BREVE VIAJE AL DISTRITO FEDERAL (1)

Otro éxito en México del escultor guatemalteco José «Pepo» Toledo Ordóñez

Por generosa invitación del querido amigo José «Pepo» Toledo Ordóñez, el jueves 16 me trasladé a la Ciudad de México en un vuelo de Interjet, servicio que, como siempre, fue bien atendido, puntual y cómodo. Desde que se llega a la terminal aérea «La Aurora» para hacer las gestiones correspondientes, uno se alegra de haber escogido esa compañía porque los servicios en tierra son inmejorables tanto en Guatemala como en México. Los empleados son siempre amables y eficientes desde que uno llega ante ellos.

A bordo de los aviones las bonitas azafatas son muy serviciales y amables, los asientos son tan amplios como en otras compañías se viaja en clase ejecutiva y los baños impecables. Los aviones son bastante nuevos y están muy limpios. Y no hay que dejar de reconocer un detalle; su estricta puntualidad es impresionante. Los vuelos salen y llegan con puntualidad. No cabe duda de que es excelente la política que les ha inyectado el presidente de la compañía, Miguel Alemán Magnani, hijo de mi estimado viejo amigo el licenciado Miguel Alemán Velasco y de la bella francesa Christian Magnani, más  conocida internacionalmente por su nombre artístico Christian Martel, quien a los 21 años de edad ganó el concurso de belleza Miss Universo y después de haber incursionado con escaso éxito en el cine de Hollywood de 1954 a 1955 se trasladó a México donde participó en 19 películas, entre las que destacan Abajo el Telón en 1955 junto a mi entrañable amigo el mundialmente famoso comediante mexicano Mario Moreno «Cantinflas»; Adán y Eva en 1956; Corazón Salvaje también en 1956; ¡Viva el amor! en 1968; Yo, pecador en 1959; Infierno de Almas en 1960, al lado del actor y cantante Ramón Armengod, Sonia Furió, Tito Junco, José Baviera, y Tito Novarro. Rosa Blanca en 1961 al lado de Ignacio López Tarso, Rita Macedo, Begoña Palacios y Claudio Brook; Ojos Tapatios en 1961; y El Padre Pistolas en 1961 al lado del actor cómico Eulalio González «El Piporro», Carlos López Moctezuma, Domingo Soler, Óscar Pulido y Jaime Fernández. También participó en “La Cucaracha”, película que fue estelarizada por María Félix y Dolores del Río. Christian se casó con el licenciado Miguel Alemán Velasco, en esa época era llamado «Miguelito», hijo del licenciado Miguel Alemán Valdés, bien recordado presidente de México durante el período comprendido del 1 de diciembre de 1946 al 30 de noviembre de 1952. En el transcurso de todos esos años «Miguelito» no fue un engreído, siempre se caracterizó por su sencillez, afabilidad y por ser una persona servicial. Jamás se le vio ningún razgo de prepotencia o abuso de poder. Cuando estudiaba leyes ejerció el periodismo y fundó su magnífica Revista Vox. Por unos años fue socio y Vicepresidente de la empresa Televisa cuando aún vivía «El Tigre» Emilio Azcárraga Milmo, a quien le ligaba una estrecha amistad. Es miembro del PRI y los cargos políticos que ha desempeñado han sido Senador de la República de 1991 a 1997, miembro de la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Gobernador de Veracruz su Estado natal, durante el período comprendido de 1998 al 2004 donde desarrolló una excelente gestión. actualmente tiene 81 años Hoy, la aún bella Christian Magnani de Alemán, también de 81 años de edad, y su esposo Miguel, viven en el estado de Veracruz., donde cuando él fue gobernador se desempeñó como la más bella «primera dama» que ha tenido ese Estado en toda su historia. Además, Christian es una mujer muy sencilla y agradable. La ejemplar pareja Alemán-Magnani, merecedora de toda mi simpatía, tiene tres hijas, Claudia, Mónica, Karla y un hijo hoy también llamado «Miguelito», como ha sido llamado su padre desde su juventud. Pues este «Miguelito» segundo es la máxima autoridad en la exitosa empresa de aviación Interjet.

