MIS DESEOS PARA EL 2012

Quiero que esta primera columna del año 2012 contenga mis fervientes deseos para todos mis amigos lectores, que tengan muchas bendiciones, mucha paz, muchas satisfacciones, muchas gratas emociones, muchas alegrías y muchos éxitos en todos sus propósitos y mucha compasión por sus semejantes en difíciles circunstancias. Para lo cual les aconsejo tener una actitud propositiva y sensata y la sabiduría para aceptar dócilmente lo que no tiene remedio y tratar de corregir lo que sí lo tiene. Hay que recordar siempre que la vida es demasiado corta y se compone tanto de alegrías en las que hay que reír y gozar y tristezas en las que hay que llorar amargamente. Porque la salud mental aconseja que debemos expresar nuestros sentimientos y hacer lo primero y lo segundo. Es muy importante que mantengamos en alto nuestra auto estima, porque sea que lo comprendamos o no, todos somos hijos de Dios y tenemos que cumplir una misión en la vida. Lo cual me trae a la memoria el poema Desiderata, del poeta norteamericano Max Ehrmann, que dice lo siguiente:

Camina plácido entre el ruido y la prisa y piensa en la paz se puede encontrar en el silencio. En cuanto sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas. Enuncia tu verdad de una manera serena y clara y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia. Esquiva a las personas ruidosas y agresivas, ya que son un fastidio para el espíritu. Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú. Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera por humilde que sea, porque ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos. Sé cauto en tus negocios, pues el mundo está lleno de engaños, mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que también existe. Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales. La vida está llena de heroísmo. Sé sincero contigo mismo. En especial, no finjas el afecto. Y no seas cínico en el amor, pues en medio de todas las arideces y desengaños, es perenne como la hierba. Acata dócilmente el consejo de los años abandonando con donaire las cosas de la juventud. Cultiva la firmeza del espíritu, para que te proteja en las adversidades repentinas. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Sobre una sana disciplina, sé benigno contigo mismo. Tú eres una criatura del universo. No menos que las plantas y las estrellas, tienes derecho a existir. Y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera. Por eso debes estar en paz con Dios, cualquiera que sea tu idea de El. Y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida. Aún con toda su falsedad, sus dolores y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso. Sé cauto, ¡esfuérzate por ser feliz!»

A continuación les invito a escuchar la grabación  de este poema de Max Ehrmann con música de Fred Werner y la voz del locutor mexicano Arturo Benavides.

Imagen de previsualización de YouTube

Desiderata (del latín desiderata «cosas deseadas», plural de desideratum) es un poema que se ha hecho muy conocido sobre la búsqueda de la felicidad en la vida. Sus derechos de autor son del año 1927 y pertenecen a Max Ehrmann. Fue publicado en 1948, después de la muerte de su autor, en una colección de poemas titulada Desiderata of Happiness, recopilados por la viuda de Ehrmann. En la década del 60 circuló sin reconocer la autoría de Ehrmann, a veces con la falsa afirmación de que había sido encontrado en la iglesia St. Paul de Baltimore, en Maryland, Estados Unidos de América. También se decía que había sido escrito en 1692 año de la fundación de la iglesia. Y aún hubo quienes dijeron que había aparecido misteriosamente junto al cadáv er del gran político y diplomático estadounidense Adai Stevenson el día de su muerte. Sin embargo, esta poesía ha mantenido el sello de Ehrmann en algunas de sus ediciones.

Max Ehrmann nació el 26 de Septiembre de 1872 en el pueblo Terre Haute, del condado de Vigo, en Indiana, Estados Unidos de América. Fue el quinto hijo de Maximilian Ehrmann y Margaret Barbara Lutz, quienes habían emigrado a mediados del siglo XIX (1840s) de la región de Bavaria en Alemania.

