MISCELÁNEA 03/03/10

* Sorpresiva destitución del ministro de Gobernación

Raúl Velasquez

Ex ministro de Gobernación Raúl Velásquez, destituido sorpresivamente el domingo por el presidente Colom.

El acontecimiento más sensacional y escandaloso de los últimos días en los ámbitos políticos nacionales ha sido la sorpresiva destitución, por el presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros, del ministro de Gobernación, licenciado Raúl Velásquez Chávez. La información que publica hoy el diario Siglo Veintiuno sobre este hecho  tan importante como grave es la siguiente:
Ex titular del Interior asegura que fue acosado tras denunciar anomalías en contrato por Q160 millones
Velásquez: “Un cártel pagó por mi salida”

Ex ministro de Gobernación arremete contra el presidente Colom a quien reprocha haber perdido “control” del gabinete.
Secretario de Comunicación Social de la Presidencia rechaza los señalamientos, que califica de “absurdos”.

Por Suseth Casasola scasasola@sigloxxi.com

ASÍ LO DIJO

El ex ministro de Gobernación Raúl Velásquez lanzó varios dardos al gobierno del presidente Álvaro Colom.

“El señor Presidente tiene que ser investigado, porque este es un caso gravísimo, es grave, cuando esto sucede y se mencionan cosas graves como las que mencionó el viceministro Cuevas, es gravísimo”.

“Si él (Colom) protege más gente con esto y si ha perdido la gobernabilidad y el control de su propio Gabinete, hay instancias que deben investigar”.

“Esto que denunció Cuevas es excepcional, porque liga a una ex viceministra, liga a toda una familia que posiblemente sean los protegidos del señor Presidente. Ojalá el Presidente no me haya agarrado a mí como patito feo para ocultar grandes hechos de corrupción”.

“Estoy pidiéndole a algunas gentes, para que investiguen si en este caso no se están ocultando grandes irregularidades de programas tan hermosos como Mi Familia Progresa, que son miles de millones que se están jugando; tendrá que aclararse y tendrán que darse los datos”.

“Denuncié en la PDH que un cártel, del cual voy a omitir el nombre, celebró mi salida y dijo que como yo era el que los perseguía venían por mí, y que les había costado mucho dinero  sacarme y les costaría menos matarme”.

Así se pronunció ayer el ex ministro de Gobernación Raúl Velásquez, al dar las primeras declaraciones tras su separación de la cartera del Interior. Según el ex funcionario, el cártel de narcotraficantes que “celebra” opera en las Verapaces, pero no quiso dar más detalles sobre esto. El ex ministro sí fue extenso en su arremetida contra el presidente Álvaro Colom, a quien señaló de haber perdido el control del Gabinete, de estar protegiendo a la familia Blanco y no haber hecho nada ante la denuncia de que en la Policía Nacional Civil (PNC) operaba un grupo de sicarios supuestamente vinculado a la ahora ex viceministra Marlene Blanco Lapola.

“Ojalá el Presidente no me haya agarrado a mí como patito feo para ocultar grandes hechos de corrupción”, agregó Velásquez, quien incluso expuso que pidió a “ciertas personas”, que investiguen los manejos millonarios en el programa Mi Familia Progresa.

Se trató de hablar con el presidente Colom, en dos actividades públicas en las que participó ayer, pero no atendió a los periodistas.

Los señalamientos vertidos por Velásquez fueron rechazados por el secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Ronaldo Robles, quien atribuyó las afirmaciones a que ahora quien se queja no tiene “trabajo”, y añadió que si tiene pruebas debería presentar una denuncia en el Ministerio Público (lea: Que presente la denuncia).

El ex ministro fue abordado por los periodistas tras su llegada al Congreso, adonde fue a visitar a diputados de la bancada oficial y de oposición. Velásquez fue coordinador de la mesa de seguridad y justicia en la elaboración del programa de gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y el ideólogo del “plan” implementado por el Ejecutivo para combatir la delincuencia.

