EXCELENTE CRONICA DE LA HORA

Ayer, el vespertino La Hora publicó una crónica de la historia política de Sandra Torres Casanova (ex de Colom) que me voy a permitir reproducir porque, francamente, me parece una crónica excelente. Les invito atentamente a que la lean con el debido detenimiento. Al final haré algunos comentarios.

CRÓNICA: SANDRA TORRES

¿Del alba de su carrera política, hacia un fraude de ley?


Redacción La Hora

lahora@lahora.com.gt

Sandra Torres, exesposa del actual presidente Álvaro Colom inició su carrera política allá por 1999, cuando la izquierda política de ese entonces proclamó al hoy mandatario como su representante. ¿Será que desde entonces la precandidata presidencial del oficialismo ha ido moviendo las piezas del ajedrez político a su favor para optar a la Presidencia, pese a la prohibición constitucional que se lo impediría?

El trámite de divorcio fue confirmado el 21 de marzo último, sin embargo, la demanda fue interpuesta diez días antes y resuelta en definitiva apenas el viernes último. Pero, ¿cuáles fueron los pasos y argumentos políticos de la pareja presidencial para librar a Torres de la prohibición constitucional de inscribirse como candidata presidencial?

Una crónica del divorcio presidencial, que acaparó durante semanas la mirada de la opinión pública, explica que esta historia no empezó el 11 de marzo pasado con la demanda de divorcio interpuesta en el Organismo Judicial.

Este relato inicia mucho más atrás, quizá allá por 1999, cuando la pareja -hoy legalmente separada- no había premeditado el «sacrificio» que implicaba ‘intentar’ romper la constante histórica de que ningún partido ha gobernado en dos períodos seguidos desde el inicio de la época democrática en Guatemala.

A LA IZQUIERDA

Según fuentes cercanas a Colom y Torres, se conocieron aproximadamente en 1998. Un año después el hoy Presidente era electo como candidato de la alianza de partidos de izquierda; esto se dio luego de un proceso de discusión para elegir al presidenciable en el ala zurda de la política de entonces.

Medios escritos de 1999 coinciden al reportar que el 4 de febrero de ese año, «la izquierda oficializa unión», según se lee en la página 3 de un matutino. Los partidos unidos entonces fueron el Frente Democrático Nueva Guatemala (FDNG), Desarrollo Integral Auténtico (DIA), Unidad de Izquierda Democrática (DIA) y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).

El 6 de febrero de ese año, la hoy diputada Nineth Montenegro ofrecía declaraciones respecto a que la entonces izquierda «afinaba detalles» para elegir a su representante oficial. Hasta ese momento, el nombre de Colom no se hacía público.

Fue el 12 de febrero de 1999, tras la creación de la Alianza Nueva Nación (ANN) -hoy, Alternativa Nueva Nación-, que se conoce la postulación de Álvaro Colom como candidato presidencial. A partir de ahí inició su militancia. Hasta entonces, el perfil de Torres no era tan público.

La biografía de Torres refiere, sin detallar fechas, que «en los años noventa ingresa en la política partidaria incidiendo en la participación de las mujeres en los partidos políticos, especialmente en las esferas de decisión». (Lea: Autobiografía).

PRONUNCIAMIENTO Y CONTRADICCIÓN

El 15 de julio de 2003 una imagen quedó plasmada en el imaginario colectivo: frente a la Corte de Constitucionalidad (CC) se plantó un grupo de activistas políticos que manifestaban una férrea oposición a la candidatura del militar Efraín Ríos Montt, alrededor de la cual había una discusión sobre su inconstitucionalidad.

En la imagen aparece Torres junto a otros integrantes de la entonces llamada Alianza Contra la Impunidad. La imagen puede ser consultada en el archivo hemerográfico de 15 de julio de 2003 de diario La Hora.

La entonces integrante de la citada Alianza llamaba a la «resistencia» y a defender la dignidad, la institucionalidad, el Estado de derecho y los fallos emitidos por la Corte Suprema de Justicia y del Tribunal Supremo Electoral, así como por la Corte de Constitucionalidad.