Max Ehrmann murió sin conocer la fama el 9 de septiembre de 1945. Se había casado pocos meses antes de su muerte con Bertha Pratt King, quien falleció en 1962 y dedicó el resto de su vida a dar a conocer la obra de su marido. Max Ehrmann estudió en la escuela pública de Terre Haute y en el German Methodist Church (Escuela Metodista Germana). Al gradurse, en 1890, estudió en la Universidad de De Pauw, en Greencastle, Indiana, donde fue el editor de su periódico, el Depauw Weekly (El Semanario Depauw). 
Al graduarse en esta universidad, continuó sus estudios de Filosofía y Leyes en la Universidad de Harvard donde fue el editor del periódico estudiantil nacional denominado The Rainbow («El Arcoiris»). Estando en Harvard, publicó su primer libro titulado “A Fárrago” en 1898.
 En este año, regresó a su pueblo natal y ejerció la carrera de leyes en la corte estatal durante un par de años para luego dedicarse a servir de abogado para la empresa de su hermano. Pero a los 40 años de edad decidió dejar su trabajo legal y dedicarse de lleno a lo que siempre fue su pasión: la literatura. 
En los años siguientes escribió varios libros en prosa y verso y su poema Desiderata. Algunos dicen que fue en 1906 y otros estiman que fue en 1920. Lo que si es una realidad es que registró el poema con el título Go Placidly Amid The Noise And Haste («Camina plácido entre el ruido y la prisa») y con un copyright (derecho de autor) el 3 de enero de 1927 con el número de certificado 962402 En 1933, incluyó partes de su poema que ahora se conoce como Desiderata en unos mensajes de Navidad a sus amigos. En 1942 accedió a que un sicólogo norteamericano del ejército americano lo usara para su trabajo terapéutico y lo llamara “Medicina para el Alma del Dr. Ehrmann”. 
Pero en 1959 que el reverendo Frederick Kates publicó el poema entre una colección de mensajes espirituales en papel de la iglesia que llevaban una impresión que decía “The Old St Paul’s Church, Baltimore, AD 1692”, año de la fundación de la iglesia.

Muchas de esas copias fueron distribuidas entre la congregación y el poema pasó de mano en mano, diciéndose unos a otros que el escrito había sido descubierto entre las ruinas de una iglesia del siglo XVII.
 Y Desiderata pasó a ser una celebridad nacional en los Estados Unidos de América cuando una copia del poema impreso con el dato de la fundación de la iglesia apareció junto al lecho de muerte del político y diplomático Adlai Stevenson, exgobernador del estado de Illinois y ex embajador del gobierno de John F. Kennedy ante la ONU, quien murió repentinamente de un ataque al corazón. Y en esta forma, este poema que circulaba libremente, fue tomado en 1971 por el productor Fred Werner que produjo la música y los coros del disco y contrató al actor Les Crane para que grabara el poema en inglés leyendo sus versos acompañado por coros que repetían la frase del poema que dice: You are a child of the universe no less than the trees and the stars; you have a right to be here. («Eres una creatura del universo, no menos que los árboles y las estrellas; tienes derecho a estar aquí»)

Les Crane había sido locutor de radio y presentador de televisión antes de retirarse del mundo del espectáculo. 
Este disco recibió el premio Grammy por el Mejor Disco Vocal y subió hasta el puesto número tres del Billboard. El poema calaba fuertemente entre los sucesores del Verano del 68, las protestas estudiantiles en contra de la guerra.
 Ehrmann murió desconocido y sin conocer la fama el 9 de Septiembre de 1945, antes que todo esto pasara. En 1971, cuando Crane volvió famoso el poema Desiderata, los herederos de Ehrmann y dueños de sus derechos decidieron llevar su demanda a la corte y finalmente ganaron. Y Les Crane se vió obligado a compartir las ganancias de su disco y Max Ehrmann salió del anonimato. El todo el mundo se hicieron versiones de Desiderata en 32 idiomas y en español, las versiones del recientemente fallecido actor mexicano Jaime Lavat y del locutor también mexicano Arturo Benavides fueron las más conocidas y de mayor difusión. De hecho, la grabación que ustedes han escuchado fue de Arturo Benavides, un locutor que nació en Monterrey, Nuevo León, en 1936 y murió de efisema pulmonar el 25 de febrero de 1997.

Twitter @jorgepalmieri