El domingo, Colom comunicó que Velásquez fue separado de Gobernación por irregularidades en un contrato de combustible para la PNC firmado con la empresa Proyectos Maskana, por Q40 millones, el cual fue avalado por el ahora ex ministro.

Maskana y otras empresas vinculadas fueron denunciadas por la Intendencia de Verificación Especial tras haberse detectado operaciones sospechosas de lavado de dinero.

Mafia interna

Velásquez afirma que él presentó su renuncia a Colom tras la campaña de desprestigio que, según él, tuvo que enfrentar por una “mafia interna” en el Ministerio de Gobernación.

Al preguntarle a qué mafia se refería, indicó: “Es la que había firmado un contrato de Q160 millones, Q39 millones de los cuales eran de los chalecos antibalas que no servían; cuando denuncié los hechos, comencé a sentir grandes presiones”, expuso.

Marlene Blanco

Marlene Blanco Lapola, ex viceministra de Gobernación y ex directora de la PNC

Agregó que el contrato “fue firmado en ese momento por la directora de la PNC (Marlene Blanco Lapola) y avalado por el entonces ministro (Francisco) Jiménez. Tiene bastantes anomalías que entregué al Ministerio Público”.

El ex funcionario respaldó la denuncia de su ex viceministro de Asuntos Comunitarios Francisco Cuevas, contra Blanco, quien durante su gestión fue nombrada viceministra de seguridad.

Cuevas también se quejó de las “infamias” supuestamente orquestadas por Blanco.

Sobre la denuncia de Cuevas, el ex titular de Gobernación indicó: “Le insistí al Presidente que se debía investigar a fondo; fue un tema de discordias con él, porque se le presentaron (las denuncias), y tratando de cuidar a más funcionarios de gobierno, nunca quiso que se hicieran esas investigaciones a fondo”.

Subrayó: “El señor Presidente ya no tiene control exacto del manejo de un gabinete, está cayendo en graves errores”.

Según Velásquez, “el señor Presidente tiene que ser investigado, porque este es un caso gravísimo”, en alusión a la vinculación de Blanco con un grupo de sicarios en la PNC. Pero el ex ministro fue más allá y agregó: “Es un caso excepcional, porque liga a una ex viceministra, liga a toda una familia que posiblemente sea la protegida del señor Presidente”, en alusión al titular de la Secretaría de la Paz (Sepaz), Orlando Blanco, hermano de Blanco Lapola.

El jefe de la Sepaz reaccionó diciendo: “La lección del caso Rosenberg es que resulta mejor esperar los resultados de una investigación clara, profunda y objetiva; que la justicia determine las responsabilidades”.

Se llamó a los teléfonos celulares de la ex viceministra, pero no respondió.

El titular de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), Sergio Morales, confirmó que Velásquez presentó una denuncia “para resguardar su vida”, por lo cual fue trasladada a la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que le indiquen al Gobierno “que debe resguardar la vida del ex funcionario”.

Morales refirió que “hoy más que nunca debe instalarse la comisión de investigación de ejecuciones extrajudiciales planteada en el Acuerdo Nacional de Seguridad y Justicia”.

El embajador de Estados Unidos de América, Stephen McFarland, sobre los grupos de sicarios en la PNC, declaró: “Este tipo de grupos clandestinos, en cualquier institución, son demasiado peligrosos. Si existen o no, no sé, pero ya me habían dado a mí esa información”. (Fin del reportaje en Siglo Veintiuno)

El Presidente Álvaro Colom Caballeros está viviendo otro mal momento.

Por su parte, en elPeriódico se publica la nota informativa titulada Ex ministro de Gobernación señala que Presidente encubre actos de corrupción
Robles pide que cualquier denuncia sea presentada ante el MP. Colom guarda silencio
.