La nota resalta textos que refieren que las resoluciones anteriormente expuestas «importaron poco a quienes no piensan en el futuro del país y le abren la puerta a un ‘genocida’ que se encuentra sujeto a procesos judiciales por las masacres ocurridas en los años ochenta cuando fue jefe de Estado de facto», refiriéndose los miembros de la Alianza al precandidato Ríos Montt.

Torres llamó entonces a todos los sectores «que sienten vergüenza y coraje por el respaldo de esos magistrados a Ríos Montt», así como a la ciudadanía en general, a salir a las calles a «defender con recursos legales la dignidad del pueblo y recuperar la CC». Además, llama al «pueblo» a hacer uso de su legítimo derecho a la «resistencia».

Por su parte el hoy Presidente y entonces candidato presidencial, también se pronunció contra la candidatura ilegal de Ríos Montt y prometió enviarlo a la cárcel. «Importaron poco a quienes no piensan en el futuro del país y le abren la puerta a un ‘genocida’ que se encuentra sujeto a procesos judiciales por las masacres ocurridas en los años ochenta cuando fue jefe de Estado de facto». Declaraciones publicadas por La Hora el 15 de julio de 2003. Sus declaraciones fueron publicadas el 31 de julio de 2003.

LO QUE DIOS «UNE»…

El 20 de febrero de 2003 Sandra Torres decidió unir su vida en matrimonio con Colom. Ese acto excelso fue suscrito en un acta redactada por el actual diputado de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), César Emilio Fajardo Morales.

En la actualidad Fajardo es el presidente de la Comisión de Asuntos Electorales dentro del Congreso de la República, además, representa a la UNE ante el Tribunal Supremo Electoral y será fiscal del partido durante las elecciones de septiembre próximo.

El matrimonio entre Torres y Colom se dio en el marco de las elecciones generales de 2003, en las que Colom estaba en el segundo lugar, según las encuestas. El entonces candidato no fue electo ante el expresidente Óscar Berger, quien se postuló por la Gran Alianza Nacional (Gana). Ambos partidos conforman hoy una sola alianza.

Pero cuatro años más tarde, en 2007, venció en las elecciones y en 2008, como Presidente, no tardó en dejar en manos de Torres el que sería uno de los proyectos más importantes de su gestión, el Consejo de Cohesión Social, que beneficiaría a su esposa al elevar su perfil político y aumentar su popularidad. Posteriormente, esto le valió para catapultarse como precandidata.

Algunos especulan que Torres contrajo matrimonio con Colom en el marco de sus aspiraciones políticas, las cuales han ido cuajando desde que anunció su precandidatura e inició el trámite de su divorcio.

LA PEDIDA

Ocho años y siete días después de aquel acto «solemne» en el que los enamorados políticos contrajeran matrimonio, un grupo de supuestos simpatizantes de la filial metropolitana de la UNE se plantaron en 15 puntos en la capital para solicitar a la entonces esposa del Presidente Colom, que acepte ser su candidata presidencial.

Mientras los seguidores del partido oficial gritaban consignas a favor de Torres, en otros puntos de concentración solo colocaron mantas con un mensaje que habla por sí solo: «Queremos a Sandra Torres de Colom PRESIDENTA».

La dirigencia de la UNE aseguró que se trataba de una solicitud legítima del pueblo, que clamaba por Sandra Torres como candidata presidencial, pero una compleja logística de comunicación, montaje y transporte hacía parecer esa solicitud como un montaje prefabricado.

SE PROCLAMA

El 8 de marzo último, Torres pronunció palabras que estremecieron a cientos de miles de guatemaltecos y guatemaltecas: «Estoy aquí para anunciar mi decisión de competir para la Presidencia de la República como candidata por la Unidad Nacional de la Esperanza y por la Gran Alianza Nacional».

