MISCELÁNEA

* Terminó la semana «santa?
El feriado de la llamada Semana Santa llegó a su fin el mismo día que se conmemoró la resurección de Jesucristo –que es el día más importante de la cristiandad, sin el cual no habría religión–, y se reanudaron todas las actividades ordinarias del comercio, las cuales fueron interrumpidas para que, supuestamente, los cristianos pudiesen dedicar ese tiempo a participar en los oficios religiosos que conmemoran el viacrucis de la pasión, crucifixión, muerte y resurección de Jesucristo.
Pero, como es bien sabido, la mayoría de las personas dedican ese tiempo a visitar algún balneario para descansar de sus actividades habituales, para divertirse, «darle vuelo a la hilacha», asolearse y beber y comer en exceso. Por eso es que he puesto entre comillas la palabra «santo». Porque lo que menos hace la mayoría de las personas es practicar la santidad, asistir a los oficios religiosos ni, mucho menos, meditar sobre el significado que tienen esos días que, en la forma en que se suelen vivir, de ?santos? sólo tienen el nombre.
Pero también hay una minoría de personas que, ya sea por costumbre o por legítima devoción, se disfrazan de ?cucuruchos?, o romanos, para tomar parte en las multitudinarias procesiones tradicionales que recorren muchas de las calles de la ciudad y, dicho sea de paso, producen enormes ingresos a los párrocos de los templos católicos que las organizan y cada año que pasa tienen más andas para que sea mayor el número de cargadores y, por ende, les entre más dinero. Aunque también hay algunos de quienes participan en las procesiones que no lo hacen por legítima devoción, ni tampoco por mantener la tradición, sino lo hacen como si fuese folclore y no un acto religioso, porque en realidad no meditan sobre el significado que éstas tienen.
Y aún habemos otros que preferimos permanecer en la capital, no precisamente para asistir a los oficios programados en los templos, ni para i a ver pasar las procesiones, sino para gozar de la deliciosa calma y tranquilidad que reina lejos de las muchedumbres y la ausencia de automovilistas que se fueron a diferentes lugares turísticos, principalmente a las playas. ¡Ojalá fuese mucho más largo el feriado!
Sin embargo, unos y otros disfrutamos por igual del feriado de los días jueves, viernes y sábado. Y, para ser sincero, no me explico a qué se debe que haya feriado oficial si la Constitución Política de la República de Guatemala establece que hay separación entre la Iglesia y el Estado. Pero, en fin, todo sea para que disfrutemos de esas horas de vacaciones, aunque muchos sean ateos, agnósticos, evangélicos, budistas o mahometanos y no estén interesados en la celebración católica.
* Sensacional descubrimiento
Se ha dado a conocer el sensacional descubrimiento, en Israel, de un osario que fue encontrado el año 2002, que se dice que contiene los huesos de Santiago, ?hermano de Jesucristo?, quien fue el primer obispo de Jerusalem y murió cuando fue lapidado y lanzado desde lo alto de los muros del templo. Como se comprenderá, de probarse la veracidad tendrá importantes repercusiones si se comprueba que Jesucristo tuvo un hermano y su madre tuvo por lo menos un hijo más, porque significaría que María no fue vírgen toda su vida.
* Rescate de los belgas en Izabal
Fue muy afortunado que haya terminado con bien el episodio en los alrededores de Livingston en el cual fueron víctimas las parejas de turistas belgas Gabriel Vanhuysse (de 64 años de edad), y su esposa Marie-Paule Dubois (de 62), y Eric Stofferis (de 62 años) y su compañera Jenny Belaen (de 59), quienes junto con los guatemaltecos Mauricio Dubón, guía de turismo, y Leider Estrada, piloto de la lancha, fueron secuestrados en el Río Dulce por un numeroso grupo de campesinos fuertemente armados, autodenominado «Encuentro campesino», que exigían como rescate la libertad de su dirigente, Ramiro Choc, capturado el 14 de febrero acusado por el Ministerio Público de estar promoviendo la invasión de tierras y otros delitos.
A juzgar por las informaciones periodísticas, el gobierno de la República (así se le debe llamar y no ?gobierno de Álvaro Colom?, como se está dando en llamar al actual gobierno) movilizó a Izabal un buen número de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y otro tanto de soldados del Ejécito para rodear a los secuestradores y rescatar a los secuestrados y, para comenzar, capturaron a tres campesinos y parece ser que los policías mataron a golpes a uno de ellos. Los delegados del Procurador de los Derechos Humanos lograron convencer a los secuestradores, de canjear a los turistas por los campesinos capturados, gracias a lo cual todo terminó sin que corriese la sangre.
