ME EQUIVOQUÉ Y LO SIENTO MUCHO

Reconozco que me equivoqué al afirmar que Hillary Clinton, ex Primera Dama  ex Senadora por el Estado de Nueva York y ex Secretaria de Estado de los Estados Unidos de América, iba a ser la primera mujer en desempeñar el cargo de Presidenta de ese país, porque aunque ella obtuvo mayor número de votos populares y el multimillonario e impredecible aprendiz de política Donald Trump obtuvo pocos menos que ella, él es el presidente electo porque obtuvo más de 270 votos electorales para ganar. Porque en ese país gana la elección el candidato que obtenga mas de 270 votos electorales, por lo cual es presidente electo infieri el candidato populista por lo cual ha habido multitudinarias manifestaciones de protesta en muchas ciudades estadounidenses. Le califico de infieri porque todavía no ha sido declarado oficialmente presidente electo por el colegio electoral que habrá de hacerlo durante el mes de diciembre, a menos que haya algún inconveniente.

Por consiguiente, les pido que disculpen mi error porque en mi blog del 7 de noviembre, un día antes de que se celebrase la elección, aseguré que Hillary Clinton sería la primera mujer en desempeñar la Presidencia de los Estados Unidos de América, en sustitución del actual presidente, el afroamericano Barack Obama, que ha sido la primera persona de raza negra en ocupar la Casa Blanca. Motivo por el cual estarán muy satisfechos en la gloria los valientes luchadores por los derechos de los afro estadounidenses, como el inmortal Reverendo Martin Luther King, asesinado por un franco tirador en Memphis, Tennessee, el 4 de abril de 1968.

Lamento mucho haberme equivocado, y les presento mis disculpas. Pero no ha sido esta la primera vez que me he equivocado en el el transcurso de mis fascinantes 88 años de vida (que cumplí el 11, hace apenas dos días) y más de 70 años que he dedicado al periodismo con el sincero propósito de servir a la comunidad guatemalteca.

Como dice la expresión latina que algunos atribuyen al orador y escritor romano Marco Anneo Séneca (54 años antes de Cristo), también conocido como «Seneca el Viejo», a quien su hijo Séneca superó en fama, dijo Errare humanum est, que significa «errar es de humanos». Otros dicen que la expresión se refiere, aunque no literalmente, a una expresión de San Agustín, pero es innegable que existen varios antecedentes pre-cristianos. El que más se acerca viene de Cicerón, en su Filípica XII: Cuiusvis hominis est errare: nullius nisi insipientis, in errore perseverare que significa «Errar es propio de cualquier hombre, pero sólo el ignorante persevera en el error». Que fue más matizada por Livio en sus Historias, cuando dijo: Venia dignus este error humanus, que significa «el error del ser humano merece el perdón». La atribución se realiza por varias partes de una frase similar a Séneca el Viejo (cerca de 55 antes de Cristo) parece estar basada en una lección errónea del texto Humanum este errar en lugar de «de errores humanos». La primera fuente cristiana que contiene una frase similar es San Jerónimo en su epístola 57: errado humanum est. Más tarde, San Agustín de Hipona en sus Sermones dice: Humanum fuit errar, diabolicum este a animositatem por error Manere que significa «el error es propio del hombre, pero es malo para insistir en el error de orgullo».

De manera que reconozco mi error y no voy a insistir en el para no correr el riesgo de ser catalogado como necio, pero insisto en creer que se equivocó la vieja ley electoral que establece que las votaciones presidenciales no las gana el candidato que obtenga más votos populares, sino el candidato que obtiene 270 votos electorales. Y los votos electorales provienen de los Estados que mayor número de votantes tienen. Hillary Clinton obtuvo 59 millones 814,018 mil votos populares mientras que Donald Trump obtuvo 59 millones  611,678 mil votos populares, o sea una diferencia de poco más de 200 mil votos.

Este es el mismo caso que le ocurrió en la elección presidencial del año 2000 al entonces vicepresidente Al Gore, candidato demócrata, cuando compitió contra el entonces gobernador del Estado de Texas, George W. Bush, candidato del partido republicano e hijo del cuadragésimo primer presidente, George Herbert Walker Bush (de 1989 a 1993). Gore obtuvo mayor número de votos populares, pero Bush ganó la elección porque después de revisar uno por uno los votos del Estado de Florida (donde su hermano menor, John Ellis «Jeb» Bush era el gobernador) aunque Gore obtuvo muchos cientos de miles más votos populares, Bush obtuvo 271 votos electorales necesarios que le catapultó a la Presidencia que desempeñó durante ocho años, del 2001 al 2009.