El anuncio tuvo lugar en un acto público al que la entonces Primera Dama asistió para celebrar el Día Internacional de la Mujer, el cual tuvo lugar en la colonia Carolingia, zona 6 de Mixco. Pero no quedó ahí, pues la ya precandidata se refirió, de una vez, a sus planes: «En mi plan de Gobierno, en el plan de seguridad democrática está incluido el programa de Municipio Seguro». Y agregó: «Mi compromiso es dedicarme a la lucha contra la delincuencia, el narcotráfico, contra las maras juveniles y contra el crimen organizado».

Pero ¿a qué se refería cuando exclamó: «habrá muchos obstáculos, tendremos que afrontar muchas adversidades»?

LA SEPARACIÓN

El 11 de marzo último, el departamento de Servicios Auxiliares del Organismo Judicial recibió una demanda voluntaria de divorcio, la cual identificó con el expediente 1058-2011-324; esta fue asignada al juzgado Segundo de Familia y ese mismo día fue admitida para su trámite.

A partir de esa fecha inició el trámite de divorcio entre la hoy expareja presidencial, sin embargo, los cónyuges demandantes no se presentaron ni a interponer la demanda ni a la junta de conciliación que la ley establece para esos procesos. Ambos acreditaron estar fuera del país para la segunda de las audiencias.

El caso siguió su trámite y fue declarado con lugar el viernes 8 de abril último, luego que fueran rechazadas unas 15 acciones legales interpuestas por abogados y grupos ciudadanos que solicitaban tercerías y amparos para impedir que la separación legal entre Torres y Colom se consumara. Los intentos fueron vanos. Hoy la expareja presidencial se encuentra disuelta en su vínculo matrimonial.

LA CONTRADICCIÓN DE ELLA

El 9 de marzo último, un días después que Torres anunciara su precandidatura por la UNE, y cuando no se sabía nada sobre el divorcio que plantearía dos días después, la entonces Primera Dama de la Nación fue cuestionada sobre la prohibición constitucional que tenía para ser candidata, a lo que respondió de forma imprecisa.

«Si no estuviera segura de que puedo participar, no habría anunciado mi candidatura», respondió Torres reiteradamente la mayoría de preguntas que las y los periodistas le hicieron durante la conferencia de prensa que ofreció.

LA CONTRADICCIÓN DE ÉL

El 15 de enero de 2010 este vespertino hizo pública la postura de Colom respecto la posibilidad del divorcio entre él y su exesposa para optar a una candidatura, hoy pareciera estorbarle la memoria al mandatario pues señaló que un acto de esa naturaleza sería «inmoral» y más aún con fines políticos.

«Eso sería totalmente inmoral, hacerlo por eso, espero que no se haga por distintas razones», declaró Colom y añadió que su partido hizo los estudios «jurídicos» necesarios para comprobar la factibilidad de una posible candidatura presidencial de Torres.

¿SE CASARÁ CON EL PUEBLO?

El 22 de marzo último, Jairo Flores, jefe de Campaña de la UNE dio lectura a un comunicado en el que se detalla: «Colom y Torres tomaron la decisión de divorciarse como «muestra del compromiso y del amor a Guatemala, y con el propósito de evitar más manipulaciones políticas de la oposición».

Dos días después, el 24 de marzo pasado, Torres anunció públicamente que se divorciaba de Colom para «casarse con el pueblo». Además, subrayó que ese acto era un «sacrificio familiar» muy grande, y que el amor entre ella y Colom «jamás ha estado sujeto a ningún papel».

BIOGRAFÍA de Sandra Torres

Nació en el municipio de Melchor de Mencos, del departamento de Petén.

Ingresó a la «universidad en ciencias de la comunicación» (Sic), aunque su enfoque de atención ha sido siempre la ciencia política, fundamentalmente el estudio del Estado.

En lo empresarial, Sandra Torres se ha desarrollado como empresaria, teniendo bajo su responsabilidad la producción de textiles y la gerencia de varias empresas maquiladoras e industriales.

