurales que se generan en la colisión de un barco de 114.000 toneladas en movimiento son irreparables. “Se genera una vía de agua a través de la cual entra mucha agua en muy poco tiempo, y eso hace que el barco quede sin propulsión por una fallada eléctrica. Poco después puede recuperarse el sistema, pero existe un daño estructural tan grande que el barco empieza a escorarse por la entrada de agua, con lo que se tiene que evacuar el barco”, relata el Decano de la Facultad de Náutica de la UPC y experto en seguridad marítima, Santiago Ordás. 

Varios sistemas de cartas náuticas

Hay diferentes sistemas de cartas náuticas. Por una parte está la tradicional, la de papel, por otra las electrónicas, que suponen los últimos avances en navegación. Hablamos del sistema Ecdis (Electronic Chart Display and Information System), que son cartas electrónicas que se van actualizando periódicamente. 

Por normativa internacional, los buques deben llevar a bordo dos sistemas Ecdis, por si fallara uno poder tener otro en la recámara a modo de sistema de emergencia auxiliar. También está la carta náutica de toda la vida. “Es obligatorio por normativa internacional que las cartas náuticas estén actualizadas a bordo del barco”, recuerda Ordás. 

El capitán Schettino, se defiende diciendo que en la carta náutica no aparecía el escollo con el que, al final, su buque impactó.

Hasta el momento se han recuperado 12 cadáveres, entre ellos los de un peruano y un español, mientras que unas 20 personas siguen «desaparecidas», lo que equivale a decir que probablemente murieron ahogadas, entre las que se cuentan a una niña italiana de 5 años, una decena de alemanes, dos franceses, un hindú y la peruana Érika Soria, quien formaba parte de la tripulación.

LES DESEO UN FELIZ DOMINGO!

Twitter @jorgepalmieri