Sobre esta forma de actuar de las fuerzas represivas de la autoridad, el veterano periodista Luis Morales Chúa, orgulloso papá del doctor Sergio Fernando Morales Alvarado, Procurador de los Derechos Humanos, publicó ayer en Prensa Libre, en su acostumbrada columna dominical ?Tiempo y Destino?, un interesante artículo titulado Rescate en Izabal, con la tesis que ?la solución pacífica de conflicto debe sustituir a las acciones de fuerza?, en el cual, entre otras cosas dice lo siguiente: ?Los cuatro turistas belgas secuestrados en Izabal un día y liberados 36 horas después, están sanos y salvos gracias a una oportuna mediación de delegados del Procurador de los Derechos Humanos y también a que el Gobierno, en el momento culminante del problema de vida o muerte, aprobó el canje ?según fue admitido personalmente por el presidente de la República? de tres campesinos detenidos ilegalmente (sic) a cambio de la libertad de los rehenes. No importa si posteriormente ese hecho fue negado, por motivos explicables?. Pero a continuación agrega: ?Y todo habría salido mejor, si no hubiese sido porque un campesino fue muerto a golpes por policías que no respetaron la mediación que se desarrollaba con éxito y en forma pacífica, como recomienda la experiencia internacional?.
Y en su siguiente párrafo dice: ?Ha sido una tragedia típica de la forma en que se hacen algunas cosas en nuestro país. Autoridades belgas habían expresado su temor de que una acción policial violenta podría causar la muerte de los secuestrados. Y tenían razón. Cinco días después, un fiscal del Ministerio Público declaró que los campesinos ?están fuertemente armados y tienen en su poder subametralladoras, fusiles, escopetas?, de manera que aquellos (temores) eran justificados, sobre todo si existen antecedentes espantosos como el incendio de la Embajada de España, el 31 de enero de 1980?.
En principio tiene razón el amigo y colega Morales Chúa, porque el objetivo primordial que perseguían las fuerzas represivas del gobierno en esos momentos era recuperar sanos y salvos a los turistas belgas y no correr el riesgo de que por tratar de recuperarlos por la fuerza pudiesen ser asesinados por sus secuestradores, o que muriesen en el intercambio de balazos. Si hubiese terminado en esa forma la situación, podemos estar seguros de que Guatemala se habría visto involucrada en un grave problema con el gobierno de Bélgica y no volvería a venir a nuestro país, durante muchos años, ni un sólo turista de la Comunidad Europea.
Ignoro hasta qué punto es parte de las atribuciones y responsabilidades del Procurador de los Derechos Humanos intervenir en casos como éste, pero se debe reconocer que en por lo menos en este caso particular fue exitosa su participación y, por ello, se le tiene que dar un reconocimiento. Sin embargo, Morales Chúa no es ecuánime al calificar de ?ilegal? la detención de los tres campesinos por las autoridades, sin tomar en consideración que los seguidores de Choc ya habían cometido el grave delito de secuestrar a los turistas belgas. Además, estaban cometiendo otro grave delito al estar ?fuertemente armados? como si fuese un ejército irregular en pié de guerra. Por eso considero que fue buena la idea de que el gobierno movilizara inmediatamente a esa zona a fuertes contingentes de policías y soldados para amedrentar o enfrentar a los secuestradores, aunque me imagino que llevaban instrucciones precisas de no atacarlos si era posible evitarlo.
Es injusto que se critique a las autoridades por haber actuado sin demora para movilizar a contingentes de policías civiles y soldados al lugar de los hechos. Como no es justo que algunas personas de tendencia izquierdista siempre tratan de criticar el comportamiento de las autoridades cuando éstas deben actuar para contrarrestar las acciones de delincuentes de izquierda e imponer el orden por la fuerza de la ley.
Esto es tan ?gracioso? (para llamarlo de alguna manera) como que ahora se está acusando en México al gobierno de Colombia de haber cometido un ?genocidio? en el ataque aéreo a la base terrorista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que estaba en territorio ecuatoriano, y de haber violado los Derechos Humanos de los mexicanos que murieron allí. ¡Qué cinismo! ¡Es es el colmo!
* Exigen a Calderón ?demandar? al gobierno colombiano.