Después de haber cumplido los trámites de Migración y Aduanas en la terminal aérea que lleva el nombre Benito Juárez, en homenaje al indio oaxaqueño que llegó a ser inmortalizado con el epíteto Benemérito de Las Américas, nos trasladamos en un vehículo adecuado para tantas personas y tanto equipaje al hotel Presidente Chapultepec InterContinental, pero antes de llegar «Pepo» no pudo resistir la justa curiosidad de ir a ver cómo estaba instalada su impresionante escultura metálica amarilla que fue develada puntualmente el día siguiente. Y todos recibimos una grata sorpresa de la forma en que está instalada en una esquina muy transitada y justo enfrente de la Delegación Venustiano Carranza, porque es seguro que muchos miles de personas en vehículos y a pie la tendrán que ver al transitar por esas calles.

Por primera vez en mis 84 años y seis meses de vida solicité ser trasladado al avión en una silla de ruedas, pero es que a estas alturas reconozco que son muy largas las distancias que hay que recorrer y hay veces que termina demasiado cansado. Quien me dio el consejo y el ejemplo fue mi querido amigo Ernesto «Neto» Villa Alfonso, propietario de la cadena de restaurantes «Los Cebollines», quien ya tiene 87 años de edad y ha comprendido que es preferible ser reconocido como «un viejo» y solicitar ese servicio.  Consejo que le agradezco mucho porque me fue sumamente cómodo.

Hospedarme en el hotel Presidente InterContinental en la colonia Polanco siempre ha sido un placer para mí desde que se llamaba Presidente Chapultepec y lo fundó mi entrañable amigo el emprendedor empresario catalán César Balsa, fundador también del original restaurante Focolare, y de los inolvidables centros nocturnos Jacaranda y Can-Can. Desde entonces hasta ahora, la mayoría de las veces que he visitado la Ciudad de México me he hospedado en ese hotel, porque es donde me siento más a gusto. Particularmente desde que en él funcionan excelentes restaurantes como el Au Pied de Cochón, abierto las 24 horas del día, aunque deja de vender licor a partir de las 2 de la mañana, pero continúa abierto el servicio de comida. Es una concesión del famoso restaurante del mismo nombre que opera con mucho éxito desde hace muchos años en el mercado Les Halles especializado en su famosa sopa de cebolla.

Siempre he sido muy bien atendido y he tratado de cultivar la amistad con sus sucesivos gerentes. Actualmente el gerente general es el simpatico hotelero colombiano Guillermo «Memo» Valencia, viejo amigo y compañero de mi querido amigo el mexicanísimo Margarito Barreras, gerente general del club privado La Reunión, que también es hotel, restaurante, Spa y campo de golf situado en las faldas del majestuoso volcán de Agua. Y gracias a mi amigo Margarito conocí a «Memo» Valencia y desde entonces también le considero mi amigo. Nos hizo una rebaja muy satisfactoria en las tarifas de todas las habitaciones y a mí me dio lo que llaman un «up-grade», que consiste en que por el mismo precio me dieron una junior suite.

Además, si el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, se hospedó ahí durante su reciente visita a México, ¿por qué no nos vamos a hospedar en él también nosotros? ¿No les parece?

Tan pronto dejamos las maletas en nuestras respectivas habitaciones, «Pepo» nos invitó a ir cenar al famoso restaurante Danubio, situado en pleno Centro Histórico, famoso por sus langostinos y por su sopa verde de mariscos. Desde luego, nos dimos una buena forrada de langostinos, a tal extremo que no todos pudimos terminar la sopa verde, pero no se desperdició nuedtro querido amigo el genial Carlos López pidió que se lo dieran todo en una «dogy-bag» para llevárselo a su casa, por cierto no muy distante, a pesar de habernos sorprendido por haber llegado en bicicleta, a esas horas de la noche, porque su elegante y cómodo Mercedes Benz de color blanco no tenía permiso para circular ese día y su Mercedes-Benz color negro está en el taller para reparar la caja de velocidades. ¡No cabe duda que los genios son impredecibles!

Es indudable que nuestro compatriota el escultor José «Pepo» Toledo Ordóñez, es un excelente promotor de su arte, gracias a lo cual ha logrado presentar muchas veces sus esculturas en diferentes ciudades de los Estados Unidos Mexicanos. Esta es la historia de las presentaciones que ha tenido en México. No creo que hasta el momento ningún otro artista guatemalteco que lo haya podido lograr.