En los años noventa ingresa en la política partidaria incidiendo en la participación de las mujeres en los partidos políticos, especialmente en las esferas de decisión.

Madre de cuatro hijos que procreó con su primer esposo, Édgar Augusto de León, abogado. En febrero de 2003 se casó con Colom en segundas nupcias. Juntos fundaron el partido Unidad Nacional de la Esperanza que llevó al poder a Colom en las elecciones de 2007.

*Extraído del sitio web oficial de la UNE.
LÍNEA DEL TIEMPO Hacia la política
1998: Conoce a Álvaro Colom
Febrero 1999: Colom se postula como candidato por la izquierda
Febrero 2003 Se casa oficialmente con Álvaro Colom. César Fajardo es el abogado que oficializa la unión.
Julio 2003: En la Alianza contra la Impunidad, critica las aspiraciones presidenciales de Efraín Ríos Montt.
Noviembre 2007: Colom es electo Presidente de la República
Enero de 2008: Sandra Torres se encarga de los programas del Consejo de Cohesión Social.
Marzo 2011: Hace públicas sus aspiraciones como candidata presidencial
Abril 2011: Se divorcia del presidente Álvaro Colom

Mi comentario:

Espero que a mi viejo amigo y colega periodista, licenciado Óscar Clemente Marroquín Godoy no tenga inconveniente ni le moleste que hoy me haya permitido reproducir en este blog esta crónica publicada eyer en su periódico vespertino La Hora. porque, repito, me parece magnífica. Sobre todo esto hago los siguientes comentarios: se dijo en ese tiempo (1998) que el ingeniero Álvaro Colom Caballeros había propuesto matrimonio a una atractiva Embajadora de Suecia en Guatemala. Pero ésta le respondió que tenía que tomarse un tiempo para darle su respuesta; y cuando finalmente había decidido aceptar la propuesta, ya era demasiado tarde porque le salió al encuentro una mujer que le era totalmente desconocida y le dijo llamarse Sandra Torres Casanova, quien se presentó como la esposa de Colom. Fue evidente que la embajadora sintió que le habían robado el mandado, como se dice popularmente. Por eso hubo personas que sospecharon que cuando  se casaron, ella lo hizo con el premeditado propósito político de llevarle a la Presidencia de la República para después, en calidad de «primera dama», emplear todos los recursos del Estado a su disposición para ser su sucesora. En otras palabras, que no se casaron por amor, sino por una conveniencia política. Lo cual fue afortunado para Colom porque bajo la dirección de ella, organizaron y fundaron el partido político Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y desde entonces ha sido ella –y no él– quien ha llevado la batuta de  y las actividades de ese partido, de la campaña electoral y de la organización y funcionamiento del actual gobierno. Y probablemente sería mejor gobernante que su ex esposo, porque tiene más carácter que él. ¡Todas sus decisisones son firmes y definidas y sus órdenes son obedecidas!

No cabe duda alguna que Sandra Torres Casanova es una mujer sumamente ambiciosa, inteligente, capaz y extraordinariamente trabajadora, que ha ejercido el poder desde la toma de posesión de su esposo el 11 de enero de 2008, o sea que ya tiene la experiencia práctica de dirigir la organización del Estado. Creo que ningún otro candidato a la Presidenca de la República ha tenido esa experiencia. Aunque, por otra parte, el general (retirado) Otto Pérez Molina ha tenido estudios sobre este tema desde que estaba en la Escuela Politécnica y en la práctica puede decirse que, como Jefe del Estado Mayor Presidencial, fue la persona más poderosa que había en el gobierno interino del finado licenciado Ramiro Deleón Carpio. Aunque, francamente, no se si fue un acierto de parte del candidato del Partido Patriota (PP) haber designado por sus pistolas a Roxana Baldetti para candidata a la Vicepresidencia. No porque ella no me caiga bien porque, por el contrario, le tengo mucha simpatía y aprecio personales, o porque crea que ella no lo merezca –porque  ha sido la gran activista de dicho partido–, y tiene la inteligencia, la capacidad y las aptitudes para desempeñar ese alto cargo, y la presidencia en ausencia del titular, sino porque se va a prestar a los consabidos e infaltables dimes y diretes. Pero supongo que antes designarla sopesaron muy bien todos los ángulos.