“El presidente Álvaro Colom nunca quiso que se investigara a fondo –la corrupción en Gobernación– y por esa razón me retiré del mando. Como lo dijo el viceministro, Francisco Cuevas, se protege a mucha gente, se debe ver quién paró la investigación y el mandatario debería ser investigado. Si él protege más gente con esto y si ha perdido el control de la gobernabilidad de su Gabinete, se debe investigar y no permitiré que me señale a mí de corrupción y de lavado de dinero”, dijo en tono alterado el ex ministro de Gobernación, Raúl Velásquez, antes de ingresar a la sub jefatura de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).
Las declaraciones del ex funcionario se dieron en el Congreso donde se reunió con Ovidio Monzón, sub jefe de bancada del partido oficial. La visita duró menos de 20 minutos, pero sirvió para que Velásquez saliera más relajado del lugar, sin dar mayores detalles de su plática con el congresista.
Monzón aseguró que Velásquez sólo compartió lo sucedido y las razones de su renuncia ante la cartera de Gobernación. “Él dijo que asumiría su responsabilidad y que se quedaría en Guatemala”, indicó.
Velásquez recalcó que el mandatario no tiene porque mancharlo con las supuestas anomalías en esa cartera. Expresó que no sólo se protege a la ex viceministra, Marlene Blanco Lapola, sino a toda una familia. “Yo espero que el Presidente no me haya agarrado de patito feo para ocultar grandes hechos de corrupción que puedan estar ocurriendo. Esto se dio por algunos jueguitos de poder que hay allí -en el Ejecutivo–”.
El ex funcionario explicó que se ha reunido con varias personas, para pedir que se investigue si se están ocultando irregularidades en programas como Mi Familia Progresa. Agregó que un cartel de la droga que opera en las Verapaces había celebrado su salida y comentaron que les había costado mucho –dinero– sacarlo.
Velásquez respaldó las declaraciones de su ex viceministro Cuevas, quien el lunes pasado denunció la existencia de escuadrones de la muerte dentro de la Policía que respondían a Blanco Lapola. También aseguró que él mismo había presentado la denuncia sobre el caso de la empresa Maskana sobre el abastecimiento de gasolina.
Minutos antes, en una reunión, también en el Congreso, el embajador de Estados Unidos, Stephen McFarland, ya había indicado que era vox pópuli la existencia de estos grupos y que en esa entidad habían recibido la información que de inmediato había sido trasladada al Ejecutivo.
El  hecho
>El 24 de abril de 2009 un oficial y 4 agentes antinarcóticos murieron de forma violenta durante un confuso enfrentamiento armado entre elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) y presuntos integrantes de un cartel aún no identificado. El tiroteo se dio en el Condominio Empresarial del Sur a la altura del kilómetro 30 de la carretera al Pacífico, jurisdicción de Amatitlán.
>Las víctimas fueron identificadas como Rosalío Oxlaj, oficial II y los agentes de la oficina de la Secretaría de Análisis e Información Antinarcótica (SAIA), Miguel Ángel Cahuec Morán, Roberto Antonio Amador, Bonifacio Paz Pérez y Nery Antonio Arroyo Ortiz.
>En ese entonces el ministro de Gobernación, Salvador Gándara, aseguró que se trató de un operativo realizado por elementos de la PNC donde estos fueron emboscados. El ahora ex titular de la cartera del interior indicó que los agentes muertos conformaban un equipo de avanzada que llegó al lugar, pues investigaban un caso relacionado al trasiego de estupefacientes. “No se imaginaron la magnitud de los hechos”, puntualizó en aquella oportunidad.

Que presente la denuncia
>“Podemos señalar que él es muy conocedor del sistema de justicia, si tiene alguna denuncia que acuda al Ministerio Público… Quien tenga alguna información que acuda a los tribunales”, dijo el secretario de Comunicación Social, Ronaldo Robles, al referirse a las acusaciones de Raúl Velásquez.
>Aclaró que en la denuncia presentada por la Superintendencia de Bancos al Ministerio Público “no se individualiza” a nadie.
>“Si cree que la gobernabilidad se va porque él se va está equivocado”, agregó.
CACIF se retira
A través de comunicados el CACIF oficializó su retiro de las mesas de seguridad y reactivación económica instaladas el 18 de enero. Pidió una explicación de la remoción de los ministros de Educación y Gobernación. El secretario de Comunicación Social, Ronaldo Robles, dijo que “las puertas permanecen abiertas al diálogo…estamos a disposición para que se acerquen con las autoridades”, indicó.

