MAS SOBRE EL CASO BANCAFÉ

Clara exposición del caso por los procesados

Las personas que se encuentran encarceladas desde el viernes pasado en condiciones infrahumanas en la llamada «carceleta» situada en el sótano del edificio denominado Torres de Tribunales y están siendo indagadas en el Juzgado Décimo Penal por el juez Walter Villatoro acusados por el Ministerio Público (MP) de haber cometido los delitos de caso especial de estafa continuada, intermediación financiera y lavado de dinero por haber sido directivos, funcionarios y accionistas del Bancafé International Bank Inc. (BIB) han enviado una pormenorizada explicación de la historia de lo ocurrido, la cual considero que debe ser hecha del conocimiento público. El periodista Alfred Kaltchsmitt lo publicó esta mañana en su columna titulada «De mis Notas» en el diario Prensa Libre, con el título de «Los esqueletos del Bancafé», pero considero conveniente reproducirla para que sea más ampliamente conocida. Sobre todo porque un periodista desorientado y prejuicioso, que presume de decir siempre la verdad, ha publicado comentarios injustificados sobre el caso y llegó al colmo de la infamia y la cobardía de calificar indiscriminadamente de «estafadores de cuello blanco» a personas que él conoce personalmente y sabe muy bien que merecen respeto. Un veterano periodista que es director de un periódico y, además, es abogado, debería saber que de acuerdo a la Constitución de la República todos somos inocentes hasta que no se pruebe lo contrario y no debe permitirse condenar a priori a quienes todavía no han sido oídos y vencidos en juicio.

La explicación textual que han hecho circular los detenidos es el siguiente:

«El 19 de octubre del 2006, la Junta Monetaria ordenó suspender ‘de inmediato las operaciones de Banco del Café, Sociedad Anónima’, justificándose en el artículo 75 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros, aunque Bancafé no presentaba pérdida de capital según consta en el balance general elaborado por la Junta de Exclusión de Activos y Pasivos oportunamente nombrada, ni hubo suspensión de pagos derivado de dicha supuesta pérdida, siendo por tanto arbitraria e infundada su suspensión.

Tal precipitada medida le impidió el derecho de apelación reconocido en la Ley de Bancos y Grupos Financieros (Artículo 104), como en la Ley de Supervisión Financiera (Artículo 20), vulnerando de esa manera su legítimo derecho de defensa y a un debido proceso.

Esa suspensión de operaciones generó por parte del Ministerio Público acciones penales en contra de los directivos y accionistas de Bancafé. La actuación del Ministerio Público pareciera ir encaminada a generar una falsa expectativa en los inversionistas de Bancafe International Bank, Ltd., en recuperar sus fondos, mediante estas acciones no obstante existir procesos civiles pendientes de resolución. La misma carece de sustentación, desde luego que la suspensión de Bancafé obedeció a una decisión arbitraria de la Junta Monetaria, basada en un informe de Superintendencia de Bancos, la que fue adoptada no obstante que el Plan de Regularización aprobado vencía hasta el 27 de noviembre del 2006 y no se había incurrido en ninguna de las causas legales que la sustentaran, como se expresa en el primer párrafo.

El viernes pasado se giraron órdenes de captura en contra de 22 directores, accionistas y funcionarios de Bancafé que han venido siendo objeto de persecución penal, siendo del caso destacar que se ha hecho un despliegue desproporcionado e irracional de fuerza pública para detener a personas que con su conducta han mostrado su sometimiento espontáneo a los tribunales en observancia de la ley, toda vez que varios de los sindicados de buena fe se presentaron en la Torre de Tribunales, y a pesar de ello fueron aprehendidos por las fuerzas de seguridad y exhibidos a los medios de comunicación, violando normas prohibitivas expresas, como si se tratare de criminales de alta peligrosidad, mancillando su dignidad y dejándolos expuestos a la vindicta pública.

De conformidad con los artículos 13 y 14 de la Constitución, toda persona tiene derecho a que se le presuma inocente, en tanto no se le haya declarado responsable judicialmente y a que se le proteja su reputación y se respete su dignidad como persona humana, al prohibir a las autoridades policiales que presenten de oficio a los medios de comunicación a cualquier persona que no haya sido previamente indagada por tribunal competente.

Es notable la mala fe que se manifiesta desde el origen de la suspensión del Bancafé por las autoridades, que se han aprovechado de feriados y días inhábiles, tanto al suspender sus operaciones como al efectuar las injustificadas capturas de sus directivos, con la maliciosa intención de privarlos de libertad e impedir ejercer su legítimo derecho de defensa, a lo que se agrega la injustificada incomparecencia del Ministerio Público, impidiendo con ello definir su situación jurídica y manteniéndolos en un limbo jurídico.

Los accionistas de Bancafé han coadyuvado a la recuperación de los fondos de los inversionistas, aportando los bienes y acciones de las entidades parte del Grupo al Fideicomiso FAS.

Por otra parte, se ha apreciado que los activos de Bancafé han sido subvaluados, al enajenarse por el fideicomiso constituido por las autoridades en Corfina, lo que ha impedido recuperar fondos que deben destinarse al pago de los inversionistas y acreedores en BIB y Vipasa”.

Brillante defensa de Eduardo González Castillo

Como ya lo han informado los diferentes medios de comunicación social, tanto escritos, radiales como televisivos, la primera audiencia que se había fijado para el mismo viernes que se efectuaron las capturas de algunas personas, en allanamientos innecesariamente aparatosos y se habían presentado voluntariamente otros de los detenidos, no pudo llevarse a cabo porque los representantes del MP no llegaron a la audiencia, con lo cual hicieron que todos los detenidos, por igual algunas mujeres que hombres, tuviesen que pasar tres noches del fin de semana encerrados en una inmunda «carceleta» que tiene más o menos 1.50 metros de ancho por seis o siete de largo, donde los detenidos tienen que dormir en en bancas de concreto o en el piso, sin servicios sanitarios apropiados porque solamente hay un inodoro sin higiene ue comparten hombres y mujeres donde las personas tienen que hacer sus necesidades fisiológicas de pie. sin luz, situada en el sótano del edificio, a un lado de la rampa para el ingreso de vehículos motorizados.  Todo lo cual invita a sospechar que detrás de todo esto hubo la malévola intención de humillar sin ningún respeto a las señoras y a alguno de los caballeros que ya son de la tercera edad.

La audiencia de ayer se prolongó hasta después de la media noche, y correspondió al licenciado Manuel Eduardo González Castillo responder durante tres horas las preguntas de los representantes del MP, a quienes dio una cátedra de banca que habría sido aplaudida por cualquier banquero. Por lo cual hoy le presento mi saludo de felicitación. Ojalá que los agentes del MP no le guarden rencor por la lección que les dio y comprendan que la función del MP no consiste en condenar a como de lugar a todas las persomas que son juzgadas, sino es hacer valer la verdad sobre cualquier caso.

El caso es que la audiencia que no pudo llevarse a cabo el mismo día que se hicieron algunas capturas y otros de los que se enteraron de que tenían orden de captura se presentaron voluntariamente, fue pospuesta para el lunes (ayer) a las 8 de la mañana. Sin embargo, no comenzó sino cerca del mediodía y fue indagado el licenciado Manuel Eduardo González Castillo. Y hoy por la mañana continuará la indagatoria que es de esperar que no sea demasiado lenta y tardada para que los detenidos puedan quedar pronto en libertad y reincorporarse a sus familias. Sobre todo ante la inminencia de las festividades de Noche Buena y Año Nuevo.

Twitter @jorgepalmieri