La elección presidencial de Estados Unidos en el año 2000 fue la contienda entre el candidato del partido Demócrata Albert (Al) Gore, para ese entonces vicepresidente, y el candidato  republicano George W. Bush, para ese entonces gobernados de Texas e hijo del expresidente George H. Bush (1989-1993). Bill Clinton, el incumbente presidente, desocupaba la Casa Blanca después de haber servido los dos términos permitidos por la vigésima segunda enmienda electoral que prohibe volver a ser candidato para un tercer período.

Finalmente, George W. Bush ganó la reñida contienda electoral el martes 7 de noviembre con 271 votos electorales contra los 266 de Al Gore (con un voto transfugado abstenido en el recuento oficial). Durante las elecciones se desató la controversia en quien había ganado los 25 votos electorales del Estado de Florida, del cual era gobernador Jeff Bush, hermano del candidato republicano y, por tanto, la Presidencia, el proceso de recuento en ese Estado, y el insólito caso de que el candidato perdedor había recibido 543.895 votos populares más que el ganador. No obstante, Bush ganó la elección porque en el sistema estadounidense de elecciones presidenciales, el voto electoral determina quien es el ganador, y Bush ganó, aunque Gore recibió el mayor número de votos populares.

Las primeras llamadas telefónicas internacionales que recibió Donald Trump para felicitarle por su triunfo electoral fueron del dictador de Rusia Vladimir Putin, del dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, o Kim Jong Un, o Kim Chong-un, o Kim Jong-eun o Kim Jeong-eun; del dictador de Cuba Raúl Castro y del dictador venezolano Nicolás Maduro. Pero también le llamó por teléfono para felicitarle el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto, probablemente para tratar de impedir que el presidente Trump se cobre con las remesas el valor del muro fronterizo que ha dicho que va a levantar.

En mi opinión, este ha sido un grave error cometido por quienes votaron por el controvertido magnate Donald Trump, del cual se van a arrepentir más temprano que tarde. De hecho, es sorprendente el resultado porque todas las encuestas que se habían realizado aseguraban que Hillary Clinton sería la ganadora. Lo cual demuestra que no se debe creer en las encuestas, mucho menos cuando son políticas. El resultado de esta elección demostró que el voto de la clase media y de las áreas rurales es una evidente expresión anti política y anti establishment. Ese gran número de votos por Trump demostró el disgusto de esos sectores descontentos y fastidiados por la política laboral de Washington, D.C.

Es inaudito que a pesar de tener en contra a todos los supuestamente influyentes medios de comunicación del país, menos el periódico del Ku Klux Klan (KKK), y del insistente apoyo de una impresionante cantidad de artistas de fama mundial, y de varios dirigentes republicanos que declararon que no estaban de acuerdo con la retórica de Trump y no votarían por él, así como numerosos sectores de mujeres y emigrantes indocumentados latinos, porque en sus discurso insistió en que va a expulsar del país a millones de ellos, y se expresó en forma insultante contra mexicanos, canadienses y chinos, así como contra miembros de la población afroamericana, a las mujeres a quienes demostró que ve como objetos sexuales y ofendió con expresiones vulgares, así como varios ex presidentes republicanos y en mi opinión contra sí mismo, porque fue su peor enemigo durante la larga y tediosa campaña por todas las estupideces políticamente incorrectas que empleó en su retórica, no obstante, Donald Trump fue electo a pesar de todo. Pero fue impresionante ver el mapa territorial de los Estados Unidos de América cubierto de rojo que representan al partido Republicano, mientras que fueron escasos los Estados cubiertos de azul que representan al partido Demócrata. Ahora sabrán los estadounidenses lo que es tener un presidente populista.

Mientras tanto, los demócratas tratan de explicar la razón del fracaso. Hillary Clinton culpa al director de la FBI por haber enviado esa carta anunciando que la estaban investigando solo 11 días antes de la elección. “Millones de estadounidenses registraron un voto de protesta el martes, expresando su feroz oposición a un sistema económico y político que pone a los intereses de ricos y empresariales sobre los suyos”, escribió el Senador Bernie Sanders, ex precandidato presidencial favorito de los jóvenes que encabezó una insurgencia progresista dentro del Partido Demócrata, en un artículo de opinión publicado en el New York Times.

En su artículo dijo: “Estoy entristecido pero no sorprendido por el resultado. No es un shock para mí el que millones de personas que votaron por el señor Trump lo hicieron porque estaban enfermos y cansados del status quo económico, político y mediático”.

Agregó que “las familias de trabajadores observan mientras políticos aceptan apoyo financiero para sus campañas de multimillonarios e intereses empresariales” mientras que ellos “trabajan durante más horas por sueldos más bajos mientras ven que empleos que pagan de manera decente se van a China, México o algún otro país de salarios bajos.