El sueño de esta señora ha sido emular a Evita Perón, de la Argentina, pero, asimismo, seguir los pasos de Cristina de Kirchner que llegó a la presidencia de Argentina cuando su marido, Néstor Kirchner, era presidente. Pero allá no prohíbe tal cosa la Constitución y pudo hacerlo gracias al apoyo de las masivas fuerzas peronistas. Además, Sandra Torres quiere igualar a Violeta Chamorro, en Nicaragua, Michele Bachelet, en Chile, Dilma Rousseff en Brasil y Laura Chinchilla Miranda, en Costa RIca. Y probablemente seguira sumándose el número de mujeres en la presidencia de sus resèctivos países si en el Perú para la segunda vuelta electoral todos los partidarios de los candidatos perdedores suman sus fuerzas a las de Kiko Fujimori la hija del ex presidente Alberto Fujimori, (quien a pesar de estar en la cárcel sigue siendo un líder muy influyente y querido), y ella logra derrotar al izquierdista extremo Ollanta Humala. Y para guinda del pastel, se dice que la actual «primera dama» de la República dominicana, Margarita Cedeño, ambiciona suceder a su marido, el actual presidente Leonel Fernández.

Podemos estar seguros de que si en verdad no se casó por amor, sino por saciar sus ambiciones políticas, también se ha divorciado del actual mandatario porque el matrinomio era un obstáculo constitucional para su empeño en llegar a ser la primera mujer en Guatemala que desempeña esa función. Y para lograrlo hará cualquier cosa que sea necesaria, como que al repartir las bolsas de ayuda popular, se exigía a los que las querían recibir que antes se empadronaran y quienes no estaban empadronadas no obtenían una bolsa. A eso se deben las más de un millón de firmas que dice tener solicitandole que sea presidenta de la República. Pero es muy ingenua o está engañada si cree que todas esas personas van a votar por ella en las elecciones, porque esa gente generalmente no vota y, si lo hace, va a votar por el candidato o la candidata que más sea de su agrado. La gratitud no es moneda corriente entre toda esa gente, sobre todo cuando comprenden que han sido manipuladas por interés político, como en este caso.

Para terminar, quiero establecer que, en mi opinión, es legítimo el sueño de Sandra Torres Casanova, pero que a pesar de haberse divorciado del actual mandatario, el artículo 186 sigue inhabilitándola para ser inscrita como candidata presidencial en estas próximas elecciones. Si lo hace dentro de cuatro años sería algo totalmente diferente… pero quiere hacerlo ahora porque para entonces ya no contará con los recursos del Estado y no es muy probable que logre ganar. En el caso de su divorcio del presidente Álvaro Colom, no voy a emitir opinión sobre el divorcio en sí, porque ambos están en su derecho de divorciarse «voluntariamente», aunque no cuando es –como en este caso– una descarada maniobra para burlar o jugarle la vuelta a la prohibición del artículo constitucional 186. Si es verídico que  en el año 2003 no se casaron por amor, sino para llevar a cabo sus sueños políticos, no tengo derecho a opinar, pero si se ha divorciado por ese mismo interés político y no porque se les haya terminado su amor, significa un fraude de ley. Y aunque éste en sí no es un delito, es un hecho muy feo para alguien que, como Colom, que en su toma de posesión el 11 de enero del 2007 juró respetar y hacer respetar la Constitución de la República; y lo es también para Sandra Torres Casanova que aspira a hacer lo mismo en el solemne acto te toma de posesión el 11 de enero del 2012… si es que acaso logra ser inscrita como candidata y gana a todos los demás candidatos a la Presidencia de la República en las próximas elecciones generales del 11 de septiembre del año en curso y las ganase. Lo cual es probable que ganaría con el apoyo de las masas populares del interior de la República.