ESCULTURA PÚBLICA 2013 Presentación de la escultura Nudo Neurológico al final del arco iris en el Centro Cultural Carranza, Delegación Venustiano Carranza, México, D.F (18 de mayo). 2012

Homenaje y presentación de la escultura Ángel de la Paz en el Centro Cultural Carranza, Delegación Venustiano Carranza, México, D.F.  La escultura se instaló en Avenida Hangares en el marco del proyecto cultural Circuito de las Naciones. Este espacio cuenta con 18 esculturas por la paz de diferentes naciones ubicadas en las vías que llevan al aeropuerto de la Ciudad de México (22 de noviembre).

Homenaje y presentación de la escultura pública El Grito e inauguración de Galerías de Arte Contemporáneo del Centro Cultural de Chiapas Jaime Sabines, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México (20 de noviembre).

Presentación de la escultura pública Ángel de la paz en la Feria del libro Zócalo 2012, Centro Histórico, México, D.F (19 de octubre).

EVENTOS ESPECIALES 2012 Homenaje y entrega de la escultura Misil orgánico de la serie Bestiario en el Club & Museo Auto Puebla, Puebla, Puebla, México (7 de septiembre).

Entrega de la escultura El tiempo está loco, artista invitado, colección “La sala del tiempo”, Nivada Swiss, Museo Diego Rivera – Anahuacalli, México, D.F. (26 de enero).

Entrega de una obra digital y dos relieves de la serie Bosque urbano al Museo Diego Rivera – Anahuacalli, México, D.F.  (9 de mayo).

Entrega de la obra Scorpio de la serie Bestiario al Museo José Luis Cuevas, México, D.F. (24 de enero).

EXPOSICIONES INDIVIDUALES 2012 Esculturas peligrosas, Centro Cultural Carranza, Delegación Venustiano Carranza, México, D.F. (22 de noviembre).

Esculturas peligrosas, Recinto Sede Instituto Veracruzano de Cultura, Puerto de Veracruz, Veracruz, México  (27 de septiembre).

Esculturas peligrosas, Claustro de la Secretaría de Cultura, San Francisco de Campeche, Campeche, México (16 de agosto).

Esculturas Peligrosas, Centro de Artes Visuales, Mérida, Yucatán (8 de junio).

Esculturas Peligrosas, Centro Cultural Jaime Sabines, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México (26 de abril).

Esculturas peligrosas, Galería del Palacio de Gobierno, Villa Hermosa, Tabasco, México (16 de marzo).

Esculturas peligrosas, Galería de Arte Moderno y Contemporáneo Ángeles Espinosa Yglesias , Puebla, Puebla, México (9 de febrero). 2011

Esculturas peligrosas, Museo José Luis Cuevas, México, D.F. (8 de septiembre)

EXPOSICIONES COLECTIVAS 2012 El arte de cambiar vidas, Museo la Casa de los Muñecos, Puebla, Puebla, México (7 de noviembre).

Niños en alegría, Villa Alejandra, Acapulco, Guerrero, México (12 de mayo).

Plástica contemporánea guatemalteca – Encuentros y tendencias, Museo Diego Rivera – Anahuacalli, México, D.F. (26 de enero).  En esta ocasión Pepo Toledo cedió espacio individual y se hizo acompañar de once artistas plásticos guatemaltecos. 2011

Plástica contemporánea guatemalteca – Encuentros y Tendencias, Museo Jardín Borda, Cuernavaca, México (18 de noviembre). Pepo Toledo cedió espacio individual y se hizo acompañar de diez artistas guatemaltecos.

Plástica contemporánea guatemalteca – Encuentros y tendencias, Centro Cultural Ollin Yoliztli, México, D.F. (13 de octubre). Evento organizado por la entonces Embajadora de Guatemala en México Rita Claverie de Sciolli.  Las Esculturas peligrosas de Pepo Toledo y obra de dos dimensiones de diez artistas guatemaltecos fueron expuestas.