Están cansados de tener ejecutivos en jefe que ganan 300 veces lo que ellos, mientras que el 52 por ciento de todo nuevo ingreso se concentra en el 1 por ciento más rico”.

Sanders indicó que ahora “estoy muy conmocionado al escuchar historias de estadounidenses que son intimidados y hostigados después de la victoria de Trump, y escucho los gritos de familias que están viviendo en temor de ser separadas.

“Hemos venido demasiado lejos como país en combatir la discriminación. No iremos para atrás”.

screenshot-58

Es impresionante la mancha roja del partido Republicano sobre el mapa del territorio estadounidense en comparación con la mancha azul Demócrata.

Elecciones presidenciales 2016
538 miembros del Colegio Electoral 
Martes 8 de noviembre de 2016
Triunfó el candidato Republicano

Demografía electoral
Hab. inscritos 231 556 622
Votantes 131 741 500
Fue relativamente escasa la participación
 Elevada la abstinencia del 56.9% Green Arrow Up.svg 2%

Resultados:
 Ganó por el voto electoral
Donald Trump by Gage Skidmore 10.jpg
Donald Trump  Republicano 
Votos 60.350.241 Red Arrow Down.svg 1%
Votos electorales 306 Green Arrow Up.svg 48.5%
47.3%
 Candidata perdedora
HRC in Iowa APR 2015 (crop2).jpg
Hillary Clinton  Demócata 
Votos 60.981.118 Red Arrow Down.svg 7.5%
Votos electorales 232 Red Arrow Down.svg 30.1%
47.8%

Voto por estado
Elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016

Seal of the President of the United States.svg
Presidente de los Estados Unidos 
Titular
Barack Obama
Demócrata
Electo
Donald Trump
Republicano 

Aunque me haya equivocado en el resultado electoral, sospecho que si Trump es confirmado como candidato electo en diciembre y llega a ocupar la Casa Blanca a partir del 20 de enero, por lo menos durante un período de cuatro años, aunque él ya habla de ocho, puede ser el principio del fin de la hegemonía estadounidense en todo el planeta, en general, y en este continente en particular. O sea que puede ser presumible que este será el fin del Imperio estadounidense. Muchos se alegrarán por todos los errores que ese gran país ha cometido en el mundo la variante estrategia política: en Centroamérica durante muchos años apoyaron a los dictadores de varios de nuestros países: el «general» Jorge Ubico Castañeda, dictador de Guatemala durante 14 años, hasta ser derrocado por un movimiento civico pacífico; el general Maximiliano Hernández Martínez dictador de El Salvador de 1931 a 1944, cargo al que accedió tras un golpe de Estado, pero fue derrocado, perseguido y asesinado en una finca fronteriza con Honduras; el abogado, catedrático, político y militar con el grado de General de División Tiburcio Carías Andino, dictador en Honduras de 1932 a 1949, el General de División Anastasio Somoza García, dictador de Nicaragua de 1936 a 1956 y después de su asesinato el viernes 21 de septiembre de 1956, en la ciudad de León, exactamente en la Casa del Obrero, en horas de la noche, el solitario joven poeta de 28 años de edad, Pascual Rigoberto López Pérez, disparó cinco veces contra el general de la Guardia Nacional y presidente de la República, Anastasio Somoza García, de 60 años de edad  y le sustituyeron durante varios años dos de sus hijos, primero Luis y después Anastasio Somoza Debayle, hasta el triunfo de los insurrectos sandinistas; solo Costa Rica se salvó de las dictaduras auspiciadas por los gobiernos de los Estados Unidos. En 1954, en Guatemala organizaron y apoyaron, por medio de su infame embajador John Peurifoy, el derrocamiento del coronel Jacobo Árbenz Guzmán para impedirle que realizara su plan de gobierno y por proteger los intereses de la compañía estadounidense United Fruit Company. Para lo cual la Central Intelligence Agency (CIA), con el nefasto Allen Dulles a la cabeza, organizó, patrocinó y entrenó abiertamente en Tegucigalpa a un ejército integrado por unos cuantos guatemaltecos anticomunistas y de numerosos mercenarios, capitaneado por el exiliado coronel Carlos Castillo Armas para invadir Guatemala, con el respaldo de los presidentes de Honduras, de Nicaragua y de El Salvador, donde se llevó a cabo un pacto «de caballeros» para imponer en la Presidencia al coronel Castillo Armas, a pesar de que el Generalísimo Trujillo, dictador de la república Dominicana, trató de imponer al licenciado Juan Córdoba Cerna. Pero el embajador Peurifoy y el hábil abogado Luis Coronado Lira lograron imponer a Castillo Armas, quien solo tres años más tarde fue asesinado en Casa Presidencial después de haber pronunciado esa tarde un valiente discurso criticando a las oligarquías que integran los sectores capitalistas que han venido gobernando al país desde las organizaciones del sector privado.