Comentario: con esta destitución, durante el ingeniero Álvaro Colom se han alternado cinco ministros de Gobernación. Y la forma como se han venido operando últimamente los cambios de ministros deAgricultura, Educación y Gobernación no favorecen en nada la imagen de lealtad del régimen ante la población. Los demás ministros deberían poner sus barbas en remojo. Además, la manera como han sido destituidos repentinamente el ministro de Gobernación y el director de la Policía Nacional Civil va en detrimento de la confianza deseable en la capacidad de la administración pública para garantizar la seguridad de los ciudadanos y sus bienes. La verdad es que se creía que el ex ministro Raúl Velásquez estaba haciendo bien su trabajo y ha sorprendido la manera tan desafortunada como ha salido del gabinete del presidente. También causa mucha sorpresa que el ex ministro haya dado declaraciones a los medios de comunicación que son, a todas luces, contra el presidente de la República. Asimismo, han sido muy graves las acusaciones del ex Viceministro de Asuntos Comunitarios Francisco Cuevas (anteriormente fungió como corresponsal en Guatemala de los noticiarios de Televisa) sobre las actividades paralelas clandestinas de sicarios incrustados en las filas de la PNC bajo la dirección de la viceministra de Gobernación Marlene Blanco Lapola, hermana de Orlando Blanco, quien es una de las personas más poderosas en este gobierno y con el cargo nada menos que de Secretario de la Paz.Por otra parte, es lamentable que dos viceministros de Gobernación se hayan puesto a pelear en vez de dedicar todo su tiempo y todos sus esfuerzos a trabajar para combatir la delincuencia y lograr la seguridad en el país.  También ha causado mucha sorpresa que el gobierno haya nombrado al reportero Carlos Menocal para sustituir al ex ministro Velásquez, porque se ignora si tiene la capacidad requerida para desempeñar esa delicada función y garantizar la seguridad y la paz de la ciudadanía y sus bienes. Ojalá que Carlos Menocal tenga esa capacidad y le deseo buena suerte, para bien de Guatemala.

*»Palos de ahogado»

Hellen Mack, «Pre» (?) Comisionada para la Seguridad

Por su parte, Hellen Mack, a quien el gobierno de Álvaro Colom la ha nombrado para el extraño y novedoso cargo de «Pre» Comisionada para la Seguridad, (¿por qué «pre»?, o es comisionada o no lo es) y entre otras cosas estará encargada de la renovación de la Policía Nacional Civil (PNC), calificó de «palos de ahogado» las declaraciones del ex ministro Velásquez contra el presidente.

*Interesante entrevista en Viva la Mañana

En relación al suceso político más destacado del momento, como lo fue la sorpresiva destitución del ministro de Gobernación -acusado por el presidente de la República de haber cometido actos de corrupción-,  la destitución y captura del hasta entonces director de la Policía Nacional Civil (PNC), Baltazar Gómez, así como también de Nelly Bonilla, hasta entonces jefa de la sección Antidrogas, esta mañana fue entrevistada en el canal de Guatevisión la analista del Movimiento Pro Justicia, Carmen Aída Ibarra, concretamente en el programa Viva la Mañana, por el director de programación, Ricardo García Santander; y, por creerlo de interés, reproduzco a continuación el YouTube que está siendo transmitido por Internet.

[swfobj src=»http://208.106.244.210/public_tvn/player08h.swf?vidURL=http://remoto.guatevision.com/video/guatevision/vlm/marzo_10/_vlm_03032010_00.flv&videoTitle=Hablamos de: Crisis en Sistema de Seguridad con Carmen Aida Ibarra (Movimiento Projusticia)» alt=»Hablamos de: Crisis en Sistema de Seguridad con Carmen Aida Ibarra (Movimiento Projusticia)»]
Sin comentarios.