La primera de las esculturas callejeras denominada «El Ángel de la Paz» se encuentra en la Avenida Hangares a la salida de la terminal 2 del aeropuerto, de la Delegación Venustiano Carranza y fue develada en noviembre del año pasado, y la segunda, denominada «Nudo neurológico al final del Arcoíris», fue develada el sábado 18 del mes y año en curso.

Presidieron esta ceremonia el Jefe delegacional, licenciado José Manuel Balleteros y el Embajador de Guatemala en México, licenciado Fernando Andrade Díaz-Durán. De Guatemala acompañamos a «Pepo» su esposa, la encantadora Regina Mejía de Toledo, con dos de sus hijos, la joven y bella señora Ana Regina Toledo de Marroquín, activa presidenta de la Fundación Mario Monteforte Toledo, y su hermano José luis Toledo Mejía. Así como también sus amigos Aura Ruiz («La Muñecona»), copropietaria del restaurante «Hacienda de los Sánchez» y propietaria de Los Churrascos en Centra Norte; el querido amigo Julián Lamadrid, propietario de los restaurantes «El Portal del Ángel» y el autor de estas líneas, el veterano periodista que es obvio que está viviendo la recta final de la vida y les confiesa que presiento que en este corto viaje fui a despedirme de mi amado México, porque me dio con una fuerte bronquitis.Pero volvamos al acto de develación de la escultura de José «Pepo» Toledo Ordóñez.El excelentísimo señor embajador de Guatemala en México, licenciado Fernando Andrade Díaz-Durán y yo antes de que fuésemos invitados a subir al podium. Atrás la querida señora Aura Ruiz, «La Muñecona», como la llamamos afectuosamente sus amigos, junto al señor Julián Lamadrid.

Pronunciando mi breve pero emotivo discurso improvisado

Yo expresé mi reconocimiento y agradecimiento a México por haber sido tradicionalmente el santuario que ha acogido a los perseguidos políticos de muchos países, no importa de qué denominación ideológica. A partir de que el presidente Lázaro Cárdenas concedió asilo político a los miles de refugiados republicanos españoles que huyeron de España como consecuencia del derrocamiento del gobierno republicano como consecuencia de la guerra civil de 1936 que ganó el generalísimo Francisco Franco. En reciprocidad, esos miles de republicanos españoles contribuyeron grandemente en el desarrollo de México. Dije también que también muchos guatemaltecos hemos sido acogidos con asilo político perseguidos por los regímenes militares, autoritarios y dictatoriales. Yo fui asilado político en México varias veces, sobre todo a raíz del derrocamiento del gobierno revolucionario del coronel Jacobo Árbenz Guzmán y la llegada del movimiento mal denominado «Liberación Nacional» que encabezó el coronel Carlos Castillo Armas. Muchos otros compatriotas han sido asilados políticos en México, entre los que han destacado el crítico de arte, poeta y escritor Luis Cardoza y Aragón, el genial cuentista Tito Monterroso, el poeta Carlos Illescas y el novelista, periodista y político Mario Monteforte Toledo. Por todo lo cual me satisface que esas esculturas callejeras de Pepo Toledo vayan a ser testimonios permanentes del agradecimiento de quienes hemos sido exiliados políticos guatemaltecos en varias oportunidades, después de que se registraron en Guatemala diferentes golpes de Estado.

De izquierda a derecha, el escultor Pedro Ramírez Ponzanelli, descendiente de marmoleros y escultores de Carrara; le sigue la señora Regina Mejía de Toledo, el escultor José Pepo Toledo Ordóñez, el jefe de la Delegación Venustiano Carranza, licenciado José Manuel Ballesteros, el Excelentísimo Embajador de Guatemala, Fernando Andrade Díaz-Durán, y quien suscribe, Jorge Palmieri, decano de los periodistas en actividad en Guatemala y fue Embajador de Guatemala en México de diciembre de 1978 al 23 de marzo de 1982.

De izquierda a derecha el escultor Pedro Ramírez Ponzanelli, la señora Regina Mejía de Toledo, el escultor José «Pepo» Toledo Ordóñez; el licenciado José Manuel Ballesteros, jefe de la Delegación Venustiano Carranza, el licenciado Fernando Andrade Díaz-Durán, actual Embajador de Guatemala, el autor de estas líneas Jorge Palmieri, Embajador de Guatemala en México durante el período de diciembre de 1978 al 23 de marzo de 1982, y el director del Centro Cultural Carranza.