Unas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) exigen al presidente de México, licenciado Felipe Calderón Hinojosa, iniciar en la Corte Penal Internacional una averiguación sobre ?el crimen? de los mexicanos que murieron en la base terrorista de las FARC y que debe ?demandar? al gobierno de Colombia por los connacionales muertos.
Las diversas ONG alegan que ante la obligación que tiene el gobierno de proteger los derechos y seguridad de sus ciudadanos, el Estado mexicano está obligado a demandar al gobierno colombiano en la Corte Penal Internacional (CPI) por el «asesinato» (?) de cuatro estudiantes mexicanos en el ataque aéreo contra un campamento de las FARC en Ecuador.
En un llamamiento urgente al presidente Calderón, a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), al Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); a la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y a otras instancias nacionales e internacionales, las ONG ?encabezadas por la Liga Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (LIMEDDEH) y la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a Derechos Humanos (AFADEM)? exigen que se inicie una investigación exhaustiva e imparcial en el ámbito internacional sobre este ?crimen? (?) para sancionar a los responsables, y demandaron al gobierno federal no criminalizar al movimiento estudiantil y defender a la UNAM como «un espacio de libre opinión y conocimiento», lo cual, según ellos, autoriza a los estudiantes universitarios mexicanos a ir a meter sus narices en los conflictos armados internos de otros países.
Solicitan también información oficial para coadyuvar al esclarecimiento de la verdad; que organismos como la OEA o la ONU realicen una ?enérgica condena por los ilícitos cometidos por el gobierno de Álvaro Uribe?, y se asegure la repatriación de Lucía Morett (la única mexicana sobreviviente) sin cargo alguno y en calidad de testigo de la masacre, amén de que se garantice su seguridad física, sicológica y jurídica.
El presidente de LIMEDDEH señaló en una entrevista que es valiente, pero «bastante escrupulosa», la exigencia de los familiares de los universitarios que perdieron la vida en ese ataque militar, en el sentido de que el gobierno mexicano se pronuncie condenándolo. ?Nosotros creemos que hay una responsabilidad de la cancillería mexicana que está violentando parte de su función de proteger a todo mexicano en cualquier parte del mundo. Si lo ha hecho con personas acusadas de delitos, e incluso sentenciados a muerte en Estados Unidos, no vemos por qué no hacerlo por estos cuatro jóvenes que mueren en una masacre.?
Con base en el artículo 16 del Estatuto de Roma de la CPI, adoptado por el Consejo de Seguridad de la ONU, los activistas señalan que ?el gobierno mexicano tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos y nacionales, (por ello) sobre el fundamento de crímenes de guerra debería demandar a Colombia o al menos mandar a la fiscalía de la CPI remisión e informaciones sobre lo que ocurrió en Ecuador para que examine y encabece las investigaciones y prosecuciones?.
Informó también que además se promoverá una reunión ?multilateral? en la que participen los padres de los jóvenes asesinados, las secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación, el Congreso de la Unión, la UNAM y el Politécnico, las comisiones de Derechos Humanos Nacional y del Distrito Federal, las embajadas de Colombia y Ecuador, una delegación de la Unión Europea, el comité internacional de la Cruz Roja y organismos nacionales e internacionales de Derechos Humanos, a fin de ?abordar el mecanismo de seguimiento a todas las acciones a realizar? para esclarecer los hechos y sancionar a los culpables.
Asimismo, las ONG expresaron su preocupación ante la campaña de ?desprestigio? emprendida por algunos medios de comunicación en la cual ?se pretende criminalizar a los estudiantes mexicanos, se atenta contra la libertad de cátedra, pensamiento y expresión y se busca afectar a la UNAM, el IPN y a la educación pública en general?.
* No eran «propiamente unos angelitos»
Ellos ?sabían con quién iban y con quién estaban durmiendo?, dijo el ministro de Defensa de Colombia acerca de los mexicanos que murieron en el bombardeo a la base de las FARC en Ecuador.
En el transcurso de una conferencia de prensa, ofrecida por el ministro de Defensa de Colombia, general Juan Manuel Santos, fue cuestionado sobre qué informes tenía sobre los supuestos estudiantes mexicanos que murieron o resultaron heridos en el bombardeo contra el campamento de FARC.
El ministro colombiano respondió: «pues esas personas no eran propiamente unos angelitos», y agregó: «creo que eso se ha demostrado con otro tipo de publicaciones que han hecho a otros medios de comunicación. Ellos sabían perfectamente a qué iban, y con quién se estaban entrevistando, con quién estaban durmiendo en ese mismo campamento».