* ¡Dále con la cantaleta!

Es evidente que, por alguna razón inconfesada, elPeriódico detesta al ex presidente de la República y actual Alcalde Metropolitano, Álvaro Arzú Irigoyen, por lo que constantemente le critican por los más diversos motivos, y uno de los temas recurrentes ha sido el que se aborda en el el Editorial de hoy en ese medio, el cual reproduzco a continuación, pero después haré un comentario para enmendarles la plana:

Enriquecimiento ilícito
«Los artículos IX (9) de la Convención Interamericana contra la Corrupción y 20 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, ambas aprobadas y ratificadas por el Estado de Guatemala, ordenan que este deberá crear el delito de enriquecimiento ilícito, por medio del cual se sancione el incremento del patrimonio de un funcionario público con significativo exceso respecto de sus ingresos legítimos durante el ejercicio de sus funciones, y que no pueda ser razonablemente justificado por él.
El delito de enriquecimiento ilícito de funcionarios públicos existe en casi todas las legislaciones del mundo civilizado. Su objetivo es impedir que los funcionarios públicos, a base de sobornos, comisiones derivadas del tráfico de influencias y exacciones ilegales, se enriquezcan en el ejercicio de sus cargos.
En la legislación guatemalteca, existía el delito de enriquecimiento ilícito de funcionarios públicos, pero fue suprimido durante el gobierno de Álvaro Arzú (1996-2000).
Desde que se suprimió el delito de enriquecimiento ilícito de funcionarios públicos en nuestro país, se alentó aún más la corrupción y la opacidad a todo nivel.
No se olvida, por ejemplo, la oscura venta de los activos del Estado y la instalación del sistema paralelo de gasto público (también durante el Gobierno de Arzú), alimentado por los fideicomisos, los fondos sociales y las transferencias de recursos públicos a organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, etcétera, que han redundado en una hemorragia de fondos públicos que todos los días se malgastan.
Sin duda, con los grandes negocios que se están dando en el sector público, los políticos no están interesados en restablecer el delito de enriquecimiento ilícito. Eso sí, están muy dispuestos a cargar con más impuestos a la población, a pesar de que la crisis económica está erosionando sus patrimonios e ingresos a pasos agigantados. ¡Qué tal!». (Fin del Editorial de elPeriódico)

Comentario:

El diario elperiódico vive dándole palos al ex Presidente Constitucional de la República, Álvaro Arzú Irigoyen porque, supuestamente, fue el responsable de que se haya eliminado del Código Penal el delito de enriquecimiento ilícito, pero ese delito NUNCA ha estado incluído en el Código Penal, sino en los artículos 34 y 35 de la Ley de Probidad (Decreto 89-96).
La verdadera historia de que se haya eliminado es la siguiente: el 27 de enero de 1997 el Congreso de la República aprobó con caracter de urgencia nacional una nueva Ley de Probidad (Decreto 8-97), y en el mismo se eliminó la figura de enriquecimiento ilícito. Por cierto que el diario de sesiones del Congreso de las fechas en que fué discutida esa nueva Ley muestra que entre los ponentes se encontraba la diputada Nineth Montenegro, en una lista que incluyó a diputados de VARIAS de las fuerzas políticas representadas en el Congreso.
Se dice que el ex Presidente Arzú «eliminó» del Código Penal la figura de Enriquecimiento Ilícito, pero la realidad es que nunca ha sido parte de ese cuerpo legal, más bien el Congreso, con más de dos terceras partes de sus integrantes, y habiendo sido propuesta la iniciativa por diputados de varias fuerzas políticas -no solo del PAN que por entonces era el partido de Arzú en el gobierno- fue aprobada una nueva Ley de Probidad que, por decisión calificada, retiró de esa normativa la figura de enriquecimiento ilícito.

Ojalá que se entere de esta historia el equivocado editorialista de elPeriódico.