Momento en el que improvisaba mi discurso

Otro aspecto de mi emotivo discurso

Close-up del veterano periodista Jorge Palmieri, decano de los periodistas aún activos de Guatemala, ex embajador en México de 1978 a 1982 y autor de estas líneas, mientras pronunciaba su discurso.

El jefe de la Delegación Venustiano Carranza, licenciado José Manuel Ballesteros pronunciando su discurso.

Close-up del jefe de la Delegación Venustiano Carranza, licenciado José Manuel Ballesteros y sus palabras fueron muy halagadoras para el escultor Pepo Toledo.

El escultor José Pepo Toledo pronunciando su discurso

Close-up del escultor José «Pepo» Toledo cuando pronunciaba su discurso. 

Discurso pronunciado por Pepo Toledo:

«La obra que hoy inauguramos pertenece a la serie de mis esculturas  titulada “Abstracciones neurológicas en el río del tiempo”, que han sido bautizados cariñosamente por el público como los «Garabatos” de Pepo Toledo. «En al año 2011 fui invitado a participar en la colección de arte contemporáneo “La sala del tiempo” de la empresa de relojes  Nivada Swiss en México.  Todas las obras hacen  alusión al tema del tiempo. «Elaboré la escultura titulada “El tiempo está loco”. El acto de entrega se realizó en el Museo Diego Rivera – Anahuacalli en enero del 2012. «El tiempo sólo es un pretexto», dice el slogan de Nivada Swiss. Desde niño, para mí el tiempo siempre fue un pretexto para pasar horas tratado de descifrar su naturaleza, el principio y el final, los límites del universo. Lo único cierto –aprendí- es que no hay un instante de quietud. «Este fue tema recurrente en un libro de versos que publiqué en 1976.  Como muestra, estos versos: “Sólo los árboles viejos dan sombra”. “¡Qué bellos instantes los que viajan con el río del tiempo!” “Aquí yacen todas las olas del mar que quisieron quedarse para siempre”. “No hay lugar para un lamento ni  horas para meditar. ¡Eres la sombra del viento Que se perdió en la mar!” «Alguien dijo que poesía en que no se manifiesta la angustia del tiempo que nos atormenta, simplemente no lo es. El tiempo está totalmente fuera de nuestro control. «Es inútil el  afán por derrotarlo, por trascender, la utopía de ser dueño de los relojes. «El tiempo es portador de inquietud permanente, insistente, herida con lejanía, con ausencia desesperada por el sentimiento de lo que transcurre, de lo que huye fugazmente para luego retornar. «Antídoto inefable contra la ansiedad son aquéllas palabras de la Biblia que dicen: “No te angusties por el  mañana, pues cada día trae su propio afán”.  No puedes vencer al tiempo, tan sólo vivir en él. «En noviembre del año pasado entregamos a esta delegación la escultura «Ángel de la paz», dentro del marco del Circuito de las Naciones. Un mensaje por la paz entre los pueblos. «La obra que hoy tengo el gusto y el honor de entregar al Centro Cultural Carraza por medio del Jefe Delegacional José Manuel Ballesteros la escultura pública se titula «Nudo neurológico al final del arco iris». Mide cuatro metros de alto por siete de largo y cuatro  de ancho. «El tema de esta escultura es la paz interior del ser humano.  Paz como la que le brindó México a tanto exilado guatemalteco. Está dedicada a aquéllas personas atormentadas por la angustia del transcurrir del tiempo.» «La pinté de amarillo porque es el color más contradictorio en cuanto a los sentimientos que despierta: alegría, entusiasmo, valor, fuerza, pasión. Color del sol y de la luz. Violento, intenso, agudo, irritante. Señal de peligro. «Kandinsky decía que el  amarillo representa la locura violenta, lo insoportable. «Color predilecto de Van Gogh, especialmente en los últimos años de su crisis, cuando pintaba paisajes de trigales bajo cielos tempestuosos y amenazantes. «Para Frida Kahlo significaba locura, enfermedad, miedo, parte