* Recompensa por guerrillero asesinado
Por otra parte, el gobierno colombiano anunció que pagará una recompensa de hasta 2.6 millones de dólares a un rebelde que asesinó a su jefe, alias Iván Ríos, uno de los siete miembros miembros del secretariado de la cúpula de las FARC, y un monto igual para otros tres informantes que condujeron a ese hecho, según el ministro de Defensa.
Ríos fue asesinado en un campamento en el oeste de Colombia hace ocho días por alias Rojas quien tras matar a su jefe y a la compañera sentimental de éste, una mujer de 17 años, le cercenó la mano derecha y la entregó a una guarnición militar, junto a la cédula de ciudadanía, el pasaporte y el computador personal del insurgente. Al momento de ser asesinado por su escolta, Ríos comandaba un frente de las FARC que operaba en el noroeste del departamento de Antioquía.
«Se decidió reconocer el pago de una recompensa a tres fuentes principales, al igual que a Rojas por la información suministrada», dijo el ministro Santos en referencia al desmovilizado Pablo Montoya, alias Rojas, ex jefe de seguridad de Ríos, miembro del Secretariado (mando central) de las FARC.
«A Rojas se le reconocerá una importante suma por la información estratégica contenida en el computador que pertenecía a Ríos y que fue entregado a las autoridades, así como por datos almacenados en memorias USB que están siendo analizadas por las autoridades judiciales», añadió Santos.
Ante una polémica que surgió en Colombia por la posibilidad de entregar recompensa a un rebelde incurso en delitos atroces y que por ambición asesinó a su jefe, Santos aclaró que una cosa es el pago por la información suministrada, pero que el ex rebelde también deberá responder ante tribunales judiciales de su país.
«Nosotros estamos pagando por la información. Lo relacionado con el homicidio está en manos de la Fiscalía que debe decidir cómo proceder en este caso». El fiscal general ha hecho algunas aseveraciones al respecto, muy respetables, y creo que el país las entiende.
*Interpol analiza computadora de Reyes
Expertos de Singapur, Corea y Australia comenzaron a examinar el equipo para verificar la autenticidad del material que fue encontrado después del bombardeo a la base de las FARC situada en territorio ecuatoriano.
Una comisión de la Policía Internacional (Interpol) inició este lunes el análisis de los correos electrónicos encontrados en la computadora del abatido portavoz de las FARC, Raúl Reyes, informaron fuentes oficiales.
Voceros del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS-policía secreta) de Colombia señalaron este lunes que expertos de Singapur, Corea y Australia comenzaron a examinar el equipo para verificar la autenticidad del material encontrado en éste.
Los expertos de la Interpol llegaron a Bogotá el fin de semana pasado, pero sólo comenzaron su trabajo el lunes tras reunirse con el director de la Policía colombiana, general Oscar Naranjo, precisaron las fuentes.
Colombia encontró en la computadora de Reyes informes que ligan a los gobiernos de Venezuela y Ecuador con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), así como datos que relacionan a esa guerrilla con el envío de droga a México.
El DAS informó el pasado viernes que el trabajo de la INTERPOL consiste en una «asistencia técnica para la valoración de los equipos de cómputo y la USB hallados tras el operativo» donde murió Reyes, en territorio de Ecuador luego del ataque militar colombiano.
Reyes, que era el segundo jefe de las FARC, fue abatido el pasado 1 de marzo en el marco de una operación colombiana a un campamento rebelde en Ecuador, lo cual desató una crisis que incluyó la ruptura de relaciones diplomáticas de Ecuador, Venezuela y Nicaragua con Colombia.
El gobierno ecuatoriano puso en duda hace unos días la veracidad de los archivos encontrados en el equipo de cómputo y sugirió la posibilidad de un «montaje», lo cual fue rechazado por su similar colombiano.
En el marco de la Cumbre del Grupo de Río, que se realizó en República Dominicana, se acordó que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, pasará a la justicia de su país la documentación sobre presuntos nexos de su gobierno con las FARC.
En el desarrollo del conclave, Correa y los mandatarios de Colombia, Alvaro Uribe Vélez, y de Venezuela, Hugo Chávez Frías, se dieron «un apretón de manos», con lo cual se puso fin simbólicamente a la crisis entre los tres países.
La revisión de los documentos encontrados en el equipo de cómputo de Reyes, donde también participan seis hombres de la Unidad de Delitos Informáticos de la Policía colombiana, podría tardar varias semanas, según las fuentes. Pero todo parece indicar que la espera valdrá la pena.

Posted in Sin categoría