Pero posteriormente han venido apoyando a los sectores de izquierda, a pesar de que durante las tres décadas del conflicto armado interno, impusieron a los gobiernos militares que se turnaron a que observaran la política anticomunista y que combatieran a los guerrilleros. Aunque años más tarde, durante una visita al país, el ex presidente Bill Clinton pidió perdón a los guatemaltecos por esas intervenciones.

No obstante, en la actualidad Guatemala es un país ocupado por la descarada intervención que los Estados Unidos ejerce a través de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), actualmente bajo la dirección del fiscal colombiano Iván Velásquez, supuestamente dependiente de la Organización de Naciones Unidas (ONU), pero la verdad es que actúa de acuerdo a instrucciones del Departamento de Estado estadounidense para contribuir a la lucha contra la corrupción y el narcotráfico, pero constituye una franca intervención en los asuntos internos de Guatemala, por más que se trate de disfrazar de otra cosa. Y si eso no fuese suficiente, demuestra la intervención el comportamiento a todas luces violatorio de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del embajador de los Estados Unidos de América, el controvertido afroamericano Todd Robinson.

Volviendo al tema inicial de la elección presidencial en Estados Unidos, creo que pecan de ingenuidad quienes puedan creer que Trump tiene doble personalidad: una que ha demostrado durante la vergonzosa campaña como candidato del partido Republicano y otra cuando sea el 45º presidente. Yo creo que él seguirá insistiendo en levantar una larguísima pared en la frontera con México para impedir el ingreso de ilegales y se propone expulsar a millones de emigrantes latinoamericanos, con lo que causará grave perjuicio a nuestros países que reciben una buena inyección económica con las remesas que envían los trabajadores oriundos de nuestros países que allá viven.

En Nueva York otra insólita ola de acciones de protesta casi sin precedente después de una elección presidencial, decenas de miles marcharon por varias ciudades, incluyendo más de 10 mil que protestaron a las puertas de la Torre Trump en esta ciudad.

La diversidad de pancartas refleja la amenaza percibida que representa Donald Trump al derecho de las mujeres, inmigrantes, musulmanes, latinos, afroestadunidenses y al planeta mismo según los ambientalistas.

Nunca se han visto expresiones masivas de protesta en las calles contra un presidente electo justo después de los comicios en más de un siglo y medio aunque algunos historiadores recuerdan que tal vez desde Abraham Lincoln.

“Migrantes bienvenidos aquí” y “puentes, no muros” rezaban unas pancartas, junto con “ningún ser humano es ilegal”, mientras se coreaba “no al odio, no al temor, los inmigrantes son bienvenidos aquí”.

“Racista, sexista, anti gay, Donald Trump se tiene que ir”, coreaban miles a una cuadra de la Torre Trump donde en el penthouse están las oficinas de campaña y el hogar de Trump, quien hoy se dedicaba a conformar nuevo gobierno y a recibir al líder británico derechista que ayudó a impulsar el “Brexit” Nigel Farage.

Finalmente, para despedir este blog con algo menos desagradable, publico a continuación varias fotografías de la actual (tercera) esposa del presidente electo Donald Trump, la bella ex modelo Melania Knauss, nacida de Eslovenia cuando todavía era comunista y parte de Yugoeslavia, que en el año 2000 posó desnuda para la revista GQ en Gran Bretaña. Las fotos fueron tomadas dentro del jet privado de su ahora esposo Donald Trump. Al ser presidente su esposo Donald Trump, ella sería la Primera Dama de los Estados Unidos en haber posado desnuda antes de ocupar el puesto.pasando a la historia como la segunda de origen no estadounidense, tras la británica Louisa Adams esposa del 6º presidente de los Estados Unidos de América John Quincy Adams (1825-1829)

img-20161110-wa0015La bella modelo eslava Melania Knauss, ahora de Trump en la portada de la revista británica GQ al estilo de las conejitas de la famosa revista Playboy.img-20161110-wa0014

Entre estas fotos en las cuales está desnuda la entonces modelo Melania Trump , hay unas en las cuales se la ve besando en la cama a otra mujer desnuda en una escena lesbiana, lo cual no necesariamente significa que lo sea.

img-20161110-wa0013La bella modelo eslovena Melania Knauss, ahora de Trump, próxima Primera Dama de los Estados Unidos de América, luciendo su hermosa anatomía.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Twitter@jorgepalmieri.com