del sol y de la alegría.» «Después de la tormenta, viene el arco iris. En la Biblia aparece por primera vez después del diluvio, como señal del pacto que Dios establece con el ser humano a perpetuidad. «No busco la monumentalidad de las piezas por sus grandes proporciones sino por la energía que contienen y la espiritualidad que emana de ellas. «Pretendo poner un grano de arena en esa batalla de formas en constante cambio, en frágil estabilidad y en continua transición hacia nuevas formas: el universo visto en el transcurso del tiempo». Momento en el que se hacia la develación de ls escultura por el autor, Pepo Toledo, su esposa Regina, el jefe de la Delegación Venustiano Carranza, licenciado José Manuel Ballesteros y el embajador de Guatemala, licenciado Fernando Andrade Díaz-Durán. La escultura está tan bien situada en la esquina de dos calles muy transitadas y frente a las oficinas del Centro Cultural Carranza, por lo que es indudable que será vista por millones de personas. De izquierda a derecha, José Luis Toledo Mejía, la bella Ana Regina Toledo de Marroquín, presidenta de la Fundación Mario Monteforte Toledo, la señora Regina Mejía de Toledo, el escultor José «Pepo» Toledo y el licenciado José Manuel Ballesteros, jefe de la Delegación Venustiano Carranza. De izquierda a derecha, el constructor y empresario Julián Lamadrid, José Luis Toledo Mejía, Ana Regina Toledo de Marroquín, presidenta de la Fundación Mario Monteforte Toledo, la señora Aura Ruiz, afectuosamente llamada «La Muñecona», seguida por el autor de estas líneas, Jorge Palmieri, decano de los periodistas activos de Guatemala, recipientario en el año 2012 de la Órden Mario Monteforte Toledo; la encantadora señora Regina Mejía de Toledo, el escultor José «Pepo» Toledo Ordóñez, el licenciado Fernando Andrade Díaz-Durán, Embajador de Guatemala en México; el jefe de la Delegación Venustiano Carranza, licenciado José Manuel Ballesteros y el escultor Pedro Ramírez Ponzaneli. La señora Regina Mejía de Toledo, el escultor José Pepo Toledo Ordóñez, el jefe de la Delegación Venustiano Carranza, licenciado José Manuel Ballesteros, y el Embajador de Guatemala en México, licenciado Fernando Andrade Díaz-Durán.  El escultor Pedro Ramírez Ponzanelli, Pepo Toledo Ordóñez y el licenciado José Manuel Ballesteros, jefe de la Delegación Venustiano Carranza.  La joven y bella señora Ana Regina Toledo de Marroquín, hija de Pepo y Regina y activa presidenta de la Fundación Mario Monteforte Toledo Atrás, de izquierda a derecha la señora Regina Mejía de Toledo, y el licenciado Guillermo «Willy» Monsanto; adelante, el licenciado Carlos López, maestro, poeta, escritor y editor de libros, propietario de la Editorial Praxis; Aura Ruiz, Ana Regina Toledo de Marroquin y José Luis Toledo Mejía.           Dos de los hijos del escultor José «Pepo» Toledo Ordóñez que asistieron al acto, la bella Ana Regina Toledo de Marroquín, activa presidenta de la Fundación Mario Monteforte Toledo, y José Luis Toledo Mejía. El escultor José «Pepo Toledo Ordóñez posando bajo su escultura con el veterano periodista Jorge Palmieri.  La encantadora señora Regina Mejía de Toledo, seguida por el empresario y constructor Julián Lamadrid, el licenciado Guillermo Willy Monsanto y un amigo de éste. 

 El escultor José «Pepo» Toledo Ordóñez posando entre su obra.

La encantadora señora Regina Mejía de Toledo, seguida por su esposo José «Pepo» Toledo Ordóñez y el licenciado Jose Manuel Ballesteros.

Después, quienes viajamos desde Guatemala para acompañar a Pepo en esta nueva actividad cultural fuimos invitados a almorzar en el restaurante Mercaderes, ubicado en la calle 5 de mayo, en pleno Centro Histórico de la Ciudad, a pocos pasos de la Catedral y a lamisma distancia del Zócalo. (Continuará)

Twitter: @jorgepalmieri